Archivos para marzo, 2013

Hace ya unos años (ayer) leí una noticia: en México ya tienen preparada una nueva tanda de idioteces: los nuevos pictogramas (una forma provinciana y vulgar de llamar a las imágenes patéticas de las que estoy hablando) y leyendas sanitarias que “aplican” (quiere decir que van a ilustrar) en las cajetillas y productos del tabaco.

Y he reflexionado, sudado y fumado copiosamente.

La verdad es que me aburren esas imágenes de fetos ennegrecidos, pulmones de látex negro, lenguas con cáncer o cuellos con hoyos. Y además tengo unos cojones muy gordos, por lo cual no me asusta ninguna estupidez, no tengo miedo, sinceramente.

Y ahora, van a ilustrar las cajetillas con nuevas mierdas y mentiras que se han inventado para tener a los cobardes más acobardados y a mí más molesto (me envidian tanto que están pensando continuamente en hacer idioteces para irritarme). De cualquier forma me suda la polla, uso pitillera de plata para llevar los cigarros.

Pero hay que ver como os manejan, borregos.

¿Por qué no ilustran las botellas de cerveza y licores con hombres violando a mujeres, hombres y mujeres estrellando sus coches con su familia, mujeres apalizadas y asesinadas por sus borrachos maridos o hígados podridos de cirrosis?

¿Con cuánto dinero sobornan las industrias alcohólicas a los presidentes, ministros de sanidad, funcionarios y a los médicos? ¿Cuánto invierten los fabricantes de alcohol en comprar a estos individuos para que no exijan el mismo trato con las bebidas alcohólicas que le dan al tabaco?

Vamos a ver, gilipollas: el alcohol cuesta más dinero público para su control (a nadie le hacen soplar en un tabacómetro para ver cuanta nicotina tiene en sangre) y gasto sanitario, urbano y publicitario.

¿Sois tontos o simplemente borrachos?

El alcohol, habéis de saber, es el arma del poder (al vodka en la antigua URSS me remito). Deja que un obrero o un ejecutivo se emborrache y luego, cuando se les pase la curda, llegarán al trabajo con la ilusión de que llegue de nuevo el fin de semana para mearse de nuevo encima. Y lo obedecerán todo con su sonrisa de borracho de fin de semana. Acabarán convencidos de que su vida no es una mierda y de que todos sus días son diferentes.

Y una polla…

El alcohol os hace idiotas y borregos bobalicones para los empresarios y el poder.

No os dais cuenta, tontos míos, como os dan por culo.

En cambio, el tabaco es más elegante y conlleva un descanso en el trabajo, y tranquilidad para pensar. Cosa que jode al empresario, que suele ser muy poco listo, son personas básicamente con suerte (recordad, estúpidos míos, aquello de que a todos los tontos se les aparece la virgen).

Esto es una lección para niños de tres años. Es tan evidente, que siento vergüenza ajena por vosotros, que os creéis que el tabaco es el mayor daño.

Pues bien, como los subnormales que están en el poder no van a ilustrar las botellas con “pictogramas” y los subnormales que toman no lo van a exigir; yo he ilustrado las botellas con una foto a escala 1/25 de mi polla, para que cuando bebáis, si no pensáis en que sois unos miserables borregos en manos de unos tipos que no son demasiado listos, al menos os hagáis la ilusión de que os lleváis algo mejor a la boca que una bebida barata.

A partir de ahora, mi polla en boca de todos.

Soy de una vanidad…

A propósito, yo solo bebo cocacola que engorda la titola como bien podéis ver.

¡Hala, bebed hijos míos, esta es mi polla!

Que os lo tenga que decir todo a estas alturas…

Pero que tontos sois, coño.

Y dejadme fumar tranquilo u os parto la cara.

Iconoclasta

Los costaleros ya están jadeando, llevan treinta minutos acarreando el paso del Jesús del Gran Poder. Las camisetas están empapadas y se pegan a la piel de los torsos, las fajas se han oscurecido con manchas húmedas. Los pañuelos anudados a sus cabezas ya no recogen el sudor y los ojos se escaldan. La gente y el bullicio intentan sobreponerse a las saetas sin que nadie ni nada consiga una clara victoria.

Manuel no puede apartar la mirada de la espalda de Federico, el joven costalero que marca los músculos dorsales contra la tela de la camiseta.

Cada costalero parece querer cargar con todo el peso de la imagen, como una prueba de fuerza y poder reproductor; el pertiguero con su traje de terciopelo y bordados de oro, pica en el zócalo del paso para llamarlos al orden y les manda enderezarse y sincronizar el esfuerzo. Federico es un joven que lleva cuatro o cinco años en su hermandad, la Hermandad de las Tres Caídas.

El paso es lento y pesado; cada año lo mismo, la misma angustia, la misma culpa, el pecado recalentado entre sus piernas. Manuel es un nazareno de cirio, y lleva la enorme vela inclinada hacia la izquierda, apoyando el peso en el grueso cinturón de esparto que ciñe la túnica. El capirote azul oculta su vergüenza y dispara su libido. Sus ojos siguen con las pupilas dilatadas los esfuerzos del joven cuerpo de Federico.

Bajo la prominente barriga de Manuel, pende el pene envuelto en una lía fina de esparto, un cilicio en la polla. Una penitencia, un castigo a su deseo de coger el fuerte cuerpo de Federico y lamer su espalda, meter la lengua en su ano. Meterle la polla hasta hacerlo sangrar.

Es tan joven… Le consta que Federico no es marica, lo ha visto con chicas, llegar con resaca a los ensayos. Se han invitado a alguna cerveza y unos pitillos, Manuel le invita con la excusa de darle consejos de veterano, como casi todos hacen con los más jóvenes.

Pero él tampoco parece marica, su mujer jamás lo diría. Sólo que cuando la folla, piensa en un cuerpo velludo, en una piel seca y curtida. Cuando la folla, piensa que está metiendo la polla forzando un duro esfínter de hombre. Cuando la jode, desearía tener entre sus manos una polla enorme latiendo y retorciéndose como un gusano en su mano.

El tormento… Si Jesús lo viera… Quiere que Jesucristo le perdone, que vea como le sangra la polla que se endurece ante los jóvenes cuerpos.

Los pantalones de Federico han bajado mostrando la rabadilla y el inicio del canal que conduce a un ano que desearía herniar. El pene de Manuel, se dilata lentamente, el cilicio no puede evitar que el bálano crezca; aprisionada la piel, el músculo se desarrolla y el glande sale al exterior como si brotara de entre la lía de esparto. El dolor es intenso, y va paralelo a un placer, la túnica disimula la erección pero, hay una pequeña mancha oscura a la altura de sus genitales, es la sangre del deseo. El pago a su lujuria.

El Cristo del Gran Poder le da la espalda, pero él le reza y le ruega que le libre de este tormento.

― ¡Jesús del Gran Poder, deja que cargue tu cruz! ― rezaba extasiado sin apartar la mirada del culo de Federico.

― ¡Nazareno, dame un caramelo! ¡Nazareno, dame un caramelo!

Un niño le ha tocado la barriga para llamar su atención, golpeándole accidentalmente el pene, su cara se descompone de dolor bajo el capirote. Con dificultad y mordiéndose los labios mete la mano en el bolsillo de la túnica, tardando más de lo necesario saca un puñado de caramelos que pone entre las manos del niño que forman un cuenco. Ese simple roce que se ha hecho con la mano, lo ha excitado más. Quiere hacerse una paja y si no fuera por el cilicio, se acariciaría el pijo gordo hasta correrse. A la espalda de Cristo, como un traidor felón y perverso.

Está anocheciendo, el cielo se muestra anaranjado como si ardiera una hoguera más allá del horizonte. Como arde él de deseo, como arde su pene lacerado. Como le arderán durante días las llagas que evitarán que se masturbe compulsivamente en cualquier sitio apartado.

― ¡Manolo, viva la madre que te parió! ― le grita su mujer al reconocerlo, está entre un grupo de esposas, novias, hermanas y amigas de nazarenos y costaleros. Animan el paso y llevan agua y toallas.

Seve es una cincuentona como él, gorda. Sus enormes pechos reposan en sus piernas cuando se sienta a la mesa y sus rollizos muslos se bambolean con cada paso que da.

Aún le pone ese culo enorme en el que tantas veces ha hundido sus dedos soñando que eran nalgas duras y ásperas. Seve apaga la luz y cierra los ojos cuando la folla. Y a él siempre le ha parecido bien, no le gusta ver su cara simulando placer. Ella debería azotarse como penitencia por falsa. Cuando se corre en sus muslos haciendo la marcha atrás, ella siempre le llama “machote”. Pero no ha sentido jamás verdadero placer entre sus rollizos muslos.

El paso llega de nuevo a la parroquia tras ser bendecido en la catedral. Los participantes de la procesión, irán después al local de la hermandad a tomar una copa antes de cambiarse y encontrarse con la familia para cenar de pie en el mejor de los casos en los atestados bares. Sevilla no descansa y la ruidosa ciudad en Semana Santa es un auténtico hervidero de gente extraña. Tal vez por ello, los sevillanos tienden a formar sus propios grupos, fuerzas de choque contra la ocupación.

Manuel se ha separado de los cofrades y se ha metido en el oscuro almacén de la parroquia donde han dejado los pasos para mañana limpiarlos y protegerlos del polvo y la luz.

Ha dejado el cirio deformado por el calor en el cesto con tantos otros. Se escabulle entre los compañeros para meterse en el almacén dejando la puerta un poco entornada para que entre luz.

Se oculta tras el paso y levanta de vez en cuando la mirada hacia la puerta, vigilando las sombras por si alguien entra.

Ha subido el faldón de la túnica por encima del vientre y está liberando el pene. La sangre se ha enganchado entre el esparto y la piel; cada tirón de la cuerda para liberar la polla, por lento, suave y cuidadoso que sea, le hace gemir de dolor; pero su glande está brillante de humor sexual, lo nota húmedo y al rozarlo ha suspirado. Está oscuro para verlo, pero huele el semen, se le ha escapado una pequeña eyaculación y aún no ha podido desenvolver el pene entero.

― Manolo ¿qué haces?

Se ha sobresaltado y ha dejado caer rápidamente la túnica.

Federico se dirige de frente hacia él y a pesar de la penumbra, seguro que ha podido percatarse de que algo raro se estaba haciendo.

― Me estaba quitando esto de encima. ― dijo levantando la túnica, sin mirarle a la cara.

Federico enciende una vela que ha cogido de un candelabro del paso e ilumina lo que Manuel le muestra.

― Lo tienes en carne viva ¿Por qué? Acabo de rezar un rosario por una promesa, pero lo tuyo… Tienes que tener mucho tormento para llegar a esto.

Federico se arrodilla dejando el cirio en el suelo y coge el pene aún envuelto en esparto.

― Yo te lo quitaré.

Escupe en la cuerda y en el miembro extendiendo la saliva, reblandeciendo la sangre seca. Con la lengua va separando poco a poco el esparto pegado a la piel.

Manuel llora e intenta contener unos suspiros de placer sin conseguirlo. No hay dolor, siente que la polla va a estallar con esa continua expansión. Federico le acaricia los cojones gordos y pesados, que acaban reduciéndose a la vez que se endurecen.

Quedan apenas tres vueltas de cuerda por soltar, cuando la leche inunda la boca de Federico, y él no aparta la boca. Se mete el glande y succiona de él. Las piernas de Manuel flaquean y ahoga un ronco estertor de gusto.

Mientras la lengua de Federico lame y reparte el semen por todo el pene, la cuerda cae por fin al suelo, en el charquito de semen.

El Cristo allá en lo alto, con su cruz al hombro, los mira de soslayo. Con la misma expresión de dolor con la que fue tallado. Parece cruzar una apática mirada con la Virgen, salpicada de cera roja, que se encuentra frente a él.

Federico se coloca a la espalda de Manuel y le conduce las manos a la base del paso. Manuel obedece sin decir palabra, se deja llevar como un crío, con una vergüenza que le come las entrañas.

― Dobla más la espalda. Abre las piernas. ― le susurra al oído Federico anudándole el faldón de la túnica por encima de los riñones.

Las risas y recias voces de los hermanos llegan tan nítidas que Manuel teme que puedan entrar en cualquier momento.

Siente la lengua del chico recorrerle la raja del culo, y sus recias manos separar los glúteos. Se apoya fuertemente en la base de madera y levanta la vista al Cristo, le gustaría santiguarse, pero no quiere soltar las manos de donde Federico las ha llevado. Abre más las piernas cuando siente unos dedos calientes y húmedos invadirle el ano, el dolor no importa comparado con el placer, y un fino hilo de saliva se desprende de su boca. Sus propios suspiros le escandalizan por lo elevados de volumen. Los dedos le invaden tan profundamente las entrañas que le ha estimulado la próstata y su pene se ha puesto tieso de nuevo.

― Manolo, te la voy a meter, no te muevas.

Y primero siente como si se le rasgara el ano, siente un tremendo calor y tiene la impresión de que no es un pene lo que le está penetrando, si no un palo gordo que se esfuerza en entrar. Manuel se defiende.

― Relájate Manolo, y te dolerá menos; no me aprietes el culo. ― la voz de Federico está entrecortada, está excitado y lo nota empujar con fuerza.

Sus uñas se clavan en la madera cuando por fin siente que la polla se ha entrado. También suspira con alivio. Las primeras embestidas llevan un ritmo lento. Fede ha cesado el movimiento para mojarse el pene con saliva y proseguir con mayor ritmo.

La polla del chico parece meterse por dentro de la suya, haciendo que se le enderece casi dolorosamente. El continuo golpeteo en la próstata le ha provocado una ligera incontinencia, se le escapan unas gotas de orina. Siente el pubis de Federico en sus nalgas y ya no hay dolor. Sólo un placer que se expande desde la raíz de la polla hacia su vientre y los huevos. Siente la recia barba de Fede en su espalda, sus jadeos. Su barriga se mueve al ritmo de las embestidas.

Un ronco gruñido y el chico queda quieto, apresando sus pectorales con las manos; nota las contracciones de la eyaculación, como si sufriera un ataque epiléptico. No sabe que coño hacer. La leche caliente inunda su intestino y resbala luego por sus testículos. No se ha dado cuenta pero, se ha vuelto a correr, su pene gotea un semen demasiado líquido y apenas blanco.

Cuando la polla se desliza saliendo de su culo, se siente desfallecer por el placer que le proporciona ese resbaladizo bálano aliviando la presión en las paredes del esfínter. Tiene su propia polla en el puño, ajeno al dolor de las heridas.

― Manolo, déjame 200 €, que no tengo para llevar a mi Pili a cenar.

Aturdido se baja el faldón de la túnica y saca la cartera, acercándose a la temblorosa luz del cirio mira en su interior.

― Sólo tengo 170 €.

― Pues ya está bien, Manolo. Muchas gracias. ― el chico le ha cogido los billetes de la mano.

― A la próxima te pongo yo el culo ¿eh?

“¿Así de fácil? Soy más maricón de lo que pensaba, ¡Qué asco…!”, piensa mientras contempla a Fede salir con prisa del almacén.

Levanta la mirada al Jesús del Gran Poder y se santigua. Besa los pies de la Virgen.

Apaga el cirio y en la penumbra avanza unos pasos inseguros y dolorosos; cuando posa la mano en la maneta de la puerta, como si un costalero fuera, consigue enderezar la espalda y andar con normalidad a pesar de un dolor que se va haciendo más intenso por momentos. Y ahora, camino de casa para cambiarse de ropa, hará su propia estación de la crucifixión, como un Cristo maricón.

Con el capirote bajo el brazo, camina entre la gente que aún está gritando, riendo y charlando en grupos, el sonido le molesta. Las tenues luces le molestan como si fueran soles, los niños hacen pelotas con la cera que hay en el suelo. Y la imagen de su esposa se le antoja más repugnante que nunca.

― ¡Nazareno, dame un caramelo! ­― le pide un niño.

No lo ha oído, no ve al niño; mecánicamente se mete la mano en el bolsillo, pero en lugar de sacar un caramelo, vomita.

La Semana Santa ya no es lo que era.

Ni él.

Iconoclasta

Los muertos me usan, se asientan en mi pecho, cargan sus almas sobre mí.

Pesan como la carne de una pierna rota.

Cada noche, cada sueño, en la oscuridad inconsciente; observan con curiosidad y expectación mis ojos cerrados oprimiendo con su inmaterialidad mis costillas.

Temo a los muertos que roban la paz a mi sueño como lo hacen las vergüenzas y los rencores acumulados.

Detritus de una vida…

Y aún los amo, no soy malo. No soy tan malo como me parezco a mí mismo.

Aunque no recuerdo bien sus caras. Es un problema que me angustia.

Los muertos provocan apneas. Donde antes había aire, ahí están ellos, inmaterialmente vertiginosos e inalcanzables desplazando el oxígeno.

Es imposible que pueda algo estar tan muerto…

Qué puta pena.

Sin embargo, se acuestan en mi carne por las noches, cuando duermo y no puedo dominar la irrealidad que hay párpados afuera.

Presionan, reclaman atención.

Saben que están muertos y necesitan hacerse notar.

Respirando a los cadáveres de los cadáveres mis pulmones se quedan vacíos, porque no son nada, lo sé. Son nada y nadie sin remedio.

Y aún así, parasitan el sueño y el descanso.

A medida que avanza el tiempo la verdad se revela rompiendo fantasías e ilusiones.

El peso de esas almas es ahora pena y su inexistencia ni siquiera es vacío. El vacío es una idea romántica y pueril.

Ocurre que el aire, cuando están muertos, sabe a mierda si los amaste. Ellos son ahora mi vergüenza: el espejismo de una infantil esperanza.

Caí en mi propio engaño como un niño que cree en los superhéroes y los viajes en el tiempo. Un niño que no sabía que un día de sus cojones saldría leche.

Me espera lo mismo que a ellos: morir y ser nada. Ser un ladrón de aire de ellos, los que quiero.

Sentaré mis rodillas en los vivos que amo, aunque no quiera. En las noches seré el que roba y acapara sus respiraciones. Robaré un aire que no me pertenece. Respiraré de sus bocas hasta que comprendan y asuman que soy un espejismo, un sueño vano de consuelo.

Una vida en el más allá que no existe.

Avergonzados como yo lo estoy, me diluiré en el tiempo y seré reemplazado por algo tangible que al despertar pueda ser enfocado, tocado, respirado. Todo aquello que no deja un vacío, que no robe el aire.

Me cambiarán, como yo lo he hecho, por el humo del tabaco, la primera orina de la mañana, el dolor de un tejido podrido o la fiebre de una enfermedad cuando el sol conjura la noche.

Los muertos pesan sin ser nada, sin existir.

Qué extraña es la muerte, qué mentirosa y cobarde la vida…

No le temo a morir, no importa demasiado vivir.

Porque si hay algo que pesa más que un muerto, es la vergüenza de haber pensado que podían vivir, creer durante un instante que podría un día volver a oírlos, tocarlos o verlos.

Ahora queda el bochorno de haberme robado yo mismo el aire.

Seré un muerto ruborizado en el pecho de mis vivos.

Iconoclasta

Génesis 38, 6 al 10 (Gn 38, 6-10)
Judá y Tamar (Sobre Onán el pajillero)
5 últimas páginas

Génesis 34, 1 al 2, 7-8, 13 al 15, 18, 20, 22, 24-31 (Gn 34, 1-2.7-8.13-15.18.20.22.24-31)
Rapto de Dina.
Siete últimas páginas.

El calendario muestra que es marzo. Los días están cuadriculados en una hoja vulgar, amarillenta y quemada por el tiempo.

El tiempo lo ensucia y enturbia todo. El tiempo es algo en lo que no confío, simplemente estoy en él sin poder haber decidido.

El tiempo y yo somos la desesperación de muchos seres.

Los números son espantosamente grandes. Hay fases lunares en el margen derecho y los sábados y domingos figuran en rojo. Un diseño de lo más anodino.

El mes de marzo no sirve absolutamente para nada, lleva años aquí. Hay más meses debajo, pero me da grima tocar las sucias hojas.

Tal vez por ello no he arrancado la hoja, porque tanta ordinariez hace más elegante y espectacular la foto de la que pende. Pon un poco de mierda a los pies de una cosa bella y ésta destacará aún más. No soy decorador, pero cuando ves porquería, cualquier cosa que no lo sea, se hace agradable.

No limpio el espejo para eso mismo, para adorarme cada mañana, soy lo que resalta entre la mierda. Aunque no sé si el óxido que salpica la superficie es de mi piel o se ha desprendido el ahumado del cristal.

La foto es un dibujo de una chica pin-up con un flequillo enrollado encima de las cejas y un moño muy elaborado tras la nuca, su cabello está sujeto con un pañuelo morado de hacer tarea doméstica. Unos shorts vaqueros muy cortos, dejan ver sus muslos cubiertos por unas medias de malla. Viste una blusa granate anudada bajo los pechos dejando su abdomen desnudo. Sus pechos, ocultos y apenas visibles entre el escote, se adivinan pesados y rotundos.

A veces salen cucarachas tras la foto.

Su agresivo pecho me pone la polla dura todos los días.

Es una joya de los años cincuenta del siglo pasado, aunque estéticamente es deplorable tener semejante cosa en tu dormitorio, frente a la cama. Yo la prefiero a una virgen maría, un crucifijo o la playmate del mes actual que parece una subnormal a la que le han arreglado todo el cuerpo con plástico y retocado la raja del coño hasta parecer infantil.

Hay muchos hombres que desean coños lisos e impolutos, que les recuerden los de sus hijas cuando eran niñas.

La pin-up es una mujer joven de grandes ojos oscuros desmesuradamente abiertos, podría masturbarme con sus enormes y espesas pestañas. Su cabello es rojizo.

La sonrisa es candorosa y pícara, denota sorpresa y su mano refuerza esta cualidad apoyándose con infantil sorpresa en la mejilla derecha. Su rostro está graciosamente sucio por alguna tarea doméstica que estaba realizando cuando el dibujante la creó. También lo está el brazo que cuelga: exhibe manchas de grasa que contrastan con la mano larga y de dedos delgados, cuyas uñas están pintadas de color rosa, como el rubor de sus mejillas.

A menudo arrastro la piel de mi glande hasta casi desgarrarla imaginando que esas uñas se hunden en mi meato.

Su sonrisa deja claro que sabe que su coño y sus tetas pueden enloquecer a un hombre como yo.

Su boca entreabierta, tiene unos rollizos labios explosivamente rojos y dejan entrever unos redondeados dientes blancos que contrastarían (de hecho lo hacen) con el púrpura de mi glande henchido de sangre.

Me he hecho tantas pajas con ella…

No la miro cuando me la meneo, ya la tengo en mi mente y cometo cosas con ella que de existir, se suicidaría.

Cuando estás solo aprendes a buscarte compañía que no sea humana. Se descubren tesoros, que de estar acompañado, pasarían desapercibidos.

El calendario se encontraba en la cocina cuando hace más de diez años alquilé este apartamento. Un día, tras masturbarme ante ella tomando un café en la cocina, decidí que sería más cómodo tenerla en la habitación, así que la clavé en la pared que queda frente a mi cama.

Tengo un gusto patético para la decoración y no tengo ayuda con ello, nadie viene a mi casa.

No es culpa de nadie, soy perezoso para relacionarme.

La madrugada trae ruidos a los que estoy acostumbrado, pequeños crujidos y voces lejanas. Alguna cucaracha se remueve inquieta tras la foto dándole vida a la pin-up y otras corren entre los platos sucios de la cocina, no las oigo; pero sé que si ahora encendiera la luz de la cocina, las vería correr para esconderse entre las juntas de los armarios y los azulejos.

Precioso…

Pero es sobre todo en la madrugada cuando la observo fumando, con los ojos irritados por un exceso de humo.

Su blusa anudada por encima del ombligo contiene los pechos haciendo resaltar su potencia y peso.

Deshago el nudo y un pecho parece saltar furioso, está coronado con una gran areola del color del café con leche. La acaricio hasta que el pezón se contrae. Su boca entreabierta y sus labios de rojo sangre dejan escapar una exhalación entrecortada.

Es el gemido reprimido de una pin-up sonriente e inocente. Creada para ser sensual sin ser sexual. Algo entre lo tierno y lo obsceno, mierda hipócrita para ser más exactos.

A mí me gusta arrancar la ternura y la inocencia como la piel de un conejo muerto y dejar que las cucarachas devoren esas virtudes de mierda.

La picardía no puede ser graciosa ni hacer sentir bien a un hombre como yo.

La sordidez de mis deseos es tan desmesurada y oscura, que lo pudre todo.

Como todo lo pudre el tiempo.

Esta imagen y sus tonos pastel, es tan real como la vacuidad de mi vida, así de palpable. Solo trabajo, violo, como y duermo.

No tengo inquietudes intelectuales, ni ideal alguno.

Y no aspiro a mantener una familia.

Ni amo ni soy amado. Me basta follar, sea violando, pagando o gratis por alguna de esas raras razones que le parezco atractivo a una mujer.

Y está bien, soy un predador, mi única ley es la naturaleza, la mía propia. Si mi instinto me dice que es el momento de follar, violo. Si no puedo violar pago y entonces a la puta la deshago a golpes. Si consigo conquistar a la mujer, se arrepentirá toda su vida de haber venido conmigo porque el hematoma de mi patada en su vientre no se curará en meses.

Tal vez amaría a la chica pin-up, hasta me permitiría meterle el rabo entre las tetas para que mi semen se acumulara en el hueco de su perfecto cuello, bajo la nuez.

Y meterle una botella en el coño.

Metérsela… No existe momento más tierno y cálido como el instante en el que mi polla es arropada por su vagina.

Siento su humedad abrazando y pringando mi pene. Sus contracciones, el pulso de su útero… Su flujo se extiende tibio por el vello de mis cojones.

Y ella con su pañuelo morado, exhibiendo sin descanso su candorosa y pueril sonrisa.

Aunque le golpee los ojos cuando la jodo cubriéndola con mi cuerpo, aunque le mastique los pezones hasta quedar bañada en sangre; sonríe.

Ella piensa que el mundo es mejor, que no hay monstruos. No acaba de entender que dentro de sus pantalones dibujados, hay un clítoris grande como una perla que palpita indecentemente hambriento. No puede creer con su sonrisa, que de su coño se pueda desprender una humedad densa y olorosa que yo puedo detectar, y me llevará a que la penetre hasta perforar sus intestinos.

Es una putada para ella que la crearan con una pícara sonrisa, de esas que dicen: provoco, mirad pero no tocad. No soy puta.

No puede imaginar que si me provoca una mujer, le desgarro el coño en su optimista mundo de mierda.

Por muchos colores pastel con la que la hayan pintado.

A veces sus pantalones, más que de grasa parecen manchados de sangre.

No sé si los sueños traspasan alguna dimensión y se hacen realidad en alguna otra. Si fuera así, quiero ir ahí, donde la sangre mana y el dolor hace explotar el corazón con un placer inenarrable.

Separo mis piernas y oprimo el pubis para que mi polla erecta luzca enorme ante los ojos de la pin-up. Y sé que yo también sonrío, la diferencia es que soy pura hostilidad y si se la metiera, le arrancaría los ojos para verla sufrir mientras me corro.

¿Los dibujos tienen miedo? Tengo que aclarar mi vista frotándome los ojos, porque la chica Pin-up parece temblar; asoman unas antenas negras por encima de su cabeza.

Es la cucaracha y me molesta, me resta concentración. Le pego un manotazo a la fotografía y la cucaracha cruje aplastándose con un ruido a patata frita rota. La sombra de mi pene en la pared es más grande. Me gusta ver mi animalidad.

A veces pierdo la calma. Muchas veces…

Desde hace unos días a la chica pin-up se le ha torcido la sonrisa. No es aberración de mis ojos, ni el papel se está descomponiendo. Es real.

En su blusa han aparecido manchas más oscuras justo donde están los pezones que le desgarro noche sí y noche también.

Hoy el rímel de sus ojos se ha corrido. Decididamente ha llorado.

Me gusta más así, las mujeres me gustan más llorando que gozando.

Soy un asesino, violador y un ser abyecto; pero no padezco alucinaciones: la chica Pin-up ha perdido ya por fin todo asomo de picardía e inocencia.

Se ha ido a una dimensión donde yo no estoy. Como si su creador hubiera hecho algo por ella, ha debido modificar el dibujo desde allá, Mundo Feliz, donde seres como yo no existen.

En la mano del brazo sucio que cuelga, hay una navaja de afeitar con el filo mellado y oxidada, como la que conservo en el lavabo; con ella corté las tetas de la primera chica con la que follé.

El cuello de la Pin-up está abierto de oreja a oreja y la mano que está apoyada en su mejilla, ahora está crispada y hunde las uñas en la piel hiriéndola.

Sus rodillas se han juntado cansadas y sus pechos parecen haberse hundido por la falta de sangre. Es una muñeca rota, casi sin color.

Da un poco de pena que algo tan inocente se haya suicidado. Me hubiera gustado verlo…

Sé que no se puede suicidar un dibujo, nadie me creería. Así que mi vida seguirá transcurriendo como siempre, sin preocuparme por ello.

La cuestión es que me importa una mierda que alguien me crea o no. Me basta con lo que sé. Y lo único que veo, es a la chica que ya no sonríe, que de su mano pende una navaja sucia de su propia sangre y su cuello es una grotesca sonrisa demente por donde se ha derramado toda la sangre que pudiera tener. Son los hechos, soy bueno en mi trabajo, examinando las pruebas; a menudo, las de mis propios delitos.

El tiempo lo pervierte todo y Gepetto prefiere matar a su muñeco para que no sufra.

Hija de puta…

Arranco la hoja de la pared y la arrugo lanzándola al suelo.

Me visto, son las tres de la madrugada, tomo mi pistola y mi placa de policía, voy a buscar a una mujer a la que hacer sufrir y violar, el orden me la pela.

Sólo sé que mi instinto me lo pide.

Y estoy furioso porque mi chica Pin-up me ha abandonado. Alguien ha de pagar y no será un dibujo. Ninguna mujer podrá escapar a la otra dimensión si no está clavada en la pared de mi habitación.

Iconoclasta

Génesis 27, 1 al 6, 8 al 12, 15 al 16 y 22 al 23. (Gn 27, 1-6.8-12.15-16.22-23)
Jacob suplanta a Esaú.
Siete últimas páginas.