Mi hijo Iconoclastito (el diminutivo es un ataque emotivo de cariño paternal, porque folla más que los monos), me gritó desde su habitación:
–¡Qué asco! ¡Mira, papa!
Acudí corriendo, con la ilusión de que me iba a mostrar una buena escena sórdida de porno fetichista (de esas que tanto me gustan de mujeres penetradas por muñones de brazos o piernas); pero qué va…
Era infinitamente más repugnante, más blasfemo. Absolutamente fascista.
El pseudo humorista, pseudo cronista de chismorreos banales y pseudo todo: el Gran Wyoming, aparecía en un video que el ordenador de mi hijo reproducía; en su prostituido (al régimen español, of course) programa El Intermedio (no sé a que viene semejante título, porque está en la cima de la cadena alimenticia del fascismo español). Saltaba gritando, vitoreando y loando la gran hazaña del fascismo español del día: haber pinchado la vacuna de la trombosis contra el coronavirus a no sé cuantos miles de cabestros o mansurrones de una tacada.
Este insigne bufón, telepredicador y voz del sacerdocio del Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus, incluso lloraba emocionado muy fascioso él, dando gracias al Caudillo Sánchez, sus ministros, funcionarios y caciques autonómicos de forma nada sutil.
Para acabar el bloque publicitario y doctrinal del programa (muy bien pagado con las pensiones que el fascismo español ha dejado de pagar a los ayudó y ayuda a bien morir), muy serio el telepredicador, recriminaba a sus telespectadores que, ya no se aplaudía a los acosadores del régimen (nueva y normal bofia política española), ni a sus aburridos funcionarios de la sanidad. Que según el televisivo catequista del fascismo, son los grandes mártires y sufridores de la gripe del coronavirus, por la gran carga de trabajo en la que ni tiempo tenían para atender a los enfermos que precisaban diálisis, tratamientos oncológicos, infartos, comas diabéticos y otros accidentes vasculares, hemorrágicos y traumáticos. Estos eran los verdaderamente sacrificados y santurrones de esta global pandemia (no la llamó estafa) del coronavirus o lacovid19.
Y así exigió un aplauso para esos mártires que jamás fumaron, ni hicieron videos graciosos en sus hospitales.
Y así cada día es menester de hacerse.
También predicó el nuevo y normal latiguillo fascista: “Nadie muere por las trombo-vacunas, las aspirinas son el verdadero veneno”.
–¡Hostia puta, papa!–exclamó mi hijo al darse cuenta de que había vomitado en el suelo viendo ese obsceno recorte del programa.
Me abracé a Iconoclastito.
–¡Nunca más, mijo! ¡Nunca más me llames para ver algo así! ¡Ni siquiera me lo cuentes! ¿Sabes que hay cientos páginas de porno gratis, aunque sea con publicidad? Te la puedes pelar la mar de bien y te libras de ser imbécil.
Me tiré un pedo dirigiéndome a mi despacho y pensé en el Gran Wyoming haciendo el trenecito desnudo. Él era el vagón de intermedio entre el Caudillo Sánchez el ex vice Caudillo Iglesias.
El telepredicador de El Intermedio, es al Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus, lo que era la voz del Nodo en los cines del franquismo.
Estoy abandonado…

No jodas… ¿El tontito con bozal y manos arriba es el Caudillo? ¿Y qué cojones hace con las manos en alto? ¿Saludar a un payaso en una fiesta de cumpleaños? ¿Tiene problemas de coordinación motriz? ¿Asiste a una clase de psico-motricidad para personas con deficiencias psíquicas? ¿No son demasiados enfermitos para un solo logopeda? ¿O se trata de la sesión de un grupo de ayuda a la drogadicción, de esos que te hacen confesar, que no solo había un gramo de coca en la rayita que esnifó? “Hola soy el Caudillo y soy también adicto a la dictadura”.
Lo importante es que no le esté subiendo un trombo al cerebro, donde quiera que esté si lo tiene.
Los fascistas lo último que inspiran es inteligencia y luego elegancia.

Imagen  —  Publicado: 17 abril, 2021 en Amor cabrón, Citas, Lecturas, Maldito romanticismo, Manuscritos, Reflexiones
Etiquetas:, , , , , , ,

“Quién no escribió un poema
huyendo de la soledad.
Quién a los quince años
no dejó su cuerpo abrazar.
Y quién cuando la vida se apaga
y las manos tiemblan ya,
quién no buscó ese recuerdo
de una barca naufragar.”

(Canción Amores, de Mari Trini)

Las cifras no importan, como en todo fascismo es invento puro para justificar, sin parecer demasiado hijos de puta, la prisión que dictan contra el ciudadano. Y que ni se les ocurra sacarse el puto bozal a los cabestros.
Que endurezcan las medidas los caciques de las taifas autonómicas es previsible, son simples criadores de cerdos con la venia de El Caudillo Español del Nuevo y Normal Gobierno Fascista del Coronavirus.

Imagen  —  Publicado: 17 abril, 2021 en Absurdo, Histéricas, Humor, Manuscritos, Reflexiones
Etiquetas:, , , , , ,

Nada nuevo bajo el sol, la taifa catalana Barcelona, es usurera por naturaleza desde tiempos inmemoriales. Quien haya vivido en Barcelona, habrá asumido en muy poco tiempo que vive bajo una alcaldía que realmente es un cártel mafioso que cobra tributos por lo que sea; pero además, sin dar protección alguna.
Barcelona es un pozo negro para cualquier trabajador, y pobre de aquel que tenga la mala suerte de no salir de ese lugar gobernado por una camorra eterna. A mí me pasó, nací allí y me fue muy difícil salir de ese gueto.

Es que el Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus, es incapaz de tener vida sexual plena si no ha conseguido estrangular la más mínima libertad. Especialmente los Caciques Autonómicos que se han erigido en auténticas bestias rabiosas que buscan la dictadura como los cerdos las trufas.
La Sanidad del Fascismo Español se ha creído que es la puta Santísima y sus mandamientos de mierda.
Ellos pueden esnifar toda la cocaína que quieran donde quieran. Tienen espacio, dinero e impunidad de mierda.
Lo siento por los negocios, porque yo no voy a dejar de fumar cuando, como y donde quiera, soy absolutamente alérgico a obedecer a hijos de la gran puta farloperos de mierda.

Imagen  —  Publicado: 16 abril, 2021 en Absurdo, Chusma, Citas, Conclusiones, Histéricas, Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:, , , , , , , ,

Y es que el gusto del fascismo por el “arte” es denostable, una hediondez.
La vulgaridad de la decadente sociedad se refleja en fotos facilonas, oportunistas, aburridas, sentimentaloides, solo para menores de un año mental, con la mentira que todo golpe de estado a la libertad lleva como sello identificativo y el enaltecimiento del fascismo por los aplausos de la anodina masa humana mundial, que mugen más que hablan, que lloran más que trabajan, que se cagan más en su ropa que en el cagadero.
En fin, la foto vale para entrenarse con los dardos y quien tenga suerte y dinero con balas.
Vaya mierda… Hay fotogramas en la serie infantil Heidi que tienen mucha más carga emocional. Donde vas a parar… Y hablando de plásticos, en Blade Runner, la muerte a tiros de la replicante con el abrigo de plástico transparente era mucho más dramática y estética. Le da cien vueltas a esta foto de propaganda nazi, que además, tiene la técnica y la presencia de una mala selfi.