Archivos para enero, 2016

12640393_10208784831279154_6041997459706230539_o

“La recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”. (Mahatma Gandhi)

Y una mierda.
Mi hijo llevaba hace años una camiseta que decía: “Perder no forma parte del juego”.
Perder es lo único que he conseguido con todo mi esfuerzo.
Siempre pecan de un excesivo optimismo y paternalismo los privilegiados.
La esclavitud se viste de muchas maneras; pero nunca da recompensa a menos que seas un servil y rastrero.

12592728_10208779689230606_6008026988907954745_n

Dicen que año bisiesto, año siniestro.
Y los hemorroides vienen por los meses de 31 días.
Como odio la cultura estúpido-supersticiosa-popular.
No me jodas con el oráculo de los idiotas…
Y luego me llaman algunos pesimista.

12657860_10208775746892050_8053468556519060553_o

Hoy buñuelos de viento.
Del mismo que afortunadamente ha arrastrado y barrido la gente que llena la plaza.
Solo quedamos los buñuelos et moi (sé francés aunque prefiero que me lo hagan).

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Todo cuadra… Todo me lleva hacia el cruce, hacia la devastación que dará descanso a la vida. Esa señal se ha mantenido en pie durante años y años. Antes de que yo naciera, ya estaba ahí para indicarme el final.
Toneladas de acero para acabar con poco más de medio siglo de vida. Soy importante.
No me he cansado pronto, he sentido la vida a contrarreloj. He ardido como un reguero de pólvora y he quemado cuanto me ha sido posible.
Y ahora me espera una muerte escandalosa de raíles oxidados.
Descansar en trozos…

April Scott

En Telegramas de Iconoclasta.

Reflexiones redes 2 def

He visto a un viejo con un yorkshire viejo como él. Cuando el perro se ha puesto a cagar, el amo se ha agachado con dificultad, ha colocado un papel en el suelo y ha cogido del rabo al animal para que soltara la mierda justo en la diana. Lo ha observado hasta que ha cagado.
He pensado que prefiero morirme ahora mismo a que alguien me viera tan indigno, tan poco hombre. Me ha subido la presión y he pensado en la eutanasia forzosa. Hay hombres que pierden todo valor como tales con la edad. Que ven a una puta y piensan como santurrones, que esa chica debe pasar frío. Que le hablan al culo de su perro.
Es una puta pesadilla. He seguido caminando con la esperanza de escuchar un disparo; pero esto no es una película, es la decepcionante y aburrida vulgaridad.
Mierda… Voy a fumar a ver si así contribuyo a que algunos desarrollen también cáncer de pulmón.
Increíble-ble-ble-ble…

acoso y derribo

Esas vibraciones de amor que solapas entre las frecuencias de tus cuerdas vocales me impactan con dureza en el ánimo.
En la polla. No puedo con más sutilezas sociales, tú ya me entiendes.
Estoy cansado de dulzuras y ternuras.
Mi pene no es suave, no es hermoso. Es un tronco venoso e impúdico.
Soy el acoso a tu piel y a tus labios, a los cuatro…
No hay parangón en la naturaleza o el arte con mi elaborada obscenidad.
Espoleas mi instinto de caza. Me haces predador en un mundo de civilizadas mentiras, de elaborados rituales donde hombres y mujeres visten ropajes de llamativos colores, con vistosos accesorios, con teléfonos que se meten entre las piernas, en sus coños y anos.
Mi sonrisa esconde el deseo obsceno y fiero de tu carne, la absoluta posesión de tu alma.
Sin importar el decorado, te follaría en el más sórdido rincón del mundo.
Entre cadáveres. En un matadero entre despojos viscosos, resbaladizos…
Me la pones dura y pierdo el control, cualquier asomo de humanidad.
¿Cómo te lo diría? Tu coño es mío.
Eres la más fascinante presa.
Te deseo, te ambiciono íntegra y completa, quiero ser tu pensamiento y una carne clavada en ti.
No puedo perder más tiempo evitando desgarrarte la piel con caricias preñadas de voracidad. Necesito el derribo, que cedas a mi animalidad.
¿Acaso no ves esta erección? ¡Me duele!
¿Crees que esos labios en movimiento, sonriendo, besándome bastan para rendirme? Soy un animal que orina en alto, tu belleza exalta mis instintos más básicos.
Y la víctima soy yo, no me engaño.
Un cruel enamorado, tu furtivo predador. Sin opción, no puedo elegir.
Eres mi desquiciado deseo.
Soy la torva mirada clavada entre tus muslos, acechando sediento y hambriento el momento en el que cedas y tus piernas se separen rendidas a mi fiera ansia, mi desbocada voracidad.
Mi goteante y lácteo deseo.
Una bestia encelada que se frota salvaje contra las ásperas cortezas de los árboles. Castigándome, intentado evitar llevarte a un lugar donde no hay humanos, agotando un último acto de racionalidad.
Donde las bestias sangran de pasión al follar…
Sangro por ti, me mutilo por ti.
Te derribaré, está próximo el momento.
Soy un hombre que desea ser tu pensamiento, penetrar en ti, en toda tú.
Arrancarte del mundo y llevarte al mío.
Me despojas de escrúpulos, me haces bestia, maravillosamente animal.
Lo sabes, cielo. Te gusta ver mi desesperación, disfrutas con ello, mi hermosa hembra de miradas indecentes.
El acoso es un hecho, llega el derribo, mi amor.
Y el derribo, cuando te llene y te invada, avergonzará al mundo entero.
Pero… el derribo es tuyo ¿verdad? Lo has logrado, has conseguido lanzarme a las profundidades, arrancarme todo rastro de sucia y mediocre humanidad.
Eres hermosa en tu soberbia.

f4b59-ic6662bfirma
Iconoclasta

12646662_10208754131591681_6621268139660959176_o

Viejas señales que apenas ya nadie entiende. Románticas vías muertas. Cruce de vías, cruce de caminos; cuando había opción.
De cuando había suficientes distancias para perderse.
“Será un viejo manitú de aquellos tiempos” dirán futuros ignorantes. Futuras chusmas, que gritarán como las hijas de puta actuales jodiéndome los tímpanos.
Ojalá un tren fantasma les ampute sus escandalosas cabezas.

Mis repugnantes suegros

Hola suegros de mierda.

Teníais razón: vuestra hija es inteligente, hacendosa, piensa en vosotros, es limpia y cocina bien.

Pero lo que no me habíais dicho de ese ángel, es lo bien que folla.

Tanto molestarme, tanto aburrirme con vuestras loas diciendo que vuestra hembra era un ser excepcional y angelical que yo no merecía. Y resulta que follando supera a todas las putas que he comprado a lo largo de mi vida.

Os felicito por tal hija, mis tarados suegros.

Que sepáis que se la he metido a vuestra hija hasta que ha gritado como un animal herido.

Y no es mala persona por ello, entendedme, pero me gusta más cuando me come el rabo que cuando limpia. Es que me contasteis todo lo bueno de ella, menos la forma en que la chupa.

Estoy de acuerdo, es un ángel con los pezones salpicados de mi leche.

Os lo escribo y comunico por certificado para que sepáis lo bien que me cabalga, los gemidos tan desgarradores que lanza, su forma de frotarse el clítoris en un orgasmo. Es que era tan santa según vuestra enfermiza y pequeña mente, que ya pensaba que me iba a follar al Mesías con tetas.

Estoy pensando en comprarle una corona de espinas, para follármela mientras sangra, hijoputas.

La de veces que he tenido que soportar vuestra cháchara, vuestra devoción por esa hija, viejos de mierda.

De mesías nada, hijos de puta, papás políticos de mierda. Es una zorra en toda regla.

Os adjunto la foto de la boca de vuestra hija rebosando mi semen. Es magnífica.

Esperemos que también sea una buena hembra paridera que solo transmita vuestro santos genes mierdosos y no los míos, que no se los merece, mis puercos suegros.

Su ano sangraba; pero no dejaba de pedir más. Tiene un buen músculo, he  tenido que esmerarme para poder metérsela en ese agujero estrecho.

Y ahora en serio: todos vosotros, familia de tarados, no sois unos santos porque de lo contrario, ahora tendría mi pene bendecido con un halo brillante, porque los padres santos tienen hijas santas que no dejan mi glande sucio de excremento tras darles por culo.

Vuestra hija no es santa, es un tía que traga todo lo que le clavo y que me clava las uñas en la espalda desgarrándome la piel para que le meta hasta los cojones mismos.

Me merece, podéis estar contentos, porque la hago feliz como no lo ha sido con nadie: grita como un cerdo cuando se corre.

La habéis adorado y la queréis tan psicóticamente que a veces he tenido que vomitar al salir de vuestra casa de mierda. La habéis convertido en modelo a adorar y yo le he regado sus enormes tetas con mi leche caliente, cosa que ella ha agradecido lamiendo sus pezones empapados y relamiendo mi glande aún convulso por la eyaculación.

En definitiva, he perfeccionado a vuestra hija, subnormales.

Es buena persona, pero en modo alguno es la santa que me vendisteis durante años de noviazgo. No hay milagros y no transforma las cosas sórdidas en golosinas y flores. Tampoco vuelan a su alrededor decenas de pajarillos cuando camina.

Y para no merecerme semejante ejemplo de integridad, laboriosidad y bondad, también os envío un audio de sus gemidos: “métemela más adentro, más fuerte, hijo de puta”, aunque no lo creáis es su voz.

En una próxima entrega, os enviaré una foto de su santa vagina para que veáis que por ese coño dilatado, pueden salir dos niños de golpe cuando cansado de follármela, la use para que tenga hijos.

Espero que ahora conozcáis bien a vuestra hija; pero sobre todo, que me conozcáis bien a mí, tarados santurrones.

Ahora me la voy a tirar mientras friega los platos en la pica. ¿Os gusta la idea?

El fin de semana que viene, iremos a cenar a vuestra casa, avisadme si queréis que os haga una demostración de como me la come ¿eh?

Nos vemos, idiotas.

Con asco:

Vuestro yerno, siempre inferior al valor de vuestra hija; pero no os lo creáis.

f4b59-ic6662bfirma
Iconoclasta

12622008_10208739670110153_6015579632108347802_o

“Pensar es moverse por el infinito” (Henri Lacordaire).

Otro que sobrevalora la capacidad intelectual del ser humano.
Muy pocos piensan y si lo hacen eso de “infinito” es un concepto sumamente finito y superficial en sus mentes finitesimales, como un episodio de Star Wars o Star Trek.
Pensar… Como si fuera algo popular.
No mames (en mexicano, en el original).