En la película Llamaradas, Robert De Niro, un bombero investigador, le pregunta a Donald Sutherland (pirómano):

– ¿Qué le harías al mundo si pudieras?

– Pegarle fuego -responde.

La primera vez que vi esa escena, pensé: el pirómano es como yo…

Y me sentí dos veces bien de verme reflejado con tan atractiva personalidad.

Carita sonriente de mierda.

El hijo puta que tiene un gran espacio, una gran casa y un gran terreno, no tiene problema alguno con el asunto de la mascarilla.
El hijo puta funcionario carcelero y policía, tampoco; la dictadura que protegen con ferocidad los encubre.
El hijo puta que está en el poder, tampoco, porque no va a ser multado.
El hijo puta que dicta decretos, es feliz y está a salvo de su enfermizo fascismo. Sus votantes lerdos dicen amén y usan el bozal como un nuevo artículo de moda; se dan bofetadas por lucir el bozal más molón y original de mierda.
El coronavirus no es lo malo, lo malo es el olor a podrido de la cobardía y la corrupción que ha llegado al punto más alto. Como si el estalinismo fuera esa repugnante nueva normalidad.
Los hijo putas son una secta de tarados mentales, hijos de la endogamia; donde el absurdo de la cobardía, el infantilismo y una ponzoñosa hipocresía degrada todo tipo de dignidades.
¿Qué será lo siguiente? ¿Enseñar a los niños a rezar el “mascarilla nuestro” y recolectar para siempre mierda en bolsas en los campamentos de verano, como muestra la televisión del nuevo fascismo? ¿Nuevas generaciones de hijos de puta basureros, con mascarillas de tiernos motivos estampados serán los nuevos productores de los regímenes del coronavirus?

El mejor momento para marchar

Publicado: 9 julio, 2020 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

En soledad sientes y aprecias cosas que en compañía pasan desapercibidas. Es absolutamente necesaria la intimidad para ser uno con el planeta.
Tan solo una suave brisa a la sombra de los árboles tiene un valor incalculable. Da una inusual importancia a la vida en esos breves y compasivos momentos.
Cuando el viento me conforta del esfuerzo y el calor de vivir, no pienso en la miseria humana, en el dolor o el miedo a la muerte.
El viento trae cosas buenas, un sortilegio de una magia ancestral que se crea entre los animales y la vegetación del bosque, lejos de la humanidad.
En la brisa flotan las imágenes y esencias del amor y el cariño. La ternura y esa bella tristeza de recordar a los queridos muertos.
Por ese instante de vida absoluta e íntima, pienso que ha valido la pena vivirlo todo.
Hay quien tiene miedo a morir en un lugar aislado, inaccesible y sin compañía humana.
Yo no.
Cuando el aire en la soledad de la montaña roza mi rostro y las manos, cuando el trinar de los pájaros invisibles y el rumor de los árboles me acogen en su vida; pienso que no puede haber mejor momento para morir.
Ojalá muriera en el momento y lugar más hermosos.
Que la brisa fresca me susurrara que todo está bien y que es el momento de morir. “¿Vamos, Pablo?”.
Y yo le diría: “Sí, ahora que no estoy cansado”.
El aire me susurraría: “¿Ha sido una buena vida, verdad?” y no podría responder porque ya estaría muerto.
Desparecería como una hoja seca que, soplada revolotea tonta y suavemente, desapareciendo en lo profundo del bosque.
Una hormiga arrastra una mariposa muerta.
Sonrío: yo necesitaría una super hormiga.

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta

El Chapo Torra jefe del Cártel de la Generalitat de Cataluña (una de las más famosas organizaciones mafiosas de España), en connivencia con sus amos y directores generales de la federación de los cárteles españoles, los Caudillos Chapo Sánchez y Chapo Iglesias; ha creado una nueva línea de extorsión para recuperar el dinero que antes de la crisis del coronavirus robaban de forma habitual.
Se trata de obligar a la chusma a calzarse mascarilla en todo tiempo y lugar en el que estén fuera de sus casas; con ello y en vista del calor veraniego, pretenden con las sanciones recuperar los sobornos o mordidas que han dejado de cobrar por causa del estado de alarma por coronavirus y el cierre de empresas (Nissan ha dejado de invertir en el territorio que controla dicho cártel catalán) que han dejado gran número de parados.
Como ya es habitual, en toda dictadura la mafia entra por la puerta grande y se instala como un parásito en todas las instituciones públicas y privadas.
De hecho, la UE ya es un reservorio de mafiosos.
Las extorsiones mafiosas, siguen el mismo patrón de las extorsiones de los gobiernos franquistas o fascistas.
España está absolutamente podrida a nivel molecular.
En definitiva, el puto cártel de la Generalitat y su Chapo Torra, solo consiguen asfixiar a Cataluña, con mascarilla y robándoles todo el dinero posible.
Hay que tener en cuenta que, los chapos o dictadores de segunda categoría, son mucho más represivos y feroces que sus amos o jefes, debido a ese normal complejo de inferioridad y la envidia que les tienen.
Y como la chusma tiene ese miedo tan propio de la ignorancia y la superstición, creen con fervor que es una medida sanitaria y profiláctica.
Qué lelos…
Por mi parte, juro que reciclaré todas las mascarillas que use y no las tiraré a la vía pública (y una polla).
Voy a dejar un notorio rastro para que me puedan controlar mejor.
Hijo putas fascistas mafiosos ladrones…
Y mira que me caen bien alguna de sus madres, en el burdel te hacen unas mamadas de infarto en tiempo récord.

“LA CRISIS DEL CORONAVIRUS.
Delirios y psicosis, entre los efectos del coronavirus en el cerebro.
Su mujer se comportaba de manera extraña. Se ponía y quitaba el abrigo de forma repetitiva. Decía ver leones y monos en casa y aseguraba que alguien la perseguía. Incluso se mostró agresiva con su familia y el personal médico. Solo mejoró tras tratarla con haloperidol y risperidona, dos medicamentos antipsicóticos. Es un caso extremo, pero es parte de lo que el coronavirus le está haciendo al cerebro de algunas de las personas a las que infecta.”
(El País, 8/8/2020)

Pues no sé, eso de los monos, los leones y lo de quitarse y ponerse el abrigo debería ser dramático y preocupante; pero no podía parar de reír leyéndolo.
Y seguro que no cuenta los detalles sórdidos: lo que creía que los monos le hacían sexualmente.
Dentro de poco, encontraremos gente comiendo pasto en la montaña y diciendo “¡Beeee!”.
O metiéndose cosas en el ano en un parque infantil ocupado por niños zombi.
Pero lo que más esperanza me da, es que las tías buenas (véase foto) en lugar de jugar al quita-pon con el abrigo, se desnuden y salgan a la calle mostrándose esplendorosa y masturbatoriamente obscenas en su bella locura.
Monos y leones en la casa… ¿Seguro que era por el coronavirus? Es que en esta época de miedo e histeria colectiva se achaca cualquier cosa graciosa o no al coronavirus.
Por otra parte, las noticias que se fabrican para tener a la población atemorizada, le quita la gracia de que la locura de los leones y los monos sea real. Los gobiernos del nuevo fascismo y anormalidad feliz del coronavirus, sin duda alguna han aconsejado publicar esta mierda a su prensa sobornada, como hacen habitualmente.
Aunque sea mentira, sigo riendo. Imaginar a una loca así de tebeo, hace la mierda fascista más llevadera.

Imagen  —  Publicado: 7 julio, 2020 en Maldito romanticismo, Reflexiones
Etiquetas:, ,

Es que no es noticia.
Cualquiera con un mínimo de cerebro ya conocía que la playa no se puede negociar.
Es de todos sabido que a la chusma la encierras en casa diciéndole “quédate en casa y no vayas a trabajar”, que se lo tome como una festividad, sintiéndose feliz, a salvo y obediente. Pero si le prohíbes que vaya a la playa, te dirá que una mierda; por mucho coronavirus que flote en el aire, en el agua o en la cerveza que se están tragando.
La playa no se perdona, aunque llueva mierda.
Eso del “ejemplar comportamiento ciudadano”, los caudillos Sánchez e Iglesias y su corte de negligentes y cobardes, pueden metérselo por el culo y no sacarlo hasta reventar.

“Una cuidadora del zoo de Zurich (Suiza) murió después de ser atacada por una tigre siberiana cuando la trabajadora se encontraba dentro del espacio ocupado por los grandes felinos y mientras un grupo de personas visitaba esa zona del zoológico”
(La información)

Es asfixiante la ignorancia que aparece ya de una forma cotidiana y sin pudor en los medios de información y los gubernamentales. Por lo visto, cualquiera puede ser periodista o político si es suficientemente inculto.
¿Una tigre siberiana? Es patético que ignoren que el femenino de tigre es tigresa.
No saber escribir es tan peligroso como la endogamia para la especie humana.
Un periodista puede infectar a miles e idiotas de su propia enfermedad analfabeta.
“La trabajadora” no era necesario, incluso queda de redacción de niño de siete años. Tampoco era necesario escribir “esa zona del zoológico”.
La noticia se debe escribir así (a menos que, quien “redactó” noticia cobrara por palabras y se hiciera así indigno de sí mismo y a ojos de dios):
“Una cuidadora del zoo de Zurich (Suiza) murió por el ataque de una tigresa siberiana cuando se encontraba en el recinto de los grandes felinos ante un grupo de visitantes”.
Y ahora me voy a la ducha, me siento sucio como mujer violada.
No siempre me masturbo bajo el agua y con una suave esponja acariciando el bálano con movimientos uniformemente acelerados, soy muy sensible ante los problemas de cultura de la sociedad cuando me lo propongo.

Salvación

Publicado: 5 julio, 2020 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , , ,

Si la existencia es palpable y no un sueño es por la calidez de tu piel, la voluptuosidad de tus labios y la musicalidad de tu voz.
Con esto quiero decir que sin ti mi vida no es vida, es un letargo donde mis propias manos son difusas frente a mis ojos.
Y sino supieras de mí, tu existencia daría sentido y realidad a la mía, un punto de anclaje a la realidad de una pesadilla de la que no puedo despertar.

Insisto, el “distanciamiento social” y esa mierda de “nueva normalidad”, me causa hasta erecciones por la cantidad de espacio libre que crea. ¿Para cuándo Coronavirus Reloaded?