Posts etiquetados ‘ensayo’

Una captura de pantalla de un celular con texto e imágenes

Descripción generada automáticamente con confianza media

Foto de la prensa colaboracionista.
Ejemplo de adoctrinamiento a la clase trabajadora alentándola al uso del bozal y criticando la libertad de elección de no usarlo.

Antes de que empiece el Gobierno Nazi Penitenciario Español Homosexual Sanitario a emponzoñar la historia con su Ministerio de la Memoria, hay que dejar escrito que el coronavirus fue el instrumento para instaurar en España una férrea y corrupta dictadura nazi penitenciaria, de favoritismos homosexuales y sanidad venenosa, operada por secuaces gratificados por la China Nazi Comunista.

En ningún país del mundo salvo, naturalmente en China, se ha llegado a la paranoia de prohibir la respiración en espacios abiertos. El nazismo español ha sido una exacta réplica del chino. Incluso, durante los primeros meses del encarcelamiento de la población por coronavirus en el 2020, el gobierno nazi español planteó la posibilidad de crear campos de concentración para infectados de coronavirus, que en televisión, con infantilismo venenoso llamaron “Arcas de Noé”. Eso sin mentar el despliegue del ejército y policía agresiva y especialmente armados y apostados en calles y carreteras para imponer la dictadura y asegurar el encarcelamiento de la población (muchos países europeos alucinaban con el nuevo nazismo español). Un auténtico terrorismo de estado en toda regla con un ejército y policía severamente adoctrinados en su misión “salvadora”.

Los medios de comunicación, información e internet fueron inmediatamente intervenidos por el estado con la misma censura y protocolo de adoctrinamiento ideológico de la población de la China Nazi Comunista.

Tras dos largos meses de encarcelamientos dictados por el Caudillo Penitenciario Fascista Español Homosexual Sanitario Sánchez y su Vice Caudillo Iglesias (de igual ideología nazi), contra la población trabajadora española (el encarcelamiento no era lo mismo para las clases políticas y ricas que para el trabajador, que para él era desmedidamente represivo y asfixiante). El 20/4/2020 el Caudillo emite otro bando nazi por el que prohíbe respirar decentemente ¡A CIELO ABIERTO! (inaudito en todo el mundo salvo en China).

El día que se impuso la prohibición a la respiración por la obligatoriedad del bozal a cielo abierto, fue de película. Las calles de España se convirtieron en patios de prisiones. Miles de parejas de policías se apostaron en las plazas y calles importantes con evidente agresividad marcial, para acosar e intimidar a todo aquel que no llevara el hocico cubierto con el bozal, el símbolo nazi de la nueva dictadura española instaurada con el coronavirus por el Caudillo mismo, el 14-3-2020.

El 26 de julio del 2021, tras más de catorce meses se libera a la clase trabajadora de respirar con bozal a cielo abierto; solo a cielo abierto. Tras más de una año respirando pobremente, la clase trabajadora española empezó a enfermar. Los que usaron el bozal obedientemente no eran capaces de afrontar un simple resfriado o gripe, las alergias subieron y en septiembre empezó otra tanda de encarcelamientos (esta vez nocturnos) y prohibición de desplazamientos en fines de semana y festivos contra la clase trabajadora, sobre todo por parte de los Caciques Nazis Autonómicos, los más radicales fascistas. Fue la primera oleada, otra nueva epidemia causada por el uso del bozal.

Con estas campañas de bozal intensivo y extorsión, acoso y robo a la población obligándola a comprar el bozal como uso diario; los beneficios de ventas y porcentajes cobrados a los distribuidores y suministradores, llegaron a los bolsillos del Caudillo, ministros y otros jerarcas nazis del gobierno penitenciario homosexual sanitario.

Además del beneficio económico que les reportó la venta de bozales, el fin de tal medida era la humillación de la clase trabajadora e inmersión ideológica en la nueva dictadura (adoctrinamiento fascista). Ya que el bozal fue el medio de acobardar, acosar, debilitar y enfermar a la clase trabajadora para obtener un buen nivel de sumisión y obediencia que diera larga vida a la dictadura china (España es a China lo que Cuba era a la URSS, una colonia china nazi de maneras comunistas en Europa).

En tanto la población se adoctrinaba y acobardaba, el Caudillo vendió “patentes de corso” a los Caciques Autonómicos dándoles carta libre para acosar, extorsionar y encarcelar a la población trabajadora como y cuanto quisieran.

Las radicales taifas autonómicas nazis como Cataluña, Baleares, Valencia, País Vasco y Galicia, entre las más destacadas por su fascismo exacerbado; mantuvieron encarcelamientos nocturnos y la prohibición de trasladarse entre pueblos y ciudades hasta bien entrado el año 2022.

España era una orgía nazi en la que los Caciques Autonómicos Nazis competían entre sí por ser los más duros acosadores de la libertad y necesidades biológicas de la población. Con ellos entró la segregación racial del brazalete nazi o pasaporte covid para negar servicios y recursos a los no vacunados. Con lo cual, los vacunados todos juntos y en exclusividad, también montaron una gran bacanal de contagios de coronavirus entre ellos.

A finales de abril del 2022, después de dos años de la prohibición de respirar, se perdonó del uso obligatorio del bozal en interiores con excepciones.

El bozal había sido un éxito arrollador, millones y millones de españoles obedientes y fervientes feligreses del nazismo español se lo calzaron en el hocico sin dejar de llevarlo en los dos largos años de su imposición.

El Caudillo, en el citado abril 2022, dicta otro bando por el cual deja de ser obligatorio respirar podridamente (con bozal) en interiores (excepto geriátricos, centros sanitarios, farmacias, ortopedias y ópticas). Aunque la masa trabajadora debe seguir humillándose en el transporte público hacia sus puestos de explotación (el bozal es un símbolo ideológicamente importantísimo del nazismo a la china en España). El Caudillo Nazi Penitenciario Homosexual Sanitario, usa a sus perros sindicalistas y empresarios colaboracionistas para que muchos trabajadores deban pudrir su salud y dignidad usando el bozal durante toda su jornada laboral.

Y aquí comenzó otra gran epidemia, la segunda causada por el empobrecimiento orgánico de la masa trabajadora, que había perdido sus defensas con el uso paranoico del bozal.

Lo que cualquier individuo con conocimientos básicos de su naturaleza humana ya sabía, ocurrió: la gente que sumisa y devota del nazismo usó durante dos largos años el bozal comenzó a enfermar por cientos de miles.

Perdieron la inmunidad natural que el aire proporciona y debilitaron hasta ser vergonzoso, el sistema inmunitario y los pulmones. Por supuesto, los ataques de alergia se dispararon. La infancia padeció muchos casos de afecciones de bronquios y asma.

Fue tanta la cantidad de gente enfermándose por el uso del bozal que el gobierno nazi penitenciario español homosexual sanitario, y las taifas nazis autonómicas, contemplaban de nuevo encarcelamientos y extorsión contra la clase trabajadora frotándose con avidez las manos. De hecho, Cataluña, hasta mediados de enero del 2022, mantuvo encarcelamientos nocturnos y prohibiciones a la movilidad de día.

Pero en general, lo que salvó a la clase trabajadora de ser condenada de nuevo a la encarcelación, humillación y la enfermedad, fue la ruina económica en la que estaba sumida España. Ya no podía detener la actividad empresarial y laboral. Estaba cerca un crack económico como el que sufrió Grecia en el 2015.

Una anécdota clarificadora del nivel de paranoia nazi que el gobierno español y sus taifas autonómicas alcanzaron:

La presidenta de Alemania, la Merkel, en una visita a España en octubre del 2021 le preguntó muy sorprendida al Caudillo Nazi Sánchez, porque tanta gente usaba el bozal a cielo abierto si, además, ya no era obligatorio: «En Dinamarca no llevaba nadie mascarilla y aquí, todo el mundo», remarcó. El Caudillo le respondió con orgullo fascista, que se trataba de civismo y responsabilidad. Hay que decir además, que España ya tenía una de las tasas de vacunación más alta del mundo. El miedo en España es terrible e incluso embarazoso de explicar para los políticos nazis.

Y la cobardía no es algo de lo que sentirse orgulloso, por mucho que predique el Gobierno Penitenciario Nazi Español Homosexual Sanitario.

El resto de Europa, por decir lo mínimo, hace muchísimos meses que no exige bozal en transporte público ni en interior alguno. España y sus taifas autonómicas es la eterna dictadura, la que siempre llevará medio siglo de atraso con respecto al mundo.

Los alemanes también son responsables y cívicos sin bozal, la Merkel no es tonta. Sabía muy bien en aquel momento, que el bozal en los españoles era puro miedo y adoctrinamiento ideológico nazi chino. También sabía la presidenta que los alemanes jamás hubieran llegado a ese servilismo, obediencia y fe en el estado; como los que la población española profesaba a su Caudillo y secuaces.

El pueblo español, a fecha de hoy, cuando se dice que a principios de febrero 2023 el Caudillo va a liberar del bozal a la clase trabajadora en el transporte público; es una manada perfectamente adaptada a las férreas dictaduras como la actual china o la anterior de Franco.

Durante estos tres años, ha sido tan bien amaestrada la clase trabajadora en callar y obedecer gracias al bozal, que el Gobierno Nazi Español Penitenciario Homosexual Sanitario amaña todo tipo de leyes para obtener impunidad de su corrupción y delitos. Y dicta lo que se debe o no comer en los hogares y lo que deben aprender los hijos; sin ningún obstáculo o crítica de la población. Apenas algún insulto de algunos pocos que por lo visto, al no haberse resecado su cerebro por el uso del bozal y la vacuna, se mantuvieron íntegros de entendimiento, ética y dignidad. Vamos, que jamás han aplaudido a los jerarcas nazis y sus carceleros.

Aún quedarán zonas negras para el próximo febrero donde se deberá demostrar obediencia y sumisión al gobierno español nazi penitenciario homosexual sanitario: centros sanitarios, farmacias, ortopedias y ópticas (no hay una razón, es solo imposición). El símbolo nazi no se erradicará fácilmente, es la prueba del éxito de una nueva dictadura que posiblemente dure otro medio siglo (España tiene el récord mundial en longevidad de dictaduras).

Si tienes que renovar las gafas, mejor compra esas lentes de lectura que venden en los centros comerciales, porque de lo contrario, vas a pasar un largo y mal rato con un bozal. Y probarse unas gafas con eso en el hocico yo no lo haría. No me gustaría, sinceramente. Cuestan demasiado dinero para encima denigrarme.

En el Tercer año de la Nueva España Nazi Penitenciaria Homosexual Sanitaria, 27 de enero del 2023.

—–

Glosario del ensayo:

– Bozal: denominado mascarilla o tapabocas en la jerga institucional nazi española.

– Gobierno Nazi Español: forma de gobierno basado en el totalitarismo mediante el terror al coronavirus, un  fascismo de índole hitleriana (segregación racial severa de los disidentes, como los no vacunados), calcado de China. La instantánea intervención de medios de comunicación y prensa por los jerarcas nazi españoles marcó el triunfo más importante de este tipo de dictadura.

– Sanitario: por medio de la sanidad y los datos elaborados por sus funcionarios, se instauró el terror en la mente de los españoles, gracias también al bombardeo alarmista transmitido por los medios de comunicación y prensa. El lema de la sanidad nazi era: libertad es enfermedad.

– Penitenciario: método de gobierno represivo basado en la total privación de libertad de las manadas de humanos y estabulación en sus domicilios. Como se lleva a cabo en las prisiones del estado con delincuentes y criminales. Fue el método definitivo y sorpresivo del estado español del coronavirus, acompañado todas las tardes por una liturgia de loas y aplausos al funcionariado represor y sanitario del nazismo español. Los políticos y funcionarios de la administración pública, se convirtieron en simples alcaides de prisión.

– Homosexual: las leyes sociales que más rápidamente se han desarrollado y las que más beneficios y alegrías dan en España son las relacionadas con el mundo de la homosexualidad. Los días del orgullo gay son especialmente importantes en las instituciones del estado. Sus edificios y funcionarios exhiben la vistosa ornamentación y decoración homosexual. La bandera arcoíris, es ya el símbolo del Gobierno de la España Nazi Penitenciaria Homosexual Sanitaria.

– Encarcelamiento: es lo que el gobierno llamaba: confinamiento. El “quédate en casa” fue uno de los salmos más exitosos de la historia de España. Las fachadas de los estabularios humanos o edificios se llenaron de multitud de cartelitos infantiloides que anunciaban con una esperanza religiosa: “Quédate en casa”, “Yo me quedo en casa”, “Todo irá bien” (en todos los idiomas de la península ibérica). Paralelamente al encarcelamiento se creó una policía voluntaria, los delatores o chivatos que, vigilando desde ventanas y balcones, al igual que en tiempos franquistas, denunciaban a la policía si alguien caminaba por la calle o bien se oía ruido festivo en alguna vivienda del edificio.

Iconoclasta

La selección genética de la especie humana por parte del poder religioso ha sido las más larga de la historia y su proceso aún sigue. Porque la política es otra religión preñada de ideologías y mandamientos. Y dada la baja intelectualidad y formación técnica o cultural de los líderes que surgen (corrupción, endogamia), se constituyen en sectas paganas lideradas por simples profetas o chamanes con corbata que predican sus ofertas sociales y económicas, que jamás cumplen, a una masa humana hambrienta de regalos, milagros y culto a la vida fácil.

Nacionalismos, comunismos, fascismos, liberalismos… Hay una amplia oferta de teología política. Y no tardará demasiado tiempo en llegar la adoración de los jugadores de deportes de masas como un rito importante. De hecho, hay visos de ello en la actualidad.

Hay un cómico que ha accedido a la presidencia de Ucrania y actores como presidentes, actores, gobernadores, alcaldes, alcaldes y empresarios sin formación humanística no técnica.

Unos apuntes sobre la evolución humana:

“Primeros homínidos: entre 7,5 y 5 millones de años atrás.

Homo sapiens sapiens la única especie que aún sobrevive de todo el género Homo, surgió hace 130000 años.

Desarrolla un lenguaje complejo 60000 años atrás.

A partir del 30000 AEC (antes de la era común) pueden hallarse objetos rituales de piedra y hueso.”(*)

Desde que surgieron los primeros cultos y ritos (animismo) a montañas, ríos, árboles o animales. Guiada la manada humana o tribu por un hechicero, comenzó la discriminación, persecución, exilio y exterminación de los ateos y agnósticos, o adeptos de otras sectas minoritarias en los asentamientos o campamentos nómadas.

En los primeros cien mil años de vida el homo sapiens sapiens consigue expandirse por el planeta sin aparente religiosidad, aunque es probable que desarrollara pequeños ritos de superchería.

Y la cima de la evolución humana: desarrolla el lenguaje.

A partir de treinta mil años atrás se encuentra en suficiente cantidad para teorizar sobre la aparición de los primeros ritos religiosos, objetos de culto de hueso y piedra.

En todas las civilizaciones y aún hoy en las actuales, los disidentes de la religión o superstición tribal eran eliminados de la población, de los puestos de poder y administración de los asentamientos humanos.

La religión o superstición servía además como excusa para invadir y apropiarse de territorios vecinos.

Durante milenios solo los creyentes y sumisos sobrevivieron y sobreviven al totalitarismo religioso. Actualmente se producen periodos de grandes genocidios contra las minorías religiosas, en Asia y África principalmente. En el siglo pasado además, en la Europa del Este con la guerra croata-bosnia. O el exterminio alemán de los judíos en la Segunda Guerra Mundial que incluye lo racial, social y religioso (una minoría cuantiosa de los exterminados, no eran judíos).

Hablan los historiadores, antropólogos y periodistas de limpiezas étnicas; pero poco se diferencian muchas de estas razas genocidas en sus continentes de la gente que exterminan, como las africanas, asiáticas o europeas, salvo en el culto religioso.

La población mundial mayoritariamente fue inducida por una selección genética violenta a aceptar la imposición y existencia de cualquier tipo de divinidad.

Con esta limpieza religiosa social, los individuos con el carácter predispuesto a adoptar una fe o superstición se reproducían entre iguales y naturalmente educaban a sus crías en la fe impuesta y sus ritos. Crías humanas que replicarían el mensaje genético que los predisponía a la credulidad y por tanto, al temor y la obediencia.

Lo que explica la propensión de abrazar la idea de la divinidad en el actual imaginario de la especie humana. Y la sumisión y adoración a las autoridades político-religiosas perdiendo alarmantemente desde inicios del siglo XXI libertades e incluso sacrificando sus necesidades biológicas a los decretos o mandamientos de los líderes político-sectarios.

El pensamiento libre y sin contaminación religiosa, desde 30000 años atrás hasta principios del siglo XIX era condenado y perseguido de forma cruenta, lo que marcó un retraso colosal en el progreso de la civilización, ya que todo esfuerzo debía estar dirigido hacia la adoración de los símbolos religiosos creados, que se traducía en el enriquecimiento de sus brujos, chamanes, ulemas, rabinos, sacerdotes, santones, reyes, aristócratas, terratenientes, militares, presidentes y dictadores.

Cualquier idea no religiosa, se consideraba herejía, penada con muerte o en el caso de las castas de prestigio, clases altas o aristocracia, con el exilio.

Fue en el siglo XIX donde tímidamente dio comienzo la alfabetización de la población, aprender a leer y escribir como un requerimiento indispensable para encontrar trabajo.

La especie humana a lo largo de estos miles de años ha derivado en otra raza de carácter endogámica, defectuosa, castrada de los atributos de la especie primigenia. Una raza más cercana a los mamíferos rumiantes. Y en la actualidad a los insectos sociales, como los himenópteros (hormigas, avispas, abejas) y neópteros (termitas).

Pasada la Edad Media, se eligió para los grandes asentamientos o ciudades la técnica arquitectónica de las abejas u hormigas para la estabulación de las reses humanas. Los ricos, dueños de las grandes extensiones geográficas, disponían así de un gran espacio, sacrificando pequeñas regiones para apilar o estabular a sus obreros o clases votantes.

A medida que pasaba el tiempo y se desarrollaba un código económico religioso de tributos y leyes contra la población a favor de las castas hechiceras o religiosas (las ricas), la política paulatinamente su fundía con la religión en el gobierno de los países. Hoy día la política se impone a la religión (salvo el islam, hinduismo y budismo), que permanece como un poder negro y oculto que da consuelo y un espejismo de dignidad a la explotación humana pobre o trabajadora.

La iglesia sentenció mundialmente en el año del coronavirus 2021: “Vacunarse es un acto de amor”.

Los endogámicos linajes religioso-políticos también sometidos a su propio sistema ganadero de mejora de la raza; religiosos en cuanto a que cualquier ideología como el nazismo o el comunismo son meras doctrinas conductuales basadas en la fe en un ser superior: el jerarca nazi o el presidente del comité. En la actualidad se afanan con febril actividad y con todos los medios disponibles de emisión de propaganda doctrinal en erradicar el intelectualismo, libre pensamiento e individualismo.

Se debe tener en cuenta que el poder o casta rica (una especie endogámica y castrada también) no es especialmente inteligente, solo hereda un estatus social y político. Con lo cual su escaso intelecto o mediocre inteligencia queda en evidencia ante intelectuales, libre pensadores y académicos. Esto no lo pueden permitir, mostrar su ignorancia e incapacidad; de ahí que se colectivice (globalización) el ingenio y la creación, para que toda autoría sea el resultado de una masa amorfa sin rostro y sin nombre, que un jerarca político “democrático” (eminentemente lerdo) sea el ejecutor de pastorear o liderar hacia tal fin.

El individuo es la pesadilla del estado y de toda religión.

No puede ni debe resaltar más humano que el que se encuentre en los círculos de poder. A excepción de los necesarios bufones de distracción de los rebaños humanos, como cantantes, actores, personajillos gurús de redes sociales y bustos parlantes televisivos que son designados por el poder político-religioso.

Es por esta endogamia de las razas gobernantes o pudientes, la razón de que al llegar un político a liderar el gobierno de un país, precisa de una corte de educadores con un presupuesto millonario a cargo de los insectos de la colonia, para que ofrezca una ilusión de cultura, conocimiento y capacidad intelectual ante la masa votante.

En el caso religioso, los conocimientos llegaron de Dios, por supuesto; a través de una legión de sacerdotes y frailes recopilando y transcribiendo información de libros, códices y pergaminos que almacenaban en sus sótanos para exclusivo uso y disfrute: oscurantismo. Actualmente el cristianismo y su iglesia, dedica un gran presupuesto en legiones de arqueólogos, historiadores, antropólogos y lingüistas buscando una mínima prueba de la existencia de Jesucristo. Quien dice cristianos, dice musulmanes y judíos.

Las democracias son gobiernos de estructura insectil, apoyados por el voto de esa raza humana primorosamente seleccionada y evolucionada mediante técnicas ganaderas como cualquier raza de vaca, toro, perro o gato; para el fácil pastoreo y obediencia y la longevidad del poder de los ricos o político-religiosos.

Cuando hablo de estructura insectil, me refiero a la comunicación estado-población. La población en esta era tecnológica recibe los impulsos eléctricos y químicos (como los insectos coloniales en sus colmenas y termiteros) que el estado envía como decretos de restricciones de libertad y necesidades biológicas; la población las recibe a través de sus teléfonos móviles y televisión, reaccionando esta masa insectil globalizada con obediencia o temor.

Según sea la frecuencia y tensión de los impulsos electroquímicos que emita el estado, la masa insectil reaccionará con obediencia, conformismo o euforia; pero jamás con violencia o crítica, porque la castración física y mental es total en las castas inferiores.

No hay guerras entre naciones desde hace siglos. Las guerras son entre las distintas sectas ideológicas o endogámicas familias millonarias que desean obtener todo el poder, el que otras sectas ostentan. Es prácticamente una guerra entre mafias.

Que los fenómenos meteorológicos llamaran la atención del hombre prehistórico tanto como para achacarlos a actos divinos (algo que teorizan los antropólogos e historiadores como el origen del culto religioso); no me parece una buena hipótesis. El clima no era nada nuevo, nacían y crecían con él, era su vida. No era fácil que llamara la atención algo tan cotidiano como las flores que se abrían y cerraban o los frutos que surgían de los árboles, la lluvia, el viento, la nieve… No había nada extraordinario en estos fenómenos.

Tuvo que haber una experiencia que sirvió como comburente para prender la idea de religión o ritual; como el delirio por fiebre, por narcosis, por ingesta de vegetales tóxicos, por locura, etc… Convirtiendo éstas alucinaciones en experiencias místicas que narraban a los miembros del clan.

La locura, cerebros enfermos de algunos de aquellos humanos.

Un cazador (cazadora no, puesto que olían más por la menstruación en un mundo sin compresas ni desodorantes) hambriento en un mal día de caza come los frutos que el bosque ofrece, algunos son tóxicos o narcóticos y alucina cosas raras que narra a su clan como una epifanía.

Entiendo así la aparición de lo religioso o esotérico por causa de delirios narcóticos, o enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia, cuyas imágenes se extendieron venenosa y paulatinamente durante miles de años hasta hoy.

Una vez creado un culto, al hechicero o sacerdote no le costaría demasiado inventar leyes y condenas así como mitos para impactar en los crédulos. Un ser que vive a costa de otros, al verse libre de tareas de supervivencia como la caza y recolección, disponía de mucho tiempo para perfeccionar sus mitos y profecías.

La religión, en los inicios de la humanidad, en sus primeros asentamientos se convirtió en ley y autoridad. Había tan escasa capacidad de comunicación (solo había comunicación oral, la escritura aparece sobre el 3100 a.C.,  o sea, 27000 años más adelante tras la aparición de los primeros cultos) que templos y parajes de culto se hicieron sumamente necesarios para el adoctrinamiento de la población.

El control estaba en el miedo y el castigo. A partir de estos dos conceptos, la religión se convirtió en el medio de gobierno que se ha mantenido durante más de treinta mil años.

En la actualidad y en la práctica el método de gobierno es el mismo: la fe, el oscurantismo y la credulidad insectil de la masa. Con otro decorado y otros ritos menos cruentos, pero infinitamente más psicológicos en una humanidad pervertida por los milenios, ya nacida para ser pastoreada o globalizada sin pudor ni escrúpulos por parte de los mismos endogámicos sacerdotes y hechiceros de la antigüedad.

*Breve historia de las religiones del mundo, Roberto Vivo.

Carta

Descripción generada automáticamente con confianza media

Iconoclasta

Toda esa chusma religiosa y votante da mucho miedo. Tengo la sensación de caminar entre psicópatas analfabetos asesinos. Deformes mentales por endogamia…
Los mismos que quinientos años atrás acudían en familia a disfrutar comiendo y bebiendo de las ejecuciones de gente inocente acusada de brujería o de matar un jabalí sin permiso, de la forma más cruel en las plazas de aquellas enfermas y sucias ciudades.
Es como si la mezquindad se reencarnara una y otra y otra y otra y otra vez…
Actualmente las sectas ciudadanas del voto y la obediencia al estado que se agrupan en izquierdas -comunismos y socialismos destructores del individuo y la creación- y derechas -facciones nacionalistas, chauvinistas o racistas-, siguiendo instrucciones de sus actuales amos nazis homosexuales sanitarios, apoyaron y ejecutaron con gran fanatismo y orgullo “cívico” la segregación racial de los no vacunados por coronavirus, considerándolos gracias al adoctrinamiento propagandístico del nazismo homosexual sanitario español, el origen (en el colmo de la imbecilidad humana) del coronavirus (creado realmente por los propios gobiernos para instaurar las actuales enloquecidas dictaduras de carácter homosexual sanitario).
Millones de personas de baja formación cultural e intelectual (básicamente la mayoría de la casta paria o trabajadora) aplaudieron a sus jerarcas nazis, carceleros y sanitarios del gobierno, en una gran orgía global de un euforizante nazismo renacido.
Y su vacuna ansiada, tan solo era una hostia con la que comulgaron con el nazismo marica sanitario. Porque no vacuna.
La chusma o masa votante se embruteció como un solo animal gigantesco y rindió culto religioso y sexual a sus burócratas nazis, en silencio por un bozal que los humillaba y les dificultaba el habla. Permitió con decadente pasividad el perdón y premio de corruptos y traidores miembros del gobierno que alcanzaba a amistades y familias de los dirigentes nazis homosexuales sanitarios.
En poco menos de dos años, la población del siglo XXI, sobre todo en España y Europa, descendió al nivel de ignorancia, superstición, cobardía y mansedumbre de la chusma de quinientos años atrás, de los siglos, XV, XVI y XVII.
Miles de generaciones en todo el mundo se ensuciaron de mezquindad sectaria y miserable moralina. De una nueva idolatría postrándose, hincándose ante los genitales de sus amos en el gobierno. Cediéndoles además a sus hijos para ser adoctrinados, alimentados con la ideología alimentaria nazi homosexual sanitaria y sexualizados por ese nuevo nazismo que se impuso con el coronavirus.
Actualmente los librepensadores están vetados, censurados por los estados nazis homosexuales sanitarios (todas las democracias pre-coronavirus). En peligro de ser linchados y asesinados por cualquiera de las turbas adeptas al nuevo nazismo que son mayorías absolutas en todos los países de La Tierra, ya sea con retórica de izquierdas o de derechas.
Ese ansia de la gente de pocas luces o poca cultura por creer en el más allá, en lo paranormal, en las supercherías religiosas, sectarias o paganas, etc.. Indica el alto grado de vacío y frustración que hay en sus vidas. El nazismo homosexual sanitario ha sabido rellenar esos huecos.
Desde los primeros asentamientos humanos, la especie humana comenzó a degenerar hacia el comportamiento insectil. Esa forma de humillar al individuo va contra la especie humana, es instintivo. Por ello, la chusma o población mundial trabajadora, está sometida a una constante educación y adoctrinamiento de carácter ganadero-veterinario. Influyendo con los medios informáticos y audiovisuales en las costumbres, sexualidad y alimentación de las masas humanas trabajadoras.
Lo que explica toda esta fe inquebrantable en los modernos gurús o brujos tribales multimillonarios, que propagan su falsa cultura que es, ni más ni menos, que el mismo oscurantismo que todas las religiones mayoritarias del mundo practicaron con sermones supersticiosos.
La sociedad que mantiene esta humanidad mezquina ya no le puede ofrecer más que la misma banalidad todos los días y sus cerebros lerdos no atinan a comprender esa alarma que su instinto primigenio les lanza; son incapaces de comprender cuál es su mal.
La inusitada violencia que ha surgido entre la ciudadanía, es un síntoma.
Cree la gran mayoría que hay un mundo nuevo esperándoles cuando mueran. Necesitan lo sobrenatural para dar interés a sus vidas que se ha convertido en la misma monotonía químico-eléctrica de los insectos.
El homosexualismo ideológico del nazismo sanitario es una doctrina y una experiencia mística para que hombres y mujeres, niñas y niños se entretengan en investigar y pervertir su sexualidad; llenando así sus espacios mentales en blanco durante un rato y se mantengan decadentemente mansos y obedientes. Un tiempo que los gobiernos nazi sanitarios homosexuales usan para preparar nuevas enfermedades y vacunas. Nuevos medios ganaderos y doctrinas con las que controlar una población ya deforme, radicalmente distinta de la especie humana original.
Una vez has observado y experimentado la mezquindad humana no puedes dejar de verla continuamente. La experimenté como una mala y sucia película pornográfica cuando todas esas masas quejumbrosas y lloronas, se apiñaban para recibir la hostia nazi homosexual: la vacuna. Con el bozal en el hocico para no hablar, solo escuchar. Y enfermarse con una respiración podrida y un pensamiento pusilánime para continuar siendo dependientes del Nazismo Sanitario por el tiempo que les quede de vida, cuando al final serán procesados sus cadáveres como fertilizantes o piensos.
Los monstruos existen y son peligrosos por su envidia e ignorancia feroces. Son miles de millones.
Me siento maldito, acechado por esos monstruos terribles, los anodinos y hambrientos de ser pastoreados y no pensar.
A lo largo de la historia la chusma mezquina (la baja población, la trabajadora) ha pedido muerte y sufrimiento para los que son superiores en inteligencia, en cultura u ostentan creatividad o libertad en su pensamiento. Y también han pedido, la muerte y el sufrimiento ajeno, a su amo el gobierno como mero entretenimiento.
La decadente Roma ha surgido de nuevo…
Ocurrió lo mismo hace un año: pedían hambre, cárcel e incluso muerte para los que decidieron no vacunarse. Lo pedían con furia, creyendo firmemente que los no vacunados eran los culpables de todo lo que ocurrió. Como los alemanes de la era nazi pedían la muerte de los judíos, con la misma bestialidad, con la misma envidia, la misma ignorancia; pero sobre todo, con la misma obscena mezquindad que no ha podido abandonar la especie humana desde los siglos imperecederos en los que se comenzaron a crear grandes concentraciones humanas, ciudades que en la práctica son simples granjas donde se estabulan, amansan, seleccionan y adiestran a los humanos que las llenan.
Algunos vacunaron a sus hijos con urgencia. Y algunos hijos murieron; pero las estadísticas nazi homosexual sanitarias los consolaron: solo eran unos pocos.
Y las líneas genéticas de la mezquindad, siguen siendo seleccionadas con absoluto y estricto control por los líderes del nuevo Nazismo Homosexual Sanitario Mundial.

En España, a ocho de enero del dos mil veintitrés, Tercer Año de Gobierno Nazi Homosexual Sanitario.

Iconoclasta

Los enfermizos fascismos nazionalistas, ambiciosos y codiciosos como el vasco, catalán, valenciano, balear y con pacata y panoli hipocresía el gallego; por medio de sus jerarcas fascistas (paletos con afán de aristocracia) han podrido toda libertad, inteligencia, necesidad biológica y ética contagiando de nuevo a toda la península ibérica de hijoputismo nazi. Han demostrado ser los más fieros defensores de la dictadura y el oscurantismo con el resfriado del coronavirus. Y con el Caudillo Penitenciario Fascista Español Maricón Sanitario (rey de los muchos reyezuelos nazis ibéricos) han encontrado el parásito-vector que ha extendido la infección nazionalista en una España todavía enferma de un corrupto e impune franquismo y aplausos al hijo de puta.
Como se dice vulgarmente, España o la península ibérica es una poza de mierda fascista que no consigue limpiarse por muchas décadas que pasen.
Será necesaria y esperemos que ya pronta e ineludible, otra guerra civil, su hambre, enfermedad, destrucción y ruina; a ver si hay suerte y mueren los que deben de una puta vez y desaparecen esas líneas genéticas fascistas endogámicas que tanta longevidad dan a las dictaduras españolas y a las taifas filonazis que las forman.
Al final España, es una de aquellas regiones geográficas aisladas por una imponente cadena montañosa que no consiguen salir de un tiempo viejo y rancio. Aislada del conocimiento y la ética con innumerables feudos prehistóricos siempre en guerra constante, canibalizándose. Como hace ochocientos años en la baja Edad Media y con la misma miseria cultural e intelectual tan propia de sí misma y de lo peor de África.
España necesita otra invasión de asiáticos (los grandes impulsores del conocimiento a lo largo de la historia más importante y decisiva de la humanidad) que la hagan inteligente y den un toque genético de dignidad a la especie humana aislada y endogámica que esconde en su insalubre ecosistema, adecuada a los gobiernos tiránicos: no precisa libertad y no sabría qué hacer con ella si la tuviera.
Como esas pobres bestias nacidas en un zoo…

Iconoclasta

¿Es este nazismo o fascismo sanitario doctrinal homosexual instaurado mundialmente por medio de la epidemia del coronavirus, realmente un método de control demográfico de la población humana?
Dejando de lado lo fácil que es para la casta política conducir reses humanas desnaturalizadas por adoctrinamiento ideológico sexual y dietético; esto es: sin apenas instintos reproductores o territoriales y atonía física. Esta agresiva e inquisitoria campaña pro homosexualidad y su modelo de femineidad misándrica indica que el fin primero de este fascismo o nazismo sanitario homosexual pretende el control de natalidad de la población.
La perversión ideológica estatal de la sexualidad biológica o coito reproductor, hacia la homosexualidad y las facilidades legales que el fascismo sanitario homosexual otorga a las parejas homos, así como las ayudas económicas a la mutilación genital y corporal para realizar el cambio físico de macho a hembra o hembra a macho. Amén de una amplia campaña institucional doctrinal que evangeliza a toda la gama de edades del mundo estudiantil sobre las grandes ventajas de la homosexualidad y la conversión médico-quirúrgica a otro sexo. Así confirman que nos encontramos ante un proceso de control de la natalidad de ideología y estrategia homosexual.
Es posible que ante el coste de las pensiones y a que el trabajador va a retrasar muchos años su edad de jubilación (veremos morir ancianos en su puesto de trabajo), es necesario rebajar el nivel reproductivo de la población humana. Y han pensado que mejor que la guerra (que afectaría traumáticamente a las propiedades y riquezas de la casta política), el homosexualismo y una buena dieta de debilitación físico-cerebral son opciones mucho menos traumáticas para el estado y sus jerarcas.
El acto sexual homosexual es absolutamente estéril hoy día; sin embargo, la sociedad homosexual podrá adoptar un exceso de hijos nacidos cuyos padres los pongan en venta, hayan muerto o bien, viven las crías humanas en lugares de miseria y hambre por guerra o calamidades climáticas. Se percibe así, un nuevo mercado de tráfico de crías humanas para familias homosexuales; con todas las garantías legales y reglamentado al uso del nazismo o fascismo sanitario homosexual.
Es una mirada a un futuro hiper despótico no lejano, en absoluto; de hecho lo estamos pisando.

Iconoclasta

Es aterrador para la libertad y la inteligencia que en los títulos de los anuncios de películas en la televisión, se censure la palabra “puta” tachando la t y la a con borrones. El fascismo avanza imparable, como el de Franco, como cuando yo iba a aquel puto colegio de recios y severos profesores de mierda.
¿A qué puritano fariseo puede ofender “puta” o cualquier otra palabra? Las palabras existen porque son necesarias, todas; para describir, definir, entender y expresar.
Si tienes miedo a la palabra, eres un mierda, un pobre animal al que sacrificar y evitar el sufrimiento de la inteligencia, del saber y el valor.
Quieren los fascistas puritanos crear de nuevo la oscuridad, el miedo servil y analfabeto a la palabra. Quieren cobardes puritanitos obedientes, de palabras melifluas susurrantes en la mezquindad de sus hogares, de sus establos.
Es la época más oscura que he vivido, mucho más que el franquismo de mi infancia; donde aún no sabía calibrar lo que ocurría en aquella España putrefacta de oscurantismo, torturas y asesinatos.
Malditos nazis meapilas maricones hijos de puta… Tachad esto.
Los Ponzoñosos Señores del Oscurantismo…
Se debe iniciar una guerra mundial de nuevo y que se vacíe el planeta de millones de seres humanos analfabetos, indolentes, censores y mansos con ínfulas de tolerante intelectualidad farisea.
Si una palabra es perseguida y erradicada, incluso como recurso literario, las ideas merecerán pronto la condena de muerte de su autor.
El neonazismo ha surgido con fuerza inusitada y venenosa gracias al terrorismo de los estados que infectaron a su población con el resfriado del coronavirus. Y ha hecho de millones de adultos, niños atemorizados y retrasados mentales
Se debe observar como Google, el omnipresente y poderoso guardián del nuevo nazismo “democrático” trabaja la búsqueda de un título como la novela Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez.

Si se escribe el inicio del título, Google autocompleta y te lleva, ocultando la palabra “putas” con “p”, a los resultados de la novela de forma automática.
Pero si escribes la palabra “putas”, debes hacer “enter” para obtener resultados, porque como se ve, te viene a decir muy serio él, que la palabra “puta” está prohibida y si quieres buscarla lo hagas tú solito, que él es demasiado nazi:

¿La RAE, ministerios de cultura e igualdad, editoriales y profesores de escuela y universidad van a censurar el título de la novela? ¿Llegarán a un acuerdo nazi para que solo se llame “memoria de mis p tristes”?
¿Cuándo comenzará la cremación de libros como predijo Ray Bradbury en Fahrenheit 451? Ahora solo basta con modificar el archivo informático en pocos minutos. Y por esta razón que teman las librerías de libros de ocasión, esas sí que arderán más pronto que tarde.
La censura del neonazismo “democrático” se extiende como la diarrea de un perro por las aceras de las ciudades y en todos los ámbitos de la población, incluso en la intimidad de las casas.
Vamos a ver como gestiona la censura nazi una corrompida institución cultural prostituida sin rubor al neonazismo “democrático”, la RAE (Real Academia Española), y cómo trata en su diccionario de ideología nazi el término “puta”:

Cuando en el cole, con cuidado de que no nos viera el profesor, buscábamos “puta”, en nuestro diccionario, nos enviaba a buscar “prostituta” o “meretriz”, que se definían como “mujer que comercia con su cuerpo”.
Y ahora veamos que dice un diccionario que no está aún prostituido a la ideología neonazi “democrática” como el diccionario Larousse:

Os deberían enseñar, niñas y niños, que las palabras no se comen a nadie, no son monstruos. Tan solo definen, califican y nombran cosas para comunicarlas con claridad por vía oral y escrita. Y así crear con ellas conceptos que puedas guardar en tu mente con mayor facilidad, el sistema mnemotécnico por antonomasia para la historia y la expresión.
Porque si no existiera la palabra nazismo, no sabríamos como llamar a esos profesores, ministros, presidentes, sacerdotes, padres y madres que os roban y falsifican el conocimiento.
Si os roban una palabra, os roban una idea; por tanto, niñas y niños, escuchad a vuestros profesores, al gobierno y a vuestros padres para no hacerles caso. No les creáis jamás, no aprendáis su basura farisea nazi. Desconfiad de ellos, incluso de vuestros padres, que seguramente ya estarán infectados de la censura del neonazismo que surgió como una lepra en marzo del 2020, cuando los gobiernos nos infectaron de coronavirus, y con ello, a millones de personas de mezquindad, cobardía, indolencia, servidumbre y mansedumbre (apuntadlas en una libreta, porque estas palabras pronto las eliminarán de los diccionarios también).

Recapitulación:
Cuando se prohíbe la palabra, prohíben lo que define. Los gobiernos totalitarios usan esta técnica de condicionamiento de la población, para en este caso decir que la palabra puta está prohibida porque no hay putas. En ninguna gloriosa dictadura existen putas ni corrupción y estamos ante el mejor gobierno del mundo mundial.
La retórica nazi es repugnantemente farisea, de un puritanismo que, ahora sí, hiere de verdad la sensibilidad.
Y el hecho es que las hay, putas y putos a patadas; y están gobernando y decretando, niños, vuestra ignorancia e indefensión; en definitiva, el oscurantismo.

Iconoclasta

En los ochenta, desde finales de los setenta del siglo pasado y hasta casi el final de la década, surgió un gran interés por los efectos paranormales y los extraterrestres, su presencia y existencia.
Una auténtica paranoia a nivel mundial, se hacían por mes decenas de películas, cientos de debates, programas televisivos, radiofónicos, testimonios, libros, enciclopedias…
Erich von Däniken fue el gran gurú mediático que pregonaba que, rara sería la civilización en la que no hubiera intervenido una especie de extraterrestres super avanzados para educar y ayudar a los homínidos a establecer sus culturas. Vendió millones de libros, era el papa de la parapsicología.
Cualquier hecho o suceso que por la lógica no tuviera explicación fácil, se etiquetaba como parapsicológico.
El triángulo de las Bermudas era un agujero negro que se tragaba aviones, barcos y todo bicho viviente que entrara en él; desaparecían sin dejar rastro. A veces solo los ocupantes, otras el cerdo entero (incluso barcos de guerra).
Las pirámides, asumiendo su complicación técnica para edificarlas por el hecho de alzar aquellas grandes piedras talladas que las forman; eran obra de los extraterrestres que tenían la tecnología adecuada para levantar por ingravidez esas moles de piedras. Igual pasaba con las grandes figuras de cabezones de la isla de Pascua.
Se anunciaban apariciones de ovnis y extraterrestres en todos los lugares del mundo, en prensa y televisión. Rusia, USA y China competían por tener el mayor número de avistamientos ovnis.
No se puede olvidar a Uri Geller, el mentalista israelí que doblaba cucharas con la mente en programas de entretenimiento e incluso informativos.
La hipnosis, los poderes mentales…
Y todo eso contagió el cine y la literatura de ficción basada en hechos reales.
¿Cómo olvidar aquellos “hechos reales” de la casa de Amityville?
Toda esta avalancha de cuentos y supersticiones afectaba con más virulencia a las clases sociales de más baja cultura e intelecto.
Y en medio de aquella vorágine histérica de superchería, incultura y populismo, surgió Stephen King. No sé si es bueno o malo; tal vez, simplemente mediocre.
Yo viví aquella locura que como a todo buen adolescente, fascinaba. Aunque duró poco la magia y cayeron en mis manos artículos y alguna literatura seria y honrada al respecto.
En toda época de la humanidad existen momentos para la vergüenza, como la actual con el miedo de la población y su dependencia infantiloide de los nuevos y aplaudidos nazismos surgidos mediante el resfriado del coronavirus. Miedos e histerias que se extienden hacia la doctrina recaudatoria y represiva del estado por el “cambio climático”, también beatamente comprendida por una sociedad decadente e indolente, apática y crédula como antaño.
Si no son marcianos o fantasmas, son los hijos de puta jodiendo.
No hay descanso en La Tierra.

Iconoclasta

Siempre fueron así, no es un efecto de la vacuna; no totalmente.
No sé cómo pueden los españoles comer y vivir con tranquilidad ante un gobierno corrupto y peligroso que los somete y humilla, que perdona los delitos cometidos por los delincuentes políticos afectos al estado corrompiendo para ello las leyes; incluso alabando sus delitos, traiciones y vejaciones. Por cada político, jerarca o burócrata que aparece acusado de un delito, el gobierno penitenciario fascista español homosexual sanitario, decreta y revoca leyes en connivencia con un cónclave de jueces absoluta y desoladoramente corruptos para proteger sus delincuentes cómplices y sus riquezas atesoradas con sus altos cargos.
Sí que lo sé. Sé perfectamente porque los españoles están ciegos a esa corrupción. Solo utilizo la retórica para dar énfasis al ensayo.
Estoy seguro de que dada la alta impunidad, alevosía y desfachatez con la que actúa el gobierno con sus delincuentes amados; que la vacuna del coronavirus porta una enzima o proteína que en los vacunados provoca ceguera y sordera mental ante toda esa corrupción y tiranía desmedida, desbocada de jueces y estado.
Pero no ha sido la vacuna, la vacuna solo los ha sedado, les ha reducido la velocidad de reacción de las neuronas; lo realmente importante es que, con toda probabilidad, los hijos de los vacunados nacerán definitivamente más dóciles, más obedientes que sus progenitores hacia el pastoreo y sacrificio a los que serán sometidos por el estado. Es la consecuencia de una vacuna genética.
Nacerán castrados de valor y perspicacia, solo en la adolescencia y la madurez biológica se podrá observar el efecto castrante de la vacuna del covid.
Es una hipótesis más que posible dada la dictadura impuesta en España con un golpe de estado por medio de una sanidad de índole nazi. La corrupción va de la mano de todo estado nazi o fascista comunista.
El pueblo español es una raza de genética oscura, empobrecida, tal vez porque su tierra ha estado durante milenios aislada de Europa. Aislada de la cultura, la decencia, el valor, el orgullo y el conocimiento. Aislada de la riqueza genética que en Europa se dio al cruzar las líneas genéticas entre etnias asiáticas, europeas y africanas.
Por ejemplo, el pueblo francés no tiene la mansedumbre del español, esa indolencia bovina hacia la privación de libertad y la humillación. No hace mucho, los chalecos amarillos pusieron en jaque al estado francés con una espiral de espectacular y liberadora violencia.
O aquellos camioneros canadienses que salvaron a miles y miles de ciudadanos segregados, privados de libertad y humillados por el primer ministro homosexual que en nombre de la salud pública por la epidemia del covid, creó campos de concentración para los infectados y no vacunados, auténticos guetos con los que se disponía el gobierno canadiense a exterminar a los no vacunados y enfermos. Los camioneros canadienses dieron la libertad al pueblo de nuevo, sin ellos se encontrarían como los españoles de humillados e indiferentes a la corrupción, el robo y el acoso del estado. Asustaron a ese primer ministro maricón y las libertades volvieron a emerger a la superficie.
Son gentes con una genética muy distinta a la española. Más rica, más noble.
España sigue siendo un reino de oscuridad.
La población española se ha acostumbrado a ser expoliada por el estado. Saben que si dejaran de pagar al estado, éste les embargará todos los bienes y los condenará a la pobreza y el hambre. Y si eso no fuera suficiente, meterá en el trullo al trabajador durante décadas. Sabiendo esto, no les ofende que un jerarca del gobierno se pasee libre tras una estafa o traición. Es kafkiano…
Los soldados son severamente castigados por deserción o traición.
La ley en España es tan corrupta que provoca pesadillas en las gentes inteligentes.
Al que roba un par de zapatillas deportivas lo condenarán severamente los jueces corruptos que dejan a libres a los grandes delincuentes políticos que causan violencia, hambre y ruina en millones de personas.
Y ningún español alzará la voz cuando esos hijos de puta, los delincuentes políticos alabados, perdonados y enriquecidos por el gobierno dictador español se paseen libres e impunes, intocables. No alzará la voz ningún español cuando esos mismos políticos vuelvan a parasitar su trabajo y sus bienes. O cuando revienten toda libertad y necesidad biológica, cuando humillen a los padres ante sus hijos, cuando se vean forzados a esquivar en la calle a la policía nazi sanitaria como ocurrió durante el encarcelamiento de millones de españoles por decreto de un nuevo caudillo abiertamente homosexual (Franco era un maricón discreto).
Delincuentes del estado libres y con impunidad para continuar con fuerzas renovadas sus robos y extorsiones a la ciudadanía. Es el modelo de gobierno copiado de los narcotraficantes.
El español o nativo de la península ibérica ya no se espanta de la corrupción que vive cada día a cada hora. Sigue pensando que es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer: la cobardía en su estado más puro, ignorante y tribal.
España es provinciana hasta la caricatura.
Es una pura cuestión genética, degeneración genética concretamente.
Pero no es culpa de la vacuna, no todo… La vacuna ha sedado a los adultos ya mansos de por sí y castrado mentalmente a las futuras generaciones por medio de la reproducción de machos y hembras vacunadas reproduciéndose y eternizando así la aberración genética.
Quiero pensar que es un apasionante relato de ciencia ficción, pero hay más de ciencia que de ficción y más de hechos y consecuencias político-delictivas e históricas que de imaginación.
El pueblo español obró igual durante el franquismo a como ha actuado (es decir con indolencia y mansedumbre) en la actual dictadura.
Cuando el estado fusilaba a un vecino o al hijo de ese vecino; el español en voz baja durante la cena le decía a su parienta (el macho hablaba de las cosas serias y la mujer escuchaba sin mirarle): “Algo habrán hecho. ¿Por qué cojones tienen que hablar de política ni mierdas?”. Esa fue la postura de millones de españoles.
Se podría decir que el español es una raza mezquina comparada con la de otros países con más sentido de la libertad y orgullo propio. Una raza que no supo ni pudo aprender nada de la cultura y nobleza de aquellos pueblos que invadieron su oscura y aislada península y los dominaron durante siglos y siglos. El cerebro de los habitantes de la península ibérica es impermeable a la cultura y la libertad.
Pero durante la guerra civil española, la genética de la raza española aún sufrió más degradación. Se dice que fue una guerra muy larga; no es correcto del todo. Las batallas se libraban rápidamente, lo que alargó la guerra fue la tarea genocida de Franco. En cada pueblo o ciudad que tomaba, durante el tiempo que fuera necesario, a menudo meses, los dedicaba a la exterminación de toda persona que sospechara no abrazar su degradante fascismo paranoico. Franco no salía de una ciudad hasta haber asesinado a todo aquel que tuviera inquietudes humanísticas o de libertad. Eso es lo que más tiempo llevó para finalizar la guerra. El puerco no dejaba a nadie vivo tras de sí que pensara distinto a su doctrina criminal de analfabeto palurdo. Y mientras tanto, los militares en otros frentes, se podría decir que se aburrían esperando el momento de la acción. Esperando que Franco hubiera exterminado todo asomo de lo que le podría dar dolor de cabeza: libertad y dignidad.
Así las cosas, es fácil de imaginar cómo la dictadura franquista modificó las líneas genéticas de la población, dejando vivos solo a los mediocres o faltos de inquietudes y los lameculos.
Casi exterminó el código genético de la libertad y la nobleza de la península ibérica.
Fue un trabajo colosal de selección ganadera en humanos: matar lo que no sirve al régimen y dejar que se reproduzca la útil mediocridad, indolencia y mansedumbre.
Y por tanto, los colegios se convirtieron en cuarteles y santuarios franquistas y los padres educaban a sus hijos en el respeto al caudillo, sin consideraciones éticas y con admiración; como si fuera un jesucristo más.
Hubo un momento en la que la dictadura española tuvo que a abrirse al mundo o arruinarse. Se abrió y entraron ideas extranjeras de libertad y decencia; pero era tarde, cientos de generaciones se ensuciaron bajo la selección genética franquista; y así hasta el día de hoy, que siguen accediendo al poder los políticos generados por el franquismo, o bien los ciudadanos generados también por el franquismo, ciegos a la corrupción y rompiéndose las manos aplaudiendo a los delincuentes que forman el gobierno penitenciario fascista español homosexual sanitario, con fecha de instauración catorce de marzo del 2020. Aquel aciago día, en poco menos de veinticuatro horas, el lema “La libertad es enfermedad” se extendió por toda la península ibérica como una plaga de pulgas en el pelaje del gato enfermo.
Es fácil que dada la carga genética en los españoles de la dictadura franquista, la nueva dictadura penitenciaria homosexual sanitaria entrara sin que mediaran siquiera cincuenta años entre una y otra.
Y el español hizo lo mismo que antaño con Franco: delatar a su vecino y arrodillarse ante los malolientes genitales de sus gobernantes con hambre homosexual; ya que si algo tiene el español, es la afanosa capacidad de copiar en todo a sus fascistas amos. Por supuesto, si un inocente es encarcelado, viendo la propaganda del fascismo actual en formato telediario, el buen ciudadano del fascismo pseudo sanitario dirá: “Algo habrá hecho”.
Así que los españoles ciegos e indolentes (como es característica de la raza española o de la península ibérica) cuando salgan libres e impunes los delincuentes del estado, no alzarán una ceja. Y al ciudadano digno, acusado con vehemencia y severidad por una falta administrativa que lo conducirá inexorablemente al hambre y a la violencia para obtener comida y por tanto, a la muerte o al trullo a perpetuidad; le espetarán que “algo malo habrá hecho”.
No, todo no es culpa de la vacuna del coronavirus, decididamente. La vacuna habrá garantizado la mansedumbre e inmovilidad en las generaciones que ahora suben y en las que han de nacer. Son el futuro negro y terrible de una nueva dictadura.
El español, es cobarde, manso, ciego y mezquino por genética, sin necesidad de vacuna.
Y esto explica porque las dictaduras en España son las más longevas y sangrientas del planeta. Aquella popular sentencia española de “más vale lo malo conocido…” es definitivo y probatorio (en jerga judicial, de la corrupta) del carácter esclavo e ignorante de los pobladores de la península ibérica.
“Algo habrán hecho”, pero no hicieron nada, hijo de puta.
Hurgar en la memoria histórica no siempre es aleccionador y enriquecedor, hay mucha mierda para todos. No vale la pena agitarla, el mal ya está hecho y se sigue haciendo. Es mejor atajar el problema, a la francesa, que es lo que de verdad resulta.
A veces pasa que la sabiduría da dolor de cabeza, como a los dictadores les enferma la libertad.
Vomitar es inevitable y un acto tan natural ya como respirar.
Prefiero morirme que vacunarme, aún me queda ese suicida y romántico sentido de la libertad y dignidad.

Iconoclasta

Son aquellas que no hacen daño, solo intentan humillar un poquito nada más y de pasada.
Y son ideológicas, es decir, el deber de todo nazi nacionalista. Un acto de pureza interior que cometen para ser fieles a sus amos o sacerdotes y su racismo ideológico o religioso (es lo mismo, una secta en ambos casos).
No se pueden demostrar esas discriminaciones, solo el instinto las capta, un gesto, un mohín, una demora, una de esas falsas sonrisas que exhiben los racistas que pretenden ser super humanitarios y cordiales.
En México son menos amables discriminando al güerito. Quiero decir con esto que conozco al género humano, lo que ocurre es que ya me he habituado y no vomito.
No hay nada más que la sabiduría propia para intuir esos actos mezquinos. Y es simplemente un conocimiento útil para saber donde pisas, a quien te enfrentas sin enfrentarte.
Un juego de hipocresías, de aquellas como las de los bíblicos fariseos.
Todo nazionalismo (es mejor escribirlo como es realmente) tiene esa componente de racismo que se cultiva afanosamente en cualquier actividad. Como los rosarios que los católicos rezan en cuchicheos o cualquier oración de todo religioso fanático en cualquier momento o lugar que sienta la llamada del servilismo al amo.
Si tienes un apellido de fonética castellana en Cataluña es muy posible (para mí un hecho que no me preocupa probar, me basta con mi certeza y experiencia), que por mucho que unos cuantos catalanes (de esos de pura raza rabiosa), quieran encubrir su fascismo y racismo con una sonrisa espantosamente falsa y unos modos de exquisita educación, seas delicada y obviamente segregado por ese apellido.
Basta un apellido acabado en z, para que se les tuerza el gesto en un mohín, imperceptible para los lerdos que no han aprendido nada de la vida.
Son pequeñas cobardías, como las que ocurren en algunos puntos de recogida de empresas de mensajería, que suelen ser comercios locales. No te avisarán de tu paquete si tiene un apellido castellano hasta que antes hayan avisado a los apellidos catalanes; y te darán un día más de espera como castigo por esa apestosa fonética. Delitos veniales, faltas sin importancia apenas. En realidad, es una forma de comulgar con el nazionalismo sin llegar a cometer una falta, solo una pequeña humillación si eres capaz de verla.
Llevan a cabo la segregación discreta, silenciosamente; al igual que el pecador reza y es perdonado, ellos se sentirán unos nazis de pro, purificados.
Y mi sabiduría me lleva a afirmar que empresas de reparto como Amazon y otras mensajerías con mucho tráfico de mercancía, pactan esas humillaciones con alcaldes, regidores o concejales catalanes: “Nada delictivo -dice el alcalde o concejal-, pero sería bueno repartir a nuestra gente primero y los apellidos castellanos los últimos en el reparto. Y a cambio, mi policía no os hostigará por aparcamientos indebidos y otros incumplimientos ¿Te parece? Todo muy tranquilo, sin ilegalidad. Es solo para que aprendan los apellidos españoles, que son de segunda”. Y Amazon y otras mensajerías dirá amén. Porque el dinero y la continuidad del negocio, mandan.
Cuando observas en la pantalla a tiempo real como avanza tu reparto y te dice que quedan solo tres paradas para que llegue tu paquete; debes saber ya que el conductor mirará el apellido no catalán del paquete y resultará que en la siguiente actualización, el vehículo tiene doscientas entregas más que hacer de camino a tu destino.
Hace años que dejé de creer en las casualidades de actos fascistas y ladrones. Y bueno, es inevitable si vives en una zona nazionalista saber cómo piensa y actúa el “enemigo”.
Ocurre ya tan a menudo en todos los repartos o entregas en algunos puntos de recogida; que no cabe el azar. Ni en broma.
No es sangrienta, no es ofensiva la discriminación; es solo una pequeña humillación o broma sin importancia a los apellidos no catalanes. Una acción no cruenta que asumen como un acto de nobleza hacia la patria, un orgullo interior del fascista, más que una ofensa. Es su deber, en definitiva.
Y tengo la absoluta certeza que lo mismo ocurre en el País Vasco, Galicia, Baleares, Valencia… No es que sea nada especial Cataluña, simplemente la conozco de primera mano.
Como el pueblo alemán escupiendo a los judíos en la calle…
Y es que además, el Gobierno Penitenciario Fascista Español Homosexual Sanitario que decreta represiones de todo tipo desde marzo del 2020, es amable con estos racismos incruentos, porque una serpiente (el Caudillo Penitenciario Homosexual Sanitario) no muerde y envenena a otra (caciques o presidentes autonómicos de apellidos muy de la tierra suya).
Ocurre en todas partes del mundo, el ser humano es imbécil por naturaleza, nada nuevo bajo el sol.
Al menos, si te toman por idiota, que se equivoquen; porque tampoco los nazionalistas son unos figuras que desprenden chorros de rayos láser de inteligencia. No tienen nada que envidiar, sinceramente.
Es por ello, que hoy tenía el día heroico y cuando Amazon me ha comunicado que mi paquete estaba a tres paradas y de repente sale en la última actualización que tienen una hostia puta de entregas antes de entregarme el paquete, he pensado: el repartidor ya ha visto la z…
Y graciosamente me he dicho: ¡Qué cojones! Que se metan el paquete en el culo y me devuelvan el dinero.
Y se me ha escapado la sonrisa al hacer clic en “Cancelar el envío”.

Iconoclasta

Siempre vi algo venenoso en el actual Caudillo Español Sánchez.
Antes de que llegara a ser presidente era ya un ser mezquino, amargado porque no consiguió ser presidente de España, no le votaron lo suficiente. Tanto es así, que cuando llegó a tomar el poder de España con la complicidad de gente tan mala como él, lloró emocionado y se abrazó en un homosexual abrazo con su cómplice, en directo delante de las cámaras de televisión, sin pudor.
Pensé ante aquella muestra de ruindad que no podría haber ocurrido peor acto.
Tiene esa mirada venenosa, esa sonrisa de tiburón, ese ademán propio de un estafador profesional con complejo napoleónico; como un narcotraficante que nada en la abundancia de oro, billetes y cocaína.
También, ante la reacción de la gente, sentí que se había abierto la puerta de una taquilla (como en Hombres de negro) donde una multitud de pequeños y peludos palurdos ignorantes coreaba estupideces, sintiéndose felices ante el gobierno de los estafadores. Ignorantes, porque aún creen en la decencia de los indecentes. Me parece tan absurdo, que creo estar viviendo en un jardín de infancia con niños tocándome los cojones, molestándome, correteando a mi alrededor sin saber a qué juegan golpeándose contra los muros una y otra vez hasta morir desangrados con una sonrisa idiota en el rostro, con los huesos deshechos.
El político, por definición es ambicioso y febrilmente codicioso, en definitiva, roban más que administran o ese es su afán; pero hasta ahora, nunca habían sido tan hipócritamente estafadores alardeando de ser mesías y pater-salvadores de la vida y la muerte de sus votantes. Tanto es así, que apenas hace unos meses han robado, publican un libro de sus memorias ladronas y delincuentes. O se hacen películas de sí mismos creyéndose emperadores romanos de mierda.
Es muy desagradable que una cosa tan repelente como el Caudillo Español aparezca todos los días y a todas horas en los medios de comunicación, que se trata el conjunto del aparato de propaganda institucional del partido al que pertenece, un socialismo viejo, rancio e inservible. Me sudan las palmas de las manos al verlo, porque sé que con mi dinero, que es trabajo y esfuerzo, ha comprado todo lo necesario para convertirse en dictador vitalicio. Un tipo capaz de arrancarse los genitales antes que dejar su trono o poltrona.
Y lo que es aún peor, por mimetismo y la misma codicia enfermiza, prácticamente todos los presidentes autonómicos españoles o caciques neonazis, se han convertido a un fascismo más virulento que el de su Caudillo Penitenciario Fascista Español Homosexual Sanitario. Esto se traduce en que el dictador ha vendido patentes de corso a sus cómplices caciques, que han hecho barra libre de acoso, humillación, segregación racial y hambre contra los no vacunados y robo contra la población, contra la clase trabajadora concretamente.
Y así todos los funcionarios y altos cargos del gobierno, han pasado a convertirse en auténticos jerarcas y burócratas nazis de inusitado y tóxico fascismo. Hasta los policías se creen los putos sheriffs Wyat Earp.
La libertad es enfermedad, se convirtió de repente en el lema de la constitución española y todo encarcelamiento, acoso y humillación de la población, se lleva a cabo “con el aval de la justicia”, gracias a un alud de prevaricaciones cometidas, gracias también a una red estatal de jueces corruptos.
Todo empezó y continúa imparable (el golpe de estado contra los derechos mínimos y las necesidades biológicas) con la implantación e infección de la población con aquel resfriado llamado coronavirus o covid. Y la estafa adquirió proporciones colosales con la religión del cambio climático, una crisis energética decretada por el famoso imperativo del Caudillo “días difíciles” y la guerra ruso-ucraniana que, realmente es la guerra de China contra el decadente Occidente consumista y su envejecida y ridícula Europa.
Esta es la historia de España desde 14/03/2020 (instauración de la dictadura con “días difíciles” de crisis sanitaria), hasta el presente 31/10/2022, donde se ha implantado completamente el régimen dictatorial penitenciario homosexual sanitario ante la indiferencia de un pueblo o ciudadanía, ya domesticada generacionalmente en la dictadura desde los inicios del siglo pasado.
Y no es una historia a grandes rasgos, sino a grandes crímenes estatales impunes y con alevosía. Eso sí, aplaudidos por ese pueblo castrado de libertad e inquietudes que es el español, donde “mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”, el sumun de la cobardía más escatológica.

Iconoclasta