Archivos de la categoría ‘Histéricas’

Es pleno verano y como cada año: Mercado Medieval.
Los Mercados Medievales venden absolutamente lo mismo que se vende a lo largo del año en las distintas ferias, solo que se añaden un par de puestos de flechas y espadas de juguete y una decoración medieval en la que han tenido a bien, no dejar que corriera mierda y orina por las calles (eso es solo para las noches de viernes y sábado, en las zonas de bares todo el puto año).
Como soy dado a la introspección, independientemente de la cantidad de carne con la que hay que rozarse para caminar, mi cerebro poderoso no deja de procesar con absoluta obscenidad y libertad.
Y sueño que soy conde y que ellas me pertenecen, todas.
Cada día, con los dedos sucios de grasa de venado, ordeno a un par de soldados que pillen una doncella de buen ver, me la traigan al castillo y así follármela gratuitamente; y si no me lo hace bien, su padre deberá pagarme con las tres cuartas partes de la cosecha.
Ser conde y follarse toda hembra que esté casada, soltera o inconsciente.
¡Qué tiempos aquellos!
Sería el Conde Iconoclasta y el condado (Iconoclastaland) estaría lleno de pequeños iconoclastitos saltarines y maridos que me han mirado mal, cortados en piezas en los puestos de carne tapizados de moscas y orugas.
Y con una notoria erección, me enciendo el trigésimo tercer cigarrillo de la mañana y me detengo. Hay una gran muralla de gente interceptando el paso a otra muralla de gente que respira con la boca abierta y la mirada perdida.
No sé porque; pero el vulgo, chusma o vasallaje, se apiña histérico frente a las creperías. Se comen las creps como si fueran uvas durante las campanadas de año nuevo. Supongo que es más barata una tortilla grande rellena de algo que un buen corte de carne o un bocadillo de embutido. Una de las ochocientas creperías del mercado medieval, tiene trabajo para rato. Decido pasar con gran escrúpulo entre toda esa carne que espera su crep, aguantando todo lo que puedo la respiración. Tomo nota de la buenorra morena de tetas sueltas, libres y pesadas, con pantaloncito-braga que deja ver uno de los labios vaginales con gracia y sensulidad, para que mis soldados la traigan está noche a mis aposentos.
La voy a embarazar de trillizos.
Y si tiene novio, lo mandaré ir a recoger boñigas de vaca a los límites del condado, allí hay una epidemia de peste.
Para ser feliz basta con sentirse poderoso.
Bueno, ya he divagado bastante por hoy.
No vuelvo a salir a la calle hasta que hayan limpiado las calles de paja y leprosos.

Anuncios

En Telegramas de Iconoclasta.

No puedo ir con sutilezas, si quiero ventilar mi pierna podrida debo protegerla del sol con algo más contundente que una crema. Si enfocara su piel con la luz del teléfono se arrugaría como corteza de cerdo en la sartén.
Podría ser más discreto; pero con determinadas temperaturas la discreción podría confundirse con adicción al dolor. Y soy un hedonista convencido.
Me basta con ser exótico.
Podría decir que tengo una pata musulmana por aquello del velo.
Bendito sarcasmo…
Hay momentos para ser absurdo y otros para fumar, ambos son complementarios.

Hay dos géneros biológicos indiscutibles e inalterables: hembras y machos.
Ambos géneros, en el caso humano, pueden asumir los rollos sexuales que más calientes los ponga e interpretar las escenas que más les guste; ello incluye decir con absoluta naturalidad y vanidad que, su coño o cojones son erróneos para su preciosa mente sensible hasta la sobre-edulcoración.
El humano es una tara evolutiva, es lógico que estas cosas ocurran.
Lo peor de todo esto es el asunto lúdico: los irisados ritmos musicales con los que se enorgullecen. Tienen un pinche gusto musical del carajo para sus fiestas.
Es extraño tener que llevar orejeras en día de calor; pero siempre será menos cruento que no usarlas.

En Telegramas de Iconoclasta.

Cada día del año debería montarse un concierto de música o una manifestación.
Es la forma más higiénica de controlar a la chusma: excrementos y basura quedan todos depositados en un mismo lugar con lo cual, las tareas de limpieza se pueden llevar a cabo con más rapidez y con un mínimo impacto en el medio ambiente.
Hoy día las grandes concentraciones de reses humanas, no requieren pastoreo; gracias a la tecnología un pastor puede reunir a miles de cabezas de ganado desde casa con un solo tuit.
Hay que resolver el problema durante el verano, en el que viajan demasiado y las infestaciones se extienden; pero estoy seguro de que la inmensa imbecilidad de políticos y gentuza del famoseo y la musical, encontrarán el medio de meterlos a todos en el mismo avión rumbo al mismo lugar músical, danzante, sensiblero y por supuesto, libre de oxígeno y nitrógeno.
Soy un ingenuo, lo sé; pero no puede hacer daño soñar.

Ya puestos con volver al pasado: beber la leche cruda, no vacunar, ser vasallos de condes y señores feudales o bien, volver a rancios patriotismos; también podrían volver a limpiarse el culo con hojas o con los dedos mismos.
Decadentes y acomodados ciudadanos aburridos, tecleando cosas que no entienden… El aborto debería sistematizarse y subvencionarse a copago cero.
Me abandonaron aquí y volvieron a Alfa-Centauro con demasiada prisa-