Archivos para junio, 2021

Ya no queda duda alguna, el Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus, ha convertido a España en un estado policial.
En apenas un fin de semana se han multiplicado los encarcelamientos a posibles contagiados y posibles enfermos por medio de policía fuertemente armada. Incluso se han montado operativos para buscar y capturar a los menores que no han accedido a someterse al secuestro.
La única libertad que existe es la que tienen jerarcas como el Caudillo, ministros, altos funcionarios y caciques autonómicos para encarcelar a la población según su gusto, humor o criterio. Pronto, regidores y alcaldes gozarán de la libertad de ejercer ese poder absoluto cubriendo así todo el territorio español, incluso las más pequeñas poblaciones, con su acoso policial.
No tardará mucho en el que el acoso policial armado y el encarcelamiento se salde con la muerte a tiros de los supuestos enfermos y contagiados, crímenes que por supuesto serán ejecutados por la policía del nuevo y normal régimen español. Los policías de las dictaduras son como perros rabiosos que no atienden a más razón que la que su amo les dicta.
Los padres no pueden hacer nada por liberar a sus hijos, que han sido encarcelados sin posibilidad alguna de ayuda legal, ya que la legalidad es la misma corrupción que los ha llevado a prisión.
Tras el maquillaje de “la flexibilización del uso del bozal”, han instaurado con el aval de unos legisladores corruptos y afines al régimen la encarcelación indiscriminada de las personas en nombre de “la salud pública”. Es el crimen perfecto del nuevo y normal fascismo español del coronavirus.
Y como ocurría durante el franquismo, los corruptos y dictadores tienen el apoyo tácito de una población tan acobardada como ignorante e infantilizada en la que ha calado hondo el lema fascista español: La libertad es enfermedad.
Hay mezquinos deambulando por la calle con su mediocridad e idiocia a cuestas, que dirán que los encarcelados se lo han buscado. Incluso aplaudirán los fusilamientos masivos de presuntos contagiados y presuntos enfermos para atajar la supuesta enfermedad. Es la misma actitud de la población durante el reinado de Franco. Toda esta podredumbre del pueblo español, es algo que se masca en el aire de la península ibérica. Desde el 2020 se ha retrocedido peligrosa y venenosamente sin piedad hacia las décadas doradas del franquismo.
Nadie más que los padres de los hijos secuestrados y encarcelados ha alzado la voz contra el fascismo. Y la prensa, toda, es absolutamente propiedad del gobierno español.
Más que un satélite de la República Popular China, España parece ser una segunda parte de Corea del Norte.
El próximo paso inevitable, será que el gobierno fascista español ordene encarcelar a toda persona que asista o haya asistido a una manifestación, como presunto enfermo y/o contagiado en nombre de la salud pública. Y por supuesto, será ejecutado cualquiera que no obedezca y coopere en el acoso policial.
Incluso este texto, esta reflexión sobre el nuevo y normal fascismo español del coronavirus, empieza a parecerme peligroso para mi libertad y vida.

Iconoclasta

El amor no se puede compartir, va contra el ideal de la exclusividad y contra la instintiva y mutua posesión de los amantes.
Contra la reproducción: de una sola mujer y de un solo semen nace una sola cría.
Cualquier otra concepción o versión del amor es pura ingenuidad.
Amar demasiado no es amar, es solo colección.
Si el amor se comparte no es amor, es follar pagando, por comodidad y conveniencia o con ebriedad. O simplemente por comezón genital; pero no es amor, es prostitución o una variante. Una decadencia de humanos aburridos, decadentes, ociosos…
Un amor y su ser no se comparte, solo se extingue,
Los amores nacen y mueren, como los seres humanos.
Y ya.

Es que el reportero de El País, redacta el titular como con tristeza, como si le doliera un poco. Como se dice: quien se pica ajos come. ¿No?
La noticia no deja de ser escalofriante: que el 71, 7 % de los adultos se declare hetero, mucho menos que los jóvenes, viene a decir que el homosexualismo, lesbianismo y la transformería ataca más a la población adulta, como si fuera un coronavirus o algo así.
Aunque creo que si eres económicamente rico y has probado todo tipo de sexo, en la madurez, esos ricachos se vuelven un tanto ambiguos y les tira más el pescado que la carne; pero solo entre gente con pasta, claro. Los que no tienen dinero para poder hacer grandes orgías, se quedan en el heterosexualismo (una carita sonriente, que no me aguanto la risa).
Resumiendo, según El País los jóvenes se han de dar prisa en reproducirse porque muchos de los ahora heteros, se vestirán de forma rara al llegar a la madurez y preferirán otros tipos de agujeros.
Es que me parto la caja de risa.
La Roma de Nerón, rediviva…

Está deseándolo, el muppet (una especie de Arias Navarro del franquismo) en su programa diario, no puede esconder sus mortificantes deseos de que alguno de esos jóvenes que no han respetado suficientemente a sus amos fascistas, muera.

Y además que sirva de escarmiento para el resto de los cabestros españoles.

Se han inventado un “megabrote” y ahora se inventarán los “megamuertos de la desobediencia al Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus”. Y así se pasan impunemente por el culo el secuestro de toda esa gente y sus derechos fundamentales en nombre de su religión: su dictadura salvadora de vidas arruinadas.

El estado de derecho del que alardea el Caudillo, es otra dictadura más que permite una Europa vieja, rota, cobarde, acomodada, decadente e inoperante ya. Una Europa que se la comen los países asiáticos. Una Europa que ya permitió en su momento que Hitler se apoderara de ella. La historia se repite miserablemente ahora que han surgido todas las dictaduras del coronavirus como hongos en la caída Europa.

Y así, con una vergonzosa impunidad, siguen indultando los fascistas españoles a gente de su ralea y encarcelando a inocentes jóvenes o viejos (aunque a los viejos los suelen matar directamente).

Cuántos cabestros cobardes estarán deseando que muchos de esos “niñatos” mueran por rebeldes, por jóvenes, por no obedecer al amo. Es un comportamiento normal en el mezquino pueblo que asume y adora la dictadura.

Los judíos fueron perseguidos y quemados y ahora les toca el turno a los enfermos.

El muppet que asoma cada día en la televisión, es el muñecote fascista que todos los cabestros adoran en una nueva y normal dictadura española de la miseria, la cobardía y la mansedumbre. A pesar de haber salido de una igual aún no hace cincuenta años.

“Dicen que siempre cuentas la misma historia, es lo que esperan todos, se sienten mejor…” (Radio Futura, El tonto Simón).


Es que el nuevo y normal fascismo español del coronavirus, copiando al chino; ha adoptado los métodos ganaderos para hacer a los cabestros más mansos y obedientes. Así que si los mantiene estabulados con sus decretos de prisión, ruina y humillación y enfermedad por el uso del bozal; el ganado se hace más amable y manso.
Así que no es una casualidad y mucho menos algo noticiable, es de una vulgaridad y previsibilidad espantosas. Es una burla simplemente.

El Nuevo y Normal Gobierno Fascista Español del Coronavirus, ha iniciado ya la caza de los jóvenes y ha convertido un hotel en una prisión.
No ha tardado mucho en comportarse como la República Comunista China destrozando las más mínimas libertades. El genocidio que ha cometido lo ha podido maquillar con ayuda de la prensa española que ha comprado; y lo peor es que el secuestro o encarcelamiento de personas será disculpado por los cabestros cobardes, ignorantes y mezquinos que forman una ciudadanía mansa y servil; al igual que los españoles de los tiempos franquistas o los alemanes en tiempos nazistas.
La prensa fascista y colaboracionista del nuevo y normal gobierno fascista español, continúa acosando y acusando a la juventud como culpable del coronavirus. Desde los primeros momentos del golpe terrorista a las mínimas libertades por parte del nuevo régimen, se les acusó de expandir la enfermedad.
Con lo cual, se acusa también de rebote a los padres y así encuentran la facilidad para seguir condenando a prisión, bozal y acoso policial a la sumisa población.
Las mentiras de los fascismos, se convierten en poco tiempo en dogmas. Es algo que un país de rancias dictaduras, ya debería saber. La ignorancia es tan mala como la “venenosa juventud española”.
Tras el permiso para respirar decente y libremente que ha concedido durante un tiempo el Caudillo Español, ahora se ha de pagar con prisión para todo aquel infectado.
Que como se hizo dogma: los enfermos son los delincuentes de España.
Esto va cada vez a más, el Nuevo y Normal Fascismo Español ya no reconoce ni un ápice la más elemental libertad si no es para los delincuentes que como ellos, se llaman políticos y a los cuales indulta.
Seguimos en las mismas que con Franco: las masas aplauden a los tiranos genocidas y se cagan por la pata abajo. Además, las bestias no necesitan libertad, solo un buen látigo y que les indiquen cuando y por donde caminar en las pantallas de sus teléfonos de mierda.
Está todo podrido.

Y si fuera extranjero, jamás me acercaría a semejante país encarcelador, podría no salir nunca.

Los expertidiotas dirán lo que quieran sus amos, porque para eso son las putas del nuevo y normal gobierno fascista español del coronavirus. Como los medios de comunicación que cuelgan esta mierda de artículos.
Pero ese “atuendo” ya se lo pueden ir metiendo por el culo. Sí lo sé, soy un ingenuo, el bozal lo tendréis que llevar toda vuestra puta vida; es lo que dice el nuevo y normal fascismo español del coronavirus a través de sus muñecos expertos.
Bueno, siempre es una ventaja no tener que soportar los rostros completos de la mezquindad, quieras que no, da un respiro.

Veo películas de ciencia ficción e inevitablemente sueño con viajar al pasado y reparar el error del tiempo y el espacio que se cometió conmigo. Imagino vívidamente lo que haría para conseguir nacer allá donde tú lo harás unos años más adelante y así, encontrarnos sin perder tiempo y vida con otros amores que de nada han servido.
Mis sueños de ciencia ficción giran siempre en torno a esa galaxia inalcanzable que eres tú, cielo.
A veces mis sueños salen mal y soy un astronauta que ha debido abandonar su nave rota y flota en el espacio esperando que se agote el aire de su traje, con la mirada clavada en la lejana galaxia a la que ya no podré llegar.
No podré llegar a ti y moriré asfixiado y fracasado aquí en la nada, lejos de ti.
En otros sueños sobrevivo al viaje y cuando alcanzo tu galaxia todo es luz, esa cegadora luz de tus grandes ojos que me fascinan, la gruta carnal que forman tus labios para que bese la entrada. La increíble calidez que preciso después de tanto tiempo viajando por el gélido espacio, está toda en tu piel.
Y después de eso, despierto y no estás. Quisiera arrancarme los ojos.
La realidad fue todo un error, amor.
Ahora solo queda engañar a la vida luciendo una sonrisa que es puro quebranto, por mantener la más mínima dignidad ante la frustración de una vida sin ti.
Pienso en bebés muertos, no fui uno de ellos; pero nací en un espacio triste y deformado sin ti. Sin posibilidad alguna de reparar un daño que no cometí.
Los bebés muertos no sufren, solo viajan congelados como asteroides alrededor de estériles astros, con los ojos muy abiertos, como cuentas de cristal translúcido. Yo que sobreviví, no quiero nada de lo que hay en este mundo, ni siquiera la alegría; sino lo que está desesperadamente lejos de mí. Lejos en el tiempo y sus circunstancias.
Tan lejos de ti…
Mis películas de ciencia ficción son las más tristes que se han hecho jamás.

Iconoclasta

Hay que darle mérito al fascismo nuevo y normal de España, al inventarse las noticias/fábulas sin sonrojo alguno, para que los adultos infantilizados o cabestros, vean lo muy mala (satánica incluso) que es esta juventud española. Tan infecciosa…
“¿Veis lo mala que es la libertad? ¡Miradlos, vuestros propios hijos os infectan!”, dicen desde el régimen nazi español con sus cuentos infantiles.
Si tienen a la juventud sometida, tienen un futuro de décadas de gobierno dictatorial asegurado, como bien supo hacer Franco y dejarse hacer los españoles.
Además ¿no dicen que ya hay tantos vacunados y que va tan bien? ¿Por qué tanto follón y tanta alarma por el supuesto megabrote de mierda? Quien tenga miedo no se quita el bozal y todos tan contentos.
¿O tal vez es mejor quemar en una hoguera a esos “jóvenes satánicos” si existieran?
España es mezquina hasta con sus hijos.,