Archivos de la categoría ‘Chusma’

Dale a un idiota un poco de autoridad y se convertirá en el puto Idi Amin Dada.
Los celosos perros corruptos se dedican a revisar compras de los ciudadanos.
Y dejan pasar toneladas de droga cuando no hay alarma por coronavirus.
Incluso el ministro ha pedido que dejen de ser tan hijoputas.
España es un mal lugar cuando te has de topar con la “autoridá competente” (competente es retórico).
Por lo visto los corruptos policías envidiosos no pueden soportar que alguien compre cerveza o refrescos y multan.
Esto ya es México.

Si les contara el gobierno que el coronavirus se contagia por el culo, se lo creerían.
Y caminarían con las nalgas muy prietas, con un palo metido en el culo porque habrían agotado hace horas las existencias de tampones menstruales.
Serían incluso, mucho más felices que con mascarillas. Aunque sangraran al principio los menos experimentados en el “mondo gay”.
A la chusma le puede contar cualquier cuento sus amos de mierda que los creerá.
Por ello los gobiernos, sus amos, han conseguido que vivan a tan solo unos metros de millones de metros cúbicos de excrementos y orines, lo que conducen las cloacas de las ciudades.
Han conseguido que vivan felices y orgullosos de ser lo que son, unas bestias de establo insalubre.
Que respiren mierda orgullosos de su ciudad.
Siempre me resultó repugnante el olor de los túneles del metro. Huelen a mierda vieja desde que nací. Los momentos más deprimentes y oscuros de mi vida son los que he viajado en metro. La muerte de mi padre, por ejemplo, fue intensa, fue trascendental.
Nada tan repugnante como el olor que respiras en los metros.
¿Cómo no va a haber epidemias en las granjas humanas?
Es que si no las hubiera, los gobiernos las nebulizarían para liberar la presión demográfica y castrar con el terror a las reses que sobrevivan.
Ni más ni menos lo que ha pasado: todos los gobiernos del planeta se han puesto de acuerdo para enfermar a sus grandes poblaciones y eliminar ganado sobrante. No han montado una guerra porque temen por sus propiedades.
Me gusta pensar que es novela; pero no lo es.
Es otra cosa, una estafa repugnante.
Como el miedo que paraliza a las ovejas humanas, así de vejatorio.
A falta de leones que cacen y coman seres humanos, coronavirus.

Encuestas a tarados

Publicado: 3 abril, 2020 en Chusma, Citas, Humor, Reflexiones
Etiquetas:,

La empresa encuestadora ha contactado con 150000 idiotas…
Deben tener censados a todos los deficientes mentales del país (25 millones) para que salgan las encuestas que el gobierno español exige.

En España los puercos quieren prolongar más semanas su acoso policial con el pretexto de la cuarentena por coronavirus que, oficialmente y sin ningún pudor llaman confinamiento.
Sus políticos rigen la policía más psicópata y neurótica del mundo.
España siempre es la primera en lo malo.
Sus políticos trileros y negligentes, son la otra constante española.

Ellos, los puercos que ordenan cada día mi presidio, mi cárcel, siguen vivos.
Sabía que sería así, no mueren los que deben. Los que quiero que revienten.
Los puercos lucen lustrosos cada día en los televisores, más sanos que una manzana.
Yo esperaba con cierta ilusión que algún hijoputa del poder muriera. ¡Qué ingenuo!
Yo esperaba que esos putos puercos que me impiden pasear libremente, murieran, no todos, pero al menos un centenar sí.
Los presidentes y vicepresidentes siguen vivos, como los ministros.
Me cago en San Dios Puto…
Ellos pueden pasear por sus grandes jardines de un millón de putas hectáreas y yo tengo casi que pedir permiso para comprar tabaco.
No mueren.
El coronavirus es una estafa, solo afecta a los que ellos pretenden.
Los quiero muertos, soy ateo y rezo cada día porque así sea, amén.
En el nombre de la puta madre que parió a mis puercos carceleros de mierda.
Pasará el coronavirus y cuando todo esté arruinado, ellos respirarán libremente, esas hienas que se alimentan de mierda y son inmunes.
¿Por qué no vomitan los pulmones ante las cámaras de televisión mientras firman sus decretos de cárcel y ruina?
La puta madre que los parió, las serpientes son inmunes a sus propios venenos.
Bueno, pues si no es el coronavirus, que un cáncer los pudra y cuanto antes mejor.
Quiero ser libre de una puta vez sin cometer algo horrible (horrible para ellos)
Hijo putas…
No mueren los que deben.
Cada día igual, vivos los hijoputas.
No mueren los que deben,
no mueren los que deben,
no mueren los que deben,
no mueren los que deben,
no mueren los que deben.

La fuerzas armadas y policías de toda calaña han desarrollado un notable complejo fascioso de superioridad y poder, como en los tiempos de oscuros regímenes asesinos. Y a su vez, los demócratas y sentidos ciudadanos (aquellos que se manifestaban en grandes rebaños hermanados y felices, solidarios hasta la náusea), piden que se identifique y marque al enfermo. Que lo quemen si hace falta; pero que no ronde las calles, que no se acerque.

#todosomosnaziscontracovid19, dicen a coro con sus hijitos, resguardados con fervor y fe en sus casas, con sus brazaletes de aplaudidores de las ocho de la tarde.