Archivos para abril, 2011

No a la pornografía

Publicado: 30 abril, 2011 en Reflexiones
Etiquetas:,

Y una mierda, a mí me encanta la pornografía.

Hay un aviso atroz en muchos sitios de pretendida literatura: Se permiten textos eróticos siempre y cuando se guarde el debido respeto y el buen gusto.

¿Quiere decir eso que las pollas y los coños han de dar lo buenos días al entrar? ¿Que las vaginas y los penes tienen que tener sabores y olores delicados?

Dos cuerpos desnudos abrazados entre las flores y las mariposas. Entre querubines sonrientes cogidos de las manitas en un amor sin fin (como no tienen genitales) y los corazones que palpitan al unísono, son auténticos recursos de belleza sin par. Y por lo visto los penes y las vaginas huelen mejor.

Y el semen es más cremoso, no mancha y es más blanco cuando hay lirismo.

Es bonito que te cagas moragas.

Para empezar: sólo hay una literatura erótica y la pornografía sólo es aplicable a la imagen fotográfica pura y dura (nunca mejor dicho).

Los que llaman pornografía a la literatura erótica están confundidos (la ignorancia es algo perdonable). Hay una literatura erótica prosaica y pura y otra lírica (lo que vendría a ser la ciencia ficción del sexo o sexo para niños).

No hay pornografía a menos que el texto vaya adornado de un buen nabo o un buen higo jugoso (obsérvese que he sido lírico y no he escrito polla y coño). Y aún así, deberemos distinguir (si podemos ante el impacto de la imagen), que lo que vemos no es lo mismo que leemos.

Sin embargo, a pesar de toda esa belleza del erotismo lírico, no hay nada como meter los dedos profundamente en su coño, separar sus labios para que su fluido mane y se empape la vulva. Y así llevarme los dedos a la boca para que vea que amo hasta el sabor de su chocho.

Veréis pequeños, olvidaos de pornografía. La literatura no muestra imágenes, sólo nos hace imaginarlas. Y si lo que imagináis es pornografía, no tenéis remedio. Ya que lo mismo da que jodan Adán y Eva con sus hojas de parra cándidas o Linda Lovelace tragando pollas con su clítoris en las cuerdas vocales; porque siempre hay corrida de por medio: semen, leche, esperma, maná divino, etc…

Para los estrechos de mente, para los que no han leído ni entienden lo que es leer e imaginar, seguirá siendo pornografía la literatura erótica que no es lírica.

Cosa que me suda la polla, porque si alguien dice que mis textos son pornográficos, me hace sentir especialmente bien; ya que casi cumplo con el objetivo de la fotografía: ser crudo y descarnado.

Beber del dulce néctar de su divino brote, es lo mismo que correrse en su boca. Es sólo una cuestión de estilos; como pueden ser el aburridísimo y completamente aséptico lirismo; o la más ofensiva pornografía en el erotismo crudo.

Y ambas frases describen lo mismo: una corrida, una acabada, una eyaculación oral.

¿De verdad los seres más sensibles aficionados a la literatura se van a creer que el semen sabe a néctar y mieles y que los coños y penes no huelen y saben a veces a orina? Y el culo a mierda.

Si alguien se ofende con ello, mejor que vea a Pocoyo bailando, que es algo que le hará soltar una lágrima tierna.

No hay hábito de lectura e internet es campo abonado para aquellos que su imaginación está tan limitada y moldeada, que una simple palabra directa sobre los genitales, les hace recordar que el placer viene por donde se mea. Y eso les parece un poco embarazoso.

¿Erotismo o pornografía? Las palabras pollas o coño no son pornográficas, y podrían ser eróticas en su contexto. Y sin embargo, en los lugares que se pide ese respeto mojigato, esas dos palabras se consideran pornográficas. Y más si se lo imaginan en sus propias bocas.

Pues a mí no me molestan esas palabras. Y me gusta que me coma la polla, y me gusta comerme el coño de mi reina.

Puede que los que tienen verdadera suciedad en el cerebro, sean aquellos que buscan la ofensa en una palabra y tal vez sus cerebros son tan sucios, que imaginan aberraciones más allá de lo que el escritor narra.

Vamos a ver si nos aclaramos: a quien le molesta verse el coño o la picha en el espejo, sin duda alguna debería leer literatura erótica lírica.

Insisto: siempre hay un glande eyaculando, un coño baboso y unos labios (vaginales o no) que van a ser regados. Sea tontilírico o sea simplemente erótico.

De verdad, debéis aprender a dejar de leer algo si no os gusta y si os excita no avergonzaros, no hay nadie mirando a vuestros genitales cuando leéis. Y olvidaos de esa hipócrita pregunta ¿Es erótico o pornográfico?

Mejor os preguntáis por vuestra vergüenza, vuestra insana religiosidad. Y sobre todo, por la envida que os corroe cuando alguien se expresa con total libertad y sin prejuicios.

Iconoclasta

Safe Creative #1104309095985

No quiero salir de su coño

Publicado: 27 abril, 2011 en Amor cabrón
Etiquetas:,

Me la ha mamado y yo estaba ebrio de sueño y cansancio.

He sentido la excitación más serena. Con el placer de su exquisita boca ha oscurecido mi glande de sangre. La he penetrado sin sentir resistencia. La he follado en un duermevela.

Sin ansia, con un sosegado ritmo.

Esto no es amor, esto es lo que provoca el amor. La animalidad, la irracionalidad es ahora un musgo que coloniza piel y mente.

El raciocionio se ha ido a la mierda. Se ha pegado un tiro en la sien para dejar paso al hedonismo puro.

Ella gime desde allá arriba, en la consciencia. Sus sonidos de placer me llevan lejos, a lo más profundo.

No sé si es mi semen o su flujo lo que impregna mi bálano y se escurre por los testículos; no importa, estoy en ella. Dentro de ella. La rodeo y la inundo.

Mi pene es receptor y amplificador de sus convulsiones.

Su coño es un sima profunda y acogedora que palpita trémula aprisionando mi falo.

Su piel el único nexo, el soporte a mi escasa realidad. Es la parte del cuerpo no sumergida que es capaz de darme paz. Un estado no tan imbécil como la felicidad.

Difusa realidad.

Y es mejor así, no es necesario despertar. Lo que hay ahí fuera, fuera de su coño y mi sueño, no me interesa.

Bien podría ser el coño un ferétro o un tanque de aislamiento sensorial.

Da igual, hay demasiadas cosas que ignorar, cualquier herramienta o lugar sirve para seguir dentro de nos.

Lo que importa es no estar.

No existir.

Vivir en blanco y negro.

Y cuando las cosas ocurran, cuando la consciencia vuelva a reinar: dejarse llevar y destruir.

La realidad es pesadilla y horrror.

Es mejor la mamada. Y no siempre me la maman como quiero.

No quiero salir de su coño.

Le exijo sobredosis de heroína, no acepta, no quiere, no transige. Insiste en que hay que vivir.

Mis piernas se tensan, mi vientre se contrae.

Seguimos dentro.

Iconoclasta

Safe Creative #1104279074478

Ejemplo de dolor

Publicado: 22 abril, 2011 en Reflexiones
Etiquetas:,

Tengo prisa por morir. Soy curioso.

Quiero ser la nada, no sufrirla. Porque nada es mi vida vacía.

Morir a velocidad lumínica en un estallido nuclear. Algo doloroso y tan horrendo que eternice el milisegundo violento y atroz y mi grito en los oídos de la humanidad.

Dijéramos que estoy cansado de esperar. Dijéramos que soy viejo, infinitamente más viejo que mi cuerpo de vellos canos y polla floja.

Deseo que se calcine toda mi piel, mi carne, mis huesos y se evapore mi sangre en menos de un parpadeo y una agonía sin fin.

Me da miedo morir en la cama, cuando se corta mi respiración. No quiero ser un cadáver que se ha meado y cagado en un colchón.

Yo no quiero morir sin un grito atroz, sin que un dolor desfigure mi cara y parta mi espina dorsal.

No quiero ser la pierna podrida que a un forense le inspire curiosidad.

No quiero que un coche me aplaste como un perro o una rata. Tengo derecho a una muerte digna.

Quiero que un trozo de mi piel desintegrada sea una molécula viajando por el espacio.

Arder, sufrir. Mi muerte ha de ser ejemplo de angustia y dolor para la humanidad, quiero ser un Cristo sin cruz, y no redimir. Me conformo con aterrar.

Ser ejemplo de dolor infinito.

Que mi piel se separe de la carne y mis ojos revienten.

Ser el ejemplo de lo que vosotros sufriréis.

No importa vuestra ilusión, yo tuve las mías y ahora se han calcinado sin darme cuenta. Se han evaporado. Las vuestras se evaporarán también. No sois especiales.

Hay un momento en el que miras el aire y está lleno de cenizas. Esas cenizas son ilusiones quemadas que duelen al respirarlas. Es un dolor melancólico, no produce hemorragias ni infecciones. Sólo un hastío profundo.

El dolor es una sensación pura, no deja pensar. No permite la pena. No permite verse como un ser totalmente anodino. El dolor mortal te hace protagonista de tu propia vida. Es un cortocircuito en el cerebro, la ignición de la emoción más pura.

El dolor no permite la vergüenza. Ojalá nadie supiera de mi vida estúpida. Ojalá se borrara mi existencia de la mente de los que me han conocido.

Necesito dolor, puro dolor. La síntesis absoluta de lo que ningún ser humano pueda soportar sin volverse loco.

Quiero morir siendo mensajero de terror.

Sufriría durante horas para que mis gritos no los olvidara ni un puto dios.

No he visto la luna, no he visto las grandes profundidades. Ni siquiera un animal salvaje. Mi suerte se ha acabado, sé que no hay más por ver porque me falta vida. Porque algo me dice, que no busque.

Que hay cosas que han sido vedadas para mí.

Si has llegado a las tres cuartas partes de tu vida y no has conseguido nada, sólo te queda la degeneración absoluta.

Tengo prisa por morir. No tiene ninguna gracia la vida.

Cincuenta años de fracaso son muchos años, por mucha moral que tengas.

Se acaban las esperanzas y las ilusiones. Todo son palabras vanas de una imaginación desengañada.

Soy una estrella muerta prematuramente que ni un rayo de luz lanzó.

Una bomba mojada.

Un pene lacio e inservible.

Es lógico que pretenda morir con cierta espectacularidad. Vendo todo mi cuerpo por treinta toneladas de dolor infrahumano.

Que alguien pague por el espectáculo pirotécnico de mi muerte. Prometo sufrir hasta que vuestras miradas se dirijan al suelo. Hasta que tengáis que cubriros los oídos.

Es un buena oferta. Ojalá hubiera visto a alguien sufrir como sufriré yo y así poder sentir al menos el horror a una muerte dolorosa.

Deseo que vosotros escuchéis mis alaridos, que por un momento temáis que así será vuestro fin.

Si en vida no he sido piadoso, en mi muerte quiero ser lo más execrable.

No soy un buen tipo. Y para lo que me queda en el convento, me cago dentro.

Ya es tarde para aprender. Es tarde para la generosidad.

Las ilusiones no han muerto conmigo, han muerto antes que yo.

¡Bum!

Iconoclasta

Safe Creative #1104229038284

666 y el bebé no muerto

Publicado: 19 abril, 2011 en Terror
Etiquetas:, , ,

Ha nacido muerto, el pequeño Pablo oscila como un muñeco de goma cabeza abajo cogido por los pies de la mano del médico, que acaba de sacudir sus nalgas a pesar de saber lo muy muerto que está.

El padre lo ha visto, sobre todo la mirada del médico. Y mira fíjamente el pequeño cuerpo sin vida. El no-padre no se encuentra en el planeta, está muy lejos. A millones de años luz del paritorio.

Es increíble como el silencio puede gritar tanto.

-¿Y mi niño? ¿Y mi niño? -pregunta la madre con las pocas fuerzas que le quedan; dando paz al alma al romper el silencio del dolor infinito.

De entre sus piernas flexionadas y separadas gotea una baba rojiza. Y algún cuajarón de sangre.

El bebé, el cadáver parece ser el centro del universo. Un péndulo de carne sucia de un parto oscuro, estéril.

El médico no quiere dar la noticia. Quiere estar en la planta de abajo tomando un café y riendo de tonterías con sus colegas.

La vida es extraña como raro es el cuerpo inerte del bebé. Su cordón umbilical oscila frente a su cara. Ya no le puede molestar.

La enfermera limpia compulsivamente la sangre de la mesa de partos. Tampoco quiere estar ahí. Cada compresa que empapa en la sangre, es un momento de escape de ese universo negro y sin salida alguna. Tan finito como marcan las paredes del quirófano.

Teme el Gran Grito de la Madre. Las madres que lloran por su bebé muerto emiten sonidos en frecuencia de ultra-pena y duele en el alma.

Alguien dice “Lo siento”.

Ha sido el médico, aunque no cree que haya sido su voz.

Tal vez haya hablado el bebé excusándose de su propia muerte.

La gente muere, los bebés deberían respirar, las madres sonreír llorando y los padres deberían estar nerviosos, temblorosos y pálidos por la emoción del parto.

-Rosi, llévalo a la tercera.

La tercera planta es la sala mortuoria. La morgue infantil. A Rosi no le gusta aquel conjunto de neveras pequeñitas como nichos de juguete.

La enfermera envuelve el cadáver en una manta pequeña con el nombre del hospital en sus extremos.

-¿Dónde se llevan a mi niño? -llora la madre.

A Rosi ahora no le importa la morgue infantil, solo quiere salir de ahí.

Ha elegido una manta de color azul. Hay mantas rosas y azules.

Faltan las de color negro, aunque pueda parecer cruel.

Da pena engañarse con una manta azul. Da dolor desenvolver una manta de color de vida con un muerto dentro. Es una macabra ilusión.

Los colores de vida no deberían envolver a la muerte.

El bebé muerto pesa infinito en los brazos y en el ánimo. El ascensor tarda horas en llegar y cuando abre sus puertas se encuentra con un par de médicos en prácticas riendo por alguno de sus chistes idiotas.

El pasillo de la tercera es tan largo como la vida. Ha de caminar más de doscientos metros girando siempre a la izquierda, siguiendo el contorno del enorme hospital pedriático.

Mueren pocos bebés y no se encuentra con nadie. No hay rumor de voces en esa planta. Es el inframundo de los pequeños.

El ruido de sus zuecos resuena en las paredes y la línea roja que guía hasta la recepción del depósito parece no tener fin.

-Soy muy pequeño, no me dejes allí. Es frío, lo sé.

Un escalofrío recorre su espina dorsal y una lágrima de nervios y temor cae sobre la manta azul.

El bebé ríe con un sonido hiriente y terrorífico. Se ríe de su propia broma malvada.

-Duele mucho morir, tú no eres mi mamá. ¿Por qué me llevas lejos de mamá? Tengo hambre. No lo hagas. ¿Y por qué nadie me da calor?

Las piernas de Rosi tiemblan, la puerta del depósito está a escasos treinta metros, a unos treinta y seis pasos.

La inocencia es más potente que la vida. La muerte se mea en la inocencia.

Se detiene y descubre la carita del bebé. Está amoratada, su cuerpo frío como las paredes que los rodean y sus ojos abiertos: enormes pupilas opacas por un velo violeta buscando una luz que no consiguen encontrar. Las escleróticas solo son unos pequeños resquicios que roban toda humanidad que pudiera quedar en su mirada.

Su cuerpo ya no es tan flexible, comienza a haber rigidez.

Los labios azulados intentan sonreír y sólo consiguen crear un instante de inenarrable terror.

Los brazos de Rosi flaquean.

-No me dejes caer. Aunque esté muerto. Llévame contigo, deja que me pudra con un humano calor.

Lo deja caer al suelo y la cabeza del bebé muerto golpea con fuerza contra el pavimento deslucido de vinilo. No se ha roto nada, los huesos son demasiado flexibles aún.

Lo recoge del suelo con el mismo cuidado que si estuviera vivo.

-No quiero más dolor, necesito que me lleves, que me cuides. He sufrido mucho en el vientre de mi madre -el bebé mueve la boca con dificultad, cerrando los ojos por el esfuerzo y apretando sus cárdenos deditos para formar un puño. Su aliento lanza un hedor de sangre corrupta que provoca un mareo en la enfermera.

Rosi intenta tranquilizarse, tiene que llegar al depósito y dejar allí al bebé. Sólo son unos pasos; pero teme la locura. Ahora el terror no viene del pecho oscuro del bebé que se expande y contrae en una enfermiza respiración que provoca un pitido de baja frecuencia que se mete directo en el cerebro para crear una vida imposible y horrenda.

Ahora el terror viene de una enfermedad, Rosi teme que algo se haya roto en su cerebro y provoque esta tremenda alucinación. Ella sabe que puede ocurrir. Un tumor que ha empezado a aplastar el cerebro. Un vaso capilar que revienta arrasando la cordura. Se dan esos casos.

Porque un bebé muerto que lamenta no vivir, no es real. No puede ser real, el mundo no funciona así. Es pecado que un bebé muerto siga sufriendo y no entienda que debe callar, que debe estar quieto. Alguien va a tener que dar una buena explicación por esto.

Se toma el pulso, se palpa la frente buscando fiebre.

Se aparta la negra mano del bebé del pecho que intenta desgarrar su escote porque tiene hambre. Unos obscenos dientes amarillos y rotos que aparecen por sus pequeñas encías sangrantes, asoman hambrientos.

Ante el rechazo, el bebé lanza un grito que se convierte en un llanto desesperado de hambre. Su baba tiene el color amarillento de la piel de los pequeños que mueren con hígados enfermos.

Rosi necesita ayuda, necesita dejar ese bebé del infierno en el único lugar que le corresponde en este edificio. En este lugar, en este planeta. No se le ocurre otro.

Corre perdiendo un zueco y lanzando el otro, los escasos metros que quedan hasta la puerta del depósito.

Cuando abre la puerta, un hombre y una mujer la esperan.

El bebé deja de llorar en ese mismo instante.

Sobre la mesa de autopsias, que se encuentra tras una mampara de grueso cristal, se encuentra el cuerpo destrozado de Abel, el forense.

Siente que su estómago se contrae hasta lanzar a presión la poca comida que le queda dentro.

-El bueno de Abel sufrió todo lo que un ser humano puede sufrir, no temas por él. Su alma está aquí, con nosotros. Se remueve de dolor y no olvida el sabor a mierda de sus propios intestinos, que le he metido en la boca mientras moría.

De la boca del forense sale un trozo de tripa grisáceo y de su vientre abierto asoma un amasijo de instrumental quirúrgico.

-Ese es nuestro pequeño Pablo. Si parece muerto, es porque lo está. En el infierno es algo habitual. Y ahora he aquí una sucursal del infierno –el hombre de camisa negra y pantalones de lino azul marino eleva los brazos para mostrar con teatralidad el lugar en el que se encuentran.

Su acento es incalificable, sus “s” son duras y cortantes. Sus “r” parecen ser arrancadas de lo más profundo. Podría ser alemán; pero Rosi distingue el acento nórdico de su abuelo.

No acaba de encontrar el color de sus ojos, predomina el negro, pero por alguna causa podría decir que también son azules. Y verdes. Y dorados.

Rosi consigue movilizar sus piernas y da media vuelta hacia la puerta para salir de allí. La mujer de melena negra y pantalones de licra negra ajustados como una piel, la agarra del cabello y tira de ella. Sus dedos rozan el pomo de la puerta y con tristeza se siente llevar hacia ese universo de dolor y cosas que no existen. No quiere estar con Abel, no quiere su cuerpo lleno de cosas metálicas.

No ha podido ver llegar el golpe, tenía los ojos cerrados. La mujer le ha dado con el revés de la mano en la boca. No oía sus propios gritos y ahora sus labios parecen latir y traga sangre como un jarabe de óxido hecho de latas viejas.

La sangre de su boca se escurre por la barbilla y un reguero baja por entre su escote.

-Puta primate… Si vuelves a gritar te cortaré las cuerdas vocales y no morirás por ello.

Con un bisturí corta los botones de la blusa y deja al descubierto el sujetador; lo corta de un tajo rápido entre los pechos y deja una fina herida en la piel de la enfermera.

-El bebé tiene hambre -dice el hombre que se acerca a ella con el niño en el brazo derecho. La mujer le sujeta los brazos desde su espalda.

El antebrazo derecho del hombre está adornado con una escarificación que nunca sana, que siempre desprende un icor que mantiene los tres “6” siempre húmedos. Pulsan como una herida llena de pus. Cuando acerca su rostro al suyo, siente una arcada de nuevo ante el insoportable hedor de su aliento. Cuando mete su lengua áspera e hiriente en su boca, cree que va a desvanecerse y su sexo se inunda de flujo. Con todo la repugnancia del mundo, desea ser penetrada.

-Métemela hasta dentro -susurra Rosi pensando que si la zorra morena no le inmovilizara los brazos, se clavaría sus propios dedos en su inundada vagina.

666 acerca el niño no muerto a los pechos de la enfermera y su corrupta boca hace presa en uno de sus pezones. Los pequeños incisivos amarillentos y rotos rasgan la piel y en los ojos de Rosi se ilumina la alarma de dolor. 666 masajea la vagina y las lágrimas parecen ahora bajar de su sexo.

La Dama Oscura ha dejado sus brazos libres para que sujete al bebé.

-Tú eres comida y piel, Rosi. Tú eres algo que odio. Me molesta que respires. No es personal, me ocurre con todas las criatura hablantes de ese puto dios creador de vida imbécil.

En el cerebro de Rosi hay un placer y un horror. El dolor es común a ambos. No sabía que eso pudiera sera así.

El dolor de su pezón desgarrado no tiene importancia alguna. Lo que importa es dar toda la sangre al pequeño no muerto.

Se siente madre, siente que ha de dar su vida por el pequeño y repugnante monstruo que jadea como un animal al sorberla.

La Dama Oscura se arrodilla ante 666 y bajando la cremallera del pantalón saca su pene para llevárselo a los labios. Él apresa su nuca con una mano, con la otra retira el prepucio para descubrir el glande que ahora ella acaricia con los dientes.

-Es nuestro pequeño, mi Dama Oscura. La vida se abre paso, los primates encuentran alimento tanto en la leche como en la sangre. Rosi, dale de comer al pequeño y yo te daré de comer a ti como a ella. Será el premio a tu instinto maternal. Tal vez luego abra tu vientre y te llene de pequeñas manitas de cadáveres que se guardan en este hermoso y fresco lugar.

Rosi no puede hablar, sólo sentir el terror que se esconde en cada una de las palabras. Lo que más la asusta es el odio que se le pega a la piel y le hace un velo casi negro en los ojos que todo oscurece.

Se abre la puerta.

-¡Abel! ¿Ha llegado Rosi con un bebé? Necesito ya el acta de defunción para que la firmen sus padres.

-Abel está muerto, doctor Pérez. Si acerca su oído a la pared aún podrá escuchar sus gritos de dolor. La agonía de un ser vivo queda enterrada en cada poro molecular de todas las materias. Sólo hay que prestar atención -dice ya con el puñal en su mano.

La Dama Oscura se ha sacado el pene de la boca y manteniéndolo como un micro en sus labios, observa la escena con sus enormes ojos oscuros entrecerrados.

Pérez se ha quedado mudo y se encuentra con la mirada de Rosi. Ésta le pide ayuda con la mirada, con más potencia que si lo hiciera con alaridos.

-No hay acta alguna, el pequeño Pablo está vivo, mucho más vivo que tú -666 de un salto se ha plantado frente a Pérez y le ha rajado la pared intestinal con el puñal.

El médico intenta sujetar sus intestinos, pero se le derraman entre los dedos como la arena seca del desierto.

666 se acerca a su cara moribunda.

-Has muerto tú antes que un bebé muerto. ¿No es increíble lo que puedo hacer?

Acto seguido, 666 le palmea las nalgas con fuerza con lo que a Pérez se le escapan las tripas que caen al suelo con un ruido húmedo, un chapoteo obsceno.

-¿Te gusta que te hagan esto? ¿No quieres llorar?

Perez ha caído al suelo, sobre sus propias vísceras. 666 clava el puñal en la nuca. El médico queda inmóvil como un muñeco sin pilas.

El pecho de Rosi es un óleo rojo y el bebé no deja de gruñir y mamar la sangre, su manita derecha se aferra al pezón, sus finas uñas se han hundido muy dentro de la mama. Rosi siente vaciarse de sangre y ya nada importa. Tal vez cuando muera, dejará de beberla.

Y el bebé mama su vida con una letanía incansable y monótona:

-Soy el hijo atroz de la humanidad. Soy lo que nunca debería haber nacido.

Lentamente cierra sus ojos muriendo al fin, dejando caer al bebé que se golpea contra un taburete de acero hundiendo su cráneo. Sus pequeños pulmones lanzan alaridos de dolor. La Dama Oscura se pone en pie y lo coge por un pie, elevándolo hasta que puede mirar directamente a sus ojos negros y muertos.

-¿Te duele mucho Pablito? Necesitas un buen sueño. Necesitas morir de verdad. Es una mala vida esta.

666 se acerca al bebé pisando el pecho de Rosi y escondiendo el puñal, clavándolo entre sus omoplatos.

Acaricia el cráneo hundido del bebé y cesa el llanto.

-Soy papá, mi pequeño. Ahora vamos a pasear un poco. Tienes que ver el lugar donde hubieras crecido, o al menos una pequeña parte, no tienes mucho tiempo de vida. Tus padres tienen que saber que no estás muerto. Y por ellos, muchos primates sabrán que nacen niños muertos que comen sangre y carne. Niños… Muertos como el futuro de la humanidad. No te amo, no te deseo, pequeño mono. ¿Recuerdas cómo mamá lloró cuando toqué su vientre en aquel ascensor del consultorio? Y tú moriste en ese momento, sólo faltaban unas horas para que nacieras. Su ombligo se tornó negro como carne podrida. Y mi maldad entró quemando toda vida y humanidad por ese cordón umbilical.

Sus dedos tiemblan por no hundirse en los ojos del niño, necesita todo el control para no aplastar los ojos que él mismo creó.

La Dama Oscura desabrocha su pantalón, está observando con excitación ese momento de peligro en el que el ser que más ama podría poner de manifiesto la pasión de su maldad infinita. Y se acaricia el vértice superior de su vagina, masajeando el clítoris suavemente. Conteniendo un placer que apenas puede frenar en sus labios.

666 no aplasta sus ojos, pero le arranca de un bocado los dedos índice y corazón de la manita derecha para luego escupirlos en la cara de la enfermera. No mana sangre de los muñones del pequeño; pero sus gritos de dolor son tan potentes que sus pequeñas cuerdas vocales se hieren y lanza pequeñas gotas de sangre.

666 coge una bata blanca de un armario de acero y le da otra a la Dama Oscura. Ella se ha prendido la identificación de la enfermera sin preocuparse en limpiarla de sangre. 666 no se ha colocado identificación alguna, simplemente se ha encendido un enorme Partagás.

Ambos salen besándose los labios con el bebé y su mantita azul cubriendo su cuerpo y ahogando un poco sus gritos.

Caminando por el largo pasillo dirección al ascensor, las paredes parecen doblarse para mantenerse a más distancia del mal.

-¿Vamos a ver a Lucinda y a Pedro? -son los padres de Pablo -Tú consuelas a la madre y yo al padre -el ascensor cierra sus puertas cuando han entrado y la Dama Oscura pulsa el botón del octavo piso.

En la sexta planta el ascensor se detiene e intenta entrar un enfermero empujando una silla de ruedas con una embarazada pálida y de ojos lagrimosos.

666 lanza una fuerte patada a la barriga de la mujer y lanza la silla, al enfermero y la embarazada contra la pared. Se cierra la puerta y el ascensor sigue subiendo ya hasta la planta de ingresos.

Conoce donde se encuentra la habitación de los padres de la misma forma que conoce donde se encuentra cada humano del planeta. A veces cree que le duele la cabeza  por un exceso de datos.

La Dama Oscura ostenta un resquicio de tristeza en su mirada observando los brazos amoratados e inquietos que asoman entre la manta que 666 lleva en brazos. A veces tiene breves abcesos de humanidad y 666 los siente como un dolor. No quiere que su Dama Oscura sienta ningún tipo de pena. Es el único ser al que protege de todo, incluso de sí mismo. Y él teme que un día no la pueda proteger de si mismo.

La abraza.

-Mi Dama, ésto no es vida, esto no se parece en nada a lo que podría un día crecer. Ni siquiera tendría la opción de ser más que un engendro del infierno. Ni bueno ni malo. No podría nunca elegir ni siquiera un pensamiento. Es nuestra bestia, una creación que solo cabe en nuestro infierno y sirve de condenación a los primates. Olvida que un día fuiste humana. Olvida que un día fuiste inferior.

666 la abraza y caminan juntos rumbo a otra masacre, a otra cosa que debe hacerse.

Viéndolos sin prestar demasiada atención, podría parecer un matrimonio con su hijo recién nacido en brazos. Sólo que la Dama Oscura es demasiado voluptuosa, no aparenta cansancio y el médico a pesar de la bata blanca, provoca desconfianza.

Tampoco puede ocultarse un fuerte olor a podredumbre a medida que avanzan y que provoca un escalofrío en la piel de la gente con la que se cruzan.

Cuando llegan a la habitación 869, Lucinda se encuentra bajo los efectos de la anestesia y Pedro dormita. Hay una atmósfera de tristeza y dolor densa como el gas iperita.

En las habitaciones donde se duerme con la muerte, huele especialmente mal.

666 aspira ese aroma con delectación, relamiéndose con una ostentosa sonrisa que hace el dolor más extremo aún. Que convierte en una absoluta burla la vida.

-Sobre esta roca edificaré mi iglesia, Pedro. Eso dijo ese Dios maricón. No me gustan los monos llamados Pedro, son especialmente santurrones. Especialmente becerros. Vengo a mostrarte a tu hijo, aún que está no muerto.

Pedro dirige la mirada a 666, es pleno mediodía pero las persianas están bajadas y se encuentran en la penumbra que crean las rendijas. En sus brazos, aquel hombre enorme y por alguna razón inabarcable por la mirada, le ha dejado un cuerpo animado que gruñe como una especie de alimaña moribunda. Sus manitas salen de la mantita reconociendo al padre y arañan dolorosamente sus labios. El hombre descubre su rostro y lanza un grito de horror; pero entre los ojos violáceos, los dientes amarillos y la negra sangre que mana de la herida de su cabeza consigue encontrar en él un vínculo de sangre. Es algo instintivo. Besa su rostro helado y siente sin asco el hedor de lo podrido.

La Dama Oscura le arranca de los brazos a Pablo. 666 le obliga a volver a sentarse y con el puñal hace un profundo corte en la ingle.

-Yo te vacío, Pedro. Vais a ser el horror inexplicable en un día vulgar. No hay razón alguna para ello. Y tampoco encuentro razón alguna para que hubiérais tenido una vida normal como padres con vuestro pequeño Pablo.

Pedro se deja matar cansado, asqueado, apenado, no le apetece vivir, aunque tampoco pone especial interés en morir. Su cara es una máscara que refleja nada.

-Lucinda, es tu hijo -la Dama Oscura le ha colocado desnudo al pequeño Pablo en el pecho. Lucinda despierta ante el inhumano helor de aquel cuerpo.

-¡Mamá, mamá! Dame calor con tu piel, tu hijo está frío. Tu hijo está muerto.

-Es mi Pablo -pronuncia la madre con una profunda debilidad, ebria de anestesia, cansancio y dolor.

-Ámalo ahora, os queda poco tiempo -musita en su oído la Dama Oscura, con un tono tan bajo que incluso la no respiración de Pablo dificulta el sonido que sale de sus labios.

666 ha escuchado casi con pena las palabras de la Dama Oscura, su escasa preocupación por su estado de ánimo se esfuma cuando con la fina daga que esconde en la parte interna de sus muslos, hiere los dos pulmones de Lucinda. La Dama Oscura es ahora pura maldad.

Pedro lanza un grueso chorro de sangre por su entrepierna, está muriendo a una gran velocidad. A medida que se siente más débil, gime con más fuerza. Lucinda aspira aire y expulsa sangre por labios y nariz.

Morirán ambos al tiempo, 666 es perfecto. Es la perfección maldita, como existe la perfección divina.

666 arranca del pecho de Lucinda al bebé no muerto.

El bebé gime.

-Creo en ti Padre Malvado, Rey de la No Vida, de la Inexistencia y de lo Profano e Inhumano. No me mates, no me dejes aquí. Dame vida, dame dolor. No dejes que mis ojos se cierren. Quiero vivir.

-¡Calla, mierdecilla! -dice con un siseo sobrecogedor 666.

Coloca el cuerpo de Pablo de espaldas contra la puerta, en el bolsillo superior de la bata, hay cuatro lápices. Usa uno para atravesar el pequeño pie derecho y clavarlo a la puerta.

El grito provoca el grito de sus no padres. Con el otro pie hace lo mismo.

Ahora el bebé golpea con su destrozada cabeza contra la puerta lanzando alaridos de dolor y miedo.

Con dos bolígrafos inmoviliza sus manos clavándolas también. Es un Cristo invertido.

Hunde su puñal bajo el esternón y corta hasta el ombligo. Las vísceras se desprenden para quedar colgadas ocultando el rostro del pequeño Pablo que aún grita. Practica ahora dos cortes uno del ombligo hacia las costillas derechas y otro hacia las izquierdas.

Abre ambos trozos de carne y da unos pasos atrás para observar su obra. Pedro y Lucinda exhalan sus últimos suspiros con las pupilas dilatadas reflejando a su hijo destrozado y maldito que aún pide la vida a su padre verdadero.

La Dama Oscura se coloca a la espalda de 666 y le abraza el pecho hundiendo sus manos bajo la camisa, acariciando sus pectorales que parecen abrasar sus manos por el calor del mismísimo infierno. Se moja y 666 sonríe ante la humedad del coño que tiene a su espalda.

La carne que cubría el pequeño pecho de Pablo forma ahora dos alas ensangrentadas, que parecen pender rotas. Un ángel del infierno en la tierra. Un ángel descuartizado.

La Dama Oscura hace un par de fotografías con el teléfono móvil.

-Lo subiré a Facebook en cuanto lleguemos a nuestra húmeda y oscura cueva.

666 sonríe. Lanza una poderosa carcajada que congestiona de horror los rostros de Lucinda y Pedro.

Así mueren, con el rostro distorsionado por la maldad pura.

-¿Crees que entenderán tu obra, mi Dios?

-No han de entender nada, mi Dama Oscura. Sólo han de temer. Sólo han de sentirse inútiles e incapaces de evitar el dolor y la tragedia. Cuanto más teman y menos entiendan, más sufrirán.

Ni matándolos a millones entenderían que ni a nuestros hijos, si los tuviéramos, amamos y que el acto de morir bajo nuestra voluntad es el premio a una vida que un Dios melífluo y homosexual dictó. Sólo nos debemos a nuestros placeres y a nuestros instintos. No entenderían que ellos son la parte tarada de una creación y nuestro alimento espiritual. Es demasiado complicado.

Ambos salen de la habitación, 666 ha metido los dedos entre los glúteos de la Dama Oscura y ésta siente su vagina inundarse.

Tal vez 666 no pueda ver la lágrima que se desliza rauda por el rostro de la Oscura, está encendiéndose otro Partagás número dos millones.

Siempre sangriento: 666

Iconoclasta

Safe Creative #1104199013656

666 La verdad de la Virgen María

Publicado: 19 abril, 2011 en Terror
Etiquetas:, , ,

¿Qué ideas se le ocurrieron al bueno de San José ante el embarazo de su virgen esposa? ¿Por qué era virgen si estaba casada con un carpintero capaz de tallar sus fantasías sexuales más duras y grandes? Incluso a la medida; madera no faltaba en aquellos tiempos.

Desde luego, Dios tiene cojones, es un cerdo. Seguro que en aquel pueblucho de mierda vivirían mujeres solteras, niñas, viejas… Pero no, para dar por culo y joder, va Dios y se tira a una casada con penefobia (es mi única forma de entender la virginidad en una casada). Y la única forma de entender que José era un tarado sin valor ni dignidad. Porque si esa idiota reprimida hubiera sido mi mujer, le habría rasgado el coño en la primera cita y en la noche de bodas le peto el culo. Después le hubiera pegado tal paliza que me hubiera chupado la polla todas las mañanas al despertar hasta su muerte.

María no era para tanto, una mujer bajita regordeta y con unas tetas ridículas. Sucia y guarra como lo eran todas en aquella época. Se olían desde kilómetros sus coños sucios de menstruaciones añejas. El guasón de Dios la eligió por ese profundo asco que sentía por los penes, por ello es que fue elegida para dar a luz al Crucificado. Supe que algo tramaba por Belén el bueno de Dios porque, habían demasiados ángeles rondando por aquella aldea miserable, sucia y polvorienta. Así que me trasladé allí una temporada, devoré al coyote morador de una pequeña cueva situada en campo abierto un par de kilómetros colina abajo de Belén. Mis esclavas sexuales eran vecinas de aquella comarca, las que se movían hacia el riachuelo a lavar las ropas, a la fuente a recoger agua, las que acarreaban alimentos o leña por las sendas recalentadas por el sol. En tres semanas, violé y maté a más de treinta mujeres de las más variadas edades. También destripé a un par de legionarios romanos despistados y me quedé con aquellas bellas espadas. A uno lo mantuve consciente mientras a su amigo le arrancaba tiras de piel de los muslos y los pectorales. Cuando me cansé de jugar con aquellos primates recios y duros, les hice un pequeño corte en el cuello y me quedé sentado frente a ellos viendo como se iban apagando a medida que se vaciaban de sangre. Los cadáveres se apilaban en la zona más profunda de aquella madriguera creando un hedor que subía con el viento hasta la aldea. Seguramente desde entonces se identifica mi presencia con un olor a podredumbre, cosa que me place. La muerte de todos aquellos primates cuyos cadáveres se acumulaban en la cueva, fue achacada a un negro que deambulaba por la zona realizando pequeños trabajos en casas y campos. Lo lapidaron hasta morir y los machos del pueblo colgaron sus cojones en una estaca clavada en el suelo a la entrada del pueblo. Yo le acerté dos veces: en la cabeza y en la boca, además, sujeté una de sus piernas mientras le arrancaban los huevos con un cuchillo mal afilado. La madre de una niña de doce años a la que se la metí por todos los agujeros antes de decapitarla, le pegaba en la cara con el juguete de su hija, una especie de muñeca de paja. Todo un drama… Pero no siento piedad alguna por ningún primate, me dan asco.

Dios poseyó a un pastor de cabras de enorme rabo para tirarse a María y lo intuí cuando pasaba unos metros colina arriba; se dirigía a Belén. No me van las viejas pero; cuando se trata de hacer daño no hago ascos a nada; además, en aquellos tiempos y en esa región no había mucho donde elegir. En aquellos momentos estaba arrancando los dientes que le quedaban con unas tenazas, a la abuela de la pequeña primate que maté, quería meterle la polla en la boca y ahogarla. Pero le dejé caer una gigantesca piedra en la cara y dejé el cadáver al sol para que se pudriera; momentos después seguía los pasos del joven pastor.

Seguí al pastor hasta que se metió en la casita de barro del matrimonio carpintero, sin llamar, sin expresión. Sin mediar palabra alguna y ante un ángel del 6º Coro Celestial, el follador divino cogió por la cintura a María la guarra y la subió encima de la mesa. Levantó sus faldas y le arrancó el pañal que cubría su coño. María intentó gritar, pero el ángel susurró algo en su oído, y ella abrió sus piernas. Yo miraba la escena desde el ventanuco que daba al camino principal, justo al lado de la puerta de entrada y sentí el olor repugnante de su coño. El alado abrió su vestido y desnudó sus tetas, empezó a manosearlas con ritmo y fuerza en aquel pleno mediodía caluroso y casi primaveral de marzo. A medida que sus pezones se erizaban y se ponían duros, comenzó a emitir jadeos, a gemir como una perra. Siguiendo las Divinas Instrucciones, aquel pastor abrió la maloliente vulva sucia aún de menstruación y seca como un tasajo; se agachó y su lengua empezó a acariciar los labios, a humedecer aquel agujero cerrado en su coño. El ángel me miró directamente a los ojos, sin sorpresa, pero interrogante. Yo asentí, conforme a que no interferiría en ese asunto. El ángel presionó más los pechos de María y sus pezones parecían querer salir disparados de la presión de sangre que acumulaban, la carne fofa de las tetas se desparramaba por los perfectos dedos de aquel ser que comenzó a cantar un potente aria en loor a su Dios. Yo sé que si el querubín hubiera tenido pene, se lo hubiera metido en la boca a esa tarada mujer. Le doy gracias al maricón creador porque me hizo imperfecto y con pene. El coño de la María ya lucía brillante y húmedo por las babas del pastor y sus propios humores de excitación. Y el pastor la penetró de forma rotunda, sin más preámbulos. A María se le quedaron los ojos en blanco cuando sintió la polla en su piojoso coño y dio comienzo una letanía de gran dulzura:

– ¡Perro, cabrón, hijoputa, impotente, cerdo…!- le decía cariñosa al pastor.

Y aún tuvo suerte la virgen, porque en aquellos tiempos los primates follaban como animales, los machos se corrían en las hembras, se subían los pañales y volvían al trabajo dejándolas a ellas con el coño irritado y empastado en semen y porquería. María disfrutó como una guarra. Se notaba. Los que pasaban frente a la casa e intentaban acercarse, se apartaban alarmados cuando los miraba con mis ojos preñados de un sadismo inusitado. Yo les sonreía y los primates se marchaban acelerando el paso.

¿Y José? Como sabía que no la matarían, y eso me aburre; di la vuelta a la casa hasta llegar a la pared trasera, la zona del patio y donde el carpintero tenía montado el taller. Y allí estaba él, sentado en un tosco taburete de 3 patas, se sujetaba los cabellos desesperado escuchando las delicadezas que su mujer profería en la sala principal de la choza. Pensando en lo puta que era su santa… Salté el muro de adobe y me coloqué frente a él, bajo el techo sombreador de cañizo.

– ¿Se están tirando a tu mujer y no haces nada?

– Es Dios quien lo ordena.

– Si entras con la gubia y matas al pastor que se la está metiendo y a la puta de tu mujer; sujetaré al ángel y después lo decapitaré. Enviaremos su hermosa cabeza a Dios y podrás buscarte otra guarra para que te haga la comida, una que quiera dejarse follar.

– Dios me mataría y me enviaría al infierno.

– Te estás masturbando todos los días como un poseso, la zorra no te quiere. En el infierno, conmigo, estarías mejor- le mentí.

Pero no respondió, asió la garlopa y comenzó a arrancar virutas de un tarugo de madera que estaba sujeto en el banco. Los gritos y gemidos de placer y locura de la puta se oían claramente:

– ¡Así, perro! Métemela tanto que me salga por la boca, hijo puta, métela hasta el fondo para que Dios vea como su buena María es capaz de tragar toda esa polla. Revienta mi chocho.

El ángel elevó un agudo falsete que hizo vibrar el barro de las paredes, penetrante como un tumor en el cerebro. Dejé solo al miserable de José y volví por donde había venido para volver a admirar el milagro de la fecundación divina. El ángel aún seguía clavando sus dedos en las deformes tetas de María y sus uñas herían la lechosa piel y de entre sus uñas salía la sangre. Los pezones erizados se habían amoratado con la sangre que presionaba contra el tejido sin poder retornar. Estaban tan sensibles que podían sentir hasta el aleteo de una mosca. El pastor la penetraba sin contemplaciones, sus testículos, hinchados como los de un animal, gordos y pesados de leche golpeaban contra las nalgas de la virgen. El pubis de vello moreno y pegajoso de María se deformaba por la penetración de aquel enorme tronco de carne que bombeaba dentro y fuera continuamente; la sangre de su himen se deslizaba perezosa por su ano hasta formar un charco en la mesa. Sus ojos estaban en blanco, extasiados. ¡Qué puta…!

El placer de aquella primate me excitó, saqué mi pene de los calzones y del glande amoratado pendían hebras de fluido lubricante que hacían suave y placentero el roce de mi puño áspero. Mi puño se metía hasta el vientre pegando fuertes golpes hacia atrás, casi desgarrando el meato por la presión, en unos segundos me corrí y me santigüé con la mano llena de semen derramándolo por encima de mis ropas. El eunuco querubín me miraba fijamente y cerró los ojos mirando al cielo y extendiendo sus monstruosas y enormes alas blancas. Yo me reí potente como Dios y todos los animales callaron en aquella maldita aldea.

María no podía aguantar más y comenzó a jadear como una cerda pariendo, se corría con un agudo grito en “i” mordiéndose los labios hasta hacerlos sangrar, mientras gritaba:

– ¡Dame tu puta leche, hijo puta, tarado! ¡Ahógame, cabrón!

El ángel pellizcaba con más fuerza los pezones a la vez que tiraba de ellos hacia arriba, yo susurraba:

– ¡Arráncaselos! ¡Arráncaselos y que mame sangre el futuro nazareno!

El ángel me miraba fijamente luchando contra mis órdenes cuando el animal del pastor contrajo sus nalgas con el orgasmo, por el chocho ensangrentado de María manaba una leche mezclada con sangre pero; la tragó casi toda. Al pastor se le salió el pene con la excitación y por su glande enrojecido escupió gotas de semen que volaron hasta el vientre aún contraído de María, hasta sus pechos, manchando los dedos del ángel. La puta quedó desmayada, el pastor aturdido aún, se subió los calzones y salió de la choza sin decir nada; me lanzó una mirada avergonzado emprendiendo el camino de vuelta hacia donde quiera que hubiese venido. El eunuco alado no se marchó de la casa hasta haber limpiado el cuerpo de María y curado el coño reventado, lo masajeó con un aceite que sacó de su túnica. Ella abrió las piernas entre suspiros. Volví a la parte trasera de la casa para observar a José, trabajaba frenéticamente en una extraña silla. Salí del pueblo ya satisfecho, dispuesto a dirigirme a mi reino, a mi oscura y fresca cueva, a mi trono de piedra; echaba de menos los aullidos de mis condenados. Me desvié hacia la fuente para beber agua y allí se encontraba el primate follador, mojando su cuerpo, refrescándose tras la gran follada. Me daba asco aquel mono con ese rabo tan enorme, de repente sentí un odio infinito hacia aquel ser.

– Que Yaveh sea contigo. – le saludé.

– Amén. – respondió.

Cogí una piedra, le asesté un fuerte golpe en la mandíbula y lo abatí. Me puse a horcajadas sobre su pecho y deshice sus ojos aterrados con fuertes golpes. A pesar de que no se movía ya, seguí golpeando su cabeza hasta que sólo quedó la quijada inferior pegada a su cuello. Los sesos y huesos se mezclaron con la sangre y el polvo formando una masa que atrajo a todas las putas moscas de aquel repugnante y árido lugar. Corté su enorme pene y lo introduje en el agujero del caño de piedra de la fuente, quedó precioso. Se hizo muy popular aquella fuente entre las mujeres de la comarca. Bebí el agua que se escurría por aquella polla muerta sin ningún tipo de reparo.

Unas semanas más tarde hice una visita a los carpinteros de Belén; José había inventado la mecedora y se encontraba en ella fumando un canuto de hojas secas que le provocaba una risa lagrimosa. María cosía unos calzones descoloridos y sus labios se movían continuamente susurrando una letanía mecánica, monótona y cadenciosa. Guardaba unos momentos de silencio, acariciaba su coño metiendo la mano profundamente entre las piernas y volvía a rezar de nuevo.

Ahora todos podéis entender el porque de ese deseo esquizofrénico de Jesús por ser crucificado, pobre hombre, nació en un hogar de tarados; lo que me extraña es que no se cortara antes las venas. Dios creó para él un hogar podrido e insano, abocó a su espiritual hijo a la insania y a la locura.

Dios es un ser malo, creedme. A veces es peor que yo con sus mierdas de designios inescrutables. Ya os contaré más historias verdaderas en otro momento. Siempre sangriento: 666

Iconoclasta

Safe Creative #1104199015919

666 Insensible

Publicado: 19 abril, 2011 en Terror
Etiquetas:, , ,

¿Sabéis lo que tiene realmente mérito?

Caminar por en medio de la manada sin sentirse especialmente asqueado. Conservar el buen humor a pesar de la imbecilidad reinante.

No es fácil, requiere mucho auto-control y sentirse completamente desligado del dolor. Como el matarife que se pasa el día matando vacas y cerdos. Dijéramos que es algo cotidiano como el bocadillo de tortilla de los obreros.

No se puede ejercer bien el mal si aflora un solo sentimiento de lástima o misericordia. Dejando de lado todo eso de los escrúpulos, no existe ni una sola razón por la que deba perdonar el dolor y la ruindad que le voy a provocar a mi víctima. Estar vivo es de por sí un deporte de riesgo y en esta mierda de civilización, en la que el todoimbécilpoderosoDiosdemierda ha dejado al hombre a sus anchas y como cima de la cadena alimenticia; alguien tiene que ejercer de predador, porque hay mucho humano.

Pero no tengo prisa, soy caprichoso y me gusta centrarme de vez en cuando en un individuo. Me gusta que la gente que está cerca de él se maraville ante la mala suerte y el dolor que tiene que soportar porque a mí me da la gana. Así que mientras un cáncer le pudre el hígado, una diabetes le obliga a pincharse insulina enterrando a su hijo muerto en accidente de moto.

Y su dolor sólo cesará cuando muera. Cuando llegue a casa, seguramente le habré preparado una embolia que lo postrará en un hospital durante tres semanas.

Y lo bueno de esto, es que el dios al que rezan, ese cabrón hipócrita, lo sabe y no les hace ni puto caso. Está muy ocupado sodomizando a sus bellos arcángeles, el muy proxeneta.

Soy portador de todas las enfermedades y no me importa contagiar el sida a la ilusionada mujercita que va a la discoteca hortera de turno o al maricón más sensible del planeta.

Los jodo a todos por igual. Sólo me interesa que haya mucho dolor y pena. Porque cuanto más hay, la peña se torna más hipócrita; se hace más cobarde al ver el mal cebarse en el prójimo. Lo tienen bien aprendido eso de cuando las barbas se pelan y toda esa mierda de saber popular.

Y cuando todo el rebaño comienza a rebuznar y berrear, es porque me presienten sin saberlo. Entonces se crean maratones de beneficencia en los medios de comunicación y pueden hacer su buena acción del lustro dando una mierda de dinero que se quedarán los que participan en las ONGs para tener alojamiento gratis durante un mes en el país que eligen como destino turístico.

Es entonces cuando comienza la verdadera diversión, cuando me lo paso bien. Cuando estallan guerras que suman muertos, hambre y huérfanos. Y nunca llega el dinero.

Es entonces cuando los que recogen el dinero piensan que como no va a servir para nada, lo cambian por cocaína.

Pero en el fondo de mi podrido corazón hay el deseo de hacer una humanidad mejor matando la mala hierba, lo que no sirve.

Y tenéis que ver mi mérito en ello, ahora nacen niños que no deberían nacer naturalmente, bien por tara de los padres o porque simplemente esos padres no sirven para reproducirse, su mensaje genético podría ser defectuoso. A pesar de ello, los médicos consiguen dejar preñada a la mujer.

Yo mataré a su hijo que tanto le ha costado parir tras unos años.

Alguien debe frenar esto. Paliar la gangrena genética del humano.

Perdonad que haya filosofado más de lo habitual. Simplemente era una forma de comunicar que mis deseos de seguir realizando mi trabajo siguen en pleno apogeo y que el puto dios que está en el jodido cielo no hará nada por ayudar a mis víctimas. Principalmente porque tengo amenazado de muerte a su querido Gabriel.

Para que veáis que dios es un cobarde.

Y parte de esta sensibilidad con la que me he comunicado con vosotros, nace directamente de mis cojones. De la cálida mano de mi Dama Oscura.

Ella mantiene mi falo erecto y pegado al pubis mientras lame mis huevos, los aspira; los chupa como gominolas.

Le he metido el dedo pulgar del pie en el coño y se mece con él dentro, sentada en él.

El hijo del diabético que antes os he puesto como ejemplo está frente a nos, encadenado; tal vez no sabe que está muerto, tampoco sabe que espera a que me haya corrido para ordenar el lugar donde deben encerrarlo mis crueles.

La columna vertebral ha roto la carne y la piel que la cubre un trozo irregular de hueso asoma por su espalda. No le duele aún.

Mi Dama… siento el dedo empapado en su coño, y los cojones arrugados de tanta saliva. Enredo mi puño en su melena de ébano y la encaro a mi polla. Abre la boca mirándome con deseo y yo no me preocupo en metérsela con cuidado.

Ahora ya sí, la leche ha salido y con ella, parte de mi odio. No sé como mi Dama Oscura puede conservar la calma y no matar al mundo entero tras beberse todo este semen cargado de odio y podredumbre.

— Puta… — Le susurro mientras me lame los restos que han bajado a lo largo del bálano.

En silencio queda quieta de repente, pasmada y tiesa; sigue con mi dedo metido en el coño, tiembla, cierra los ojos, se lleva la mano a la vagina cubriéndosela y deja escapar un prolongado suspiro.

Cuando se corre así, me la volvería a tirar.

— Llevad al hijo de ese desgraciado al sub-infierno de los apocados y fracasados, y cuando venga su padre, que no tardará, lo metéis con él. Y que se abracen en ese infierno triste toda la eternidad. Esta es mi orden, mis crueles.

Los crueles han salido de las sombras, veloces y casi invisibles lo han arrancado del suelo, y como llevado por el viento desaparece entre la negrura de mi oscura y húmeda cueva. Grita, grita como todos los condenados cuando saben que la esperanza ha acabado.

No tendré piedad, ni aunque me hagáis una paja con los párpados.

Ya os contaré alguna otra anécdota otro día.

Siempre sangriento: 666

Iconoclasta

Safe Creative #1104199014653

Errores

Publicado: 6 abril, 2011 en Reflexiones
Etiquetas:, ,

Contabilizo errores y no hay final. Contabilizo aciertos; pero éstos se pierden un océano de fracasos.

Es como buscar la polla en el coño de una ballena. Por la magnitud de ese coño cetáceo que es el error. Por lo micróscopico de mi polla ahí dentro: vendría a ser el único acierto.

Cuando el fracaso es todo, no importa la educación ni los buenos modos.

Estoy demasiado dolido de tanto cagarla. No importa si mis expresiones o metáforas desagradan. O degradan.

A mí nome gusta tener la polla tan pequeña y me jodo.

No sé, no me apetece leer un libro de auto-ayuda. No me gustan las supercherías. No me gustan los charlatanes del buen rollo.

Creo que la llaga que me ha salido en el glande es un error que quiere destruir mi único acierto. Aunque el error lo haya cometido a conciencia. Por lo tanto puede que sea un acierto.

A veces puedo ser tan complejo que me siento orgulloso de mi neurona.

La puta no me cobró en exceso y yo me la follé a pesar de que olía a orina, mierda y sangre podrida.

Su coño era pequeño; pero tenía toda la pus que una ballena pudiera almacenar en el suyo.

A veces meo sangre y mis calzones se manchan de un líquido amarillo espeso.

Anda algo mal en mi polla, mi único acierto.

Llega un momento en la vida en el que los errores dan risa.

Me miro la polla y sudo mierda de miedo.

En la Edad Media, una polla así como la mía, era abierta en cuatro partes en toda su longitud como un rábano para sanarla. Se me encogen las pelotas de sólo pensarlo. Yo me muero con ella podrida; pero entera.

Por eso eyaculo con una sonrisa idiota mi semen purulento en las blancas sábanas de mi vecino desde la ventana de mi habitación. Da risa pensar que en la Edad Media no se corría un mal vecino en las sábanas de un buen vecino. ¡Qué tontos!

A veces mi leche lleva gotas de sangre y le da color a la blancura inmaculada de la tela.

La puta infecciosa me cobró intereses como los usureros que se han cruzado en mi vida. Ser un hombre-error no debiera tener cargas fiscales. Solo que esos intereses los elegí yo.

A la puta le daba igual y se dejó follar. Sus tetas estaban llenas de pinchazos porque las venas de sus brazos estaban destruídas y no aceptaban más jacos de heroína. No dejaban de sangrar con cada movimiento.

No me puedo quitar de la nariz el olor de su cuerpo corrupto, de la misma forma que no me puedo sacar los errores del pensamiento.

No sé si es buen augurio, aunque me la pela porque no soy supersticioso; pero cuando descargué mi semen en su coño, ya estaba fría.

Seca como la mojama.

Se murió sin sentir placer alguno, yo creo que sentía incluso asco de que alguien como yo la usara. No es una muerte feliz cuando mueres haciendo de puta. De puta que agoniza con la sangre blanca de tanta heroína.

No fue un error mi infección: me negué a usar un condón con la puta y agónica drogadicta.

No puedo bajar el prepucio para descubrir mi glande sin morderme el labio de dolor. La costra de pus y sangre es un serio handicap para la higiene íntima.

La última vez que se descubrió mi glande, fue cuando la puta con los dientes podridos me la mamó para ponérmela dura. No me dolió, sólo me dio asco. Aún así, empujé en su boca apestosa.

Sería un ser humano, pero ésa estaba podrida de errores e intenté inyectarle los míos.

Los dos estábamos acabados, pero yo era más fuerte, o al menos mi sangre no era horchata de caballo.

Ella lo sabía tan bien como yo sabía que firmaba mi lenta muerte. Todos sabemos que cuanto peor estás, peor te trata la vida. Y así hasta que tu coño o picha se pudre y se cae a pedazos.

Así quedó mi hermana, muerta en un asiento de coche abandonado en un descampado para drogadictos.

Un error… A veces pienso que mientras se la metía, su dopado cerebro tenía breves ataques de claridad y reconocía a su hermano.

Uno de esos errores que ahora me dan risa. Ella necesitaba ayuda, ella pidió que la alojara en casa. Yo le dije que no metía a ninguna colgada en mi morada. Fuera hermana o madre.

No soy un mártir, cuando no tenía ni para tabaco, no me daban ni la colillla.

Cuando fracasé en los estudios, no me dieron un puto trabajo digno.

Cuando mi mujer me puso los cuernos, me pidieron que diera lo poco que ganaba para un hijo que no me quería ni que yo quería.

Errores…

Mierda.

Me tiré a mi hermana para purgarme de ellos. Ella era más desgraciada. Le metía mis errores con cada embestida, apretando las llagas de sus brazos llenos de pinchazos. Golpeando mi vientre contra su pelvis huesuda, sólo cubierta de piel. Ella me inoculaba sin voluntad su inmundicia directamente en la polla.

-¿De verdad no vas a usar condón?

-No… -estuve a punto de llamarla hermanita.

Le mordí un pezón y se lamentó con fuerza, en mis labios quedó el sabor a óxido de la sangre.

No me enteré en que momento murió, aún estaba caliente su seco coño cuando me salía de madre.

Ahora mi sangre es veneno puro, ahora mi polla es una inyección mortal.

He violado a mi ex-mujer con ella. En unos días su fluido vaginal apestará.

No le he dado por culo a mi hijo porque no estaba en casa.

Ha tenido suerte, más que yo.

Ha cometido menos errores que yo a su edad.

Que no se fie.

Y ahora voy a intentar suicidarme en el depósito de agua potable que abastece la ciudad, al fin y al cabo trabajo allí.

Os vais a beber todos mis putos errores.

Y cuando vuestra propia sangre os mate, cuando la infección os haga delirar; reíros de vuestros fallos, porque eso le da a la vida una alegría que antes no conocíamos.

No todos habéis tenido la suerte de follaros a vuestra hermana puta y enferma, pero si podéis, no dejéis de hacerlo.

Libera más presión que un psicólogo idiota.

Iconoclasta

Safe Creative #1104068908403