Posts etiquetados ‘Pablo López Albadalejo’

Y si no te quiero ¿qué pasa?
Solo ha sido un experimento doloroso de imaginación.
Había una paloma muerta, tan bonita que parecía dormir simplemente, como si la muerte no pudiera corromperla. Me ha dado una pena repentina ver como dormía ajena a su propia muerte.
Ocurre que a veces el día se oscurece y espesa en mi cerebro y busco hacerme daño para disipar demasiada adrenalina concentrada.
Estar en un tiempo y lugar equivocados, tiene consecuencias psicológicas malas para mí y para la humanidad si no me controlara.
Es una paranoia irracional. Es mejor así, cielo; que no sepas de mis autodestrucciones y mis viajes a un lugar enfermo en lo profundo de mi cerebro. Entra con tanta facilidad y dulzura un alfiler en el oído, que es sorprendente su dolor demoledor e inconsolable.
Lo dulce mata con mucho dolor. No te culpo, hermosa mía, es una conclusión.
Digo que el dolor entra sin darme cuenta hasta que estalla y lloro rojo.
Si no te quiero es un experimento doloroso para medir el nivel de dolor y angustia que sería mi vida sin ti. Cuanto más duela, mayor será la intensidad de mi vida. Ya te he dicho de mi irracionalidad desatada.
¿No quererte? Es algo imposible, no puede ocurrir. Mi estructura molecular está cohesionada por las frecuencias de tu amor.
Si no te quisiera sería desintegración.
No es un escribir banal, amor.
Es que a veces mi soledad y libertad es tan hermosa y salvaje, que necesito compartirla contigo buscando mil excusas para escribirte, para emocionarte si tuviera semejante habilidad.
Soy tosco, mi amor.
Y si te quiero… Que la muerte tenga piedad de mí, que me anestesie antes de llegar para no ser consciente con el último suspiro de que ya no estarás conmigo.
Me horroriza saber que cuando acabe la función no tendré tiempo de tomar un café contigo y criticar la gran obra que acabó.
Perdona amor, es inevitable pensar en lo peor cuando en mi aislamiento nada me distrae de lo que quiero y amo.
Además, tengo décadas de vida que demuestran que todo sale mal con tanta facilidad…
Maldita la cobardía que surge de amarte…
Si no te quiero… Eso no puede ocurrir en este mundo a menos que muera, porque mi imaginación es muy enorme; pero limita con la muerte en todas direcciones.
Perdona mis sórdidos momentos de soledad, cielo.
Te quiero, te quiero, te quiero…

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.

Anuncios

Has de vivir unos años en México para entender a esas bellas mujeres mexicanas y su infinita capacidad para mortificarse ellas mismas y mortificarte a ti si eres su pareja en las veladas de tacos y chelas nocturno-musicales.
Son tan viscerales… Tan dramáticas.
Pero ante todo son auténticas filántropas. Las canciones que disfrutan están plagadas de letras en las que todo lo hacen por tu bien, te abandonan, te llaman pinche naco, y te desean lo mejor; pero siempre sufriendo ellas más que tú. Si te dejan es por tu bien y les duele que aun así, vas a sufrir de lo lindo. Y si te vas, lárgate deprisa y que lo pases bonito, aunque te avisan de que un amor como el suyo no lo tendrás jamás. O sea, vete con la chingadera; pero lo vas a pasar del culo.
Te pueden volver loco con un simple karaoke de esos que se cantan cuando las patas de las sillas están cubiertas por botellas vacías de cerveza. Porque cuando agarran el micro no sabes si simplemente cantan la letra o con esa mirada clavada en ti y con tanta chela, te lo dicen directamente, incluso con un rencor que no sabes de donde chingaos ha salido:
“Y aunque te amo con locura, ya no vuelvas más” (Paloma Negra/Chavela Vargas).
Así que cuando empiece el karaoke, mejor que salgas a fumarte un cigarro o mear en una esquina de la casa si no quieres que te envíen a la mierda sin saber porque.
En España, por ejemplo, te mandan a tomar por culo sin más explicaciones o con un simple: hijo puta, cabrón, putero, medio hombre, etc… Pero la mexicana, parece que más que enviarte a la mierda, te lanza una maldición de por vida:
“Ojalá que te vaya bonito
Ojalá que se acaben tus penas
Que te digan que yo ya no existo
Que conozcas personas más buenas
Que te den lo que no pude darte
Aunque yo te haya dado de todo
Nunca más volveré a molestarte
Te adoré, te perdí, ya ni modo” (Que te vaya bonito/Chavela Vargas)

A pesar de lo que sufren las buenorras mexicanas, tienen un ego gigante, de tamaño familiar como un refresco de tres litros:
“más de mil cosas mejores tendrás
pero cariño sincero jamás
vete olvidando…” (Tu cárcel / Lila Downs)
Cuando aprietan muy fuerte el micro del karaoke y cantan esto, quiere decir que vas a pasar cuarenta días y cuarenta noches sin coger:
“Y más que ahora me quede sin ti
Me duele lo que tú vas a sufrir” (Tu cárcel / Lila Downs)
Y esto es el fin de la velada, cuando cantando ya se les pega la lengua al paladar. Significa que no te van a dirigir ni una sola palabra en una semana, sin que hayas hecho nada malo o bueno:
“Culpable no he de ser
De que por mi puedas llorar
Mejor será partir
Prefiero así que hacerte mal
Yo sé que sufriré” (Cruz de Olvido/Chavela Vargas)
Y dale… Te joden y te dicen que es por tu bien.
Sinceramente, no hay forma de pasarlo mejor que con ellas.
Buen sexo, si lo tuvieras tras el pinche karaoke.

Iconoclasta

El Torra dice: “No soy un presidente para gestionar la autonomía” -la de Cataluña-. (La Vanguardia).
Por supuesto que no. Tras quemarse las uñas de los pies con una zarza ardiendo, tuvo una revelación: Él es el enviado para conducir al pueblo sefardí catalán hacia la tierra prometida cruzando el Llobregat por un surco abierto por Yahvé, que graciosa y generosamente formará dividiendo las aguas. Más tarde, le será entregada una memoria usb lacrada con un lazo amarillo que contendrá las mil prohibiciones y los diez impuestos más importantes con los que grabar a los obreros catalanes y cambiarles el vellocino de oro por unas botellas de ratafía (rancia para los apellidos de fonética poco catalana).

No lo dicen para que la chusma no se cague de miedo y empiece a manisfestarse día sí y día también con paraguas o cosas colgando del pecho; pero el problema más serio para el planeta no son los combustibles e industrias contaminantes.
Lo realmente preocupante son los 6000 millones de primates humanos cagando.
Con una buena y cruentísima guerra de cinco o seis años a nivel mundial, e incluso simplemente europeo, se aliviaría notablemente la producción excrementicia y asunto resuelto hasta otra próxima depuración de la población de teléfonos móviles.
El problema no es el efecto invernadero, es el Efecto Cagadero.
De ahí que Cataluña sea pionera en la miniaturización de raciones de alimentos y en la ilegal carga de impuestos a los refrescos y no a las bebidas alcohólicas (la glucosa proporciona más energía cerebral a la chusma, cosa que a los políticos preocupa; el vino bien si es en grandes cantidades). Razón (la de las raciones sobre todo) por la cual algunos catalanes listos y pudientes han empezado a emigrar a Bélgica.
Se impone una nueva guerra mundial, o simplemente una gran crisis que mate de hambre al necesario número de monos.
Y así, con menos mierda volverán a tener mucho frío los osos polares.

Ya lo he visto todo en las redes sociales y en los blogs.
Por ejemplo, he visto todas las combinaciones posibles de:

¡Oye, vamos haber qué ocurre!
¡Oye, vamos ha ver qué ocurre!
¡Oye, vamos haver qué ocurre!
¡Oye, vamos a ver qué ocurre!
¡Oye, vamos aber qué ocurre!
¡Oye, vamos a haber qué ocurre!
¡Oye vamos a ber qué ocurre!
Oye vamos ha ver ke okurre!
¡Hoye, bamos aver ké hókurre

El propósito de este artículo no es ser didáctico, ni enseñar al analfabeto o al idiota (aunque en todos los casos el analfabeto está poseído por la idiotez).
El propósito es humillar al inculto analfabeto que además, con absoluta y soberanista petulancia, se hace pasar por anarquista de las normas del lenguaje.
Que nadie señale la frase correcta porque no vamos a dar información útil a los idiotas. Mientras sigan escribiendo con el culo, seguiré riendo y pasándomelo en grande vejándolos.
Ellos no van a entender ni una palabra de este artículo, así que intentar ofenderlos es como correr tras el viento; pero a veces sueño que los acuchillo, aunque peque de ingenuo.

Iconoclasta

¿De verdad es posible que yo fuera ese niño tan querido y arropado por su padre y su madre?
Están tan muertos los pobres, que siento una náusea, un vacío en mis tripas.
Mis amados muertos… Yo también os quise.
Y también el niño murió para dar su vida y sonrisa a lo que soy.
Fue mejor así.
Los niños no deben sufrir dolores y pérdidas tan aterradoras.
Es una hermosa foto de bellos muertos.
Nos vemos pronto.
Bye…

Iconoclasta

Lo hermoso de las águilas es su soledad, nadie vuelta tan alto y tan solo como ellas.
Nadie mantiene una distancia tan grande de otros seres vivos.
Y nadie mata con tanta habilidad, eficacia y elegancia.
Solo en la soledad las águilas y yo nos parecemos; pero yo no puedo alejarme tanto de los seres humanos como ellas hacen.
Al final soy un gusano, un roto que las observa con unos prismáticos y envidia.
Con un deseo vehemente de escapar de aquí de una vez por todas.
Siempre son desalentadoras mis conclusiones cuando me comparo con las cosas potentes, hermosas y libres.

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.