Archivos de la categoría ‘Manuscritos’

No existen palabras a grandes rasgos.

Si una palabra no es concreta se derrumba el pensamiento.

Mi pensamiento no es un gran rasgo, es una cuchilla que eviscera todo; es preciso hasta el dolor y la humillación.

La palabra existe para que defina la idea exacta, clara y sólidamente.

No hay grandes rasgos, solo grandes oscuridades, grandes ignorancias, grandes estupideces que pretenden esconderse tras la negligencia del supuesto de ambigüedad.

Si no tienes puta idea de lo que hablas, métete tus grandes rasgos por el culo.