Posts etiquetados ‘Música’

Esto va a ser lacovid
Sin duda alguna, concluirán que este accidente se debe a que el coronavirus se metió en los ojos del camionero dejándolo ciego al instante.
Ya mismo, el fascismo español va a decretar que todos los vehículos, incluidos patinetes y bicicletas y cochecitos de bebé, deberán tener el habitáculo sellado y hermético. Esto es fijando las lunas de tal forma que no se puedan bajar y bloqueando las tomas de ventilación.
A menos que, tras un análisis científico de tantos que practica el nuevo y normal fascismo español, descubran que había restos de coronavirus en el líquido de frenos del camión que causó el atropello, en tal caso, decretarán que los frenos quedan prohibidos.
Ya sabemos que los líderes fascistas españoles tienen muy mala leche y no les tiembla la mano para encarcelar a la población y arruinarla; pero sus cerebros se han de observar a través del microscopio cuando se les realiza la autopsia por lo muy pequeños que son.
Un cerebro tan pequeñito que podría provocar la misma falsa ternura que los ponys de Pinypon.

Son como verracos hambrientos, están completamente desbocados de ambición y mesianismo. Y de una mezquina cobardía que funde cualquier asomo de dignidad.
Se han propuesto matar el coronavirus, matando a la gente de hambre y violencia.
Los caciques autonómicos españoles son peligrosos como picadura de garrapata.

Es el siguiente paso a cualquier régimen totalitario, sea comunista o fascista: crear el nuevo y normal martirologio del fascismo español.
España, por medio de su prensa, hace mártires de los represores, serenos y carceleros.
Como la bofia no tiene muy buena fama (por decir lo mínimo) la prensa del fascismo se dedica a crear melifluas y falsas piedades en los votantes y otros cabestros; como que es mejor no tener un ápice de libertad y estar sometido, a ser policía y suicidarse, por ejemplo.
Todo son ventajas para los oprimidos, extorsionados y los encarcelados del fascismo español.
Desde luego, los fascismos no entienden de sutilezas ni inteligencia.
Franco hacia lo mismo, nada nuevo bajo el sol.
Pobres… Tan aplicados en sus extorsiones, abusos y control…

Continúan los caciques de las taifas del territorio español ejerciendo su represión máxima, el encierro, la coacción al ciudadano y el asesinato de los enfermos.
Los caciques o presidentes autonómicos están librando una competición por ser los más represivos, los tiranos más feroces del nuevo y normal fascismo español del coronavirus.
Los bastardos siempre han querido ser más que sus padres y ese complejo de inferioridad los hace venenosos en su cobardía innata.
Tiranos provincianos ávidos de poder, dinero y notoriedad que, si por ellos fuera, montarían campos de concentración tatuando estrellas de David en la ciudadanía.
Lo que se siembra se recoge, justamente lo que está ocurriendo, a un fascismo irracional y cobarde de un gobierno, se suman los de sus sub gobiernos territoriales.
Es de todo punto necesaria una masacre bélica en España que la arruine por completo para volver a crear algo decente de entre las ruinas y los cadáveres.

En el dudoso caso de que el nuevo fascismo deje de estrangular las más elementales libertades por la baja incidencia de “contagios por coronavirus o lacovid? (gripe o catarro): ¿Qué ocurrirá con su fiera policía cuando ya no pueda ejercer su abuso, paranoico control, extorsión, maltrato y sanción caprichosa a los ciudadanos honrados?
¿Deberán ser reeducados para que puedan distinguir a los delincuentes de los ciudadanos honrados a los cuales se han habituado a perseguir y acosar alegremente?
¿Necesitarán tratamiento psicológico, incluso psiquiátrico por depresión? Porque volverán a trabajar de verdad y dejar la comodidad y alegría de controlar a los trabajadores que, acuden a sus puestos de trabajo en las noches oscuras de la nueva y normal dictadura española como si fueran delincuentes.
¿O tal vez el nuevo y normal fascismo español se inventará nuevas enfermedades graves para mantener las medidas de prisión, extorsión, acoso y represión contra el ciudadano honrado y así la bofia y sus amos vivan felices durante cuarenta años más?
Total, está visto que lo único que se le da bien a la bofia es el acoso a la gente honrada. Y como el fascismo español miente a cada segundo, le contará en una comparecencia televisiva a la chusma que lo alimenta y lo nutre de millones que, gracias al coronavirus y su policía, los niveles de delincuencia han sido los más bajos en diez siglos. Y por lo tanto se verán moralmente autorizados a proseguir con sus acosos a los niños que no llevan bien colocado su bozal y a los fumadores.
A propósito del bozal ¿se sentirá la policía desnuda sin la impunidad añadida de sus negros bozales?
Son cuestiones muy importantes que necesitan esclarecerse urgentemente; porque cada vez que salgo a la calle, corro un gran riesgo de toparme con un madero de las más de cuatrocientas clases de policía que el nuevo y normal fascismo español ha implantado y que pululan extorsionando la ciudadanía y robando libertades sin pudor. Policías que, para mayor inri, ganan dinero parasitando el jornal de mi trabajo.
Hay que conocer en todo momento al enemigo y saber cómo pueden reaccionar, es pura supervivencia en toda dictadura con tantos sus secuaces y delatores controlando.
Al final, en caso de que el fascismo afloje su feroz y china represión, será inevitable sentir cierta ternura por esos policías abatidos anímicamente que ya no podrán clausurar con sus cintas de plástico y precinto los parquecitos infantiles en las calles como si fueran alijos de cocaína, con ese mismo rigor y agresividad de la lucha contra narcotraficantes.
Con lo felices y empoderados que se sentían al dedicarse a aquellas estupideces. Pobres…

La libertad está por encima de toda consideración ética y legal.
Por encima del dinero y poder que ambicionan los corruptos presidentes y ministros electos de las dictaduras europeas, extintas democracias degeneradas y decadentes para ser más preciso.
Por encima de cualquier vida sea cual sea su edad.
Si eres humano, no perteneces a un rebaño, a menos que estés castrado, cabrón.
La libertad está por encima de cualquier miedo y el mezquino que lo padece hasta el punto de prostituir su más básica capacidad de movimiento.
No existe nada que valga más que ella, porque todo lo que no es libre, es animal sin cerebro, no es humano. Los esclavos son bestias de carga y máquinas sexuales para los actuales políticos demócratas de mierda.
Cualquiera que robe una libertad, es un criminal, alguien susceptible de ser asesinado. Cortarle la cabeza y pincharla en un poste de una plaza, como antaño, es lo único que puede saldar el crimen del robo de la libertad.
No me engaño, no ha habido suerte en la historia con este tema, salvo con el Duce, en Italia. Las buenas cosas no abundan; pero solo pensar en la decapitación del cerdo, sinceramente, se me pone dura.

Las cosas se rompen por enfermedad, malformación, accidente, asesinato o por vejez.
Si una cosa tiene muy mala suerte, morirá de muchas causas.
La muerte es como el follar que, por ser las actividades más realizadas cotidianamente en el planeta por las cosas humanas; siguen teniendo miedo y vergüenza de pronunciarlas a pesar de los miles de años de evolución, de las reproducciones y sus muertes.
Las cosas humanas son como figuritas de barro sucio incapaces de aceptar lo que son, simples y vulgares carnes sin más trascendencia. Incapaces de usar un cerebro sobrevalorado hasta el asco, producto de una injustificada vanidad.
Dicen que el camello no ve su propia giba, las cosas humanas no ven sus genitales ni su cara ajada por la edad en el espejo.
El padre regañará a su hijo por ir con putas, como él hizo a su edad. “Haz lo que digo y no lo que yo hago”, es tradición idiota. No pueden estar sin mal meterla demasiado tiempo, como si lo que les faltara de cerebro lo tuvieran en la polla.
Y los viejos, invariablemente, al morir son siempre aún jóvenes. Unos chavales, claro…
Mierda.

Pues nada, que no hay manera.
Me he sentado en un banco a 0º C de temperatura, a las 19:08 de una tarde que es noche. He comido unos churros y me he chupado los dedos, he fumado un par de cigarrillos con cierta impaciencia, he sacado la mascarilla del invierno pasado del bolsillo y me he limpiado los mocos con ella; y en todo ese rato no ha aparecido el coronavirus.
O soy un super macho, o simplemente tengo mala suerte; porque ni algo gratis como el coronavirus me toca.
Estoy tentado de dejar que me caigan los mocos y entrar en el ambulatorio (antes habré acercado el humo del cigarrillo a mis preciosos ojos para irritarlos) y decir además que me duele la cabeza cosa mala y me cuesta respirar por el culo. Así al menos tendré un certificado de ser un humano tan mediocre como todos, y sentirme un poco menos solo en este mundo de mierda.
Y si de paso me chutaran una vacuna sería precioso.
Si no hay que pagar, me metería lo que fuera. Igual me convierto en un mutante de esos con poderes tan extraordinarios como la teletransportación y la invisibilidad para tener sexo impune y vicioso con total anonimato.
Es que siento que antes de morir, debería experimentar ser uno más del rebaño para intentar imaginar lo que sienten las ovejas.