Candice Swanepoel

En Telegramas de Iconoclasta.

Anuncios

22548879_10214738666601316_6799821290848989060_o

La vida es color dicen; pero algo ocurre en mi cerebro, que codifico los colores en grises y a la luz amenazada por la penumbra.
No quiero la banalidad del color, quiero la lucha entre luz y oscuridad. La tétrica serenidad de la monocromía que evoca muerte, tiempos ya perdidos…
Mi pensamiento denso y potente no busca paz o alegría, solo quiere trascender a través de la cruda y descarnada realidad.
Porque de alguna forma, soy capaz de sonreír y amar en lo gris y en la penumbra.
Tal vez soy alérgico al miedo y la tristeza.
Tal vez tengo un problema en mis retinas; pero no usaré colirios.
Está bien así, no puede hacer daño.

100 muertes por minuto

Los escritores viven a una velocidad de 100 muertes/minuto hasta que al final les es concedida.
Escribir es una enfermedad degenerativa: degenera la humanidad y el ánimo de quien la describe.
Los hay que escriben de esperanza y amor; pero no son escritores, son charlatanes, vendedores timadores con un frasco de curalotodo en la mano. Rodeados de palurdos que se plantean comprar ese agua sucia que anuncia.

Presos políticos catalanes por supuesto

Porque si un político es un chorizo (ladrón), ha de ir a la trena si vives en un país democrático (acepto de buen humor y con cinismo el concepto de democracia; pero no me lo creo).
Líderes enjuicidados de la SS alemana (como el de la foto), también fueron presos políticos, los corruptos que ahora están entre rejas son presos políticos. Fidel Castro, Stalin, Franco, y muchos actuales, deberían haber sido presos políticos si de verdad existiera democracia y justicia en el planeta.
Es por eso que cuando un ladrón coincide con ser político, se me pone dura de gusto cuando entran en el trullo.
Esta reflexión viene a santo de unos sujetos (Sánchez y Cuixart) que ayer metieron en la cárcel, unos presidentes de entidades “culturales” (que no reconocerían la cultura ni aunque se la estuvieran follando por el culo y luego chupándole las tetas) catalanas que han promovido y ejecutado el golpe de estado y la usurpación del parlamento catalán.
Los ignorantes y deslumbrados ahora jalean que en España hay presos políticos: lo divertido es que estos dos tipos, no son políticos. Nadie les votó no son candidatos a nada; pero han estado metidos y presentes entre los diputados elegidos en votaciones legales, han asistido a las sesiones parlamentarias controlando medios informativos y asesorando/coaccionando a personas electas.
Vamos a ver si la peña aprende un poco de lógica y semántica: si no eres político, cuando te meten en el trullo, no eres preso político. Simplemente un delincuente más.
Por otra parte, hablan de pacifismo y toda esa mierda, ya que promovieron manifestaciones “pacíficas”; pero se lo digo alto a los subnormales para que lo entiendan de una puta vez: no tiene nada de pacífico una manifestación de un millar de personas contra veinte. Es una mierda de pacifismo que se lo pueden meter por su culo. Su sucio culo.
Les deberían cortar la lengua para que no dijeran más pendejadas. Eso estaría bien.
Insisto, si hay presos políticos me alegro (hay más por los que alegrarse que por los inocentes que además, son de otros países verdaderamente jodidos por tiranías y conveniencias); porque en estos tiempos de engaño, ignorancia y decadente y cobarde ingenuidad; es una bocanada de oxígeno para la razón y la ética saber que un político corrupto está entre rejas.
Así que en lugar de tocar cacerolas y hacer carteles por la libertad de estos tipos, que mejor se dediquen a follar o masturbarse que es más decente y ético.

Reflexiones redes. 201710171403

Deslizarse
Cuando viajo en tren a través de un paraje neblinoso, no puedo evitar observar con anhelante atención los misteriosos contornos que pasan veloces al otro lado del vidrio de la ventana.
Y sin darme cuenta imagino cosas.
En ese mismo instante, en algún momento que no puedo concretar, el tren y lo que contiene enmudecen.
Y el mundo.
Mi pensamiento se desliza suave en la nada que forma la niebla.
Cuando entras en la enigmática niebla desde el otro lado del cristal, simplemente te deslizas.
No hay ruedas, no hay movimiento ni vibración.
La niebla borra lo que soy y lo que fui cuanto más me adentro en ella.
O es muerte pura, o es una alegoría intranquilizante; pero con el alivio de ser concluyente.
Yo y la vida nos deslizamos silenciosos, haciendo borrosos los rostros muertos y vivos, los amores y los odios.
Porque no recuerdo ya el rostro de mis muertos mudos, como los quería…
En la niebla parece que el amor se rasga con las difusas ramas. Se emborrona como la palabra bañada por una lágrima en el papel y siento no ser nada ni de nadie.
Lloraría por el amor que se desliza difuso al otro lado del cristal y me deja, me diluye en una pena que solo alivia el silencio y la soledad de un deslizamiento.
Siento que es tarde para pertenecer a nadie.
Siento que no quiero ese esfuerzo ya.
Soy el borrón de un árbol, un poste desdibujado y abandonado en esa insondable voracidad de olvido y silencio.
Me deslizo y sé que continúo en un tren por ese vidrio que se empaña con mi aliento y me separa de la muerte borradora que en algún momento accederá al vagón como otro pasajero más.
Y deslizándome, sé que no tendré miedo a la niebla que me hará jirones el pensamiento y el cuerpo.
Y me da miedo no temerla.
Acariciarla a través del vidrio deslizándome, diciéndole secretamente que quiero ser parte de ella.
De un mundo difuso e irreconocible.
Deslizarse como una lágrima por la mejilla… No es difícil.

 

ic666 firma
Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

Adrienne Manning

En Telegramas de Iconoclasta.

Fotor_150773107912233

Bebiendo agua fresca y clara a falta de cocacola, como siempre me ha sobrevenido una de mis revelaciones filosóficas.
Es un asco ser tan listo, una carga tremenda es mi pensamiento afilado.
Me gusta mucho ese dicho que dice: Al enemigo ni agua.
Estoy de acuerdo, para eso es el enemigo: para matarlo.
A menos que tenga un buen par de poderosas tetas y unos labios jugosos y carnosos (los cuatro).
La tolerancia y el perdón son virtudes que conviene cultivar si hay tetas.