Posts etiquetados ‘arte’

No se puede entender el amor como ocurre en las películas, la literatura, la música o el arte.
Se debe tener muy presente, porque las artes existen para evadirse de la realidad. De la mediocridad.
Ir a un museo o al cine para ver más de la misma decepcionante realidad sería un asesinato a la imaginación.
El amor real (si lo hubiera) no alimenta el cuerpo ni construye decorados preciosos.
El amor real se diluye, se asfixia con mil y un problemas que lo sepultan todos los días a lo más ignorado del pensamiento. Cuando el amor debe compartir espacio con la supervivencia, ésta lo pisa, le mete la cabeza en el barro. Porque la supervivencia es feroz, nada puede oponerse a la instintiva lucha por la vida.
Podríamos pues, concluir que el amor, el romanticismo es el producto de una sociedad acomodada, ergo decadente. Tal vez… Pero para eso existen las artes y el cine, para proteger el amor de la decadencia y la indignidad.
Y la dura realidad es que solo unos pocos privilegiados decadentes pueden vivir del amor bohemiamente.
Además de esto, el amor es sesgado porque el hedonismo va de su mano. Y la búsqueda del placer per sé, es una de las grandes aspiraciones de cualquier ser humano.
Es lógico pedir otro amor, y otro, y otro. Renovación. Es tan bello tan trascendente que, sería estúpido castigarse, castrarse.
Y también es cierto que la lealtad es una virtud hermosa: ahí radica también la lucha, la tragedia de amar.
El mundo, la vida está llena de posibilidades y cuanto mayor es la imaginación, las ansias de amar son más voraces.
El único amor, esa unión religiosa de por vida, es una imposición de los poderes políticos, religiosos y económicos que pretende limitar la felicidad y el placer para dedicar todo el tiempo de vida posible del trabajador al enriquecimiento de los que ostentan esos poderes.
Tampoco hay que confundir la búsqueda de amores con la poligamia; el amor debe ser único en su justo momento, es su naturaleza voraz y acaparadora; fiel hasta que se extingue y dure lo que dure. La poligamia es solo ganadería, reproducción. Putas y putos en un corral de gallos y gallinas ponedoras que follan como si cagaran.
Necesitamos la literatura, las películas, la música y las artes para que nuestros sueños e ilusiones adquieran el tinte de la posibilidad, aunque solo sea por un par de horas un día en el cine, frente al televisor, escuchando esa música preciosa que nos transporta a un tiempo y lugar que está lejano, tanto en el pasado como en el futuro. Un par de horas de amor hermoso en esta vida inmersa en una sociedad venenosa que es pura mezquindad y mediocridad, puta mentira y abuso.
Y estafa.
Hay mentiras hermosas por las que vale la pena abandonarse un tiempo y solazarse en una desinhibida ingenuidad.

Iconoclasta

Pocas películas usan tantos medios para convencer a los ignorantes de lo maravillosa que es la actual sociedad occidental. Es tan edulcorada, que incluso es peligrosa su visión para los diabéticos.
Fast & Furious 8 es el mensaje doctrinal por excelencia, se ha convertido en una película de escuela infantil y juvenil.
Rozaría la caricatura sino fuera porque pretenden que sea una parábola religiosa en la que se ensalzan las grandes virtudes religiosas y éticas como la obediencia, la fe, la moral, la honradez, la ética, el valor, el esfuerzo, su triunfo y recompensa; familia, amistad y más mierda que te va saltando a los ojos como un cuervo hambriento. Todo ello en un ambiente y lugar saturado de banalidad, materialismo, embriaguez y sexo de postal. Las tías que aparecen entre los coches, tienen el coño relleno de goma espuma y más seco que la mojama de perfectas que son. Los penes de los pavos motorizados serán pequeñitos pero juguetones y desprenderán aromas de miel y hierbabuena para atraer a las idiotas de buen follar; y en lugar de semen escupirán aguas frescas de muchos sabores y colores. Serán eso sí, obscenamente fértiles y tendrán pequeños hijos cabestros como ellos mismos.
Mismamente como si toda esa alegría, sensualidad, riqueza y erotismo, fuera la forma de vida habitual de una sociedad deprimente, represiva, cobarde y masacrable.
Esas escenas de mal cine son la versión pornográfica de la mísera sociedad cobarde, triste, adocenada y ebria que me explota en las narices.
Porque sinceramente, después de haber visto la cara más repugnante de esta sociedad con el coronavirus, ver siquiera el inicio de la estúpida película, ha rebasado mi capacidad de aguante.
Será espectacular el número de aplausos de los sincerebro cuando sus dictadores cobardes del fascismo del coronavirus como Sánchez o Iglesias en España, decreten la encarcelación de los enfermos en los campos de concentración que están preparando (según tenían pensados ellos mismos y dijeron públicamente en ruedas de prensa) con el nombre de “arcas de noé”.
¿Seguirán haciendo mierda de películas como fast & furious? Seguramente las harán aún peores, porque todo arte y ciencia se ha prostituido a las tecnodictaduras del coronavirus.
Por supuesto, cuanto más miserable es un país, más represiva es su dictadura y mayor número de muertos y enfermos causa: España es el ejemplo mundial del fascismo más letal en la actualidad.
En definitiva, quien tenga algo de cerebro, cuando su hijo vea una película como la mentada que lo eduque: esas películas son propaganda de los gobiernos del coronavirus. Nadie es así de rico y feliz de mierda en esta puta sociedad, solo unos pocos que han nacido con suerte en un lugar y tiempo adecuados a ellos.
Porque cada noche de viernes y sábado escucho a los borrachos vomitar y llorar su apestosa vida.
Y cuando follas rabos y agujeros huelen a orina y mierda, hay que ser explícitos en este punto; sin piedad.
Decidle a vuestro hijo sin ningún pudor que la vida en esta sociedad que le ha tocado vivir es una continua miseria de esclavitud, pobreza y podredumbre mental. Rigurosa y severamente controlada por unos políticos que han vestido su feroz fascismo de paternalismo y buenismo.
No permitáis que se convierta en un reguetonero borracho que a los cuarenta años aún seguirá pensando que será un multimillonario con kilos de cadenas de oro en el cuello y cien putas a su disposición cada noche.
Y por favor, no le dejéis que se haga maricón o tortillera por consejo de sus profesores (corre un grave riesgo de que ocurra), preocupaos por su educación; no dejéis nada de las cuestiones de ética y cultura en manos de los docentes que solo buscan convertirlos en bestias serviles afines a los medios de represión y control.
Que no se fíe nunca del cine, la literatura y la cultura de esta época, son falsas y conducen directamente a la persecución y asesinato de la creatividad del individuo para que el adocenamiento de los nuevos dictadores del buenismo lo llene y arruine todo.
Y bueno, si no hay más remedio que ver una mierda de película, que sirva para que entrenéis vuestro vocabulario de insultos llevados por el ambiente propicio a ello.
Jamás morirán los que deben, así que esto va para largo, hasta que venga un Nerón maricón y le pegue fuego a todo de una vez por todas.

Iconoclasta

Gracias a internet, a los muchos años de navegar y hojear con rapidez e incluso superficialidad sus infinitas páginas llenas de imágenes (leer poco, todos mis libros los he comprado por las llamativas y decorativas portadas y lomos), me he formado en disciplinas como arte, sociedad, filosofía y su degeneración como la psicología, política, sociología, economía, religión, brujería, parapsicología, e incluso matemáticas gracias a los sudokus en los que no es necesario borrar cientos de veces cuando alguna rara vez me equivoco. Soy un absoluto lingüista y domino bien el argentino, mexicano, venezolano, colombiano (Narcos es toda una cátedra), peruano, cubano, e incluso algún dialecto hindú y africano gracias al lote de películas indias y africanas (Bollybood y Nollywood) malísimas que Netflix tiene en catálogo.
Lamentablemente en sexología, la red no me ha aportado nada. Y es que en internet no hay nada tan sucio e imaginativo como yo. Hasta tal punto que, cuando uso el pelador de patatas con las patatas, of course (también se inglés), siento un picor muy fuerte en las palmas de las manos y tengo que meterme en la bragueta el trapo de la cocina mojado, independientemente de que tenga trozos de ajo y cebolla, para poder seguir realizando mis exquisiteces culinarias como rebanadas de pan con fuagrás La Piara, por ejemplo. Pelar patatas es una de mis muchas rarezas sexuales.
Es por mis grandes conocimientos del arte que, hace ya unos minutos medité eructando aparatosamente sobre los grandes misterios de las grandes obras pictóricas.
¿De qué se reía la Mona Lisa (o Gioconda, la gran obra maestra de Caravaggio)? ¿Por qué esa misteriosa y tonta sonrisa de virgen satisfecha? Pensaba tras haber comido con glotonería un quesito, buscando argumentos y similitudes que explicaran ese otro misterio del arte que es La Vaca que Ríe.
Yo veo vacas todos los días, y ninguna se ríe.
Es más extraña y enigmática la sonrisa de la vaca del quesito que la aburrida e insulsa de la Mona Lisa. No jodas.
Sinceramente y sin más misterios, La Mona Lisa se ríe porque ha sido bien follada. Luce esa sonrisa serena tan propia de toda mujer satisfecha sexualmente dura, gozosa y lingualmente. Cuando sonríen de forma estúpida al leer las obscenidades que les dicen por whatsapp, es diferente; solo se trata de aburrido esfumato.
Si La Mona Lisa hubiera sido puta profesional, no reiría, se rascaría el coño un tanto hastiada.
La sonrisa de La Vaca que Ríe, es con diferencia mucho más inquietante.
Definitivamente, internet ha hecho de mí un ser humano con grandes inquietudes humanísticas.
¿Sabéis que bien resbalan los dedos untados con ese quesito y la inevitable mezcla de saliva como preámbulo para el cortejo sexual?
Dichoso arte…
¿De qué coño se reirá La Vaca?
Sus pendientes son horribles; pero su suave sonrisa sin dientes peligrosos…
Dice el refrán que boca sin dientes, ni te lo pienses.

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.

Nubonstruosidad marco Fuji feb 2016

En Realidades Truncadas.

Muro blanco y negro Hierro filtro cuadrícula. Fuji feb 2016

En Realidades Truncadas.

En Realidades Truncadas, de Iconoclasta.

Captura

Inmensidad, la inquietud de lo ínfimo, en Realidades Truncadas.

Captura

En Realidades Truncadas.

Captura

En Realidades Truncadas.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

En Realidades Truncadas.