Archivos de la categoría ‘Humor’

Las de Unidas Podemos junto con las vendidas del PSOA (antes PSOE) deberían forma un único partido: UJ (Usureras Jodemos).
Y es que quieren sodomizar de nuevo a quien le gusta fumar; pero no a los alcohólicos que, aunque mueran y asesinen y maten a más gente en el coche, también les votan más y además sin cerebro, sin necesidad de convencer a los borrachos.
La vieja usurera y sodomita Unión Soviética, dejó una profunda huella en las tácticas de control de la población, gracias a alcoholizar a los deprimidos productores o ciudadanos.
Usureras Jodemos, están enfermos de avaricia por acaparar dinero al precio que sea.
Unidas Podemos y PSOA (antes PSOE), con toda probabilidad están buscando también, un terrenito en Siberia para usarlo de gulag contra todos aquellos que insistan en fumar y no en embriagarse.
La ambición de los políticos está llegando a límites distópicos, como el querer robar a los padres la educación de sus hijos.
Cuanto más viran a las viejas izquierdas, más cerca están de resucitar un nuevo estalinismo con los apellidos: buenismo y fariseísmo.
De alguna forma tenían que amortizar sus chalets con piscinas en urbanizaciones de lujo sin tocar a sus borrachos votantes.
Que hijos de puta…

Los chinos apenas viajan, tienen mucho trabajo copiando pantalones y bolsos; en cambio los yijaidistas son omnipresentes como dios ¿No será el CoronaVirus un designio de Alá?
Teorías de la conspiración aparte, claro 🤓🤓😛😛😬😬🤤🤤😈😈

No recuerdo el momento preciso en el que dejé de amarte para, ya necesitarte como el aire.
No pienses ni por un momento que llevo esta escafandra autónoma por cuestiones carnavaleras, esnobistas, de moda o estéticas.
Y deja de reírte, me queda poco oxígeno en la escafandra.

Siempre ocurre lo mismo por carnaval, navidades, días patrios o celebrando los cuarenta latigazos a Cristo y sus tres clavos y otras monsergas de santas semanas: baja el precio del kilo de idiota.
Es buena temporada para comprar combustible barato.
Para más información, ver la ley de la oferta y la demanda.

Si intentas entender el espíritu insectil de las masas, no le des demasiadas vueltas.
La chusma ha demostrado definitivamente que no tiene la más mínima noción de cosas como: criterio propio, ingenio, creatividad, dignidad y mucho menos justicia.
Lo lógico es que reciban el trato que se merecen: un tuit que los entretiene y lo comparten un millón de veces en el termitero donde habitan.
Al patriotismo y la religión, que son los pilares básicos para conducir un rebaño de borregos por el camino deseado, ahora se suma la violencia de género indiscriminada y de prensa amarilla, el clima, la mariconería, el lesbianismo, el travestismo y el transexualismo para tenerlos entretenidos mientras les das de comer cucharadas de mierda que tragan relamiéndose los labios mientras miran sus pantallitas. Todo ello amenizado con cosas como la eutanasia o el coronavirus; según si es invierno o verano.
Por cierto, ahora que son carnavales: ¿para qué cojones quiero ver los espectáculos de los bujarras drags queen, cuando hay una cantidad indecente de tías buenas y deseablebleblebles, meneando con gracia y exotismo sus tetas y culos de mujer tan mujeres?
(Cuanto me alegro de que mis padres, siendo yo pequeñito, no me llevaran a esos carnavales de gallinas con plataformas y tetas de plasticolene. ¡Buf…!)
Lo cual me lleva a concluir que todo aquel que disfruta con los drags, es inequívocamente maricón o bollera. Si no lo es, roza peligrosamente los límites de Anolandia.
El problema para muchos hoy, no es salir del armario. Si no abrirse paso para salir del contenedor de setenta toneladas apilado en el puerto de Elegetebelandia y del que miles de raros allí metidos están deseosos de salir, como los africanos de las pateras ser recogidos en el mar por alguna ong de buen corazón y ansias de protagonismo y dinero.
Y ahora recordad lo que en verdad os digo: los niños de hoy educados en el buenismo, serán los lelos del mañana muy útiles como ceniceros de moto.

Iconoclasta

Hay actos inexplicables como rascarse la cabeza si no hay piojos o sarna.
Como beber vino y decir que es sangre.
Como estallar en mil pedazos para ganar una entrada al paraíso.
Pero nada hay tan enigmático como mi tartamudeo cuando estoy frente a ti.
Si tienes frío, podrías ponerte un jersey y no esa blusa fina, me pones nervioso.
Me gusta cuando las mujeres visten ropas livianas en invierno porque parecen aquellas viejas radios analógicas con sus notables mandos de volumen y sintonía.
A mí me llaman gusano airadas por mis divagaciones, con los pezones duros. Bien, por algo será.
No tengo nada en contra de algunos anélidos. Soy más de odiar las ratas, los cerdos solo los como.
Cada naturaleza ha de ser consecuente consigo misma.
O sea, si escribes idioteces, te pueden dar el premio Nobel según el humor de los borrachos del jurado. Es algo que ocurre con frecuencia.
También hay que saber dejar de escribir en el momento oportuno para que no te premien, además, con un premio Planeta; que también es lo suyo de suculento.
No sé que quiero decir con suculento, solo sé que es hora desayunar y yo aquí escribiendo estupideces.

Pequeñas guerreras que le arrancan al invierno cansado, colores y calidez, arrinconándolo contra las cuerdas.
La primavera, cuando llegue, les va a tener que pagar una prima por productividad.