Archivos de la categoría ‘Histéricas’

Videos para la chusma
Los videos de las redes, los que acaparan más visitas; son los que dan consuelo a los pobres: trastos inútiles construidos con basura y desperdicios, comidas de ingredientes baratos preparadas como manjares en minutos y animalitos simpáticos que aparentan reacciones humanas.
Ni que decir que son todos una soberana mentira.
Esos cansinos videos sin ninguna preocupación cultural, solo social o de ocio, son los que presumen de ser más vistos miles de veces.
El mensaje es claro: “Mira que bien nos lo pasamos los pobres. Imagina lo que te perderías de no tener un smartphone”.
Luego, los menos, intentan hacer lo mismo que han visto, pensando que es real y fácil; y se me deprimen porque no sale más que una mierda de todo eso.
Digo los menos, porque a la chusma le gusta ver, pero no trabajar; como pasa con el fútbol, básquet, tenis, ciclismo, etc…
Y así tienes a miles de asiáticos, americanos, africanos y europeos disfrutando de la misma mierda.
¿No es hermosa la globalización basura que une a todos los pueblos y culturas con entretenidas deficiencias mentales?
Y luego, cuando se han cansado de tanta estupidez, se masturban en una página de videos porno gratis. Una vez se han corrido se preocupan de borrar del historial del explorador.
Qué irritante es este ejemplo de basura global…

Francine Dee

En Telegramas de Iconoclasta.

Deseando el mal. Tel Samsung. 201706281936

Se puede desear el mal a cualquier desconocido con la plena certeza de que se trataría de un acto justo. Tal vez ahora no; pero lo fue o será un ser indigno.
Y entonces es legal que desee que lo atropelle un coche, que padezca una infección en el cerebro o simplemente sufra insoportablemente un dolor de vísceras.
Todos los humanos son indignos gran parte de sus vidas o en algún momento.
Lo dicen sacerdotes de todas las religiones: el humano nace pecador, nace culpable.
Así que cuando odio al azar, simplemente acepto un precepto.
Para lo que me sale de los cojones, puedo ser muy obediente.

No frost

Está bien, la tecnología tiene sus comodidades, higiene y todas esas miles de ventajas que anuncian los fabricantes; pero empiezo a estar obsesionado, tengo miedo.
Es verano, quiero decir que hace un calor del carajo.
Y nadie mencionó este problema.
En la parte superior del cuerpo, no llevo prenda alguna.
Hace mucho calor.
Temo el momento de abrir la puerta.
Sé que volverá a ocurrir: mis pezones se pondrán duros por el golpe de aire frío en mi poderoso y ardiente pecho.
Me siento tan cohibido por ese frío “no frost” tan impulsado y repentino, que estoy pensando seriamente en destrozar unas orejeras para la nieve y adaptarlas a mis pezones.
Es que llega el momento que me duelen de erizados.
Y pienso en tomar la cocacola caliente antes que abrir otra vez la puta puerta del infierno “no frost”.
Maldito “no frost”…

Hogueras y nacimientos

Ni las fiestas religiosas, ni las paganas (religiosas también, las mismas supersticiones).
En ninguna de ellas arde quien debiera, solo basura y madera.
Y cuando toda esa miseria se ha quemado, se acuestan a dormir sobre su propia mierda.
Estoy abandonado en este global sanatorio para deficientes mentales, todas las fiestas.
Todos los días.
Da igual que sea el puto solsticio de verano (ver-culo es lo mismo), o la gran parida cristiana de la navidad; soy alérgico a sentirme feliz y empático de mierda.
Soy tenaz, no caeré en la jocosa imbecilidad.

El clima y la chusma. Junio 2017. Tel Samsung

Existen dos climas para que la chusma se quede en casa o vaya por la calle lamentándose en alto con gran pesar. Como si tuvieran un cáncer en el culo que los irritara continuamente: el de “mucho calor” y el de “mucho frío”.
Como si tuvieran un termómetro insertado en la polla o el coño, sus biorritmos y movimientos se rigen por esos dos parámetros que los inmoviliza o aletarga como gusanos que son.
Y como tienen un cerebro más básico que una pelota, dedicado casi en exclusiva a gobernar las tareas excrementicias, carecen de memoria a medio plazo y dicen siempre lo mismo: “este tiempo no es normal”.
Y esto es bueno para mí porque la chusma que se mueve poco o nada, deja mucho espacio libre. Puedo mear con tranquilidad en cualquier parte sin que aparezca nadie para mirarme la polla.
Si tuviera el termostato del planeta, primero los abrasaría y luego congelaría los restos para evitar hedores nauseabundos.
Prefiero morir de insolación o congelación que de asco al seguir sus hábitos climáticos.

Martes y 13 celebración de idiotas
He escuchado una noticia muy ilustrativa de la deficiencia mental de los homínidos humanos: las aerolíneas han hecho importantes rebajas en los vuelos para hoy, puesto que la cobardía e ignorancia provoca que muchos idiotas no viajen por la superstición.
Es tan acusada la miseria humana, que a muchos los inmoviliza.
Cobardía e ignorancia sin ninguna dignidad, como si fuera gracioso de mierda.
Subnormales que cargan ordenadores, tablets y smartphones como si fueran inteligentes para hacerlo, se cagan pata abajo en un martes y 13.
Cambian los tiempos; pero los cobardes y los ignorantes son la misma mierda que eran hace milenios.
Ojalá se haga realidad que un día como este sea fatal.
Hace falta una buena hecatombe para que se renueve la línea sanguínea humana. Algo que ayude a esta evolución deteriorada.
Hay días que se me hace más notablemente desagradable compartir (inevitable) el aire que respira y exhala tanto asqueroso. Me hacen sentir sucio.
Hoy no, estoy lejos de ellos. No hay subnormales a mi alrededor.
Es un buen martes y 13 para mí.
Alguna explosión nuclear, no sé… Algo efectivo definitivamente sería lo ideal para hacer mejor el planeta y hacer la vida más bonita a todos los seres vivos no humanos.