Posts etiquetados ‘Música’

El Chapo Torra jefe del Cártel de la Generalitat de Cataluña (una de las más famosas organizaciones mafiosas de España), en connivencia con sus amos y directores generales de la federación de los cárteles españoles, los Caudillos Chapo Sánchez y Chapo Iglesias; ha creado una nueva línea de extorsión para recuperar el dinero que antes de la crisis del coronavirus robaban de forma habitual.
Se trata de obligar a la chusma a calzarse mascarilla en todo tiempo y lugar en el que estén fuera de sus casas; con ello y en vista del calor veraniego, pretenden con las sanciones recuperar los sobornos o mordidas que han dejado de cobrar por causa del estado de alarma por coronavirus y el cierre de empresas (Nissan ha dejado de invertir en el territorio que controla dicho cártel catalán) que han dejado gran número de parados.
Como ya es habitual, en toda dictadura la mafia entra por la puerta grande y se instala como un parásito en todas las instituciones públicas y privadas.
De hecho, la UE ya es un reservorio de mafiosos.
Las extorsiones mafiosas, siguen el mismo patrón de las extorsiones de los gobiernos franquistas o fascistas.
España está absolutamente podrida a nivel molecular.
En definitiva, el puto cártel de la Generalitat y su Chapo Torra, solo consiguen asfixiar a Cataluña, con mascarilla y robándoles todo el dinero posible.
Hay que tener en cuenta que, los chapos o dictadores de segunda categoría, son mucho más represivos y feroces que sus amos o jefes, debido a ese normal complejo de inferioridad y la envidia que les tienen.
Y como la chusma tiene ese miedo tan propio de la ignorancia y la superstición, creen con fervor que es una medida sanitaria y profiláctica.
Qué lelos…
Por mi parte, juro que reciclaré todas las mascarillas que use y no las tiraré a la vía pública (y una polla).
Voy a dejar un notorio rastro para que me puedan controlar mejor.
Hijo putas fascistas mafiosos ladrones…
Y mira que me caen bien alguna de sus madres, en el burdel te hacen unas mamadas de infarto en tiempo récord.

“LA CRISIS DEL CORONAVIRUS.
Delirios y psicosis, entre los efectos del coronavirus en el cerebro.
Su mujer se comportaba de manera extraña. Se ponía y quitaba el abrigo de forma repetitiva. Decía ver leones y monos en casa y aseguraba que alguien la perseguía. Incluso se mostró agresiva con su familia y el personal médico. Solo mejoró tras tratarla con haloperidol y risperidona, dos medicamentos antipsicóticos. Es un caso extremo, pero es parte de lo que el coronavirus le está haciendo al cerebro de algunas de las personas a las que infecta.”
(El País, 8/8/2020)

Pues no sé, eso de los monos, los leones y lo de quitarse y ponerse el abrigo debería ser dramático y preocupante; pero no podía parar de reír leyéndolo.
Y seguro que no cuenta los detalles sórdidos: lo que creía que los monos le hacían sexualmente.
Dentro de poco, encontraremos gente comiendo pasto en la montaña y diciendo “¡Beeee!”.
O metiéndose cosas en el ano en un parque infantil ocupado por niños zombi.
Pero lo que más esperanza me da, es que las tías buenas (véase foto) en lugar de jugar al quita-pon con el abrigo, se desnuden y salgan a la calle mostrándose esplendorosa y masturbatoriamente obscenas en su bella locura.
Monos y leones en la casa… ¿Seguro que era por el coronavirus? Es que en esta época de miedo e histeria colectiva se achaca cualquier cosa graciosa o no al coronavirus.
Por otra parte, las noticias que se fabrican para tener a la población atemorizada, le quita la gracia de que la locura de los leones y los monos sea real. Los gobiernos del nuevo fascismo y anormalidad feliz del coronavirus, sin duda alguna han aconsejado publicar esta mierda a su prensa sobornada, como hacen habitualmente.
Aunque sea mentira, sigo riendo. Imaginar a una loca así de tebeo, hace la mierda fascista más llevadera.

Es que no es noticia.
Cualquiera con un mínimo de cerebro ya conocía que la playa no se puede negociar.
Es de todos sabido que a la chusma la encierras en casa diciéndole “quédate en casa y no vayas a trabajar”, que se lo tome como una festividad, sintiéndose feliz, a salvo y obediente. Pero si le prohíbes que vaya a la playa, te dirá que una mierda; por mucho coronavirus que flote en el aire, en el agua o en la cerveza que se están tragando.
La playa no se perdona, aunque llueva mierda.
Eso del “ejemplar comportamiento ciudadano”, los caudillos Sánchez e Iglesias y su corte de negligentes y cobardes, pueden metérselo por el culo y no sacarlo hasta reventar.

“Una cuidadora del zoo de Zurich (Suiza) murió después de ser atacada por una tigre siberiana cuando la trabajadora se encontraba dentro del espacio ocupado por los grandes felinos y mientras un grupo de personas visitaba esa zona del zoológico”
(La información)

Es asfixiante la ignorancia que aparece ya de una forma cotidiana y sin pudor en los medios de información y los gubernamentales. Por lo visto, cualquiera puede ser periodista o político si es suficientemente inculto.
¿Una tigre siberiana? Es patético que ignoren que el femenino de tigre es tigresa.
No saber escribir es tan peligroso como la endogamia para la especie humana.
Un periodista puede infectar a miles e idiotas de su propia enfermedad analfabeta.
“La trabajadora” no era necesario, incluso queda de redacción de niño de siete años. Tampoco era necesario escribir “esa zona del zoológico”.
La noticia se debe escribir así (a menos que, quien “redactó” noticia cobrara por palabras y se hiciera así indigno de sí mismo y a ojos de dios):
“Una cuidadora del zoo de Zurich (Suiza) murió por el ataque de una tigresa siberiana cuando se encontraba en el recinto de los grandes felinos ante un grupo de visitantes”.
Y ahora me voy a la ducha, me siento sucio como mujer violada.
No siempre me masturbo bajo el agua y con una suave esponja acariciando el bálano con movimientos uniformemente acelerados, soy muy sensible ante los problemas de cultura de la sociedad cuando me lo propongo.

Salvación

Publicado: 5 julio, 2020 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

Si la existencia es palpable y no un sueño es por la calidez de tu piel, la voluptuosidad de tus labios y la musicalidad de tu voz.
Con esto quiero decir que sin ti mi vida no es vida, es un letargo donde mis propias manos son difusas frente a mis ojos.
Y sino supieras de mí, tu existencia daría sentido y realidad a la mía, un punto de anclaje a la realidad de una pesadilla de la que no puedo despertar.

Insisto, el “distanciamiento social” y esa mierda de “nueva normalidad”, me causa hasta erecciones por la cantidad de espacio libre que crea. ¿Para cuándo Coronavirus Reloaded?

Super Patán Simón tiene dificultades para controlar a la chusma familiar y sus comilonas (qué mala es la envidia).
Y también tiene un serio problema con su papel de héroe encumbrado por el régimen español dictatorial de Sánchez e Iglesias, ya que si la peña se cura, él se queda sin ese estupendo trabajo de no hacer nada y contar unas cuantas mentiras durante unos minutos al día.
Seguro que está pensando, que además de los campos de concentración para contagiados por el coronavirus, también está haciendo tratos con los veterinarios para sacar un buen precio y una buena mordida por implantar el chip perruno a todo español para tenerlo debidamente controlado.
Cobardía e incapacidad y falta de formación, es lo habitual en los que gobiernan y mandan en todos los gobiernos de todos los países, solo que como España es diferente, han querido superar el absurdo y la caricatura de los Simpson.
Lo que necesita España, es que al ejecutivo en pleno se le practique una lobotomía coral. La imbecilidad y la cobardía no se les curará; pero los dejará vegetales para que no sigan jodiéndolo todo.

El vacío que dejan los humanos cuando no existen o están, es fascinante: sus posibilidades
Se crean mundos extraños que barren toda la vulgaridad de tantos siglos y siglos de su presencia ensuciadora.
Los mundos que sueño cuando ellos no están, son extraños, son angustiosos, son hermosos, o son decididamente temibles.
Pero amo ese vacío y cada una de las luces y formas que puede crear.
Tal vez una epidemia haya conseguido hacer realidad un mundo que siempre he soñado, donde la injerencia ajena en mi pensamiento sea igual a cero.
No soy un ingenuo de mierda, durará poco, yo busco los lugares y los momentos de vacío humano, diríase que no tengo otra cosa que hacer.
Es una forma de asear el planeta.
Y ser hiriente se me da bien de una forma natural.

Mostrarse en foto no es exhibicionismo, es directamente hacer el ridículo según el sujeto que lo haga (YO): es superfluo y no aporta interés hacer tal alarde de mediocridad.
Lo que sí es exhibicionismo es mostrar sin pudor algunos pensamientos, algunas interioridades. Algunas putas frustraciones… Una forma amable de llamar al fracaso y a la insoportable sensación de no estar en el tiempo adecuado.
Y eso sí que es patológico, porque una vez has comenzado a denigrarte con esa introspección devastadora, no puedes parar de hurgar hasta llegar al hueso. Y luego al puto cáncer que hay en la médula.
Y luego arrancar con alicates trozos de alma, si la tuviera.
Lo bueno es que cuando has asumido que eres un mierda, no hay ningún problema para concluir del resto de la humanidad lo mismo.
Si tomara drogas se me podría perdonar todo lo malo que soy y lo que describo; pero no tengo excusa alguna. No es por excusarme; pero siempre hay alguien extraño y fascinante que te quiere a pesar de todo y ella sí que busca excusarme, o mi salvación a ojos de las bestias.
Iba a llamar a la foto ejercicio de simetría; pero no hay simetría alguna, solo una estupidez de una banalidad dañina para mí mismo.
Tal vez necesitaba disciplina, mostrar la basura.
Corto y cierro.
He tenido días no tan malos.
Mierda…
Afortunadamente llueve y hay luz de muerte.

Ojalá nunca se ocupen los bancos vacíos de humanos. Siempre así…
Ojalá las nubes me llevaran lejos, allá donde acarician obscenamente a las montañas.
Aunque ya estoy en el bosque… En mi cabello aún hay briznas de hierba y en las pestañas alguna pelusa de polen que no me molesta demasiado.
Soy un caprichoso.
Ocurre siempre, los horizontes te atraen sin ser necesario, porque no hay nada mejor allá que aquí. De hecho, si estuviera allá, quisiera volver aquí por la misma compulsiva razón.
Solo se trata de caminar, avanzar. Cuanto más avanzas, cuanto más cielo te cubre y más amenazador, más vida acumulas. Y más valor tienes entre las cosas que pueblan el planeta. Me acuerdo de un tiempo en el que no avanzaba y la muerte me mordía los tobillos, la hijaputa…
Tengo cicatrices vergonzosas que ocultar.
No sé si así se sentiría Moisés allá solo, esperando a recibir los mandamientos de dios; pero yo estoy tan bien, tan solo, tan desidioso y sin necesidad de nada; que si se me apareciera alguna divinidad, bien en forma de rayo, de anciano venerable o como puta de lujo de televisión o revista porno, diríale con displicencia: ¿No tienes nada mejor que hacer que venir a tocarme los cojones ahora? Guárdate tus mandatos, tu bondad y tus mamadas, coño. Vete de aquí con tu poder de mierda. Vete, vete, vete…
Sinceramente, si alguien tuviera que entregar unas tablas con mandamientos, debería ser yo; porque ahora mismo soy el mismísimo dios. No se las daría a nadie, las dejaría caer sobre los vacíos bancos para prevenir futuras plagas u ocupaciones indeseables cuando el sol brille en todo su asqueroso esplendor.
Ahora mismo, bajo el cielo salvaje que baña de gris los colores y mi piel, soy lo más parecido a alguien afortunado.
Feliz no sería correcto, la felicidad está solo en las risas bobas de los idiotas.