Posts etiquetados ‘Citas, Humor, Iconoclasta, Música, Pablo López Albadalejo, Reflexiones de Iconoclasta, romanticismo, Ultrajant,’

666-lo-mas-facil

Si nunca has matado a otro de tu especie, tu vida es incompleta.
Es más difícil follar que matar.
Los primates sois unos estúpidos animales incapaces de optar por lo más fácil y gratificante. No es culpa vuestra, es culpa de Dios que os hizo a su imagen y semejanza.
Es vergonzoso; pero es así.
Mataré por vosotros, sin dejar de follar, claro.
Siempre sangriento: 666.

Anuncios

15128826_10211409523574821_1093580121003496459_o

Porque en un día gris de próxima tormenta, Lorca ilumina la tierra con un sol oscuro de sangre y mortificantes deseos.
Y caminas esperando encontrar al amargo y al jinete en un recodo de un camino incierto.
La montaña es un buen decorado para leer al poeta.

peta-wilson

En Telegramas de Iconoclasta.

15056496_10211403478583700_1631155332650190298_n

Los tres estamos relajados, cada cual a un lado de una alambrada ridícula que podemos saltar cuando queramos.
No importa quien está dentro o quien fuera, es subjetivo.
Importa que nos oímos respirar, que nos observamos sin envidias ni frustraciones.
Importa que mañana nos encontraremos de nuevo. No puede hacer daño un asomo de optimismo.

15037290_10211372822857326_1993918479939395872_n

Hay que refrigerar la biela aprovechando el aire frío del Pirineo.
Me gustaría que ese aire se llevara el dolor y la fealdad, no solo el exceso de calor de esa biela casi podrida.
Pero nada es perfecto, así que seguiré caminando y pedaleando como si no doliera, soy orgulloso.
Y así hasta que se caiga o me la desguacen.
Y cuando eso ocurra, evocaré tiempos de sudores en aires gélidos mientras pienso en qué modelo de pata de palo me quedará bien. Porque del ataúd no me tendré que preocupar.
Un par de iracundos cuervos me distraen con sus gritonas blasfemias, porque parece que siempre están enfadados.
Algo huele a podrido en Dinamarca, deben pensar.
Y yo.
Es hora de una sonrisa.

.grandes-espacios-nov-2016-fuji

No entiendo, no puedo comprender como hay humanos que se sienten desamparados ante los grandes espacios. Como si tuvieran miedo al mismo cielo, a las llanuras y a las montañas.
Siempre he buscado los grandes espacios.
Los humanos llegan para pasar unas horas en libertad; pero después de un tiempo se agobian, deben retornar a sus cuatro paredes, bien cobijados.
Somos muy pocos los solitarios que cierran los ojos ante los grandes espacios y dejan que el frío viento de paz a un pensamiento ardiente.
Cuando me encuentro en espacios abiertos, es un pesar volver a la casa.
Soy muy primitivo, o he vivido demasiado tiempo en las granjas humanas, en las ciudades. Y en contra de lo establecido, en contra de todos esos afectos por el lugar donde siempre se ha vivido, he desarrollado una alergia emocional a los límites.
Mear en la tierra, los labios cortados por el frío, el calor agotador de una caminata…
No, no he nacido en el tiempo adecuado.
Ni en el lugar.

reina-tanaka

En Telegramas de Iconoclasta.