Archivos para julio, 2010

Enemiga mía

Publicado: 30 julio, 2010 en Amor cabrón

Te cuento de un cansancio

que no es.

Te cuento de una guerra

que no es.

Enemiga mía,

no tengas piedad.

Que cansancio y guerra

es simple tragedia de amar.

Que en la mochila hay pertrechos,

proteínas y vitaminas

raciones individuales

de amor y deseo,

para el agotamiento.

Munición pesada de besos

de largo alcance y abrazos.

Bayonetas de agudos filos

untados de esperanza

de agónica espera.

Armas químicas de fluidos

de celos animales.

Ántrax de sexo convulso

infecta de pasiones caníbales.

Te cuento de lo impío

del ataque cruento al corazón

en trincheras solitarias

en la oscuridad y la humedad,

en un barro amasado

por sexos ávidos.

Enemiga mía

no me des tregua

no tengas piedad.

Porque no me rendiré nunca.

Serás mi botín de guerra

violada y esclavizada

herida profundamente

por una salvaje bayoneta

resbaladiza y obscena.

No esperes piedad, mi bella enemiga

yo no la espero de ti.

Desfilaré como un caído de amor

o apuntándote con mi fusil

bajo un arco del triunfo

con tu uniforme hecho jirones

hacia las galeras carnales.

En los campos del amor forzado

incineraremos en crematorios hornos

las penas y dolores rancios

de lo diario y vulgar.

Quemaremos el pasado doloroso

carbonizaremos el árido tiempo

de años de paz.

Enemiga mía,

no tengas una piedad

que no es.

Quiero perder contra ti

una batalla

que tampoco es.

Sucumbir ante ti,

mi bella enemiga,

en una trinchera del amor.

En tierra nuestra

y de nadie.

Iconoclasta

Safe Creative #1007196862534

Cicatrices

Publicado: 26 julio, 2010 en Reflexiones

Como náufragos del desierto, sedientos de si mismos, acarician sus cicatrices rindiendo culto a la lucha y a la muerte, al sufrimiento y al miedo. Al tesón y a la desesperación.

La piel sana y sin tacha es ignorada por carecer del valor del dolor. Se besan las cicatrices y a través de ellas, el alma directamente. Sin saberlo, sin pretenderlo. Sólo alguien desde la distancia puede entender lo que ocurre entre esos seres. Ellos se aman demasiado para intentar describir o comprender lo que les une tan íntimamente. Sólo quieren sentir.

Sólo pueden sentir.

No son conscientes de las heridas del alma. Creen no tener algo tan horrendo.

Pero quien quiera que los vea besarse y abrazarse, acariciar y dejar una pátina de saliva en la piel lacerada, concluirá que han sufrido lo inimaginable.

Nadie puede besarse con esa agónica pasión de quien vive el último segundo de su vida y pensar que la vida es un trigal dorado de espigas combadas por el peso de la mies. Lo han pasado mal. No han llegado a este momento por el camino de la alegría.

Me pregunto cómo pueden respirar sin gemir de dolor.

Pienso en coger un puñal y trinchar sus cuerpos hasta que no se reconozca ni una sola de sus asquerosas y tan queridas cicatrices.

Ellos son mi ignominia, mi fracaso ante el mundo.

Hacen patente mi aridez emocional.

Y despiertan mi profunda envidia que pulsando en mi cráneo se desarrolla como una monstruosa criatura. Una abominable frustración.

"Nunca serás como nosotros" dicen con cada beso, con cada abrazo, con cada paso que dan juntos.

Y se lo dicen también a la repugnante humanidad.

Tal vez revolcarme en sus cuerpos mutilados y ensangrentados me contagie de algo de trascendencia. Tal vez me infecte de amor.

La primera vez que los vi pasear por los jardines del parque de La Gloria, me sentí un intruso al observarlos. Un mundo diferente los rodeaba, todo lo demás, éramos atrezo. Algo a lo que no prestar atención.

Mi perro cagaba en el césped cuando sentí su imponente corriente de amor. Fue ofensivo.

Caminaban abrazados por la cintura, acumulaban eras de un amor agónico. Ella apoyaba la cabeza de vez en cuando en su hombro buscando descanso. El ensanchaba el pecho para coger más aire y superar el vértigo de la proximidad de su amada; pero sus pasos eran el resultado de un cansancio acumulado. Caminaba arrancando de algún lugar de su cuerpo las únicas fuerzas que aún le quedaban.

No lo he experimentado jamás, pero sé que el amor tiene que ser agotador.

Me sentí ofendido, me sentí excluido de los placeres y del sufrimiento. Y supe que jamás gozaría de algo tan intenso como lo que ellos llevaban enredado e insertado en la piel y extendían a su alrededor creando un aura de obscena belleza.

Fue una pesada condena dictada por un mal juez.

Aquellos amantes de magnético carisma que llevaban con sencillez su gran epopeya de amor, se convirtieron en el paradigma de lo que yo desconocía y ansiaba.

"No pueden vivir, no puede ocurrir de nuevo" la voz del mundo me provoca náuseas.

Hace tres meses que los encuentro casi cada día. He variado mis horarios para coincidir con ellos en el parque y seguirlos. Durante sus paseos cotidianos a los que acuden puntuales cuando el sol lanza sus rayos sesgados y crea un caleidoscopio de luces y sombras en todo el parque. Los colores saturados de la vegetación es una inyección de vida. Y la grava hace un delicioso ruido al ser pisada. Las tardes en el parque de La Gloria son pequeños paisajes de un otoño crónico que cada día un artista plasma en su lienzo.

Sólo que la grava bajo mis pies, suena solitaria y triste.

Soy la envidia del mundo personificada en un cuerpo solitario, en una mente aislada.

Yo quiero cicatrices, quiero unos labios aliviando la picazón de mis heridas, quiero ser héroe de amor. Un caído en la batalla. Ser algo, importar.

Sentir…

"No pueden mostrar al mundo su amor, los vulgares no podemos sentir. Los vulgares ordenamos su muerte, porque ellos hacen que nuestra vida carezca de valor."

No calla, la conciencia del planeta transmite en mi cerebro a una frecuencia que destroza mi voluntad.

Viven a veinte minutos del parque, en el ático de un edificio de cuatro pisos. Donde la ciudad deja de serlo abruptamente. Tras su edificio se extienden las viejas montañas redondeadas, desgastadas y cubiertas de pinos que desde lejos parecen bolas verdes apiladas al tres bolillo. Las torres de alta tensión son pequeños defectos que salpican la naturaleza sin que parezca importar demasiado al artista de esta creación.

Ellos gozan de una vista impresionante de la ciudad, que se extiende hasta meter los pies en el mar. Yo vivo de cara a la montaña, de cara a ellos. Al menos desde hace cinco semanas. Alquilé un piso desde el que pudiera verlos, a unos prudentes seiscientos metros, seguro y anónimo con un pequeño telescopio de observación astronómica situado en un trípode.

Me encuentro ligeramente más alto que ellos, lo que me da una visión plena de sus vidas, de sus actos; tanto dentro de la casa como en la terraza. Los he visto follar en su habitación y en la terraza, creyéndose a salvo de las miradas por la distancia que separa el edificio que se encuentra frente a ellos, el mío. Les gusta que la brisa fresca de la noche entre en su casa. Las cortinas se extienden como enormes alas celebrando el amor.

A mí no me gusta que entre la brisa en mi casa, porque en muchas ocasiones, junto con la brisa, se cuelan voces de otros seres que contaminan mi intimidad. Y con ellas, el adocenamiento de siempre. La misma mierda que respiro cada día.

Las cortinas de mi casa son alas de buitre que inmóviles en la penumbra esperan que la vida se haga cadáver.

A veces me olvido de cenar, de comer, sólo fumo y estoy atento a sus vidas. Mi trabajo son ellos. Mi paga es el dinero que la conciencia de la colmena me ingresa puntualmente cada mes para que ejecute sus voluntades cuando así es requerido. Vivo con comodidad y hasta que ellos aparecieron en el parque aquel día llevando consigo su propio universo, no tenía ningún trabajo importante.

El mundo me ha reclamado, la conciencia colectiva, el conjunto de todas las envidias de todos los seres humanos del planeta, ha reclutado mi locura para exterminar lo que afea sus vidas.

Por las noches cenan en la pequeña terraza, en una mesa de cristal y en hamacas de madera con cojines de color azul. Se ríen a menudo. Ella se levanta, lo coge del cabello y le da un beso intenso y rabioso. Yo aprieto el puño con fuerza y se me cae un hilo de saliva que pende cargado de envidia y frustración desde mi labio.

Él le responde dándole un manotazo en las nalgas y la obliga a sentarse en sus rodillas. Más veces de las que yo quisiera y puedo soportar, cenan sirviendo el uno al otro en los labios pequeñas porciones de comida. Fuman del mismo cigarro y cuando han acabado, reclinan el respaldo de las hamacas y miran al cielo sin decir palabra, sin rozarse.

Y de repente…

Estoy preparado y desnudo de cintura para abajo, mi erección es tal que mi pene tropieza continuamente con una de las patas del trípode.

"Mátalos, mátalos, mátalos" atruenan las voces de la conciencia humana.

"Son la blasfemia de nuestra cotidianidad, no pueden vivir, no pueden sentir como dioses, son humanos. Mátalos, mátalos, mátalos".

Me sangra la nariz por la presión de las voces.

Aumento la longitud focal para captar los detalles, porque sé lo que va a ocurrir, he de apresurarme. Preparo el fusil, al lado del telescopio y bajo la persiana hasta quedar justo por encima de la mira telescópica. Los amantes aparecen aislados en un círculo redondo, resaltando su universo. Apuntando a su universo.

Mi fusil es un Barret M82 A1. Calibre 12,7 mm. con mira telescópica de diez aumentos. Con un alcance eficaz de 1.800 m.

Alguien dice que disparar a un cuerpo con este calibre desde esta distancia, es un acto de sadismo.

La policía, bajo las órdenes del ministerio del interior, me ha proporcionado el arma. El ejército me ha entrenado en un solitario campo de tiro, donde otros dos cerdos como yo, impregnan su envidia y su mediocridad en la munición anti-amor.

Soy bueno. En el amor no valgo una mierda, pero con las armas, soy bueno de una forma instintiva.

Siguen tumbados en las hamacas. Él lleva la mano al vientre de ella, sus dedos se internan entre la ropa. Ella mantiene los ojos cerrados y sus labios se abren ligeramente ante el placer del roce. Me excito… No quiero tocarme aún, porque no podría parar.

El telescopio me da más detalle, vuelvo a él.

El hombre baja el short de su amada y deja al descubierto un breve tanga negro que cubre un pubis totalmente rasurado, se adivina la pálida piel bajo la transparencia de la tela y la unión de los labios vaginales.

El hombre ostenta una aparatosa erección bajo la tela de su pantalón mientras su mano evoluciona por la piel de la mujer.

Ella extiende los brazos tras la cabeza y relaja las piernas, dejando que se separen ligeramente los muslos. Su sensualidad es prácticamente un tormento que colapsa mi pensamiento.

Él sube la camiseta sin dejar al descubierto los pechos, y aparece nítida la cicatriz del vientre que nace de un ombligo herido hasta un poco por debajo de la línea del pubis, después de besarlo y hundir la lengua en él, el dedo corazón del hombre se posa suavemente en el ombligo, y baja siguiendo la cicatriz lentamente, hasta donde acaba. Prosigue hasta llegar al vértice de su sexo, allí se detiene. Ella separa aún más las piernas. Sus pechos se mueven notoriamente con la excitación creciente. Él le dice algo y ella sonríe sacando lujuriosamente la lengua por los labios entreabiertos.

"Que dejen de respirar, que dejen de amar. Mátalos, mátalos, mátalos".

Me está prohibido, alguien, algo o mi propia personalidad, decidió que yo no gozaría de la vida como ellos. Son seres privilegiados.

El dolor y el sufrimiento pasados, es sólo un trámite, una tasa por una entrega absoluta y eterna, yo pagaría con mis dos piernas por sentir así, como ellos. Por tener mi propio universo.

Ella se incorpora para sacarse el tanga. Se aproxima a su hombre para jalar de su pantalón y desnudarlo. Vence con dificultad la resistencia que ofrece el falo erecto contra el elástico y éste se libera de golpe, apareciendo agresivo y firme como un mástil azotado por el huracán. Ella besa el glande aún cubierto por el prepucio y él se lleva la mano a los testículos.

Ella me muestra sus nalgas perfectas, lamibles y penetrables cuando hace lo de siempre: ha dejado el pene para besar una cicatriz en el pecho del hombre, nace por encima de los pectorales y se prolonga hasta la boca del estómago, es una cicatriz vieja bordeada de pequeños puntos de sutura. Ya curtida, mucho más vieja que la de la mujer. Es la cicatriz de una operación de corazón.

Ella la recorre con la punta de sus uñas haciendo un cosquilleo que provoca escalofríos en él; la besa, la lame, la inunda de saliva y se extiende ésta pecho abajo.

Él ha metido la mano entre sus piernas y puedo observar como los dedos masajean su coño. Su delicioso torso se dobla de placer y baja sus nalgas para que los dedos penetren más profundamente en su vulva.

Él la conduce de nuevo al sillón, la ayuda estirarse. Su polla cabecea atacada por espasmos. Como la mía.

Estoy dejando un goteo viscoso en el suelo.

Hundo la navaja en mi pectoral izquierdo, muy cerca del hombro y corto hacia el centro del pecho. Quiero cicatrices, aunque sean de envidia, aunque sean de una podredumbre letal para la cordura. No me duele, no dolerá jamás como a ellos les duele, como a ellos les lleva al placer.

Siento pena y excitación por ellos, siento mi fracaso y hago mío su universo tranquilo donde no les falta nada, donde el círculo se ha completado. Esas cosas uno las siente, las reconoce aunque sepa que está condenado a no experimentarlas jamás.

"Han vivido mucho tiempo, un círculo jamás se debe cerrar, han de morir. Mátalos, mátalos, mátalos. Te lo ordenamos".

Él ha descapullado su glande, y levanta una pierna para dejar las de ella entre las suyas, con poco margen de movimiento.

Lleva la húmeda cabeza amoratada de su pene al ombligo y presiona en él como si quisiera penetrarla.

Juraría que he sentido un gritito de placer de la mujer.

Deja un rastro brillante de humedad, y el glande sigue su camino cicatriz abajo, haciendo pequeños círculos, demorándose en llegar adonde ambos desean. Ella mueve nerviosa los pies, las piernas de su hombre no le permiten abrirse más, diríase que desespera por ofrecer su vulva abierta a la piadosa brisa de la noche.

El glande se detiene en la raja húmeda, en el inicio, ella ha llevado sus manos allí para separar los labios. El hombre no hace caso y deja su pene para llevar las manos a los pechos, sin levantar la camiseta, trabaja sus pezones, los endurece. Ella le dice algo con muecas de placer y ansia.

Aferro con fuerza mi polla e imprimo movimientos bruscos con el puño atrás y adelante, mis cojones se contraen con la excitación. La sabia que deja ir mi glande ha empapado mi puño y las pieles se hacen resbaladizas y ello me obliga a dar más velocidad a la masturbación.

Él ha vuelto a coger su pene y le ha permitido alzar las piernas, ella las aguanta en alto con sus manos dejando su sexo indefenso ante la invasión, se abandona a él y puedo leer en sus labios: "Métemela ya…"

En lugar de eso, se arrodilla ante ella para besar su puto coño. Joder…

"Deberían estar muertos ya", dice la voz de la envidia de la humanidad. Yo vomito algo de bilis que me deja un sabor repugnante en la boca.

Introduce dedos en su vagina mientras lame y mueve su lengua violentamente en esa vulva brillante, mojada. Ella agita sus pechos con más fuerza ante una respiración violenta.

Yo me lastimo la polla cerrando el puño con fuerza a su alrededor. Me duelen los cojones, porque el puño los aplasta con cada vaivén.

Esto no puede seguir así, me estoy muriendo emponzoñado de la humana envidia. Me pudre mi propia insania.

Soy el reflejo de la humanidad refractado en agua pútrida.

"Que mueran los amantes del tiempo, no hay lugar para ellos. Mátalos, mátalos, mátalos".

Él se incorpora, y aguantando su pene erecto con la mano derecha, la penetra con fuerza y rapidez. A la mujer se le ha escapado un grito de sorpresa y lujuria, quedando por unos instantes con la boca abierta y los ojos cerrados.

Los pechos sufren con los embates furiosos a los que es sometida.

Él está tenso, concentrado y una de sus manos masajea sin piedad el clítoris.

Cuando el vientre de la mujer comienza a contraerse con fuertes espasmos y sus piernas se cierran en la espalda de su hombre para meterlo más adentro, dejo el telescopio y me coloco frente al fusil. El centro de la cruz milimetrada apunta al pecho izquierdo que se mueve frenéticamente en todas direcciones, sus pezones están contraídos y duros. Presiono el primer recorrido del gatillo.

Ella lleva sus manos a su sexo y extiende el semen por su pubis apetecible, por su cicatriz, por sus pechos, por sus labios.

Disparo.

Su pecho se agita y explota en un surtidor de sangre. De su boca sale una bocanada roja.

El hombre se abalanza sobre ella, coge su cabeza entre sus brazos sacudiéndola, como si pudiera ahuyentar la muerte.

Disparo y media cabeza estalla, desaparece todo su cuerpo, que ha quedado tumbado, oculto al lado de la hamaca.

Ella está ahí, con su cicatriz tersa, brillante de esperma y deseo. Ahora un reguero de sangre baja hacia el vientre para bañar también su coño aún hirviendo.

Se vacían de sangre al tiempo, y el tiempo es vengativo como es la envidia de la colmena. El universo que habían creado, se ha roto como un espejo, mi envidia se diluye lentamente.

Mi pene está fláccido y mi mano llena de semen que gotea en mis pies.

Mi perro lame el semen de mis dedos, saco la navaja de mi bolsillo y acciono la apertura. He sentido el deseo de cortarle el cuello. El perro pertenece a la conciencia de la colmena. Busca y rastrea amores eternos que burlan el tiempo y la distancia para que yo los ejecute.

Me ducho, me visto y coloco el collar al perro para sacarlo a pasear. Las voces de la humana envidia han cesado. No hablan cuando han de agradecer, cuando has cumplido la misión para la que has nacido, no hay nada que alegar.

Callan como cerdos, siguen disfrutando de sus miserables vidas, como yo llevando a cagar a mi perro.

Se tiran a sus mujeres y a sus hombres, hacen ignorantes a sus hijos, una pizza barata para disfrutar del partido semanal y un libro viejo sirve de calzo a una pata de una mesa que cojea. Así vive la humanidad, aunque los detalles pueden variar según el grado de incultura geográfica.

Ni conocen el amor ni lo conocerán jamás. Se reproducen adocenadamente y alardean: ellas de haber sido jodidas por sus machos. Ellos de su esperma eficaz ante otros machos.

Es repugnante cuando el macho camina con una sonrisa chulesca por delante de su jodida mujer que lo sigue anadeando ostentosamente con sus piernas separadas por una gran barriga. Metería una bala en esa barriga, para matar las dos vidas. Y otra en la boca del macho para matar hasta su descendencia.

Pero no serviría de nada. Hay tantos…

Escupo una flema densa en el impoluto parabrisas de un coche aparcado.

Soy el ejecutor a sueldo de la humana envidia, pero siento un profundo asco por ellos. Los mataría a todos, aunque no me pagaran por ello.

Tal vez lo haga.

Me acerco hasta el banco. Han ingresado una suma de dinero tan importante que por primera vez en mucho tiempo se me escapa una sonrisa.

Se volverán a encontrar en algún lugar y tiempo como se prometieron hace centenares de años. Siempre lo hacen y yo estoy encadenado a su voluntad inquebrantable.

Cuando regreso y entro en casa, ya no está el telescopio ni el fusil de larga distancia. Han limpiado hasta el semen en el suelo.

Han dejado un sobre. Contiene las pieles aún ensangrentadas con las cicatrices de los amantes pulcramente recortadas por un forense. Abro el álbum fotográfico, donde guardo las otras pieles, los trofeos de anteriores cazas. Son exactamente idénticas a las primeras de hace trescientos años. A las segundas, que datan de hace doscientos cincuenta, y a las otras siete.

Las distancias se acortan, los amantes eternos adquieren más fuerza y habilidad con el tiempo. Pronto habrá que buscarlos en los úteros, antes de que nazcan.

Se prepara una nueva guerra donde millones de seres serán exterminados en un intento desesperado por acabar de una vez por todas con los amantes eternos.

No tiene sentido, Hitler no consiguió evitarlo. No aprenden, ni siquiera la historia deja huella en sus minúsculos cerebros adocenados.

La conciencia de la colmena, no es inteligente, sólo es avaricia y envidia.

No siento alegría alguna, despliego la hoja de la navaja y la clavo en la garganta del perro y corto. Éste gime durante un segundo y muere con una mirada tierna y acuosa: "Me has matado, compañero".

No es difícil matar un perro, es casi una liberación cuando has asesinado a los amantes eternos.

La herida en mi pecho ha desaparecido, la conciencia humana no permite cicatrices de pasión.

Iconoclasta

Safe Creative #1007176842716

Mercurio

Publicado: 22 julio, 2010 en Reflexiones

Estoy maldito, mujer.

Te amo con tal intensidad que sé que te provoco ese ardor intenso en la boca del estómago. Porque es el mismo maravilloso pesar que me ataca en cualquier momento, a cualquier hora.

Lees mis palabras y se convierten en manos rudas que rozan tus mejillas, con delicadeza. Me encanta tu sonrisa al leer esto, crees que soy un romántico acabado y que mi maldición es una metáfora.

Ojalá lo fuera, mi amor.

Estoy maldito, créelo mi amada. Es una condena que duele y daña el alma y el cuerpo.

Oyes mi voz y te deshaces para mí; te conviertes en un ser sensual de dramática importancia para mi vida.

Y tú y yo ¿qué culpa tenemos de amarnos así, mi cielo?

No hay culpa en amarse. No debería haberla.

Nadie nos enseñó a amar sin lógica, precipitadamente.

Compulsivamente.

Nacimos intensos como el color rojo de Marte.

Soy culpable de mi maldición, te deseo tanto, que no siento aprecio ni por mi vida. Pero no soy culpable de enamorarte con mis palabras, exijo tu amor palabra a palabra. Firmaría con sangre mis súplicas de amor. Mi desbocada pasión por ti.

Y he hecho de mi maldición la tuya.

Bendito sea tu cuerpo y tu alma.

Soy mercurio, no un dios. No un planeta.

Soy ese metal líquido que se deshace al rozarte. Ante tu proximidad.

Y no me creías…

Un día pedí a los dioses que me convirtieran en líquido para deslizarme bajo la puerta y entrar en tu habitación.

Y resulta que esos dioses rieron, oí sus carcajadas poderosas que se metieron por los poros de mi piel como un malsano deseo cumplido.

No puedo ponerme delante de tus ojos porque me deshago. Literalmente mi vida.

¿Tienes un frasco de vidrio?

Méteme en él. No quiero ser hombre; prefiero ser una gota plateada, cromada; pero a tu lado, cerca de ti y reflejar tu mirada porque es la única forma de hacer soportable esto.

Quiero ser la gota que refleje tus sonrisas y lágrimas.

Quiero ser importante en tu vida, una presencia constante en tu pensamiento.

Soy una maldición sin esperanza, un cuerpo que se disgrega ante tu amor y sensualidad. Ante tu proximidad.

No todo está perdido, no soy un espejismo. Me puedes guardar, puedes jugar con mi cuerpo convirtiéndome en mil gotas metálicas de amor.

Mis letras en un papel y tus dedos que lo acarician anticipándose a un encuentro.

Cada vez que intento tocarte me deshago en multitud de gotas metálicas que luchan por unirse y alzarse ante ti.

Saber que no puedo abrazarte ni mirarte a los ojos me convierte en algo tan triste y desolador como un delfín varado y abandonado en la playa. Gimiendo mientras el sol lo abrasa.

Hasta la rana encantada tenía el privilegio de rozar a su amada. No lo digo con humor, mi vida. Es una afirmación amarga como la hiel que vomito.

Yo no puedo abrazarte, mi vida. Yo sólo me disgrego ante ti.

Tan solo un color intenso ofrezco, cuando tus labios se reflejan en mi múltiple fractura de gotas plateadas.

Y reflejo con dolorosa luminosidad la inmensa tristeza de que no me reconozcas en esas gotas que se filtran por el suelo, en el subsuelo.

En el infierno de mi maldición.

En el infierno de tu sufrimiento de no encontrarme.

No sé, mi vida. Yo no quería esto, yo no sabía cuando decidí amarte que me transformaría en una gota de mercurio antes de poder besarte.

Una gota densa y pesada, llena de amor y pasión.

Es que no lo sé todo, preciosa; no sabía lo que me iba a ocurrir.

Y esto no es un cuento, no tiene moraleja ni final.

Tan sólo un dolor continuo y eterno.

No hay final de fuegos artificiales, de amantes abrazados. Felices.

Jamás habrá un beso espectacular.

Sólo un ansia inconsolable de ambos por ambos.

Volveré a ser hombre cuando tú te alejes de nuevo, cuando tu presencia vuelva a ser lejana.

Cuando pienses que por enésima vez no me he atrevido a presentarme en el encuentro pactado y secreto. Y no mirarás al suelo, sólo el reloj y al cielo con tristeza cuando tengas la certeza que no me presentaré.

Y leerás esto con una triste sonrisa; pensando con cariño en mi imaginación desbordada.

Una metáfora de un loco enamorado.

Y yo con solo imaginar la humedad de tus labios, veré con tristeza como la pluma cae sobre el papel entre una lluvia de gotas de plata, son mis dedos que han ido más allá de la imaginación y han sentido tu roce.

Guarda estas gotas en un frasco, mi amor.

No sé como hacerlo, pero un día podré llegar completo a ti en una carta.

Y si me reconoces, no me beses, porque soy venenoso.

Los dioses han sido desproporcionadamente malvados. Nunca he hecho tanto daño para que me hicieran esto.

De verdad, mi vida. Sólo quería estar cerca de ti.

Nunca me permitirán ser hombre ante ti.

Me conformaré conque te reflejes en mí.

Y así hasta que me evapore, hasta que haya perdido tantas partículas que mi masa no sea más que un triste átomo que se destruye en un microcosmos terrorífico en su cuántico tamaño.

Es tan triste deshacerme ante ti…

Es tan hermoso reflejar tu luz en mí…

Iconoclasta

Safe Creative #1007116798493

La grulla

Publicado: 20 julio, 2010 en Reflexiones

El puente cruza muy próximo a la desembocadura del río Besós que fenece en el mar cortejado fúnebremente por una planta de tratamiento de residuos y en la otra orilla, una pista asfaltada para bicicletas. De hecho, hace decenas de kilómetros arriba que ha muerto el río. Es sólo un líquido insalubre y pestilente.

Y en bicicleta avanza el hombre por el puente, cargando en la espalda la mochila y el calor acumulado de un par de horas de baño de agua y sol en la playa. Ir en bicicleta es bueno cuando hace calor, la velocidad hace del sudor un aire fresco que invita a pedalear sin parar. Él piensa que cuanto más rápido va, menos tiempo tiene que soportar la fealdad que le rodea.

Su hijo va detrás, un poco alejado, porque se toma las cosas con más calma que su padre. Porque es joven y aún tiene que descubrir cosas que a la larga, desearía no haber descubierto. Tal vez sea consciente que le queda más tiempo que a su padre y no le apetece morir tan rápido. Su padre siempre tiene prisa.

El padre piensa que la ilusión de su hijo tiene el mismo final que el río muerto, sólo que su hijo es infinitamente más importante, y lo ama hasta tal punto, que jamás inventará una mentira por dolorosa que sea la verdad, no se merecen engaños pueriles las personas a quien amas. O afirmas cosas que se cumplirán, o callas para no mentir. Las mentiras son para los demás, como un "buenos días" al vecino. Como un beso falso a la mujer que no quieres.

No se puede mentir en las cosas importantes a quien amas, deben saber que ya estás en el lado oscuro, y cuando ellos lleguen, tú estarás ahí para decirles que todo va bien a pesar de la puta pena de sentirse preso en el mundo. Que sonreiréis juntos ante la puta vida. Con dos cojones.

Y ojalá no lleguen a la zona oscura, donde se sentirán tan solos que encontrar el amor constituirá la más épica y cruenta de las batallas de su vida. Habrá un desgaste importante. Y es importante estar en tierra yerma con ellos. Que no se sientan solos como él se siente agua que corre muerta.

En mitad del puente, con el cadáver vertiéndose a si mismo al mar y el horizonte marcando el fin del mundo, el hombre afloja la marcha.

En la orilla izquierda, cerca de la pista de asfalto, se encuentra inmóvil con las patas metidas en el agua, una grulla negra. O parece negra, porque el sol de mediodía mata los colores de la misma forma que arranca hirviendo feos e inútiles espejismos del asfalto. El contraluz, paradójicamente, lo hace todo oscuro.

Es incongruente que en el lugar más feo del planeta, un bello animal estilizado y negro como el pelaje del diablo, haya decidido descansar.

O es un ser con mala suerte, o con un gusto pésimo.

Dicen que las grullas viajan en bandadas y que forman parejas que duran toda la vida. Eternas.

Aquel animal solitario, quieto como una estatua, está lejos de todo lo que es su mundo, lejos de la bandada, lejos de su pareja, lejos de la vida. Lejos de un lugar digno donde mojar sus patas.

Está sola en una ciudad horrible, en un río lleno de mierda. ¿Quién es la grulla y quién el hombre?

Los que se sienten basura, acaban entre la basura. Aunque el hombre piensa, con temor a que su hijo pueda oírlo, que la verdad es que se siente basura porque fue parido en este muladar apestoso. Y que su fracaso es no haber podido escapar del influjo de la mierda.

Da igual ser basura o vivir entre ella, al final pierdes el origen y a efectos prácticos, la conclusión es que estás sucio.

Morir de pena o de asco… Semánticamente es lo mismo.

La grulla inmóvil es su reflejo. Está a punto de detenerse, dos gotas de sudor caen en el velocímetro de la bici que indica apenas tres kilómetros por hora.

Se apea de la bicicleta y no fuma. Por primera vez en mil años, se detiene para admirar a un ser vivo en esta ciudad que asesina el ánimo, la ilusión y la intimidad.

Él es un hombre-grulla en un río lleno de restos de vidas tristes, de deshechos miserables, pero él tiene las alas rotas. Es una grulla tullida de negro pensamiento.

Quiere gritarle que vuele, que se marche lejos que puede hacerlo porque sus alas están sanas, porque no está enferma como él.

El animal se mantiene en pie con orgullo, firme. Su cuello largo y terso forma una "s" perfecta y rígida. En un momento dado extiende sus alas y están sanas. Brillan.

Está sola la grulla, lo sabe. Se siente mierda como él. Sus corazones laten sincronizados en la oscura frecuencia de la frustración.

Su hijo llega hasta él y se detiene.

-¡Qué pasada! ¿Qué es ese pájaro? -exclama al ver al animal.

-Una grulla -responde el padre sintiendo el frescor que causa en su ánimo el entusiasmo de su hijo.

Vale la pena ser mierda para sentir como algo nuevo y sorpresivo la alegría de un hijo.

-No se mueve. ¿Estará enferma?

-No lo está, tal vez se haya perdido o esté cansada.

-Es la primera vez que veo una.

-Yo también -le responde.

Y se guarda de matizar que es la primera vez en toda su puta vida, que ha podido ver un animal salvaje en esta podrida ciudad.

Tampoco le explica que la grulla parece un presagio de muerte. Que se han juntado dos tristes para despedirse. Que dos se han encontrado en tierra yerma y que sonríen con un par de cojones a lo que les queda de vida.

Uno ha perdido su pareja de por vida, el otro no llega a tiempo y el tiempo se lo come.

No queda más que morir, y todo es sencillo.

No le dice que su propio hijo no basta para llenarlo de vida y alegría. Que necesita más que un hijo. Y siente asco de sí mismo, de su propia crueldad.

Hace mucho calor y echa un trago de agua caliente de la botella. Una ira implosiva se apodera de él porque el agua tendría que ser fresca, la grulla debería estar en un río limpio, pescando con su pareja de vida a la sombra de un sauce que llora. Él debería sentirse completo con su hijo a su lado. Y vivo.

Y limpio.

Y no sentir la ausencia de ella con esa dolorosa precisión en el corazón.

La grulla alza el vuelo con facilidad, con majestuosidad, y siente el deseo de acompañarla. Dos mierdas rumbo al infierno.

Va directa al fin del mundo.

Sin bandada, sin su pareja de toda la vida. Con el peso de la vida a cuestas.

Él pedalea igual en la vida. Y ahora detrás de su hijo.

-El último paga la cocacola -grita pedaleando de pie.

A veces no se acuerda que su padre es un tullido, le quiere demasiado.

Está contento el hijo de haber visto el vuelo de la grulla cuando parecía enferma allí quieta, allí sola. Su alegría es la prueba definitiva que no se merece un padre tan gris. Aún no puede adivinar adonde va la grulla, bendita inocencia…

Cuando giran a la derecha para pasar bajo el puente, la grulla aún se recorta en el horizonte, sigue la línea recta de la muerte del río.

Su hijo le ha sacado un centenar de metros de distancia.

Detiene la bici, y da media vuelta.

Él también vuela solo, Ella no está y la vida es tan pesada…

Las rocas del espigón son el fin del mundo. Su vuelo en picado es breve, mucho más corto que el de la grulla; pero también le lleva al fin del mundo. Es un ser racional, puede buscar atajos.

Nunca ha querido casco, no le gusta prolongar la vida cuando es como la suya.

Que su hijo le perdone, que su amada le entienda y se sienta querida por toda la eternidad.

Iconoclasta

Safe Creative #1007176851329

Oración de los hijos sin sangre

Publicado: 15 julio, 2010 en Absurdo

Soy el Hijo Negro de la Esperanza.

La Zorra Impaciente me amamantó

con ubres quemadas de leche rancia.

Soy simiente de hijos sin sangre

sin dientes, ni hambre.

 

Soy el bastardo del futuro indecente.

Padre de hijos que lloran horas muertas

y oran en sucias iglesias

en templos y pagodas

sin cruces ni mesías,

en burdeles de secas vaginas.

 

Rezos de duras venas negras

de vida coagulada y detenida

ruegan por la muerte del Padre,

del Negro Padre.

De rodillas sangrantes rezan,

en reclinatorios de mierda.

 

¡Oh Gran Podrido!

No permitas al corrupto útero

de Madre Puta Incestuosa

que escupa más hermanos.

Que muera aquí, ahora

la negra estirpe de Negro Padre

de bocas sin dientes ni hambre.

Iconoclasta

Safe Creative #1007116795379

AmorSexo 1.0

Publicado: 9 julio, 2010 en Amor cabrón

AmorSexo V1-I2

No puede mantener relaciones sexuales sin amor. Y quisiera ser un animal, un vulgar de tantos: pagas a una guarra para que te la chupe, te corres y luego te sientes el puto rey. Ligar en una discoteca, compartir unas copas, unas rayas de coca y metérsela en el aseo.

No es así, y está condenado por algún capricho de la genética a estar enamorado para poder disfrutar del sexo.

Tiene que pasar por todo el calvario de amor y dolerse durante años luz para disfrutar del placer puro y único.

Se masturba con su poderosa imaginación; pero sus pajas son tristes, es una leche cargada de frustración. Un semen frío y desleído en agua.

Es normal una momentánea confusión cuando los datos llegan a ocupar las tareas del procesador al límite de la avería fatal. De la fusión de su puto núcleo neuronal. Es por ese caos de amor que ahora lo invade y que resulta una nueva experiencia, por lo que llora con sequedad, sin espasmos, con los dedos goteando esperma en su pijama mientras en la habitación duerme una mujer que no ama. Está en la terraza, en la oscuridad de la noche sucia que cubre las estrellas y la luna.

Buscando la posibilidad de arrancarse de la cabeza ese maldito procesador y programa llamado AmorSexo 1.0 (V1-I2).

V1 significa que se encuentra en su primera versión, I2 es el segundo intento. No ha podido completar las subrutinas que conforman todo ese software cuántico-neuronal, el intento uno falló y es la que duerme ahora en una habitación que comparten sin ningún tipo de alegría.

No se puede ser alegre con todos esos comandos en la cabeza. Nunca lo ha sido. Contar chistes no se le da bien. Le es más fácil mantener un sano odio y una simpatía que marca distancias abismales entre él y el resto de sus congéneres.

Su cerebro tiene la construcción simple y lógica de un ordenador y unas rutinas que cumplir. Así se ve. Sus procesos mentales permiten el flujo del programa cuando toda su memoria se ha llenado de amor. Cuando la única variable es Ella.

La siguiente rutina consiste en enviar un caudal enorme de sangre a su pene para alimentar el deseo sexual. Hay momentos en los que deja de caminar y tiene que aferrarse el paquete genital pensando que se le escapa el semen.

Se podría pensar que siente picazón por una cuestión de falta de aseo. La gente es tan básica que es descorazonador conocerla.

Su cerebro transmite la orden para crear terabytes de proteínas y hormonas para la producción masiva de esperma.

Gloria y largos años de vida a su procesador neuronal. Hay momentos en los que la euforia de ser poseedor de un cerebro tan simple pero eficaz, le lleva a pensar en bendiciones y discretos y medidos optimismos. Es una reacción casi alérgica a una hiper-producción hormonal.

Tampoco hay alegría en un programa informático hasta que éste no se cumple. Sólo destellos de esperanza.

Y los destellos de esperanza sirven como emergencia cuando falla el papel higiénico. No le hace gracia, porque la verdad es que ni para eso le sirven.

¿Dónde está el paso entre él y lo vulgar? ¿Es otro eslabón perdido en la evolución?

Darwin se pegaría un tiro desesperado si lo conociera.

Eso piensa cuando camina bajo un sol abrasador y el resto del planeta lo hace bajo las sombras o bien ocupa asientos en lugares estratégicos donde el aire se mueve con más fuerza y frescura. Frente a las fuentes de agua turbia y sucia como la atmósfera que respira. Abrasarse lo distrae de todo ese cúmulo de necesidad, de la agonía de amar.

¿En qué momento decidió la naturaleza dotarle con un cerebro bio-informático y alimentarlo con esa angustiosa necesidad de encontrar a la bella que un día inundara sus neuronas con sus palabras y sentimientos? Si pudiera, retrocedería en el tiempo y nacería unos segundos más tarde o más pronto y que fuera otro el bendecido por la exclusividad de un cerebro potente y anómalo. Y evadirse así de amar, evadirse de la añoranza, de la trágica sensación de que la vida no tiene un final feliz.

Ni siquiera el camino es feliz.

¿Y si la felicidad es sólo para los idiotas? Es demasiado denigrante, prefiere sufrir.

Los años han pasado con la angustiosa sensación de que le faltaba algo, de que siempre había un seno vacío en su cerebro: un nicho de sinapsis apagadas, muertas. Una zona desértica sin luz ni color que debía ser rellenada.

Ha intentado con programas de mentiras piadosas, a rellenarlo con vidrios rotos y fibras minerales. Con carne podrida y con cadáveres por los que nunca sintió pena.

Pero no ha sido posible piratear el programa AmorSexo 1.0 y éste ha tenido que desarrollarse sin obviar uno solo de los tormentos que conlleva amar.

El cadáver del intento fallido de AmorSexo V1-I1, la que duerme en la habitación, apenas ocupa espacio en su mente. Ni siquiera los cadáveres sirven para llenar hueco en el poderoso port de amor.

No es viable la sonrisa con toda esa basura en su agujero negro.

Necesitaba un implante de amor que no existía. Que consideraba cuento, fantasía. Una necedad adolescente.

Con un sucedáneo de amor burdo y engaños malvivía.

Cualquier cosa servía para rellenar el hueco.

Sus ojos se mueven lentos enfocando con precisión los más mínimos detalles, los más mínimos dolores.

Porque los dolores se ven, tienen cuerpo y fuerza devastadora. A veces le doblan el alma con un gancho de derecha y escupe sangre de un labio partido.

En demasiadas ocasiones sus ojos brillan por el exceso de luz y de cosas examinadas. Todos sus sentidos están dedicados a la búsqueda y a la eliminación de esa angustia que se apodera de él al despertar cada día. Ahora la tristeza viene de un amor real que necesita abrazar al despertar y no tiene en todo momento. Antes la tristeza era su ropaje, cuando no podía siquiera imaginar que existía alguien semejante en el planeta. Sea como sea, sus ojos no descansan y hay sobrecarga sensorial en su cerebro simple.

La subrutina amor se ha ejecutado completamente, Ella ocupa su vacío. Todo está bien. Apareció en algún momento cuya fecha está enterrada entre miles de datos. No tiene tiempo ni fuerzas para recuperar bits de memoria. Sólo quiere amarla.

Oscila entre el amor y el vivir como buenamente puede, mientras su cerebro está inmerso en la creación de las bases de la rutina de sexo. Su seso simple y potente, desecha cualquier otra consideración que no sea amor y placer.

Y así la rutina Amor V1-I2 ha sido cumplida, se han seguido todos los pasos necesarios y el hueco ha sido llenado. Ha pasado por largos meses de retorcerse entre sus propios brazos intentando hacerla corpórea. Se angustia de amor con algo concreto, se aferra a su dolor y lo acuna como a un hijo al que cuidar. Es su bit de amor.

Se aproxima el contacto, lo necesita. Todo su cuerpo está pendiente del momento.

Lleva meses en los que las erecciones son cada vez más potentes y sus calzoncillos huelen demasiado fuerte a mitad del día. Sin darse cuenta, se acaricia distraídamente la dureza húmeda que crea mil pequeños placeres con cada paso. Hasta la tos provoca un vergonzoso placer en su entrepierna. O cuando viaja en metro y los cuerpos presionan y desearía que fuera Ella quien lo hiciera, se siente tentado de aferrar el pene y tirar de él y castigar su obsesiva dureza.

Ahora una subrutina, atiende a la conservación del amor, mientras el poderoso programa Sexo V1-I2 lo lleva directo a la brutalidad del placer.

Pero son demasiadas variables, es el momento crítico. Los primeros momentos del amor siempre son agradecidos. Pero los cálculos de probabilidad de que pueda mantener su área de amor intacta, indican un claro riesgo a ser rechazado cuanto más tiempo pase. Tal vez, no llegue al sexo. Pero el programa no puede hacer un break ni volver a una función goto o retorno a una línea anterior.

Los caminos del dolor y del placer siguen la misma dirección, y están superpuestos. No se puede caminar sin pisar ambos. Es una trampa cosmogónica.

El comando amar, es inexorable y provoca ceguera. No podrá ver el fracaso hasta que sienta sangrar el alma.

Como en la vida, no hay segunda oportunidad y los amores nos dicen adiós tristemente con una mano, mientras son arrastrados al espacio profundo y mueren congelados o vaporizados por algún sol.

El tiempo se lo come a él, se come los programas, se come el ánimo y se come el amor que una vez acumuló.

Siempre aparece alguien que vale más, siempre aparece alguien más simpático, más querido. Y el programa no puede con ello. Ahora siente ganas de llorar, iba todo tan bien…

Lo siente doler en su cabeza, el mecanismo de una bomba autodestructiva pulsa en las sienes donde las venas se hinchan desmesuradamente para dar mayor caudal sanguíneo y refrigerar los procesadores de amor y sexo que funcionan al límite de su capacidad. Hay que evitar derrames, si pudiera ser.

El amor se está corrompiendo, conoce tan bien esa sensación que desearía morir ahora mismo antes que pasar por ello otra vez. La sonrisa que le dedicó hace un par de semanas… Ella ha sonreído de esa forma que los desconocidos usan para ser amigables. Le pareció una sonrisa extraña en ella; pero la amaba, su programa es potente.Imparable. Pero el programa AmorSexo 1.0 (V1-I)2 posee una potente base de datos y ha catalogado esa sonrisa, ha sido un bit 0 de amor. La ha perdido. Ese ha sido el resultado de un examen exhaustivo de la sonrisa. Las señales a veces requieren un tiempo inverosímilmente largo para ser cotejadas y hacerse patentes. Es la lucha que mantiene el amor cegador contra el instinto. El bit de desamor acaba de subir a su córtex, hiriente como una puñalada. La desesperación se le viene encima como un alud de nieve.

Amor V1-I2 será destruido en apenas unos segundos y la bomba informática-biológica, comenzará a extender el comando Olvido por todas sus neuronas hasta barrer cualquier recuerdo de amor y vaciar completamente el eterno agujero en su cerebro.

Pierde el ritmo del corazón. El cerebro está demasiado colapsado para atender las emociones que se desintegran y el cuerpo al mismo tiempo. Durante dos latidos la sangre se ha detenido y el mundo gira veloz a su alrededor.

Una hemorragia de sangre entre uña y carne certifica el eminente shock traumático psico-somático.

La vida se ha convertido en el Festival del Dolor 9000.1

Es todo dolor.

Cuando se muerde las uñas y tira de ellas, es que un dato se ha pervertido.

Ella se pierde, como un astronauta que se ha desprendido de su cordón umbilical y se aleja de su nave. Le dice adiós con lágrimas congeladas. Con la sonrisa del desamor aún formada en sus labios.

Es así de repentino, como una aceleración en una nave espacial.

La derrota ya ha empezado a corromper el tejido neuronal Amor. El hueco se ha roto como una presa por una detonación. Ella se aleja, se va. Nunca existió.

El programa inicia el formateo de la zona negra. Y ahí es donde cree que no sobrevivirá, duele infinito. Duele el universo entero perderla. Los gusanos que dejan el hueso pelado de carne no duelen. Pero cuando aún respiras, cualquier cosa que te devore, duele y da pavor.

Otra arcada deja sangre en el suelo, sus cuerdas vocales se han herido con la fuerza del llanto seco.

Se detiene bajo el sol, esperando arder. Aunque muriera durante horas, no sería tan devastador el dolor como el proceso de limpieza del amor muerto.

Vomita en el alcorque de un árbol y piensa el mundo que es un borracho más. Un yonqui con la vena hambrienta. Un tirado de la vida.

Su pene está blando, tal vez sea la única parte del fracaso que le otorga cierta relajación.

Ella no está, un día amó.

Bits de amor: 0

Bits de sexo: 0

Probabilidad de una nueva activación del programa AmorSexo V1-I3: 0,1 %, inferior a la esperanza de vida.

Alternativa al dolor: terminación de la vida.

Le duele el corazón.

———————————————-

AmorSexo V1-I3

Probabilidad de Amor y Sexo en este intento: es más probable morir.

Yo no puedo follar sin amar, necesito todo de Ella. Primero su mente, que ya es mía. Función completada: estoy tan metido en su alma, como Ella en la mía.

Hace meses me hundí en la miseria de una relación en la que fracasé, en la que no pude mantener mi valía ante Ella. No puedo luchar contra los que son mejores que yo, no quiero hacerlo. Tengo mi dignidad.

He vuelto a reincidir y ahora amo y soy amado. Una posibilidad entre un millón dada mi edad, dado mi ánimo.

No hay problema. El cadáver de amor que convive conmigo, no trasciende en mi pensamiento más allá de un saludo. Mi cerebro eficaz rechaza cualquier otra cosa que no sea Ella.

Todo es amor, no puedo respirar sin pensar en Ella. Es así de sencillo.

Informe semanal: Bit de amor: 1. Correcto.

Probabilidades de pasar a Sexo V1-I3: 90 %

Puedo joderla como una bestia porque al igual que su pensamiento está para ser invadido y absorbido, su cuerpo se formó para ser penetrado, chupado, arañado, salpicado de semen y saliva, mordidos los pezones…

Estatus de la rutina Sexo V1-I3, activada.

Segregando hormonas y semen a pleno rendimiento. Presión sanguínea en el falo: Alta con sobreesfuerzo.

La temperatura es fresca, aunque no hace demasiado frío. La ropa es liviana. Nos hemos besado desesperados en nuestra primera cita y he dejado mis dedos marcados en su espalda divina, en mitad de la calle, del mundo.

Un taxi nos traslada a la casa de campo, en el interior de la provincia, es un lugar lejano donde las noches son limpias y frías. Donde los cuerpos se abrazan de una forma natural.

De vez en cuando la naturaleza se equivoca y nos regala momentos hermosos.

La que no quiero, se ha querido convencer de que estoy en viaje de trabajo; pero sabe que es un cadáver de amor y yo carezco de piedad. Sigo escrupulosamente mi programación.

Durante el viaje, hemos hablado de cosas que mi banco de datos no recuerda, porque mi función principal es el placer.

Follar hablando en plata.

Ella se sabe amada, y yo soy amado. Ahora los cuerpos toman el mando y la piel es el alma que guiará la coreografía sexual.

Dejamos presurosamente las maletas a la entrada de la casa y en el rústico salón de mobiliario colonial, nos enfrentamos cara a cara, los ojos sonríen, los labios se humedecen con la lengua y los pechos respiran agitados.

Nos dirigimos a la habitación.

El control break (el paro de emergencia de mi cerebro) es un revólver del calibre 357, en el caso de corrupción del programa, de que se malogre, me volaré la tapa de los sesos y a la mierda mi programa y mi vida. No puedo soportar más dolor, se acabó mi tiempo y mi ánimo.

La amo demasiado para intentar respirar sin su amor.

Deslizo bajo la cama el revólver sin miedo, con frialdad, en un momento en el que Ella examina el armario.

Su rubia melena rizada y sus impactantes ojos oscuros, le otorgan una belleza felina. Mi falo se encabrita.

Y duele.

Me duele entre los pantalones, le falta espacio y presiona contra la tela, se rebela contra la oscuridad.

Es un baboso animal en celo.

Si la función Amor se ha cumplido, ahora soy un pene enorme que desea cubrirla y meterse dentro de ella.

El comando erección se transmite a la velocidad de la luz desde el port Amor y recorre pecho y vientre para enviar una descarga de placer a un glande húmedo y obscenamente henchido de sangre. Probabilidades de éxito en la ejecución completa del programa AmorSexo V1-I3: 80 %

Y eso ocurre porque ella también lo desea. Estoy sometido a sus deseos, entra en el lote de subrutinas de Amor-Pasión. Noto su excitación en cada una de mis terminaciones nerviosas.

Ella es una pantera acechando el placer, ofreciendo su cuerpo violentamente. Deseando ser sometida a mi falo y mi lengua, mis dientes y mis labios.

Mis brazos y mis uñas.

Ella desea hacer surcos con sus uñas en mi piel, acariciar mi glande dilatado y casi hemorrágico con su lengua salvaje. Trazará heridas de peligroso deseo en mi carne.

El amor es mutante, somos bestias con piel de amantes.

Cuando arranco su blusa y el sujetador de un rápido tirón, muestra en todo su esplendor unos pechos redondeados, pesados y plenos coronados por dos oscuros pezones que se erizan y contraen con un placer agónico en su ansia. Son dos cuentas de granito negro sobre porcelana blanca. Atraen mi mirada, y me hacen salivar abundantemente.

Me los ofrece sin recato, sin pudor alguno, exige el alivio de mis labios elevándolos con sus manos a mi rostro. Y mis labios hambrientos succionan los pezones haciéndolos resbalar por el filo de mis incisivos, hasta la difusa frontera que separa el placer del dolor. Responde con una respiración profunda y su cabeza se deja caer hacia atrás en un alarde de inusitado abandono, impactada por el placer líquido que inunda su organismo. Una marea caliente que eclipsa la razón.

No sé si existe la función amor ahora. No puedo respetar su cuerpo, he clavado los dedos en sus nalgas y la aprieto contra mí. Para que los pubis se fundan.

Activada la función de fuerza muscular extra. Hinchando venas para irrigar la mayor cantidad posible de músculos.

Intenta como puede liberar mi falo a través de la bragueta del pantalón; pero está demasiado duro, demasiado encajado entre la ropa. Sólo consigue arañarme con sus uñas, y la piel gime de placer ahí dentro, ahí abajo entre sus dedos. Mis jadeos son gruñidos.

Con brutal fuerza, tira de la cintura del pantalón y parece estallar el pantalón, el botón metálico repiquetea aún contra el suelo cuando Ella baja el elástico del slip y libera mi pene y mis testículos.

Es tan mínimo el espacio entre nosotros, que mi pene se encaja entre sus muslos tibios y mojados y siento la humedad de su vagina bañarme.

Ella separa los muslos para abrazar mi trozo de carne hirviendo. Me duele la presión en los conductos seminales.

Sus pezones ahora se han contraído tanto que parecen puntos, coge mi mano y la lleva a uno. Me obliga a presionarlo. Tengo miedo de hacerle daño; pero ella es firme y conduce con inusitada fuerza y violencia mis dedos para que pellizquen con más fuerza. Intento aflojar la presión pero es ella quien maneja mis dedos y ha tomado posesión de mi cuerpo. Siento su pezón aplastado entre los dedos, y mi glande parece latir como otro corazón aprisionado en sus muslos.

La presión es insoportable.

Activada la subrutina brutalidad controlada, músculos en tensión. Se deja en suspenso la actividad del lenguaje. Programa al 60 %. Probabilidades de éxito en su ejecución: 95 %.

Siento hervir mi sangre, me separo de ella y con la mano libre agarro su vagina con fuerza y la obligo a ponerse de puntillas. Nuestra respiración es ruidosa. El dedo corazón y anular la han penetrado. Sus pechos oscilan trémulos y siento el temblor del placer en sus muslos. Cierro con más fuerza mi mano en su sexo y se escurren sus fluidos calientes y viscosos. Mi visión es roja como la sangre. Beso y muerdo sus labios dejando una pequeña perla de sangre que recojo con la punta de la lengua.

Ella responde aferrando mi bálano con un rápido movimiento, retira el prepucio para atrás y siento una repentina frescura. Mis cojones están contraídos hasta el dolor. Me duelen por la presión, me duelen porque ella los trata sin cuidado. No me duelen y temo que si aprieta más, me derramaré en su mano.

Usa la resbaladiza cabeza amoratada para acariciar el vértice de su sexo y siento la dureza de su clítoris, lo frota y se me escapa un gruñido animal de placer.

Llevo una mano a su nuca, la acerco hasta mí con violencia.

– Puta -le susurro al oído.

Ella deja ir un gemido y su cuerpo se deja caer en mi mano. Los dedos siguen enterrados en ella.

Noto en mis dedos como su orgasmo se prepara, como se va creando con una presión creciente en algún lugar de su coño. Y me arrodillo para besarlo, mis dedos gotean su esencia y ella mantiene su vulva desflorada para que mi lengua lo ocupe todo. Lamo sus dedos, sus uñas y su coño sagrado.

Subrutina final: queda en estado de suspenso toda actividad intelectual. El amor queda bloqueado y aislado. Probabilidades de ejecución correcta del programa: 97 %.

Suspira al límite del orgasmo, como yo.

Con el sabor de su sexo en mi lengua y mis labios untados de su viscosidad, la empujo a la cama, se arrodilla y planta las manos en el colchón. Su sexo se ofrece indefenso ante mí.

Apoyo las manos en su cintura y clavo los dedos sin ningún cuidado. La penetro bruscamente, su vagina está tan lubricada que siento mis testículos aplastarse contra ella.

Eleva la cabeza arqueando la espalda cuando siente que todo mi miembro se ha enterrado en ella. Empuja con sus nalgas mi pubis para clavarse más profundamente.

Es salvaje en su belleza.

Salvaje en su deseo.

Cuando retrocedo para otra embestida, mi pene está recubierto de una suave crema blanca y enciende aún más mi deseo.

En la siguiente embestida los dos lanzamos un grito difícilmente contenido.

Y hay más embestidas, cada vez más cercanas al paroxismo. De la unión de nuestros sexos se desprenden gotas densas que forman breves hilos que se parten con las embestidas.

Ha llegado el momento, y me derramo dentro de Ella con empujones rápidos que provocan salpicones en sus nalgas. Cuando siente el calor de mi esperma, ella separa aún más las rodillas y planta los codos en el colchón. Su vientre se contrae y parece sucumbir a un desmayo. Pero mientras de su sexo gotea mi semen, cuando aún estoy penetrándola, se encoge repentinamente y se lleva una mano al pubis. Y allí intenta controlar el placer en vano. Su espalda es un espasmo continuo y yo mantengo mi pene dentro de ella, profundamente clavado. Dos, tres y a la cuarta contracción de su espalda, sus piernas desfallecen y se derrumba en la cama. Su cuerpo se agita tres veces más antes de relajarse respirando profundamente. Mi pene está aún erecto, goteando, con pequeños espasmos de placer.

Me siento cansado.

Fin del programa. En espera de estímulos y datos externos para los cálculos estadísticos.

Me acuesto a su lado, casi derrotado, ha sido mucho tiempo esperándolo. Mi brazo cuelga desde la cama y con la punta de los dedos siento el frío tacto del revólver.

No nos rozamos, estamos respirando con dificultad, intentando asimilar tanto placer.

Caigo en un profundo sueño.

Activado descanso por sobrecalentamiento de los procesadores neuronales.

Despierto, tanteo la cama. Ella no está a mi lado. Aún es de noche.

Se apodera de mí un miedo horrible, algo ha salido mal.

Mis dedos se cierran en la culata del revólver y presiono el gatillo a medio recorrido preparando el tiro en la sien. La vida no es viable sin ella.

Ya no me queda tiempo. No puedo empezar otra vez. No quiero tanto dolor de nuevo.

Siento el vértigo doloroso de un nuevo borrado de mi memoria.

El revólver pesa y da alivio a mi tristeza.

-Mi amor… ¿Estás despierto? Eres bello durmiendo. ¿No decías que serías tú el que se mantendría despierto para verme dormir? -ríe con una belleza que me hace agua.

Es Ella…

Se acuesta a mi lado y acaricia mi espalda. Dejo caer el revólver bajo la cama y volteo hacia ella. La abrazo con un ansia milenaria. Agradezco a la noche que no deje ver mis lágrimas.

Programa AmorSexo V1-I3 completado al 100 %.

Inicio del programa Vida 1.0

Probabilidades de ejecución completa: 100 %.

Fin del informe.

Iconoclasta

Safe Creative #1007096789771

Yo Cupido

Publicado: 5 julio, 2010 en Humor

¡Hola!

Soy Cupido. Y la verdad, no es que sea algo como para tirar cohetes multicolores en forma de pene que estallan con crakeling en la palmera plateada final que metaforiza una eyaculación.

Mi trabajo es fácil, lo hago bien y a veces me siento lleno. Como todo hijo de vecino.

Salvo por el detalle por el que me suelen representar.

Los pintores y dibujantes han sido unos hijos de puta toda la vida: siempre me han dibujado como un bebé rollizo, con mi sonrosado culito al aire. Le dan mejor color a mi culo que a mi cara. Casi nunca se muestra mi pene (como si no tuviera o bien lo llevara metido en la raja del culo), o en el mejor de los casos, me dibujan una patética picha que sólo causa ternura en las mujeres y una sonrisilla imbécil en los machos, que piensan que prefieren ser víctimas del amor que arqueros, y que no quieren un pene tan tonto e inocuo como el mío ni que vivan mil años.

¡Mal! Tengo un pene monstruoso y un poblado pubis. Siempre dejo perdido de pelos de polla el inodoro. Y el culo lo tengo lleno de pelarros y granos. Lo único sonrojado es mi pijo.

¡Gilipollas!

Pero no tengo Cupida.

Yo no vivo sólo de la satisfacción de los enamorados. No soy el tonto de San José que se sonreía como un deficiente mental cuando María gemía lujuriosa en brazos del Espíritu Santo. Hay que ser hipócrita para afirmar que María era virgen después de saber como la trató el sagrado ente.

Aquello sí que era un falo que deprimiría a la más ilustre polla de la industria de la pornografía.

Recuerdo el ruido que hacían los testículos del palomo contra la mesa de madera donde se beneficiaba a María.

Aún me la pelo evocando los gritos y jadeos de la susodicha beata.

Y San José, mientras tanto, dale que te pego al cepillo en plan autista.

Aquello era de lo más absurdo.

Pero está visto que en casa del herrero, cuchillo de palo. Y yo voy más salido que mis alas. Y no son esas ridículas alas de pollo que me pintan. Mis alas son enormes del carajo.

Mi pene, mis testículos y mis alas, tienen la proporción áurea. Sólo que los pintores son unos envidiosos de la hostia.

Para lo que me sirven…

No hay nadie que me lance una flecha y me dé una compañera. Llevo una eternidad pagando para poder tener ayuntamiento con hembra. Las putas pasan de flechas y me señalan el lavabo cuando les guiño un ojo intentando conquistarlas.

Y de ahí mi venganza. Yo también soy rencoroso y perverso.

Muchos que comentan que hoy en día hay más maricas y tortilleras que en ninguna otra época, tienen razón.

Seré bondadoso, pero mi paciencia tiene un límite.

Hoy es un día de esos que no estoy de buen humor, por decir poco, por decir lo mínimo.

Cuando llega el calor, toda/os los idiotas se van a la playa y se ponen cachondos mirando los cuerpos casi desnudos. Cosa que me toca los huevos porque tengo que trabajar a pleno sol, lo que me obliga a aplicar en mi delicada piel crema protectora de factor dos mil setecientos. Y así se me resbalan las flechas entre los dedos y me convierto en el hazmerreír de los dioses.

Acabo de enamorar a una tía con una pierna ortopédica y a un chulo de playa cargado de cadenas de oro, gafas de Elvis y tanga rojo ajustado hasta el asco. Yo quería disparar al parapléjico que estaba un poco más allá para que se sintieran en mayor armonía esos dos tullidos seres. Esta crema es una mierda.

El muy cabrón del chulo, encelado perdido, ya le ha arrancado la pata de plástico y se la quiere beneficiar en plan cómodo, de pie y por un lado. Ella se queja pero aparta el muñón la muy rijosa y se sujeta a la sombrilla mientras se deja embestir.

Unos niños con la boca manchada de arena y crema de cacao los miran con interés.

Así de fácil es enamorar.

El amor es ciego y yo estoy hasta mis rizos púbicos de tanto flechazo al sol.

Y me está poniendo cachondo la manca, hay que ver como guardan el equilibrio los tullidos cuando se trata de follar. Y que comodidad sin la pierna…

Mi pene está listo para la acción y ya no aguanto más, necesito aligerar los testículos porque me cuesta volar.

El año pasado por estas fechas, estaba tan empalmado como hoy y localicé entre toda la borregada que había en la arena a una maciza en topless, tomando el sol con las piernas abiertas. Muy abiertas.

Su novio estaba en la orilla ligando con una mulata que tenía más tetas que cerebro y más culo que tetas. Era más puta que las gallinas de Jericó que aprendieron a nadar para chingarse a los patos. Lo llevaba escrito en la frente con un rótulo de neón del tamaño de un rinoceronte. Pero leer es algo que no se le da muy bien a mucha peña.

Así que a la desatendida maciza le aparté un poco la braguita del biquini después de haberle pegado un buen flechazo en su minúsculo cerebro, cosa que la sumió en un erótico sueño.

Me la tiré con ganas, flotando encima, agitando mis alas rápidamente como un colibrí. Recuerdo haber pensado lo molestas que eran las piernas (la suerte que ha tenido el chulo que se está tirando a la tullida ahora mismo).

Como resultado de aquello, la chica quedó impactada por su sueño y le buscaba alas a su novio. También buscaba el miembro que la llenó y la elevó a la cúpula del placer. Pero claro, el novio no daba la talla y de volar, ni batiendo las orejas a quince mil revoluciones por minuto.

La maciza entró en un estado de ansiedad que la llevó a un tratamiento de seis meses con ansiolíticos y a su novio a una clínica para agrandar el pene si no quería perderla.

Cuarenta grados a la sombra y yo aquí sudando y sin Cupida.

Me limpio bien las manos con arena para evitar que me resbale la flecha, tenso el arco y suelto la flecha que impacta en el corazoncito de un gay que toma el sol con una gorra alemana de cuero negro. Se levanta con su tanga, también de cuero negro y se acerca al patriarca gitano que preside una de esas tiendas que tanto les gusta hacer con toallas y palos de sombrilla robados. El gitano, clase ni tiene ni la ha conocido en toda su vida, su reloj de oro es más falso que un billete del monopoly. La uña larga de su meñique con la que se escarba la nariz y el culo alternativamente, provocan cierto vómito en mi candorosa alma. Y su sombrero negro tiene más mierda que el palo de un gallinero. Eso sí, tiene muchos hijos, muchos churumbeles.

Le pego un buen flechazo que le impacta en su vieja barriga y automáticamente recibe al gay duro con unos besitos en los labios.

Las gitanas lo miran alucinadas, pero tienen que atender a sus hijos que están robando todo lo que encuentran en la playa si no quieren acabar en el trullo en menos de media hora.

Gitano y gay duro, se dirigen al cercano hotel Culo’s and Loca’s bien pertrechados con una caja de condones extra-fuertes y un par de tubos de vaselina.

A la puta mierda el amor. Y este calor de las narices.

Voy a ver si hago un par de lesbianas y me largo a echarme una siesta en las mazmorras del Coliseo.

Otra jornada más a la mierda y yo sin Cupida.

Seguro que la culpa la tienen esos malditos pintores con la estúpida imagen que han creado de mí.

Mañana buscaré un buen pintor para que me retrate en acción con la Janine del puticlub de la carretera de Matalascabras a Despeñachanchas, que es muy exótica y refinada. Y que me dibuje el rabo en todo su esplendor de una puta vez, coño.

Iconoclasta

Safe Creative #1007026725237