Archivos de la categoría ‘Histéricas’

El tipo este, “el síndic” (una especie de juez político catalán sin más trascendencia que cobrar de los contribuyentes) viene a decir que lo proporcional hubiera sido que después de haber jodido a todo el mundo cerrando carreteras y quemando coches, que los policías a los desocupados y ociosos cdrs les hubieran comido la polla gratis acariciándoles los huevos con cariño.
Talmente, como lo haría el síndic: Oi que sí, maco? (“¿Verdad que sí, guapo”, en catalán, el martirizado idioma).
Fijo que el síndic tiene un efebo entre los cdr…

Además de detener a los tipos en cuestión, a las menores deberían ponerlas en observación psiquiátrica a ver que tipo de daño cerebral tienen.
Hay que velar por la salud de todo idiota sea cual sea su sexo, raza y credo.
Profecías… ¿Se puede ser tan lela?
Es que me parto…

Como si no existiera violencia, robo, vandalismo, fallos de transporte, suciedad y precariedad de la vivienda; el ayuntamiento de Barcelona se dedica a trabajos más amables, menos peligrosos y más recaudatorios como multar juguetes como patinetes y con el tiempo, a los playmobil también.
Se dice despectivamente que España es diferente; pero Barcelona con este ayuntamiento usurero y su dejadez de obligaciones, no es diferente; es simplemente corrupto e inoperante, al más puro estilo mexicano.

El viejo tira arroz a los pies de los polis pensando que son recién casados.
Este ha confundido la noche de Halloween con un bodorrio.
O eso, o los ha confundido con palomas.
No jodas, pobre hombre… Están ya tan acelerados los indepas catalanes que incluso meten a gente enferma de Alzheimer en sus verbenas ruidosas.
¡Qué risa!
¡Qué vivan los novios y olé!
(foto de La Vanguardia, 31-10-2019)

Manifestante con genitales desarrollados ya:

“Declarar un futuro digno para nuestra generación.”
Eso es tener fe en los políticos… Y en los unicornios.
(universitario catalán de la taquilla C18 https://ultrajant.com/2019/10/27/los-indepas-catalanes/ )

Todos los tontos del planeta (que son el 99 % de la población) están sincronizados (como gallinas poniendo huevos en una granja) con las mismas ideas, con las mismas emociones, los mismos miedos y los mismos mensajes de redes sociales.
Lo que lleva a sentirse mierda al imaginar que uno pudiera pertenecer a una mayoría, ya que si perteneces a la mayoría que ha ganado en unas votaciones, por ejemplo, significa que tu dignidad humana apenas trasciende a la de un pollo de matadero.
Que nadie se sienta orgulloso, no existe nada peor, más indigno que pertenecer a una mayoría.

Los indepas catalinos pacíficos y no pacíficos tienen un asombroso parecido con los habitantes de la taquilla C18 de Men in Black 2.
Solo que los independentistas catalanes no son tan graciosos y son mucho menos inteligentes que los seres de la taquilla C18. Por otra parte, Torra o el Dador de la Luz, no tiene ni mucho menos el gracejo del portavoz de la taquilla.
Es para partirse el pecho riendo, una genialidad… (la taquilla C18 por supuesto, no los racistas indepas catalanes).