Archivos para enero, 2016

12640393_10208784831279154_6041997459706230539_o

“La recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”. (Mahatma Gandhi)

Y una mierda.
Mi hijo llevaba hace años una camiseta que decía: “Perder no forma parte del juego”.
Perder es lo único que he conseguido con todo mi esfuerzo.
Siempre pecan de un excesivo optimismo y paternalismo los privilegiados.
La esclavitud se viste de muchas maneras; pero nunca da recompensa a menos que seas un servil y rastrero.

Anuncios

12592728_10208779689230606_6008026988907954745_n

Dicen que año bisiesto, año siniestro.
Y los hemorroides vienen por los meses de 31 días.
Como odio la cultura estúpido-supersticiosa-popular.
No me jodas con el oráculo de los idiotas…
Y luego me llaman algunos pesimista.

12657860_10208775746892050_8053468556519060553_o

Hoy buñuelos de viento.
Del mismo que afortunadamente ha arrastrado y barrido la gente que llena la plaza.
Solo quedamos los buñuelos et moi (sé francés aunque prefiero que me lo hagan).

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Todo cuadra… Todo me lleva hacia el cruce, hacia la devastación que dará descanso a la vida. Esa señal se ha mantenido en pie durante años y años. Antes de que yo naciera, ya estaba ahí para indicarme el final.
Toneladas de acero para acabar con poco más de medio siglo de vida. Soy importante.
No me he cansado pronto, he sentido la vida a contrarreloj. He ardido como un reguero de pólvora y he quemado cuanto me ha sido posible.
Y ahora me espera una muerte escandalosa de raíles oxidados.
Descansar en trozos…

April Scott

En Telegramas de Iconoclasta.

Reflexiones redes 2 def

He visto a un viejo con un yorkshire viejo como él. Cuando el perro se ha puesto a cagar, el amo se ha agachado con dificultad, ha colocado un papel en el suelo y ha cogido del rabo al animal para que soltara la mierda justo en la diana. Lo ha observado hasta que ha cagado.
He pensado que prefiero morirme ahora mismo a que alguien me viera tan indigno, tan poco hombre. Me ha subido la presión y he pensado en la eutanasia forzosa. Hay hombres que pierden todo valor como tales con la edad. Que ven a una puta y piensan como santurrones, que esa chica debe pasar frío. Que le hablan al culo de su perro.
Es una puta pesadilla. He seguido caminando con la esperanza de escuchar un disparo; pero esto no es una película, es la decepcionante y aburrida vulgaridad.
Mierda… Voy a fumar a ver si así contribuyo a que algunos desarrollen también cáncer de pulmón.
Increíble-ble-ble-ble…

acoso y derribo

Esas vibraciones de amor que solapas entre las frecuencias de tus cuerdas vocales me impactan con dureza en el ánimo.
En la polla. No puedo con más sutilezas sociales, tú ya me entiendes.
Estoy cansado de dulzuras y ternuras.
Mi pene no es suave, no es hermoso. Es un tronco venoso e impúdico.
Soy el acoso a tu piel y a tus labios, a los cuatro…
No hay parangón en la naturaleza o el arte con mi elaborada obscenidad.
Espoleas mi instinto de caza. Me haces predador en un mundo de civilizadas mentiras, de elaborados rituales donde hombres y mujeres visten ropajes de llamativos colores, con vistosos accesorios, con teléfonos que se meten entre las piernas, en sus coños y anos.
Mi sonrisa esconde el deseo obsceno y fiero de tu carne, la absoluta posesión de tu alma.
Sin importar el decorado, te follaría en el más sórdido rincón del mundo.
Entre cadáveres. En un matadero entre despojos viscosos, resbaladizos…
Me la pones dura y pierdo el control, cualquier asomo de humanidad.
¿Cómo te lo diría? Tu coño es mío.
Eres la más fascinante presa.
Te deseo, te ambiciono íntegra y completa, quiero ser tu pensamiento y una carne clavada en ti.
No puedo perder más tiempo evitando desgarrarte la piel con caricias preñadas de voracidad. Necesito el derribo, que cedas a mi animalidad.
¿Acaso no ves esta erección? ¡Me duele!
¿Crees que esos labios en movimiento, sonriendo, besándome bastan para rendirme? Soy un animal que orina en alto, tu belleza exalta mis instintos más básicos.
Y la víctima soy yo, no me engaño.
Un cruel enamorado, tu furtivo predador. Sin opción, no puedo elegir.
Eres mi desquiciado deseo.
Soy la torva mirada clavada entre tus muslos, acechando sediento y hambriento el momento en el que cedas y tus piernas se separen rendidas a mi fiera ansia, mi desbocada voracidad.
Mi goteante y lácteo deseo.
Una bestia encelada que se frota salvaje contra las ásperas cortezas de los árboles. Castigándome, intentado evitar llevarte a un lugar donde no hay humanos, agotando un último acto de racionalidad.
Donde las bestias sangran de pasión al follar…
Sangro por ti, me mutilo por ti.
Te derribaré, está próximo el momento.
Soy un hombre que desea ser tu pensamiento, penetrar en ti, en toda tú.
Arrancarte del mundo y llevarte al mío.
Me despojas de escrúpulos, me haces bestia, maravillosamente animal.
Lo sabes, cielo. Te gusta ver mi desesperación, disfrutas con ello, mi hermosa hembra de miradas indecentes.
El acoso es un hecho, llega el derribo, mi amor.
Y el derribo, cuando te llene y te invada, avergonzará al mundo entero.
Pero… el derribo es tuyo ¿verdad? Lo has logrado, has conseguido lanzarme a las profundidades, arrancarme todo rastro de sucia y mediocre humanidad.
Eres hermosa en tu soberbia.

f4b59-ic6662bfirma
Iconoclasta