Archivos de la categoría ‘Absurdo’

Este tipo debería figurar en una enciclopedia ilustrando las entradas: “cobardía” y “mezquindad”.

Lo que tiene que hacer cualquier político con un cargo, es curar a los enfermos y poner medios para atajar una epidemia. Y eso no se hace robando libertades y provocando muertes negando tratamientos médicos a las personas graves. Y tampoco se salva una epidemia arruinando a la gente.

Si eres cobarde, no seas político, está bien: te sacas una pasta; pero te saldrá cara, fascista.

No cargues con responsabilidades “a la juventud” y ahora “a los madrileños por respirar”.

Qué mezquindad…

La enfermedad no se va a ir, hay que vivir con ella como millones de seres humanos vivieron con ella en otros tiempos y viven en otros lugares sin esconderse como perros atemorizados, idiota.

Mierda de cobardía e hipocresía las del nuevo y normal fascismo español del coronavirus y su estafa…

Cuando eres alma ¿te puedes negar a entrar de nuevo en otro cuerpo?
¿Quién es el responsable de la asignación de cuerpos?
¿Cuántos cerdos están rellenos de almas humanas? Las cifras podrían ser incómodas para algún alma cándida debido a su elevado número.
El que me masturbe con tanta afición y frecuencia, ¿prueba que mi alma era de mujer y esté así obsesionada con el pene que habita? Lo tengo irritadísimo.
Es que si fuera alma de hombre, me corto la polla.
Sería lógico suponer que hay un programa dedicado a la asignación de almas a los cuerpos. Quisiera ser cualquier cosa, salvo un delfín. Se ríen todo el día sin saber de qué.
¿Tienen debidamente actualizada la base de datos de las almas con los filtros tipo: inteligencia, graciosa, graciosilla, mediocre, viciosa, hijaputa e imbécil?
Porque no quiero que mi inmenso y lujurioso cuerpo esté habitado por un alma tarada.
Dios es un puto y absentista funcionario; nada más nacer te has dado cuenta de que te han vuelto a joder, incluso al morir piensas: ¿Y para esto tantos poemas, coño?

Tópicos:
Cuando lloran las mujeres es por la regla.
Los hombres no lloran, si no es por alguna alergia y la próstata (¿?).
La verdad revelada:
Si llora un idiota, ni él sabe por qué. Y además se mea encima.

Es una estupidez preocuparse por el futuro cuando el presente es una mierda.
La vida es ya, no transcurre unos años más allá del hoy. Porque más allá del hoy, te sales del borde de la vida, te mueres.
Que cada cual haga con su presente lo que pueda.
Y si quiere malgastarlo mirando el futuro, que lo haga. Pero mi tiempo es mío, que nadie cuente con él.
Dejad de joder con las futuras generaciones que algunas ni siquiera existen y otras no llegarán a nacer.
La única forma digna de vivir es exprimiendo el presente.
El futuro está bien para la ciencia ficción y para los físicos que pueden perder el tiempo y además ganar dinero divagando cosas cuánticas y relativas que no conducen a ninguna parte.

Enseñar a tu hijo a ser sincero, además de ingenuidad, debería ser un delito de agresión al intelecto y la autodefensa. Y si además lo educas en la cobardía, tendrás a la mejor y más grande de las gallinas calvas.
La idea de la verdad es un mito, cualquier ser medianamente inteligente no necesita que le digan ninguna verdad. Yo lo sé todo de una forma natural e incluso coloquial. Es más, cuando una boca me suelta una verdad, pasa automáticamente a ser mentira; siempre y cuando el sujeto sea merecedor de ello. No soy buen psicólogo, pero mis oídos pésimos para la música, captan las indecentes vibraciones de la mentira en rangos tan altos y profundos que los murciélagos me veneran.
Las mentiras siempre son graciosas y la verdad atufa tanto a mediocridad que resulta deprimente.
Soy suspicaz como un dios, susceptible y sistemáticamente escéptico.
Las putas por ejemplo (profesionales y profesionales sin cobrar y sin saberlo), en toda conversación y con mucha dignidad siempre dicen que van con la verdad por delante. Es irónico ¿no? Porque luego, durante o tras el servicio, te dicen que eres un machote y aún mastican chicle aburridas. No lo dicen para que te lo creas, pero tampoco estamos ante esa sinceridad desgarradora, ser puta no está reñido con ser mediocre también. Ocurre lo mismo con los electricistas como yo.
También hay hombres que alardean de ultra sinceridad; pero yo no me acerco a ellos porque no soy maricón; prefiero a las putas por muy sinceras que sean.
Es una constante que, quien alardea de ir siempre con la verdad por delante, es un mentiroso de mierda. Una cosa es ir con la verdad y otra cosa es que te creas tus propias mentiras y las divulgues como dogmas grabados en piedra por un Moisés que ha fumado demasiada maría.
La verdad es tan voluble que no se puede exigir debido a su mutabilidad.
Hay un dicho: Si no quieres que te mientan, no preguntes.
Estoy de acuerdo.
Así que esos grandes ejemplos vivientes y monumentales, tótems de la más humana sinceridad, que usen sus verdades para hacer el desayuno de sus hijos o para la higiene íntima personal.
Y a trabajar, que la jodida sinceridad ni da de comer ni ganas de follar. Ni siquiera os da carisma, sinceros de los cojones.

En un mural sobre hormigón hay estas cosas que me han hecho pensar seriamente sobre la decencia de la infantil inocencia.
Primero pensé que eran mariposas tetonas, luego pensé que bien podrían ser tetas voladoras.
Luego pensé que si volaran de verdad, las acogería en mi regazo, bien calentitas en mis hirvientes y lácteos testículos.
Luego en lamer esos preciosos y apetecibles pezones rosados.
Y me sobrevino una vergonzosa erección al imaginar sus erráticos y absolutamente voluptuosos movimientos al volar. Como mujer maciza corriendo por el parque; pero con más psicodelia.
Obsérvese que por lo emborronados que están los pezones, algunos ya se han arrodillado para mamarlos. Mi intuición para las cosas del follar y las depravaciones sexuales y reproductoras es de una precisión de cuatrocientos mil putos millones de tetapixeles, tetra… tetrapixeles
Me alegra no llegar a ese grado de degradación humana mamadora; mi erección así, es simple pecado venial; perfectamente perdonable e incluso aconsejable.
No he fotografiado en modo macro, no solo por el asunto del contexto y la perspectiva general; es que me da grima acercarme demasiado a la pared, seguro que hay la suficiente sustancia orgánica para provocar cientos de embarazos, gonorreas y sífilis. Amén del santo coronavirus, claro.

La alegría es inversamente proporcional al conocimiento y la elegancia.
La idiocia es directamente proporcional a la alegría.
La masturbación es directamente proporcional al aburrimiento.
El conocimiento debería ser proporcional a la edad; pero en la práctica se ha demostrado científicamente que es inverso.
La edad es directamente proporcional a la muerte, al cáncer de próstata y de mama.
Mi alegría es directamente proporcional a la magnitud de los accidentes sísmicos, cósmicos, meteorológicos, nucleares, bélicos y biológicos.
Llamadme anti cristo, si os place, no tengo ningún tipo de reparo en ello.
Mi vanidad es directamente proporcional a la masturbación.

Como los españoles, con sus largos meses de prisión y los que les espera, tienen una renta tan desahogada; se la van a cambiar incluso cada cinco minutos. Y una mierda.
Precioso…
Si el fascismo, su prensa, y el indigente Simón (insigne mentiroso de epidemias) se lo creen; es que son imbéciles. Y sé que se lo creen, ergo…
Como el que los jóvenes se han vuelto tan cabestros como para haberse ya habituado a su uso.
Es que me dan unos disgustos con tanta zafiedad…
A ver si se entera el fascismo (que fascista e idiota va de la mano siempre): la mascarilla, su única utilidad, es evitar que la policía política del nuevo régimen de normalidad española, te multe.
Las mascarillas se usan como pase de entrada en las tiendas y supermercados, para recoger el sudor de la papada, y para adornar el espejo retrovisor del coche; junto con el rosario y el San Cristóbal, son elementos imprescindibles de la decoración automovilística en la nueva normalidad fascista española.
He visto mascarillas colgadas del espejo retrovisor que gotean radiactividad.
No todos los timos les van a salir bien a los dictadores.
Idiotas…
Además, sale más barato coger el coronavirus y curarse con paracetamol, cama y pelis porno que gastando en mascarillas durante los años que pretenden mantener su prisión y represión, que si todo va como en España es habitual, serán otros cuarenta años más soportando al cerdo.
Bye…

El problema es que todo el mundo quiere vivir demasiado y ¿qué ocurre? Pues que el planeta no tiene suficiente espacio.
E hízose la plaga.
¿Es posible que el coronavirus sea una de las plagas profetizadas en el Apocalipsis? Molaría…
¿Se trata directamente del Juicio Final sin más prolegómenos? Molaría también.
¿O es solo el timo que los gobiernos hacen a una sociedad decadente, dependiente y cobarde?
Me quedo con la opción del timo, por fea que sea. No tiene el romanticismo y la magia del Apocalipsis, es bostezante por lo previsible; pero hay que ser realistas, el fin de la sociedad no es cosa profética, es el simple timo de unos cuantos hijos de puta.
No puede hacer daño recurrir a las sagradas escrituras para entender el origen de ese hedor del fascismo del coronavirus y su represión machacona, asfixiante.
Si lo miras bien, es de risa.
Y por otra parte, si ha llegado el fin de la vida, encerrarse sería de lo más imbécil ¿no?
A la mierda.
Voy a fumar.
Otra vez…
Sin distancia de seguridad, sin mascarilla, con los dedos sucios de mis propios excrementos (cago sin guantes), con una erección…