Archivos de la categoría ‘Citas’

Yo soy catalán y los catalanes hacen exactamente lo mismo que el resto de la chusma: vacunarse y usar su bozal a tutiplén sin ningún rubor, haciendo alarde de ese mezquino gesto neurótico de comprobar el correcto pegado del bozal en el hocico en todo momento, como si pudieran ver cuando se acerca un trozo de virus volando a por ellos.
Hay gente con ganas de tocar los cojones, en Cataluña se adora la cobardía y la mansedumbre como en el resto de España.

Espero que lo hagan bien los judíos porque si los moros se salen con la suya, con la cobardía que hay en Europa y en Occidente en general, la chusma aceptaría llevar el burka con alegría (incluso los hombres) para alentar el pacifismo y la tolerancia de mierda; de la misma forma que llevan con tanta dignidad y orgullo su bozalito anticoronavirus.
Y se acabaría el ver esas rotundas piernas y tetas que en verano tanto se prodigan a través de mini faldas y transparencias absolutamente masturbatorias en las calurosas noches de verano. Y en las frías de invierno, qué cojones.

Pues se va a hacer muy popular España entre las mulas.
Y bueno, como si la gonorrea no existiera…
Eso sí, enhorabuena a los funcionarios por ahorrarse lo más sórdido de la inmigración.
De cualquier forma, apesta a populismo barato, como todo en las “democracias” fascistas surgidas con el método del coronavirus.

Por supuesto que colaborarían. Ya han colaborado y siguen con la mano en alto.
Todos esos que aplaudían histéricos encerrados en sus balcones a los policías que pegaban y acosaban a quien se encontraban por la calle, eran auténticos nazis. Lo son.
Por eso el hijoputa de Franco duró casi medio siglo, porque España está lleno de gente nazi y cobarde.
Bueno, Francia, Alemania, Italia… También, pero no vivo allá, me suda la polla lo mierdas que son.
Claro que sí, y denunciarían a la Gestapo al vecino sin mascarilla para que lo quemaran en un horno. El proceso es sencillo como una pelota: Si alguien no obedece al fascismo, los que lo obedecen se convierten en cobardes mediocres. Para solucionarlo se elimina al valiente y al no haber comparación…
Seguro que muchos no lo entienden, margaritas a los cerdos.
Todo eso ya se ha demostrado y respondido, no sé a qué viene la pregunta mierdosa del titular.

Ya es un hecho social de cotidiano debate buscar los medios necesarios maquillados de legalidad para que el Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus pueda encarcelar a la población y arruinarla cada vez que se le antoja.
Hay una ansia cotidiana por encontrar métodos y maneras de robar la más mínima libertad y que los cabestros aplaudan.
La única preocupación del fascismo, su caudillo y caciques es perpetuar la cárcel y el hambre para los ciudadanos. Como cantaba Talking Heads: “Mientras las cosas caían a pedazos, nadie prestaba atención”.
Es absolutamente kafkiano.
Si a la cobardía y un nivel cultural del carajo, le añadimos esa pereza genética española para el trabajo, el fascismo florece sin cuidados algunos en semejante estercolero.
Es ya tan descarada e instaurada la represión y el acoso, que incluso la prensa toma este debate como una ley más de normalidad. El fascismo ha sido aceptado, la dictadura es la nueva forma de vida y los votantes ilusos, continúan con su fe ciega en el encarcelamiento y el bozal del fascismo asesino español.
De verdad, es como si las vacas, debatieran si es mejor que las electrocuten primero en el matadero o directamente les peguen un tiro en la cabeza.
En la Alemania nazi funcionaban así las cosas, pero tenían judíos que matar; no como aquí que matan y arruinan al propio español.
Y la libertad no es enfermedad, cabestros. La libertad da sustento y cobijo, idiotas…

El Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus no se fía de sus jueces corruptos, y les dice a sus caciques autonómicos: “Tranquilos, que si alguien os tumba vuestra dictadura, yo (el Caudillo) os regalo un decreto que se lo va a tener que meter por el culo el tribunal supremo”.
El Fascismo Español ya no tiene límites, los campos de concentración, gulags o guetos del coronavirus están garantizados por tiempo indefinido. El día que el Caudillo o un Cacique autonómico se levante con cierto humor por alguna disfunción cerebral u hormonal, dispondrá para sus cabestros españoles un nuevo encarcelamiento nocturno o diurno, según le plazca porque así le apetece, con la impunidad que da el miedo de un pueblo cobarde y manso. Recordad, borregos que: “Libertad, en España, es enfermedad”.
Y los jueces, a cobrar para hacer absolutamente nada.
Que viva México (corrupción) en la Península Ibérica (sin la más elemental libertad).

Esto no ha cambiado, eso de la inquietud le ocurrió lo mismo a las generaciones que vivieron bajo el yugo del puerco Franco y al morir semejante cerdo, y mucha gente (YO no, precisamente uno de mis putos profesores, nos amenazó con castigo si reíamos por la muerte del marrano) se preguntaba que iba a ser de ellos. ¿Qué hacer con la libertad?
Pues ahora no ha acabado el fascismo español, solo han dado un poco de tregua a la asfixia; pero muchos cabestros se lamentan de esa libertad sobre la que el actual Caudillo les ha adoctrinado con su dogmático veneno: “La libertad es enfermedad”.
El español, nunca me cansaré de repetirlo, tiene tal mansedumbre que España se ha convertido en el paraíso de los dictadores y su corrupción.
Y así estamos, los que disfrutan de su breve libertad y los que se lamentan de ella porque tienen miedo a respirar y a decidir.
La historia se repite de tal forma y tan previsiblemente que cuando conoces la pauta de comportamiento de las masas, te encuentras deseando que el sol se aproxime unos pocos millones de kilómetros para que incinere a todo imbécil, aunque sea a costa de mí mismo.

La prensa prostituta del Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español no cesa en sus proclamas ideológicas y lanza una nueva amenaza de su amo:
“La juventud es peligrosa, la juventud y su libertad es enfermedad. Se les debe encarcelar para que no maten a ningún viejo, porque son portadores de la mortal Covid-19. Perseguidlos, denunciadlos”.
Enésima crónica del asesino gobierno fascista español y su prensa puta.
Pensamiento libre para aliviar tensiones: Estoy harto de tantos hijos de puta fascistas.

Y es que pierden el trabajo fácil e incluso divertido de acosar y abusar de gente inocente con la impunidad de una dictadura que los alimenta, enriquece y protege.
Que no se preocupen tanto por seguir reventando las más mínimas libertades, la corrupta legalidad española pronto dictará nuevas órdenes de prisión nocturna e incluso diurna y así podrán seguir disfrutando de su mierda.

Mira que a estas alturas del fascismo publicar tremenda mentira tan facilona y cándida… ¡Tsé!
Está claro que el Nuevo y Normal Fascismo Español del Coronavirus, tiene la absoluta seguridad que su población tiene menos inteligencia que un perro de dos meses.
Y te sueltan semejante trola, con una considerable erección o bien dejando empapado el protegeslip.
Desde que el Nuevo y Normal Fascismo Español del Coronavirus dio su golpe de terrorismo de estado a las libertades más básicas, no ha habido otra enfermedad que el coronavirus o su “la covid 19”.
Yo he pasado la puta gripe, y no sé cuantos resfriados como todos los años; pero si hubiera tenido la mala idea de acudir al médico a por alguna receta para el malestar gripal o el catarro (en el caso de que hubiera sido posible), me hubieran dicho que tenía un coronavirus del tamaño de un cerdo.
Y mis cojones asimétricos, también son por culpa del coronavirus.
Porque ya lo dice el propio nombre del gobierno español: Nuevo y Normal Fascismo del Coronavirus.
Sin coronavirus no habría una dictadura y con poco coronavirus y más gripe, perderían potencia en el mando que tienen con esa mano que no les tiembla de mierda.