Posts etiquetados ‘Ultrajant’

Tras esta santa semana que he estado recluido en una celda de un monasterio, pagando una buena pasta por un catre frío y duro y unas comidas misérrimas; he reflexionado con la calma de la contrición: ¿Es Dios hermafrodita? ¿Satisface así a machos, hembras y a las ambigüedades de género por igual?
Pero… ¿Cómo gestionar y comprender eso tan raro que es la Virgen: mujer, madre con un himen inmaculado, perdidamente pobre y que en algún lugar de la biblia perdió misteriosamente a José su marido, para mortificarse por su hijo con una parafilia sospechosamente fetichista? Pobre mujer… Es algo que no da sosiego. No da paz alguna, a menos que estés realmente enfermo.
Bueno, al final, tuve que dejar mi celda en el monasterio porque tras tres larguísimas y claustrofóbicas (nunca mejor dicho) horas, ya estaba curado de todo mi estrés si lo hubiera tenido. Lástima que pagué por adelantado cuatro días de pensión completa.
Soy tan inquieto…

Anuncios

Crónica eterna e inmutable en el tiempo.
(Léase cada año sin perder actualidad)

Es un día especialmente molesto y peligroso.
Molesto porque quien no lee ni media página de literatura en todo el año, se convierte en un ávido lector y un intelectual radical en este día. Y son miles los que forman muralla ante los puestos de venta para comprar absolutamente nada e imposibilitar ver las portadas de los libros malos, vulgares y baratos que se venden hoy a precio de plata de ley con un cuantioso descuento mentiroso.
Peligroso porque los vendedores de rosas payos y gitanos, los estudiantes de escuelas e institutos y los mendigos te obligan con la hostilidad de una sonrisa paranoide y feliz a que compres una rosa, con la amenaza implícita en la mirada que dice: si no me la compras te meto el tallo espinoso en el culo con la bandera catalana y la espiga de trigo que decora la rosa incluidas
Rosas que cuestan como poco siete veces más que en cualquier otro día.
En lo que a mí respecta, no me molesta porque compro libros durante todo el año, no espero a fechas de casposas tradiciones mercantiles y por lo tanto no pierdo mi precioso tiempo delante de puestos llenos de culos que esconden libros. Cuando se retiren todos esos saldos de libros de Sant Jordi, dentro de dos o tres meses, compraré alguno que tengo en mente.
Y no tengo miedo a los injertos florales anales porque mi culo es hermético y de una sola vía: de salida. Hasta tal punto, que de pequeñito me tenían que administrar los supositorios por vía oral con un tenedorcito de postre.
Es decir, soy 100% macho.

Iconoclasta

Es el fetichismo de las estampas de penitentes y Jesucristo en calzones según Mel Gibson. Ello unido a la gran producción hormonal y el instinto de apareamiento, los convierte en unos feroces masturbadores y potencialmente papás y mamás de urgencia.
En definitiva, sexo desatado.
Es un asco saberlo todo, lo sé.

Lo que hubiera dado yo por que una mami como la de la noticia me hubiera acosado, seducido y follado con 13 o 14 años.
Hubiera echado de casa a mi madre bio y me hubiera quedado con la Coral.
No sé por qué cojones la juzgan. En todo caso tendrían que juzgar a los adolescentes por lelos.
Los idiotas no cesan, como el mar.

En Telegramas de Iconoclasta.

Ñiñiñiñi… En lugar de tanto procesionar, deberían también pedir perdón por todos los negros que han castrado, colgado por los huevos y quemado.
Kon un par de Kojones, Koño…