En el cine del Nuevo Nazismo Sanitario Homosexual instaurado con el coronavirus planetariamente, las escenas de abrazos entre machos llegan a ser tan largas, tan prolongado el estrecho e íntimo contacto que resulta muy embarazoso permanecer ante la pantalla. Y cuanta más definición, más se te contraen los dedos de los pies con horror. Es mejor llevar calcetines desahogados para no destrozarlos con uno de esos abrazos que se dan los machos en cualquier escena inesperada, de esas que te asaltan a traición y es tarde para ir a mear.
Los cines empiezan a ser lugares, además de oscuros, muy vergonzosos.

La Xunta Nazi Autonómica Gallega va a vigilar bajo el agua a todo el que mee en su mar, que es suyo y muy suyo (del gobierno nazi, claro).
Lo mejor de todo y más jocoso, es que el ciudadano o votante español está tan castrado mentalmente de libertad, que todas estas leyes y estupideces o cualquier prohibición; le parecen buenas, lógicas y necesarias.
Aquí no hace falta memoria histórica, seguimos viviendo en la dictadura franquista.
España es un nicho de fascismo, y si hay un Caudillo que se llamaba Franco; ahora los hay con toda clase de nombres en todos los idiomas y dialectos del territorio de la península ibérica, cuna y nicho de dictaduras eternas y pobreza extrema. En el gobierno central un Caudillo jefe y por cada taifa o autonomía, un Cacique controlando sus campos de concentración regionales. Como un narcogobierno latinoamericano; pero con folclore franquista o falangista español.
A lo mejor el nazismo gallego no espía bajo el agua, sino que pesará a cada bañista antes de pisar la playa. Y a la salida, al que pese menos se le multará por meón hijoputa.

El eterno bozal (mascarilla en jerga nazi) símbolo del Nuevo y Normal Estado Penitenciario Fascista Español del coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico de la clase baja o trabajadora por impuestos de cambio climático, es algo tan sagrado en la cúpula nazi del estado español que lleva incluso a detener trenes para sacar a un pasajero que no lleva el símbolo nazi oficial.
Abusar del fetichismo y folclore nazi puede llegar a cansar a la gente, además de enfermarla empobreciendo la respiración. Y cuando alguien decide usar su libertad, los pobres cabestros asustados de ver un ser humano libre sin bozal, se sienten muy mal y amenazados, son conejos inmovilizados por los focos de un auto en la noche ante un humano libre. Y lloriquean con cobardía y envidia.
España es una dictadura enferma, paranoica y cobarde (millones de votos no pueden estar equivocados 😋). Es simplemente, un satélite de la dictadura china. Al igual que los chinos, los jerarcas penitenciarios fascistas españoles, siguen prohibiendo la respiración porque es la ostentación de su poder y extorsión fascista: prohibir incluso las necesidades biológicas para conseguir una ciudadanía débil y maleable, dependiente de sus decretos mierdosos.

Esta es una de esas “noticias” maliciosas y doctrinales publicada por orden del Estado Penitenciario Fascista Español para que los cabestros no olviden que sigue prohibiendo y decretando con la misma fuerza y extorsión que cuando el Caudillo Penitenciario en persona, instauró dicho estado aquel día 14/3/2020 mediante el coronavirus.

Un prohibidor profesional, un Caudillo que ha creado una red de Caciques Autonómicos que no hacen más que liquidar todo tipo de libertades y acosar policialmente a los habitantes con el aval de sus jueces (corruptos) de su propiedad; de todos ellos. Es pura pornografía que el Caudillo pronuncie “libertad” y “derechos” en la España Penitenciaria y Fascista que instauró el 14 marzo del 2020.
Da miedo el bicho y su psicosis.

Por muy ministra penitenciaria del nuevo y normal estado penitenciario fascista español del coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico de la clase baja trabajadora por el cambio climático, que sea; debería fingir decencia y honestidad con el asunto de la ruina de la clase baja trabajadora.
En fin, simular un poco de educación, algo que les falta en sus falsos currículums a los que forman el estado penitenciario.
Por muy dictadora que sea, siempre se gobierna mejor con un poco de oratoria.
Y es que son tan absolutamente impunes en un país de votantes cabestros, que saben que seguirán eternamente en el poder hagan lo que hagan y digan lo que digan.

¿A quién cojones le importa la OTAN si no es politicastro ladrón?

En la Nueva y Normal España Fascista del Coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico del trabajador por el cambio climático siempre los hay que encuentran motivo de celebración y el estado trabaja en medidas facilonas que no entrañan conocimientos de política, economía y salud.
De ahí este noticia plagada de tantas estupideces en tan poco espacio.

Esto es mentira. Porque a lo que cobra el Nuevo y Normal Caudillo Penitenciario Fascista Español del coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico del trabajador por el cambio climático, se ha de sumar los porcentajes que le dan sus secuaces y cómplices. los Caciques Autonómicos Nazis: un porcentaje para el caudillo de lo que cada cacique autonómico roba y extorsiona a su clase trabajadora.
El Caudillo es el dios del nazismo español y como tal, cobra.
Así que no jodan con lloriqueos sentimentales de mierda que no nací ayer, hijos de puta.

No te ofreceré nada; pero intentaré hacer lo necesario para que no sientas que te he estafado tiempo de vida.
Lo que dure.
Lo digo porque hay gente muy paranoica que cree que su tiempo es oro y luego te quieren cobrar intereses, como si hubieras asistido de su mano a algún tipo de experiencia o cura milagrosa.
Mi cura milagrosa solo pueden ser tus labios, los cuatro.
Soy muy simple y fumo para parecer que pienso. Como te digo, mientras viva no tengo otra cosa que hacer más que amarte y no soy un beato como el joven Werther. De follar tengo mi experiencia, o sea que de adolescencias y cosas de esas, nasti de plasti. Quiero decir que tengo duricias en el alma y en la picha; pero no me siento especial, tienes tantas como yo en el alma, se te nota en esa mirada de mujer loba.
También tengo experiencias en fracasos, por viejo y por tonto, diría incluso que los colecciono. No aprendo nunca, a mí nadie me enseña nada ni me escarmienta. Y no hay nadie igual en el mundo y nada se repite. Me paso por el rabo lo que me predicaron para hacerme idiota que es justamente lo contrario.
Existe el pensamiento insectil en una masa humana; pero todas las reses huelen, apestan distinto; debe ser por sus hábitos alimenticios e higiénicos. Una cuestión ganadera.
Así que cuando pinte mal, me largo y no montamos dramas innecesarios. Si en la vida sobra algo, es pesar.
Y si te parece bien mi currículum, vamos a follar que tengo la garganta seca de tanta cháchara de amor.

Iconoclasta

Cs o Ciudadanos fue el partido que apoyó incondicionalmente al Caudillo Sánchez cuando en marzo del 2020, instauró el Nuevo y Normal Estado Penitenciario Fascista Español del Coronavirus.
Cs se limitó a interpretar el papel de azafata de vuelo mostrando a los españoles como obedecer sin rechistar al Caudillo y educando a la clase trabajadora extorsionada en el correcto uso del bozal (mascarilla en jerga nazi).
Ni una sola mano levantó jamás contra los decretos mafiosos del Caudillo en la nueva y normal dictadura. Luego se convirtió en algo puramente decorativo, un jarrón en las cortes. Cs venía a ser el personaje de Alfredo Landa en la película Los Santos Inocentes.
Es lógico que se haya desintegrado, y con él su presidenta, ejemplo vivo y esplendoroso de la servidumbre más vil y además, gratis para la dictadura del Caudillo.

Es fascinante observar (como las naranjas cuando se pudren a alta velocidad en los documentales) la decadencia y pereza de la ralea política española, o los que habitan en la península ibérica (para no herir susceptibilidades fascioso-nacionalista-chovinistas).
Con la crisis económica y el crack económico de la clase baja o trabajadora, van estos fascistólogos pagados por el mismo pueblo al que arruinan, y se dedican a perder el tiempo en sentimentalismos de novela hispano americana mala, en plena época de penuria y precariedades de todo tipo.
Y no solo es que sean vagos estos políticachos y por ello hacen cositas, leyecitas fáciles teletrabajando cómodamente de sus casas cobrando una millonada. Lo peor de todo es que tampoco tienen formación y conocimiento para sortear una crisis económica.
Pues mira si va bien mi memoria que, así es como estalló la pasada guerra civil española: Aquellos politicuchos hijos de papá (y no menos de puta) muy rico y que gobernaban aquella paupérrima “república” dedicaban su tiempo a perorar en las cortes discursos grandilocuentes y académicos en una guerra por ver quien lo oraba más florido y elegante. Y así, con una hambruna digna de África, se meaban estos pijos políticos e ineptos en la gente que moría de hambre (porque moría gente de hambre, sobre todo en el sur español), eso por una parte.
Y por la otra, eran tan inútiles, tan estúpidos y decadentes en sus ricas vidas; que no supieron ver lo que estaban preparando aquellos militares españoles corruptos que se compraban títulos de general en sus destinos africanos y se enriquecían con los presupuestos militares que les llegaban de la península. Y entre discurso y discurso de niños ricos e idiotas, Franco y sus secuaces llevaban a cabo los preliminares de uno de los genocidios más largos y cruentos de Europa: la guerra civil española.
Ahora el Nuevo y Normal Caudillo Penitenciario Fascista Español del Coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico de la clase baja trabajadora, provocado por los impuestos fraudulentos de la política del cambio climático; tal vez sea que (el mentado Sánchez) tenga en su mente penitenciaria crear un nuevo ministerio (el de la memoria, claro) con miles de funcionarios cobrando como ingenieros y trabajando de desenterradores (todos familiares y militantes del PSOE, por supuesto).
La incógnita para mí, es si el actual Caudillo Español Penitenciario seguirá en el poder cuando los militares inicien un nuevo golpe de estado. O lo derrocará un militar de aquellos enriquecidos, de allá por Marruecos, como es tradición. 😬😋😃