-Buenos días, doctor. ¿Qué resultado ha dado mi análisis?
-Solo por curiosidad: ¿su signo del zodíaco es cáncer?

 

Anuncios

Esta mierda de la retórica política y social es la más viva muestra de la inoperancia cerebral de políticos y chusma.
Esa insistencia caricaturesca en expresar que hay “ciudadanos” y “ciudadanas” en lugar de dirigirse a la “ciudadanía” y así ahorrar tiempo en precisar estupideces (como el que un político español se dirija a los españoles y españolas) que un niño de cinco años entendería sin más.
Si quieren referirse sin hacer el ridículo por su ignorancia oratoria y cultural a hombres y mujeres, que se refieran a la “humanidad” o “población”, que aprendan lenguaje y a usarlo con precisión y brevedad. Con claridad.
Mi tiempo es oro y cuando alguien habla de géneros buscando ser mierdosamente correcto, me lo hace perder y le deseo que tenga un infarto en su corazón puto.
Si no hubiera tenido que pasar por unas clases escolares tan rigurosas y represivas en mi infancia, si mi puto trabajo no hubiera sido tan exigente y hubiera cobrado más dinero por él, si no hubiera tenido que soportar a tanto subnormal político y funcionario robar parte de mi trabajo; ahora estaría más relajado.
Exijo su puta corrección, exijo que los políticos ambiciosos (por definición) de mierda, hagan su trabajo y lo hagan bien. Tanto como a mí me han exigido durante toda la vida.
Que se jodan, que les den por culo.
Como me la han metido tantas veces, que los envenenen sería un sueño para mí, por mierdas.
Cada día que pasa siento que debería haber una explosión de violencia que causara daños y muertes para pagar tanta esclavitud y engaño.
La clase política y el funcionariado deben pagar su estupidez e inoperancia como sea, bien con dinero o bien con lesiones importantes y graves.
El camino del dolor y la renovación tras la destrucción es la única forma de cambiar esta sociedad asquerosa que me hace perder tiempo y humor.
Además por otro lado, como ya he recorrido gran parte de la vida, para lo que me queda en el convento me cago dentro.
Que jodan a todas y todos, ciudadanas y ciudadanos.
A los putos políticos y a las putas políticas.
Me encanta hablar claro y mal.
De pequeño quisieron enseñarme que no debía decir palabrotas y escribir con cordialidad.
Me limpio cada día el culo con aquellas palabras de aquellos maestros y maestras de mi infancia de mierda.
Putas y putos…

Luce un sol de tarde fuerte, brillante. Y de repente, sin que disminuya la luz, se pone a llover.
Es bonito, crea cortinas de vapor en el aire y difumina las cosas mediocres haciéndolas difusamente interesantes: las personas y los edificios.
Pero enseguida dejo de pensar en lo infrecuente del fenómeno.
Pienso que si yo fuera clima, haría lo mismo contigo.
Te llovería en cualquier momento, en la claridad o en la oscuridad.
En tu piel toda, en tu boca y en tu coño.
Con lágrimas, con sudor, con saliva y con un semen ardiente y espeso como mi pensamiento.
Te anegaría toda de mí, te ahogaría con mi deseo y mi monstruoso amor.
Sería tu tempestad.
Siempre un clima trágico de amor y sexo.
Tormentoso…
El mundo se moja, el planeta es llovido y yo solo pienso en ti aunque mis ojos sigan los cadáveres hinchados que las sucias aguas arrastran.
Tú no sabes cuánto te quiero.
Soy tu tormenta perfecta.
Aun no entiendo como mi pluma puede escribir con tanta agua batiendo furiosa contra tu piel, que soy yo mismo.
Todos estos fluidos que derramo…
Sobre ti, dentro de ti.
Amén.

 

ic666 firma
Iconoclasta
Foto de Iconoclasta.

En Telegramas de Iconoclasta.

Un relax indecente

Publicado: 6 junio, 2018 en Absurdo, fotografía, Reflexiones

Un relax indecente

Un momento de relax indecente. Y está bien, dos veces bien.

Cuando los políticos con su gran y desmesurada incultura pronuncian una palabra, suele ponerse de moda entre la chusma y se usa en todo momento sea cual sea su significado.
Porque la cuestión es imitar a los idiotas a falta de conocimientos propios.
Eso de que la política sea transversal, tiene dos lecturas: que corta y rasga con las normas, o la más amable que usan los populistas sin demasiada cultura: que se extiende hacia todos los ciudadanos respetándolos.
A la segunda opción yo digo que una mierda.
La transversalidad es el filo de un cuchillo que empuña un tirano, cualquier fascista (sea de izquierdas o derechas) para alcanzar el poder y beneficiar a su raza o tribu.
Porque la política no tiene que ser transversal como la tangente de una circunferencia o una calle que cruza a otro; es idiota esa metafórica transversalidad.
Por eso cuando muchos están viendo una mamada (una felación) en directo, no saben si es real, es metafórica o si deberían masturbarse ante el que pronuncia transversal con los labios húmedos de tanto que se le llena su boca de mierda.
Cuando dicen transversal deberían decir (si conocieran la ética) general, conceptual, cosmopolita, aglutinador, etc…
La transversalidad es un corte, sangría.
Una de dos: los políticos son unos ignorantes (estoy seguro) o son simplemente pequeños dictadores frustrados desde su niñez, esperando como un huevo de insecto el momento de eclosionar transversalmente (que también estoy seguro).
Y es que confiar en los políticos es un acto de ingenuidad que YO, con mi gran carga de experiencia y sabiduría, no me puedo permitir.
No puedo humillarme gratis por mucho que cientos de miles de insectos hayan votado a cuatro políticos que hacen del lenguaje mierda y confusión.
Lo único transversal que conozco y puedo soportar sin sentir asco hacia la palabras son las calles y la raja de mi culo.

En Telegramas de Iconoclasta.