Posts etiquetados ‘Reflexiones de Iconoclasta’

En Telegramas de Iconoclasta.

Anuncios

Las crisis son pagas extras que se regalan los gobiernos y sus millonarios.
Se inventan las crisis económicas de forma periódica y calculada para cobrar más impuestos y frenar el poder adquisitivo de las clases bajas en favor de las clases altas que, a través de impuestos y estafando en las subidas salariales y pensiones perciben un extra de dinero que a los pobrecitos millonarios de mierda y funcionarios VIP buena falta les hace.
Las crisis económicas son las componendas más descaradas y chapuceras que practican los gobiernos con asiduidad.

El verde radiante es la resurrección de los que en otoño murieron y sus miles de cadáveres tapizaron los caminos de oro y bronce.
Están contentos… Se nota en el verde de una lujuriosa clorofila.
Ocupan los lugares que eran grises nebulosas durante el invierno del planeta y de mi pensamiento.
Qué guapos lucen vivos…
Tal vez sea el secreto, morir sin drama para brotar espléndido de nuevo.
No como yo, que mi piel vieja no cambia, solo se hace más gruesa, más pesada. Tanto que acabará asfixiándome.
Mientras tanto, bienvenidos amigos, o simples conocidos.
No hay que excederse en las confianzas.

Viajaba una madre con su hija de diez años en el tren. Los pasajeros no dejaban de mirar a la niña y cuchichear con risillas por su fealdad.
Un hombre se sentó frente a ellas, peló una manzana y se la comió.
La madre le agradeció que no mirase a su hija como el resto de los pasajeros.
El hombre le mostró a la madre las pieles de la manzana en el papel y le preguntó señalando con la cabeza a su hija: ¿El bicho come cáscaras?
(el chiste no es mío, no soy tan ingenioso)
Pues eso pasa con la de la foto talmente. Joder con el bicho…

El hedor a descomposición de la carne no augura gratos momentos en el más allá.
Lo que mal empieza…
¿O es que acaso no veis películas basadas en hechos reales?
Un poco de cultura y menos fe jovial y cándida, por favor.

No es cuestión de respeto. Es cuestión del nivel de irritación y asco que te causa algo.
No respeto nada, simplemente lo tolero o no.
El respeto es solo una urbanidad social para vivir sin demasiados disgustos entre la chusma.
En mi mente no respeto ni trato con deferencia a nada ni nadie que no me guste.
Si me gusta deseo follarla y si me molesta le deseo una buena enfermedad larga y dolorosa.
Y si un cenicero no me gusta, por muy buen servicio que pudiera hacer, lo tiro.

Lo más cansino de unas elecciones son las pajas que se hacen sin pudor los representantes de los partidos políticos, tanto los “ganadores” como los “menos ganadores”.
Y la chusma lo disfruta. No entiendo ese gusto tan asqueroso por el sexo sucio de políticos y sus últimas eyaculaciones faciales eufóricas. Yo me lo paso mucho mejor con la pornografía de lesbianas, soñando con ternura que entre las dos me follan y así, tras conocer lo que es un hombre de verdad, se convierten en mujeres decentes.
Es que a mí eso de los gran bangs y los cums faciales de políticos y otras especies de gentuza, me da mucha grima. Soy un hombre muy sanote y simple con sus gustos.