Lo hermoso de las águilas es su soledad, nadie vuelta tan alto y tan solo como ellas.
Nadie mantiene una distancia tan grande de otros seres vivos.
Y nadie mata con tanta habilidad, eficacia y elegancia.
Solo en la soledad las águilas y yo nos parecemos; pero yo no puedo alejarme tanto de los seres humanos como ellas hacen.
Al final soy un gusano, un roto que las observa con unos prismáticos y envidia.
Con un deseo vehemente de escapar de aquí de una vez por todas.
Siempre son desalentadoras mis conclusiones cuando me comparo con las cosas potentes, hermosas y libres.

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.

Anuncios

Imagen  —  Publicado: 18 agosto, 2019 en Absurdo, Humor
Etiquetas:, , , , , , ,

Es el único personaje decente e inteligente de toda la mitología de la biblia y su nuevo testamento. Un soplo de luz, aire fresco, sensatez e inteligencia en un texto oscuro, confuso y absolutamente artificioso, redactado para el gobierno de las reses.
Su carisma es muy superior al protagonista (el mediocre Jesucristo).
Y en la película Jesucristo Superstar (1973), Poncio es pura genialidad.
Poncio Pilatos es fascinante. Solo tuvo que mirar a los ojos de Jesucristo para ver la locura y entender.
Aunque todos los mitos inteligentes y sarcásticos lo son, en cuanto pretenden hacerlos reales o les dan un toque humano, se convierten en pura mediocridad. Sin embargo, Poncio Pilatos ha resistido muy bien el paso del tiempo, nadie lo ha contaminado porque no hay suficientes cerebros operativos para entender su gran sarcasmo y su inteligencia acerada y libre de moralidades baratas (crítico con Roma, crítico con los judíos). Un pensamiento libre adelantado miles de años, incluso a nuestra época.
Ojalá hubiera existido semejante genio.
¡Bravo por él y el escritor que lo inventó!

Quien luce una bandera de su país o lo que quiera que sea donde vive: ¿Quiere dar a entender que gracias a su país tiene casa? ¿Su casa pertenece a su país? ¿Ha trabajado para conseguirla o es un obsequio de nacimiento por haber nacido en su tierra? ¿A qué ama más, a su casa o su país? ¿Su país le paga por la publicidad o le da un trato de favor fiscal? ¿El que luce la bandera es dueño de parte del país?
¿O tal vez se debe simplemente a un carácter servil? Lo digo porque por ejemplo y por la publicidad de multitud de películas y noticias, muchas casas que lucen la bandera USA, están situadas en guetos, en caravanas fijas usadas como viviendas o en los patios de la casas de familias de marcado carácter y morfología endogámica.
Se diría aún a riesgo de ser cruel (dios me libre ¡Ja!) que cuanto más pobres más tontos. ¿O ser pobre es consecuencia de ser tonto?
¿O simplemente se debe a que un hijo de puta con demasiado dinero te pisó el cuello al nacer y agradecido pusiste su bandera en tu casa?
Yo digo que si marcas tu territorio con una bandera, eres vasallo.
Así se explica que hitlers, estalins, mussolinis, milosevics y trumps hayan llegado al poder con el beneplácito de sus cariñosos patriotas.
A mí es que eso del patriotismo me provoca sarpullidos. Vivo en el país que me parieron, no tuve elección. No soy mi país, soy YO.
Y los dioses son escupideras.

Caminas y una aguja aparecida del mismísimo infierno punza primero la parte frontal de la rodilla, la carne. No es molesto, no demasiado.
Pero no se detiene, el diablo la empuja con fuerza hasta el hueso y la rótula canta ella sola el aria del dolor mientras me detengo un segundo para tomar aire y autosugestionarme que no duele.
No se detiene, atraviesa la puta rodilla, no deja de doler en todos los siglos que pasan veloces ante mis ojos.
El dolor radia hasta los dedos de los pies que se crispan y tras mis ojos veo luces. Cortocircuitos cerebrales también de miedo y alarma (algo no va bien, otra vez).
Luego, el dolor se hace uniforme y penetrante como un pitido de alta frecuencia que licúa las vísceras y dura hasta que encuentro un lugar para sentarme. Menos mal que sudo, porque con este calor/dolor, me estallarían los sesos al vapor.
Enciendo el cigarrillo con los dedos temblones.
Y cuando desaparece como desaparecería la serpiente que te ha mordido en una centésima de segundo, pienso con cierto sarcasmo que si no hubiera sido por este inconsolable y profundo dolor, no sabría si estoy realmente vivo o soy zombi.
Estoy absolutamente vivo a juzgar por el grado del puto dolor de mierda.
Bendigo la bondad de la diosa Morfina y le niego un sacrificio en su altar por su ausencia cuando la necesito.
Vuelvo a casa con una increíble ausencia de dolor y atento al infierno y sus agujas.
Mi amigo el burro me saluda girando repetidamente la cabeza a un lado a otro. ¡Cómo me aprecia! (me esfuerzo en creer).
Vale la pena sonreír ante él.
Murf maúlla repetidamente cuando abro la puerta de casa y busca mi mano para frotar su cabeza ronroneando.
Y agradezco la soledad de mi refugio donde no hay quien me diga al llegar con el rostro un tanto congestionado: “Estás amargado”.
Los lisiados siempre tenemos pequeñas tragedias mediocres para amenizar las horas del día.
Estar vivo es todo un descubrimiento pleno de dolor.
Joder con la dicha de vivir…
Maldito el consuelo de “os lisiados”.

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.

Que cabrón el bañista, no tiene corazón. En cambio el reportero y su periódico deberían ser elevados a la categoría de santos (no importa si las madres son putas) por su gran sensibilidad económica para montar la mejor portada “performance” y que más insectos atraiga.
Versión 1:
Parece que no puedes comer tranquilo en la playa sin que se acerque traidoramente un barco de refugiatas y te traten de insensible por comer y disfrutar de tus vacaciones.
Versión 2:
Bueno, también podría darse el caso de que el reportero te invite a un plato de mejillones para que los disfrutes en el lugar adecuado para hacer la foto.
Y con el asunto de los repartos, lo mejor, al igual que con las colecciones de cromos de futbolistas y Angry Birds, es que cada puerto y país haga una lista y se encuentren los representantes con sus respectivos álbumes bajo el brazo en algún lugar (como el mercado de San Antonio de Barcelona en los domingos) para intercambiar los refugiados repetidos.

Fotografiar una cascada no tiene ningún problema técnico o artístico.
Lo difícil es dar con el exhibicionista onanista en el preciso momento y lugar en los que eyacula tras cascársela.
Puede llevar semanas dar con él, como con los osos en los bosques, por ejemplo.
Lo que sí es necesario es disponer de mucho dinero y tiempo que perder, como los fotógrafos del national geographic.
En fin, es una cuestión meramente logístico-económica.
Una vez has conseguido localizarlo, fotografiarlo es tan fácil como encontrar putas en las zonas de bares y salas de baile de Barcelona mar.
Y si le metes un dardo con un chip localizador en el culo, podrás fotografiar sus cascadas en todo su territorio y vender a empresas de turismo, prensa geográfica y naturista tan preciosas cascadas.
Yo soy más de fotografiar hienas porque es más fácil y divertido ya que no dejan de reír.