Archivos de la categoría ‘Histéricas’

Llevo ya unos días en los que en plena naturaleza, veo gente paseando o montando en bici con la mascarilla o bozal cubriéndoles el hocico.
¡En plena naturaleza y sin policía de mierda cerca!
Hay que ser cobarde y poca cosa…
Y la cobardía lleva inevitablemente de la mano el servilismo.
Cobardía y servilismo crean al idiota perfecto, al más evolucionado de los imbéciles.
Como si España entera, al igual que ocurre en el delta del Mississippi y sus devoradores de cangrejos, fuera endogamia pura.
Las familias españolas de hoy en día son las mismas que las del famoso cartel de la película Los Santos Inocentes.
Obviamente se diferencian en el color de la ropa y que los tontos de antaño no llevaban bozal.
Los antiguos imbéciles se morían de hambre, y los actuales cobardes de “la covid” también, solo que no se enteran porque están aturdidos de tanto aplaudir a las sucias autoridades; y porque al final son imbéciles tipo Pokemón, es decir: evolucionados.
No los he fotografiado, porque me dan grima.

El chapo Torra, presidente autonómico de Cataluña (los presidentes autonómicos son caciques con licencia de corso impuestos por el gobierno español de los Caudillos Sánchez e Iglesias para violar los derechos civiles del pueblo); con su institucionalizada retórica franquista de amenaza de prisión para toda la población (no le temblará la mano, es el lema del fascismo español), ha dicho que pasará como en los colegios de toda dictadura: pagarán todos por lo cometido por otros.
“¡Portaos, bien hijos de puta, porque no me temblará la mano!”, es el resumen de su perorata.
No está mal por ser el Chapo Torra uno de los primeros que se contagió y naturalmente contagió a muchos más de coronavirus.
Los fascistas son como cagarros en la playa que te vuelves loco dando manotazos al agua para que se vaya a otra dirección, solo que el cagarro aparece en la televisión amenazando con su mierda, en lugar de flotar en la playa.
Esto no tendrá un final feliz; ni para el fascismo español ni para mí y otros que no tragan con toda esta mierda.

El gobierno español está absolutamente desbocado, no cesa con sus mentiras para acabar con cualquier tipo de libertad, no pueden vivir sabiendo que hay libertades que destruir.
Y es que el fascista español no fuma, solo esnifa cocaína y es alcohólico.
Mentirosos de mierda…

La abeja idiota me picará y luego morirá.
Y yo blasfemando y rascándome, seguiré vivo, la veré morir.
Siento pena por ella, solo una vez en la vida es capaz de gozar de su poder venenoso y agresivo.
Yo puedo golpear y matar ahora, mañana, y al otro, y al otro, y al otro…
Es una suerte no ser abeja.
La naturaleza no es sabia, solo es puta con algunos seres.
Los gobiernos son igual, tienen a sus favoritos y a quien humillan, aprisionan y asesinan; bien con hambre o con un tiro en la cabeza.
La sociedad es una torpe parodia de la naturaleza.
En las sociedades humanas el más idiota, inepto y vago llega a las esferas de poder con el voto y apoyo de una mayoría: los sin cerebro.
La naturaleza ha hecho cosas buenas; pero las sociedades humanas aún no se han extinguido, simplemente, por causa del azar.
La prueba está en que los mejores momentos de una sociedad: buena economía y libertades sociales de calidad, se encuentran tras una guerra que ha causado millones de muertos, una vez superada la posguerra (cuatro o cinco años) lo nuevo florece encima de las ruinas y los mezquinos cadáveres.
Toda sociedad precisa algún largo periodo de exterminio humano para no asfixiarse a sí misma.
Lo que me hace pensar que, básicamente el coronavirus ha matado a aquellos que no tienen edad para ir a la guerra. Ahora les toca morir a los que sí están en edad de morir en los campos de batalla.
Y es que de morir no te libras, de coronavirus, de tiros o de hastío puro (la muerte más horrorosa y cruel).

Lo que no hay son datos al público sobre el coronavirus: estadísticas detalladas por edades, hábitos de vida de los enfermos, su lugar geográfico de residencia, su situación social, etc…
Cosas de las que deberían dar información y una idea de cómo actuar.
El oscurantismo del fascismo en España, es prácticamente pornográfico.
Y ridículo.
¿Cuánto le paga el gobierno de los Caudillos Sánchez e Iglesias a su prensa prostituta?
Si me pagan bien, puedo hacer artículos más especializados sobre los succionadores clitorianos o sobre los intruders anales que tanto gustan a hombres, más que a mujeres (los hombres empiezan a sentir el ano como un elemento más de su sexualidad en tiempos de coronavirus).
Herramientas para dar por culo al fascismo español no le faltan.
Y prensa de mierda, tampoco.

Los actores comprados por el Régimen Español de los Caudillos Sánchez e Iglesias, para responder interpretando a médicos a los entrevistadores de los informativos amañados, dicen siempre la misma cantinela: “Lo único que da resultado para contener el coronavirus es el confinamiento”.
Y a quien le duele el pecho, le dirán que no respire. Es de novela de Kafka…
Todo médico que se precie, ha de conocer la situación social de su paciente para dar un tratamiento efectivo y acorde a su entorno.
El Fascismo de la Nueva Normalidad Española, carece de médicos, lo que sale por la tele son eso: malos actores de malos spots publicitarios.
Matar a alguien de hambre y ruina, ponerle una campanilla colgada del cuello como a los leprosos de antaño o encarcelarlo donde sea hasta que se extinga, es lo más grotesco, ridículo y cobarde que nadie con un intelecto siquiera operativo, podría aceptar.
Los seres humanos no son cerdos (de cuatro patas) y precisan realizar su actividad diaria, lo que incluye conseguir comida; y en las ciudades solo se consigue trabajando para tener dinero.
Los niños de cuatro años que no han sido educados en España saben estas cosas.
Los médicos (la sanidad) debe atender y curar. Y la gente a realizar su vida diaria con las medidas profilácticas de entorno que disponga la autoridad y las personales que sean aconsejadas y no impuestas con policía ideológica como vienen haciendo los Caudillos Sánchez e Iglesias y sus caciques autonómicos.
Es tan simple la respuesta a una enfermedad que parece increíble que la chusma trague toda la mierda sin rechistar. Cualquiera diría que en España se está rodando una película de ciencia ficción distópica de serie Z.
Y otra cosa, que nadie se crea las mentiras del “gobierno español”, la caridad no va a alimentar ni pagar la casa y los gastos de nadie.
Es algo que ha dejado claro la Unión Europea negando la presidencia del Eurogrupo a la ministra de economía del Caudillo Sánchez que, soñaba con la caridad del “rescate” (como Grecia) para solucionar el hundimiento económico que ha provocado con su negligencia cobarde y su fervoroso e inquebrantable fascismo. El Gobierno Español con su temible dictadura ha querido ser como China; pero le ha faltado dinero, poder e inteligencia.
Así que, si el fascismo español vuelve a imponer otro estado de alarma encarcelando a la gente en sus casas por medio de su feroz policía ideológica; los españoles tendrán que alimentarse con sus propios excrementos.
Hay que decirlo, porque hay lelos que creían que iban a vivir de la caridad del fondo europeo para la reconstrucción.
Ni Holanda, ni ninguna nación va a dar caridad al gobierno fascista español que ha hundido con cobardía, negligencia y vanidad injustificada su propia economía.
Y por otro lado, por ética a nadie le gusta tratar con repúblicas bananeras de reciente aparición, aunque sea al otro lado de los Pirineos.
A mí tampoco me caen bien los vagos que lloran en lugar de mover el culo para ganarse la vida. Ni agua les daría.

Una jueza ha impedido al Chapo Torra el encarcelamiento que tenía planeado para Lérida y otros pueblos.
Una jueza ha tenido la decencia, criterio y el sentido común para frenar el asfixiante y cobarde plan de cárcel domiciliaria contra la población, planeado por el Cártel de la Generalitat de Cataluña, que hoy pensaba poner en marcha.
A ver si aprenden los caudillos españoles y su caciques de una puta vez.

El mejor y más efectivo tratamiento para combatir una epidemia es asfixiar hasta la pobreza y el hambre a la población.
El temido Cártel de la Generalitat de Cataluña, con la bendición de sus amos, los Caudillos Sánchez e Iglesias, aplican el infalible sistema de los porqueros con la peste porcina: matar al cerdo.
¿Y para eso están tirando tanto dinero necesario a la basura pagando a asesores científicos de mierda? Porque matar y clausurar lo puede hacer cualquier bedel.
Tres meses de prisión en Lérida y ahora otros tantos.
Cuando estalle la violencia (no puedo creer que nadie se deje arruinar o morir de hambre pacíficamente), los analistas tarados y los propios ladrones del gobierno, se preguntarán cómo pudo ocurrir.
La guerra civil ya está en estado embrionario.
Fascistas de mierda…

El Chapo Torra jefe del Cártel de la Generalitat de Cataluña (una de las más famosas organizaciones mafiosas de España), en connivencia con sus amos y directores generales de la federación de los cárteles españoles, los Caudillos Chapo Sánchez y Chapo Iglesias; ha creado una nueva línea de extorsión para recuperar el dinero que antes de la crisis del coronavirus robaban de forma habitual.
Se trata de obligar a la chusma a calzarse mascarilla en todo tiempo y lugar en el que estén fuera de sus casas; con ello y en vista del calor veraniego, pretenden con las sanciones recuperar los sobornos o mordidas que han dejado de cobrar por causa del estado de alarma por coronavirus y el cierre de empresas (Nissan ha dejado de invertir en el territorio que controla dicho cártel catalán) que han dejado gran número de parados.
Como ya es habitual, en toda dictadura la mafia entra por la puerta grande y se instala como un parásito en todas las instituciones públicas y privadas.
De hecho, la UE ya es un reservorio de mafiosos.
Las extorsiones mafiosas, siguen el mismo patrón de las extorsiones de los gobiernos franquistas o fascistas.
España está absolutamente podrida a nivel molecular.
En definitiva, el puto cártel de la Generalitat y su Chapo Torra, solo consiguen asfixiar a Cataluña, con mascarilla y robándoles todo el dinero posible.
Hay que tener en cuenta que, los chapos o dictadores de segunda categoría, son mucho más represivos y feroces que sus amos o jefes, debido a ese normal complejo de inferioridad y la envidia que les tienen.
Y como la chusma tiene ese miedo tan propio de la ignorancia y la superstición, creen con fervor que es una medida sanitaria y profiláctica.
Qué lelos…
Por mi parte, juro que reciclaré todas las mascarillas que use y no las tiraré a la vía pública (y una polla).
Voy a dejar un notorio rastro para que me puedan controlar mejor.
Hijo putas fascistas mafiosos ladrones…
Y mira que me caen bien alguna de sus madres, en el burdel te hacen unas mamadas de infarto en tiempo récord.