Posts etiquetados ‘Citas’

Los actores comprados por el Régimen Español de los Caudillos Sánchez e Iglesias, para responder interpretando a médicos a los entrevistadores de los informativos amañados, dicen siempre la misma cantinela: “Lo único que da resultado para contener el coronavirus es el confinamiento”.
Y a quien le duele el pecho, le dirán que no respire. Es de novela de Kafka…
Todo médico que se precie, ha de conocer la situación social de su paciente para dar un tratamiento efectivo y acorde a su entorno.
El Fascismo de la Nueva Normalidad Española, carece de médicos, lo que sale por la tele son eso: malos actores de malos spots publicitarios.
Matar a alguien de hambre y ruina, ponerle una campanilla colgada del cuello como a los leprosos de antaño o encarcelarlo donde sea hasta que se extinga, es lo más grotesco, ridículo y cobarde que nadie con un intelecto siquiera operativo, podría aceptar.
Los seres humanos no son cerdos (de cuatro patas) y precisan realizar su actividad diaria, lo que incluye conseguir comida; y en las ciudades solo se consigue trabajando para tener dinero.
Los niños de cuatro años que no han sido educados en España saben estas cosas.
Los médicos (la sanidad) debe atender y curar. Y la gente a realizar su vida diaria con las medidas profilácticas de entorno que disponga la autoridad y las personales que sean aconsejadas y no impuestas con policía ideológica como vienen haciendo los Caudillos Sánchez e Iglesias y sus caciques autonómicos.
Es tan simple la respuesta a una enfermedad que parece increíble que la chusma trague toda la mierda sin rechistar. Cualquiera diría que en España se está rodando una película de ciencia ficción distópica de serie Z.
Y otra cosa, que nadie se crea las mentiras del “gobierno español”, la caridad no va a alimentar ni pagar la casa y los gastos de nadie.
Es algo que ha dejado claro la Unión Europea negando la presidencia del Eurogrupo a la ministra de economía del Caudillo Sánchez que, soñaba con la caridad del “rescate” (como Grecia) para solucionar el hundimiento económico que ha provocado con su negligencia cobarde y su fervoroso e inquebrantable fascismo. El Gobierno Español con su temible dictadura ha querido ser como China; pero le ha faltado dinero, poder e inteligencia.
Así que, si el fascismo español vuelve a imponer otro estado de alarma encarcelando a la gente en sus casas por medio de su feroz policía ideológica; los españoles tendrán que alimentarse con sus propios excrementos.
Hay que decirlo, porque hay lelos que creían que iban a vivir de la caridad del fondo europeo para la reconstrucción.
Ni Holanda, ni ninguna nación va a dar caridad al gobierno fascista español que ha hundido con cobardía, negligencia y vanidad injustificada su propia economía.
Y por otro lado, por ética a nadie le gusta tratar con repúblicas bananeras de reciente aparición, aunque sea al otro lado de los Pirineos.
A mí tampoco me caen bien los vagos que lloran en lugar de mover el culo para ganarse la vida. Ni agua les daría.

Una jueza ha impedido al Chapo Torra el encarcelamiento que tenía planeado para Lérida y otros pueblos.
Una jueza ha tenido la decencia, criterio y el sentido común para frenar el asfixiante y cobarde plan de cárcel domiciliaria contra la población, planeado por el Cártel de la Generalitat de Cataluña, que hoy pensaba poner en marcha.
A ver si aprenden los caudillos españoles y su caciques de una puta vez.

El mejor y más efectivo tratamiento para combatir una epidemia es asfixiar hasta la pobreza y el hambre a la población.
El temido Cártel de la Generalitat de Cataluña, con la bendición de sus amos, los Caudillos Sánchez e Iglesias, aplican el infalible sistema de los porqueros con la peste porcina: matar al cerdo.
¿Y para eso están tirando tanto dinero necesario a la basura pagando a asesores científicos de mierda? Porque matar y clausurar lo puede hacer cualquier bedel.
Tres meses de prisión en Lérida y ahora otros tantos.
Cuando estalle la violencia (no puedo creer que nadie se deje arruinar o morir de hambre pacíficamente), los analistas tarados y los propios ladrones del gobierno, se preguntarán cómo pudo ocurrir.
La guerra civil ya está en estado embrionario.
Fascistas de mierda…

“Guía básica para acudir a votar el 12-J.
Los ciudadanos que acudan a votar este domingo en Galicia y el País Vasco deberán ir con la mascarilla puesta y solo quitársela en caso de que se les requiera para comprobar su identidad, y deberán mostrar su DNI, pero no entregarlo, para evitar posibles contagios de coronavirus.”
(La Información – sábado, 11 de julio de 2020)

Obsérvese bien la “noticia” de la prensa fascista pagada por el Régimen Español del Coronavirus.
Qué bien detallada y rigurosa…
Me consideraría imbécil de tan solo sopesar la posibilidad de ir a votar a cualquiera que coarte mis más básicas libertades individuales.
Desafortunadamente pocos piensan como yo y llevan su bozal con una dignidad de foto de comunión.
Mierda, a cada segundo que pasa es más insoportable…

En la película Llamaradas, Robert De Niro, un bombero investigador, le pregunta a Donald Sutherland (pirómano):

– ¿Qué le harías al mundo si pudieras?

– Pegarle fuego -responde.

La primera vez que vi esa escena, pensé: el pirómano es como yo…

Y me sentí dos veces bien de verme reflejado con tan atractiva personalidad.

Carita sonriente de mierda.

El hijo puta que tiene un gran espacio, una gran casa y un gran terreno, no tiene problema alguno con el asunto de la mascarilla.
El hijo puta funcionario carcelero y policía, tampoco; la dictadura que protegen con ferocidad los encubre.
El hijo puta que está en el poder, tampoco, porque no va a ser multado.
El hijo puta que dicta decretos, es feliz y está a salvo de su enfermizo fascismo. Sus votantes lerdos dicen amén y usan el bozal como un nuevo artículo de moda; se dan bofetadas por lucir el bozal más molón y original de mierda.
El coronavirus no es lo malo, lo malo es el olor a podrido de la cobardía y la corrupción que ha llegado al punto más alto. Como si el estalinismo fuera esa repugnante nueva normalidad.
Los hijo putas son una secta de tarados mentales, hijos de la endogamia; donde el absurdo de la cobardía, el infantilismo y una ponzoñosa hipocresía degrada todo tipo de dignidades.
¿Qué será lo siguiente? ¿Enseñar a los niños a rezar el “mascarilla nuestro” y recolectar para siempre mierda en bolsas en los campamentos de verano, como muestra la televisión del nuevo fascismo? ¿Nuevas generaciones de hijos de puta basureros, con mascarillas de tiernos motivos estampados serán los nuevos productores de los regímenes del coronavirus?

El Chapo Torra jefe del Cártel de la Generalitat de Cataluña (una de las más famosas organizaciones mafiosas de España), en connivencia con sus amos y directores generales de la federación de los cárteles españoles, los Caudillos Chapo Sánchez y Chapo Iglesias; ha creado una nueva línea de extorsión para recuperar el dinero que antes de la crisis del coronavirus robaban de forma habitual.
Se trata de obligar a la chusma a calzarse mascarilla en todo tiempo y lugar en el que estén fuera de sus casas; con ello y en vista del calor veraniego, pretenden con las sanciones recuperar los sobornos o mordidas que han dejado de cobrar por causa del estado de alarma por coronavirus y el cierre de empresas (Nissan ha dejado de invertir en el territorio que controla dicho cártel catalán) que han dejado gran número de parados.
Como ya es habitual, en toda dictadura la mafia entra por la puerta grande y se instala como un parásito en todas las instituciones públicas y privadas.
De hecho, la UE ya es un reservorio de mafiosos.
Las extorsiones mafiosas, siguen el mismo patrón de las extorsiones de los gobiernos franquistas o fascistas.
España está absolutamente podrida a nivel molecular.
En definitiva, el puto cártel de la Generalitat y su Chapo Torra, solo consiguen asfixiar a Cataluña, con mascarilla y robándoles todo el dinero posible.
Hay que tener en cuenta que, los chapos o dictadores de segunda categoría, son mucho más represivos y feroces que sus amos o jefes, debido a ese normal complejo de inferioridad y la envidia que les tienen.
Y como la chusma tiene ese miedo tan propio de la ignorancia y la superstición, creen con fervor que es una medida sanitaria y profiláctica.
Qué lelos…
Por mi parte, juro que reciclaré todas las mascarillas que use y no las tiraré a la vía pública (y una polla).
Voy a dejar un notorio rastro para que me puedan controlar mejor.
Hijo putas fascistas mafiosos ladrones…
Y mira que me caen bien alguna de sus madres, en el burdel te hacen unas mamadas de infarto en tiempo récord.

“LA CRISIS DEL CORONAVIRUS.
Delirios y psicosis, entre los efectos del coronavirus en el cerebro.
Su mujer se comportaba de manera extraña. Se ponía y quitaba el abrigo de forma repetitiva. Decía ver leones y monos en casa y aseguraba que alguien la perseguía. Incluso se mostró agresiva con su familia y el personal médico. Solo mejoró tras tratarla con haloperidol y risperidona, dos medicamentos antipsicóticos. Es un caso extremo, pero es parte de lo que el coronavirus le está haciendo al cerebro de algunas de las personas a las que infecta.”
(El País, 8/8/2020)

Pues no sé, eso de los monos, los leones y lo de quitarse y ponerse el abrigo debería ser dramático y preocupante; pero no podía parar de reír leyéndolo.
Y seguro que no cuenta los detalles sórdidos: lo que creía que los monos le hacían sexualmente.
Dentro de poco, encontraremos gente comiendo pasto en la montaña y diciendo “¡Beeee!”.
O metiéndose cosas en el ano en un parque infantil ocupado por niños zombi.
Pero lo que más esperanza me da, es que las tías buenas (véase foto) en lugar de jugar al quita-pon con el abrigo, se desnuden y salgan a la calle mostrándose esplendorosa y masturbatoriamente obscenas en su bella locura.
Monos y leones en la casa… ¿Seguro que era por el coronavirus? Es que en esta época de miedo e histeria colectiva se achaca cualquier cosa graciosa o no al coronavirus.
Por otra parte, las noticias que se fabrican para tener a la población atemorizada, le quita la gracia de que la locura de los leones y los monos sea real. Los gobiernos del nuevo fascismo y anormalidad feliz del coronavirus, sin duda alguna han aconsejado publicar esta mierda a su prensa sobornada, como hacen habitualmente.
Aunque sea mentira, sigo riendo. Imaginar a una loca así de tebeo, hace la mierda fascista más llevadera.

Es que no es noticia.
Cualquiera con un mínimo de cerebro ya conocía que la playa no se puede negociar.
Es de todos sabido que a la chusma la encierras en casa diciéndole “quédate en casa y no vayas a trabajar”, que se lo tome como una festividad, sintiéndose feliz, a salvo y obediente. Pero si le prohíbes que vaya a la playa, te dirá que una mierda; por mucho coronavirus que flote en el aire, en el agua o en la cerveza que se están tragando.
La playa no se perdona, aunque llueva mierda.
Eso del “ejemplar comportamiento ciudadano”, los caudillos Sánchez e Iglesias y su corte de negligentes y cobardes, pueden metérselo por el culo y no sacarlo hasta reventar.

“Una cuidadora del zoo de Zurich (Suiza) murió después de ser atacada por una tigre siberiana cuando la trabajadora se encontraba dentro del espacio ocupado por los grandes felinos y mientras un grupo de personas visitaba esa zona del zoológico”
(La información)

Es asfixiante la ignorancia que aparece ya de una forma cotidiana y sin pudor en los medios de información y los gubernamentales. Por lo visto, cualquiera puede ser periodista o político si es suficientemente inculto.
¿Una tigre siberiana? Es patético que ignoren que el femenino de tigre es tigresa.
No saber escribir es tan peligroso como la endogamia para la especie humana.
Un periodista puede infectar a miles e idiotas de su propia enfermedad analfabeta.
“La trabajadora” no era necesario, incluso queda de redacción de niño de siete años. Tampoco era necesario escribir “esa zona del zoológico”.
La noticia se debe escribir así (a menos que, quien “redactó” noticia cobrara por palabras y se hiciera así indigno de sí mismo y a ojos de dios):
“Una cuidadora del zoo de Zurich (Suiza) murió por el ataque de una tigresa siberiana cuando se encontraba en el recinto de los grandes felinos ante un grupo de visitantes”.
Y ahora me voy a la ducha, me siento sucio como mujer violada.
No siempre me masturbo bajo el agua y con una suave esponja acariciando el bálano con movimientos uniformemente acelerados, soy muy sensible ante los problemas de cultura de la sociedad cuando me lo propongo.