Archivos de la categoría ‘Citas’

Cojones… Es como leer en la prensa una reflexión de Bambi en versión YMCA.

Precioso de verdad.

Lo entiendo, cuando veo la mierda que me pagan, también pienso que estoy en el cuerpo equivocado; solo que yo adoro mi cuerpo con sus testículos y pene incluidos.

El problema no es el cuerpo: es un cerebro bastante estropeado.

Aun así, que cada cual haga lo que le salga del coño o la polla antes de perderlos.

Es que me parto con Bambigay transexual.

Anuncios

Aún me pregunto cómo han dejado entrar en la ONU y otras sedes oficiales internacionales a una niña participante de un teleconcurso. No me lo pregunto, es retórica.
Todo el mundo sabe y si no mi gato os lo explica que, si Greta (que cada día le encuentro más parecido con Gollum, incluso coinciden las iniciales) no entra en la sede oficial de alguna entidad internacional, seguramente los adolescentes aborregados y de pocas luces que la siguen, tuiteros y feisbuqueros crédulos como niños de tres años, entrarían en crisis de histeria y serían capaces de tirarse ellos mismos gas pimienta en los ojos manifestándose desnudos y bailando algún perreo hortera de marcado carácter infra cultural en algún vertedero.
Por otra parte, además de fea como un Diablo de Tasmania, la Thunberg es terrorífica. Con ella podrían hacer El Exorcista Reloaded, en la que natural e inevitablemente interpretaría a Regan, la niña posesa (Trump sería el figurante gordo que va comiendo un perrito caliente con la barriga asomando por la cintura del pantalón y una camiseta llena de manchas de grasa y ketchup).
Respecto a sus lágrimas, es fea, es antipática y un monstruo de la telebasura; pero eso no quita que a su edad reconozca el nivel de imbecilidad de la humanidad en general y tenga la habilidad de llorar con un mal disimulado histrionismo, por el que sus padres han debido pagar un dineral en una escuela de actores.

¿Veis? Miles de barceloneses que han recorrido miles de veces la calle Vía Layetana (ayer domingo se llamó Real Cañada Vía Layetana) y varias veces por semana, acuden como ganado bien adiestrado sin apenas pastores. Conocen bien sus vías ganaderas.
Y así todas las ciudades, y así todos los vulgares, y así siempre.
O sea, estás hasta el coño/cojones de la puta cárcel que es una ciudad como Barcelona y pierdes un día de fiesta paseando por la misma mierdosa calle que has visto toda tu mediocre vida porque te dicen que no hay coches este domingo e ilusionado y obediente te vas a dar un baño de multitud de carne sudorosa en tan pequeño espacio para nada.
Espero que los borregos al final, tengan un trato humano al ser sacrificados; que antes del degüello sean aturdidos para evitar demasiado sufrimiento y su estrés.
Es un deseo puramente cortés, realmente me importa una mierda si los aturden o no.

La Reina de Barcelona, su Majestad la Colau, ha dictado orden de multar, cazar y capturar los patinetes eléctricos y los perezosos que van encima, ya que son más fáciles de denunciar, multar, e inmovilizar que los ladrones violentos homicidas y traficantes de drogas. Incluso molestan más que esos vendedores africanos tan morenos y negros que venden gafas, bolsos, carteras y paraguas de grandes marcas a precio de estiércol. No tan barato resulta cuando no les puedes dar un solo uso, tampoco seáis tan ingenuos de pensar que solo pagáis “marca” por un bolso caro.
Por lo visto los patinetes son muy grandes, ocupan mucho espacio y sobre todo, le hacen la competencia a la mierda de transporte público barcelonés. Pero lo que es peor: son agresivos, sus ruedas tienen cuchillas que amputan los pies de los peatones. De ahí ese chorro de multas que ha puesto la guardia mora de Colau.
Es su feudo y tiene derecho a llevar su puto reino como le salga del coño.
Luego dicen del buen talante antimonárquico, democrático y liberal de Unidas Podemos, la bondad de sus medios machos, de sus curtidas mujeres y otros satélites asociados.

Me parece bien que los israelíes pretendan hacer suyo el Jordán.
No me convence nada, nada, nada el islam. Cuanto menos espacio tengan para vivir, mejor.
Les gusta mucho degollar, mutilar y prohibir todo.
Sobre todo, esa paranoia por disfrazar de fantasmas a las mujeres y quitarme así el placer de una erección al verlas sin mordazas y con todas sus curvas esplendiendo.
Los judíos israelíes no son particularmente diplomáticos; pero lo remedian con cojones.
Tanto que si yo fuera musulmán pensaría: qué hijo putas con más huevos…

No puede ser…

Publicado: 30 agosto, 2019 en Chusma, Citas, Histéricas, Humor, Reflexiones
Etiquetas:, ,

¡Ay qué chocho!
Oye, pero aun así, a pesar de lo ridícula; esa mezcla de caricatura, mal arte, mal gusto, chabacanería, fetichismo, populismo y sensiblería; funciona. Ya lo creo que sí…
Ese leproso negro en brazos del Judas posmoderno es vasodilatador. Me la ha puesto dura.
No conocía mi retorcida y cruel libido.
Me voy a masturbar ya mismo, esta erección es épica.