Archivos de la categoría ‘Lecturas’

La clase baja, trabajadora u obrera, puede morir en el puesto de trabajo esnifando mierda todo el día. Y si se tercia, esta misma clase baja irá a que los maten en una guerra.
Y todo ello sin fumar, porque la clase baja de mierda no tiene que perder el tiempo en pequeños placeres, sino producir incesantemente para los empresarios, burócratas y jerarcas nazis españoles. Se han de morir de asco y hastío, mientras los puercos en el poder y empresarios esnifan sus costosas rayas de farlopa.
¿No, hijoputas?
De eso se trata ¿verdad? Los cerdos no han de dejar de producir ni por un segundo ¿eh, hijoputas?

El alto riesgo de mierda que dice el titular, lo pasa el trabajador que está sometido a la homicida ambición y el arribismo corrupto de los políticos que durante los últimos dos años se han dedicado exclusivamente a arruinar, acosar, humillar y encarcelar a la población.
Si tienen algún daño psicológico o ansiedad de mierda, que se jodan. Es producto de su corrupción y su delictiva ambición.
Este titular es una auténtica oda al neonazismo, no puedo imaginar lo que espera en dinero y favores el redactor por publicar semejante mierda puta.

Lo del cambio climático es el chollo del neonazismo, sobre todo en España. No hay mejor forma de instaurar un nazismo que predicar el amor al planeta mientras aplastas con el pie la tráquea de las clases bajas o trabajadoras, robándoles hasta el último céntimo.
Y aconsejando no comer proteínas o carne, porque un pueblo fuerte requiere más gasto de balas para someterlo. O azúcar para que su cerebro no se sobrealimente, no fuera a darse el caso que le diera por pensar por sí mismo.
El Estado Penitenciario Fascista Español, con el asunto del clima es ya una secta destructiva de las libertades más básicas y un órgano de extorsión y ruina. Su religiosidad es comparable a la de Charles Manson.
Lo que ahora oprime las libertades en España y Europa en general, siempre se ha conocido como mafia.
Así que todos a casa de la vecina más buenorra para compartir la lavadora y jugar a clasificar y compartir las prendas íntimas con ella (por decir poco, por decir lo mínimo). Reutilizar los condones bien lavados con lejía, por supuesto, podría también rebajar el puto impacto ecológico y así humillar más a la población cabestra y obtener su total obediencia y fe.
Es la noticia/dogma/spot publicitario más estúpida y sectaria que he leído del Nuevo y Normal Estado Penitenciario Fascista Español desde hace veinte segundos.

Como si en España no hubiera hambre y paro, los criadores de cerdos y sus ayudantes (políticos y periodistas respectivamente) se preocupan y debaten si un tipo regresa o no al país de visita.
Mientras juegan al chismorreo barato los criadores de cerdos españoles, mantienen entretenida a su analfabeta piara de habitantes y se limitan a dejar que dichos cerdos se arruinen y ahoguen en sus propios purines. Si acaso, aplaudiéndoles (como hace dos años) de nuevo por su gestión de mierda (los cerdos a sus criadores, por supuesto).

Incluso si no hubieran cantado, habrían ganado ¿eh, listillos?
La transparencia se hizo opacidad desde que empezaron las falsas democracias europeas viraron con saña asesina y delictiva al neonazismo para arrasar las libertades y mínimos derechos biológicos de sus habitantes con la estafa del coronavirus.
Así que eso de la “transparencia” es una mierda más que la prensa se ha inventado por orden del neonazismo occidental del coronavirus.

La antipatía es el medio que usan los envidiosos y frustrados para imponer distancia o alejar a otro más inteligente. En el caso de evitar a un timador o ladrón a mano armada, no se usa la antipatía, solo la violencia.
También le sirve al rico para mantener la distancia física al pobre si no tiene nada que robarle o exprimirle.
Siempre ha sido así. Se trata de una degeneración ganadera y endogámica desarrollada en las granjas humanas o ciudades, de su atávico instinto de territorialidad.
Y ha degenerado pero bien; porque ahora el más fuerte es el que más dinero tiene. Si no se cumple esta regla, para ello se inventó el delito de asesinato: cuando ya cansado le pegas una buena paliza y matas al “más fuerte” o rico.
Este invento del delito de asesinato es la forma de preservar a los más ricos de los que realmente son fuertes; que es en verdad la eterna lucha que existe en las granjas humanas o ciudades: la riqueza y su abuso contra la fuerza bruta de los pobres.
Valga decir que cuando el rico se da cuenta de que físicamente no es el “más fuerte”, sufre un agudo ataque de simpatía hacia el pobre.
Hay que joderse con lo mucho que se ha podrido la especie humana. No hay nada que se salve de ella. Por ello está en pleno proceso de auto extinción.
Penalmente, según la ley de los ricos o poderosos (la única que existe), si le das una hostia (en caso de tener tan buena oportunidad de cercanía), una buena bofetada a cualquier presidente de mierda de cualquier nación elegida al azar; te condenarán a una pena equivalente al asesinato de treinta personas no ricas o no poderosas. Y sin indulto posible, ya que los indultos son solo para los ricos, para los poderosos o como liturgia sectaria de los estados para demostrar que son magnánimos con algún pobre hijoputa que han encontrado en una mazmorra.
O sea, cada rico o poderoso supera con creces el valor de treinta personas. Esta treintena es un valor simbólico, porque el estado cree que es mucho más y no quiere angustiar demasiado a sus porcinas reses humanas con cuantías reales.
Ello explica también porque la justicia de los ricos ha dosificado coronavirus a la población: necesitaban tenerlos encarcelados y bajo control veterinario. Y por otra parte, como les han quitado comida y sustento vital, los tienen que engordar con anabolizantes (vacunas en jerga fascista) para que sigan produciendo lo que deben (excrementos y orina para abono, o bien trabajo en empresas) para la satisfacción, riqueza y engorde de esos ricos y poderosos, como Bill Gates, entre algunos pocos multimillonarios, o cualquier otro porcino jefe de estado y su cártel de delincuentes.
Los Uriah Heep, especie de ponzoñosa envidia enmascarada de adulación y falsa humildad, transmiten una rápida antipatía; con solo mirarlos se te erizan los vellos del coño si tuvieras. Siempre han estado de actualidad, y ahora, con las redes sociales fotografían sin pudor la miseria de su alma para dar más difusión a su cerdez. A algunos se les conoce también como influencers.
Cuando te adulan para que los adules, te hacen un anal dolorosísimo. No suelen ser muy poderosos para el estado; por lo cual pegarles una buena paliza sale barato.

Iconoclasta

Generalitat y ayuntamiento de Barcelona, básicamente son lo que se conoce en México, América Central y Sudamérica como narcogobiernos, sus maneras de extorsión, usura, robo constante, cobros por protección, la persecución de toda libertad y el empobrecimiento radical y sectario de los habitantes o plebe; son las que definen a los cárteles y algunos gobiernos autonómicos españoles, en este caso el catalán aliado con el ayuntamiento de Barcelona.
Como se puede comprobar, cada día inventan una nueva estafa o extorsión, es su única función en sus poltronas, junto a darle duro a la farlopa; pero sin fumar porque el tabaco solo es para los pobres mierdosos que recogerán colillas como mendigos en las posguerras. Y el funcionario masturbándose…
Si la clase trabajadora no se da prisa por escapar de Barcelona, ahora, ya; dentro de unos meses estará tan empobrecida que no podrá salir de esa gris y mediocre prisión en la que tuvieron la mala suerte de nacer.
Si no hay un estallido de violencia sangrienta en Cataluña, es porque ya no quedan hombres y mujeres reales, solo son cáscaras vacías sin un ápice de inquietud por la libertad, decencia y cultura. Y repiten constantemente con el bozal como megáfono lo que ven en la tele y en las noticias de sus pantallas móviles.
Como se puede observar en la noticia, quien tiene vehículo se queja del puto robo; pero al igual que con Franco, quien no necesita libertad y no le han matado a un familiar: con Franco se vivía bien. Y por eso ven bien ahora los que no usan vehículo el peaje de extorsión que el narcogobierno catalán tiene preparado. Esta es la verdadera España, la eterna, la de siempre. La de los asesinos y los colaboracionistas.
Yo no tengo vehículo, pero son unos hijoputas.
Hay gente tan vacía, tan pobre y mansa en su mentalidad ahora como cuando Franco. Por eso las dictaduras españolas duran más que en ningún otro lugar del planeta.
No tardaremos en ver en las carreteras secundarias y locales de Cataluña, a narcopolicías exigiendo a punta de pistola el peaje, como en México.

Y aquí de nuevo, el usurero multimillonario predicando para proteger sus intereses farmacéuticos.
Si alguien le escucha, es mejor que se pegue un tiro en la sien, porque ni es hombre ni mujer, solo una cosa vacía.

Es que aparte de fascistas, los nuevos jerarcas neonazis de las “democracias” del coronavirus, son idiotas, se ahogan en un vaso de agua y no tienen ninguna clase de determinación.
Lo que no sirve lo tiras por el cagadero y liberas espacio, coño.
Lo de las lagunas éticas y legales, se las pueden meter (como hacen con todas) en el culo, tal como hacen con todo derecho y libertad, así como con la ética de su arribismo feroz y sus políticas económicas de pura usura y robo.

Pues parece ser que el Nuevo y Normal Caudillo Penitenciario Fascista Español del Coronavirus y la guerra ruso-ucraniana, tiene muchos amiguetes a los que regalarles una nómina sin trabajar.
A lo mejor no usa un teléfono inteligente y cada uno de los cien amigos, tiene que monitorear cuatro o cinco virus sin descanso.
No jodas…
Pensiones y sanidad peligran por el amiguismo y la nómina soviética de funcionarios en el estado español.