Posts etiquetados ‘Reflexiones de Iconoclasta’

Un ochenta y cinco por ciento son muchos. Casi todo el mundo apoya esas cosas para quedar bien ante el encuestador; pero si te han de robar tu dinero para dárselo a ellos a otros que no conoces, como hace el estado para enriquecerse y en este caso alardear de filantropía de mierda: ningún ochenta y cinco por ciento de los españoles va a pagar un nuevo impuesto con alegría para mantener refugiados por muy santos y mártires que sean.
Conociendo al Nuevo y Normal Estado Penitenciario Fascista Español que se instauró con un golpe de estado decretado por el Caudillo Sánchez y su primo el Vice Iglesias, el 14 de marzo del 2020, este titular es un bulo doctrinal nazi para concienciar a la población española, en concreto a la clase baja o trabajadora; de que le van a robar una pasta de su nómina por cada refugiado que el estado nazi español colecciona.
En cualquier caso, yo no soy de ese ochenta y cinco por ciento de mierda, a mí me ha costado siempre tiempo y humillación ganar mi jornal, hijoputas.

Lo de sentar en el banquillo será para que el juez avale a los policías como niños malos y que no lo vuelvan a hacer. Y a seguir trabajando, chicos.
Sin embargo, deberían sentar en el banquillo a los mezquinos, rastreros y chupapollas nazis de los vecinos, que aunque no los condenen a nada, por lo menos sean identificados como lo mierdas y miserables que son. Unos cochinos delatores buscando el favor de sus amos fascistas o nazis.
España es un pudridero de dictadores y cabestros obedientes y chivatos.

El Nuevo y Normal Caudillo Penitenciario Fascista Español del coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico de la clase trabajadora por el cambio climático, quiere ganar prestigio y que sus decretos de extorsión, ruina, prisión y segregación racial contra la clase trabajadora española, en lugar de lucir la coletilla ya tan famosa y vulgar “Con el aval de la justicia” diga: “Avalado por Nuestro Generalísimo Caudillo”; puesto que será el Nuevo y Normal Amo del Tribunal Constitucional, y así como Franco, que nadie le discuta nada.
Y la otra razón, es la ganancia de millones de euros que ganará avalando in person, sin molestia alguna, los mismos decretos dictados por su banda de Caciques Nazis Autonómicos; o sea, extorsión, prisión, segregación racial y ruina contra la clase trabajadora; pero definidos y adaptados a cada taifa autonómica.
Y los Caciques más contentos que mierda en bote porque así sus decretos no tendrán que esperar el molesto aval de sus jueces corruptos y sus demoras. Será un nazismo exprés.
Es muy graciosa que la presi de la UE, tenga la jeta de decir que la Unión Europea está formada por jóvenes democracias.
Los niños de tres años que aún no han sido pervertidos y manipulados por los dogmas del neonazismo sanitario, se mean de risa con lo de “democracias”.

Es un problema tener una criatura y no saber si tiene pene o “coñe”.
Y además, tal como están las cosas, habrá adoctrinado a su cosa (hijo o hija) con la “e” que es neutra y rara. Y sobre todo muy in. Le diría continuamente mamá/e a su cosa: ¿Tú queer quieres ser de mayor a, o ó e? Porque con la e te lo pasarás orgullosamente chachi. Pero tú haz lo que quieras, Emme”.
Y así día tras día, tras día, tras día, tres díe, tres díe…
Supongo que debe ser niña y le han cambiado Emma por Emme para optar a un Nobel Orgulloso o cualquier otra condecoración a las rarezas. Cabe la posibilidad de que fuera niño y se llamara Emmo, pero no sé, no me convence.
Lo que sea para dar la nota, incluso a costa de avergonzar a la criatura delante de todo el mundo.
¿Han vuelto aquellas crueles ferias de monstruos, como las que exhibían cosas como el hombre elefante?
Llamar a su cosa (hijo o hija) con ese nombre tan raro y cacofónico ante todo el respetable, debió dar que pensar que la maciza mamé tendría algo pegado en el paladar y no podía hablar bien.
Y está claro que tanta anestesia de cirugía plástica ha dejado algún daño cerebral, como les ocurre a los boxeadores con demasiados KOs
Si es que por mucho dinero que tengas, el cerebro no se regenera como antes.

La noticia del periódico del régimen nazista español viene a decir, que la taifa catalana y su caciquería nazi, podrían prohibir lo que les salga de la polla y el coño, porque prohibir todo es la política de los nuevos criadores de cerdos (en otro tiempo antes del coronavirus políticos, jerarcas y funcionarios).
Así que ya se les puede hacer una buena mamada porque han tenido a bien no prohibir (excepto algunas excepciones hijaputas) los petardos con su puto nazismo extorsionador y paranoico de mierda.

Y con este bulo informativo podemos ver como la Caciquería Autonómica Nazi Catalana toma posiciones ya para la nueva batería de decretos de prisión, extorsión, ruina y segregación racial contra la clase trabajadora catalana, como ya viene siendo habitual desde marzo del 2020, fecha de instauración del Nuevo y Normal Gobierno Penitenciario Fascista Español del coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico de la clase trabajadora por el cambio climático.

Como ya es habitual desde que se instauró en marzo del 2020 la nueva y normal dictadura nazi, la prensa empieza a preparar de cara a las vacaciones veraniegas nuevas olas de coronavirus, ya que un estado nazi no puede pasar demasiado tiempo sin violar la libertad y sin extorsionar a sus habitantes o chusma.
Es una forma de decir que no nos extrañe que vuelvan a encarcelarnos, prohibir respirar libremente y empezar de nuevo con el cuento de la segregación racial con los no vacunados y toda esa mierda folclórica del nazismo español del coronavirus.
Y la prensa, puta mayor del nazismo español, más contenta que su dios de mierda.

Desafortunadamente nos encontramos de nuevo en plena campaña político-doctrinal-apocalíptica por el pollo español. Una de tantas que el Nuevo y Normal Gobierno Penitenciario Fascista Español del Coronavirus, la guerra ruso-ucraniana y el crack económico del trabajador por el cambio climático, viene realizando cada dos o tres meses.
La prensa del estado penitenciario fascista español no cesa con su campaña por hacer de la nueva estafa del pollo un gran acontecimiento con el que aplaudir al estado nazi español. O algo así, lo que importa es que la prensa puta española, cobra una pasta por mierda publicada. Y sale más cara que el pollo, al fin y al cabo viven de lo que les paga el neonazismo que a su vez, nos lo roba a nosotros.
Más o menos también viene a comunicar la prensa nazi por medio de su amo, el estado español, que si hubieran votado los andaluces al Nuevo y Normal Caudillo Penitenciario Fascista Español y su partido el PSOE; ahora no estaríamos hablando del pollo, su precio de usura y desabastecimiento.
Se pueden meter el pollo por el culo, y si es polla, también.
Y tenedlo siempre presente, en la España Penitenciaria, la libertad es enfermedad.

Seguramente será un error, le falta la coletilla de “con el aval de la justicia” para que quede más legal y los cocainómanos/as/es se sientan más amparados por el estado, pobres…
De cualquier forma, muchos van a tener que esnifar enrollando los billetes de bus o metro, porque de los de euro no hay debido a la ruina por cambio climático, la guerra ruso-ucraniana y lo que aún queda del coronavirus.
Eso sí, fumar es pecado mortal (lo peor para la salud, hay que darle a la farlopa y la maría que colocan bien y te hace manso para el inicio de la jornada laboral) en el Nuevo y Normal Estado Penitenciario Fascista Español instaurado el 14 de marzo del 2020.

Pues no sé, pero mis prismáticos están llenos de nitrógeno para evitar que se empañen las lentes.
Y por otra parte, incluso he aspirado nitrógeno trabajando y no pasa rien de rien.
Porque el nitrógeno es un gas inerte que, a menos que te encierren en una nevera y la llenen de nitrógeno para que desplace el aire, no pasa nada por aspirar algo que se escape del prismático.
El otro compuesto bien podría ser excremento de mono y su viruela, ahora que está de moda tras el coronavirus. La cuestión es llenar los espacios en blanco de las webs de los periódicos más prostituidos al neonazismo instaurado hace dos años con el coronavirus.