Aciagas voces

Todo son susurros, lamentos y gemidos. Hay una seria injerencia acústica y emocional que me ataca, que me molesta, que hace torva mi mirada.
Que alimenta desprecio y odio hacia la humanidad, hacia esto que me encontré al nacer, todo mal, todo indeseable.
Aciagas voces en oraciones, melodías y operetas que afrentan contra mí, contra mi independencia hacia cualquier precepto o moralidad.
Cantos de amor que murieron inacabados en los labios, cayendo en el pecho como la ceniza en la que se convierte el vampiro con el amanecer.
Porque los enamorados no son inmortales, a pesar de que dicen que el amor lo es. Mueren de viejos, de enfermedades, en manos de asesinos, en manos de poderosos. No son eternos y el amor morirá con ellos, es un principio universal que no acepta discusión, por enamorados que estén. Lo demás son sofismas de cobardes.
No me siento inmortal por enamorado, al contrario, el amor me consume rápido como una mecha corta y veloz.
Oraciones que no consolaron desdichas.
Rezo a sus cuatro labios, henchidos de deseo, es mi única plegaria.
Credos que no repararon corazones.
Salmodias corales de enamorados zombis que se equivocan, no están enamorados; solo buscan compartir su miedo, consolarse que no son ellos los únicos cobardes. Bienvenidos a la Cofradía de los Pusilánimes.
Son los coros, las imprecaciones y las voces de los muertos, de los que no saben que no debieran respirar. Hay que estar tan podrido para no sentir que el amor colapsa los pulmones… Hay que ser tan vulgar para convertir el amor en compañía, en una conveniente prostitución…
Las putas y putos sociales cantan alto y fuerte en grandes y elegantes banquetes, en altares llenos de flores y cámaras de video.
No deberían usurpar cosas de amor los amantes burgueses, los amantes sensatos, los pobres ambiciosos… Quieren y no pueden, lo que pudre el amor.
El amor es insensato por definición, es absoluta locura y va contra toda medida económica y moral.
No deberían llamarle amor a según qué cosas. Es un insulto a los amantes que lo son, a los que viven acelerada, doliente y cortamente.
El trámite y la tradición son insultos a la belleza de amar.
Existen fantasmas en dimensiones infranqueables condenados a lanzarse mensajes secretos que angustian el ánimo con sueños imposibles. Golpean el aire para ser oídos, para ser atendidos en su aflicción; pero no hay respuesta, solo la esperanza de los locos. Respirar es un asunto instintivo, la voluntad no puede impedir ciertas cosas. Tampoco las puede conseguir.
Si por voluntad fuera, yo sería El Gran Asesino, el que le arranca las alas a los ángeles del amor.
Y sin embargo, los amantes otorgan un cuadro de cautivadora belleza con su dolor.
Quien ama no reza, grita con furia y blasfema cuando es necesario. Jamás se arrodilla.
Y luce una sonrisa ensangrentada, labios partidos por besos y no-besos. La sangre mana por la pasión y por la desolación.
Mierda…
El rumor de la tragicomedia y la farsa de amar se extiende por todo el planeta, como el vocerío secreto de una necesidad cobarde de compartir el miedo. O el sufrir de los amantes reales.
El mundo es una olla de grillos caótica. Voces que alternan compases de alegrías y tristezas formando una extraña y aberrante orquesta. Latidos de ultratumba perdidos en océanos y tierras.
No veo pájaros trinar alrededor de nadie; pero hay suficiente hipocresía y cobardía para decir que se ven, como las barrigas llenas de mariposas.
Orugas de la estulticia, simplemente.
No sé de donde vienen las sonrisas, no encuentro como alguien puede reír.
Es una obscenidad, el mundo es un paño de lágrimas, dicen.
Y un condón usado en un descampado lleno de pañuelos de papel.
Las palabras bellas son el camuflaje de una vida en la que los sueños, eso… Son angustiosas intangibilidades…
Palabras bellas tiradas a la basura cuando se dedican a los que no aman, a los que buscan compañía en la vejez.
Condones envejecidos como orugas del amor prostituido en sórdidos lugares.
Maldita sea, que difícil es cribar los cantos del amor de los de la hipocresía.
Duelen los oídos de tantas voces que se lamentan, que temen, que viven, que pervierten…
Haz lo que debas, no hagas caso, no escuches cantos de sirena que tiran de ti a los arrecifes de la mediocridad.
No escuches los poemas de los enamorados, de los que trascienden; porque son suicidas.
Mantente al margen de las aciagas voces si puedes. Y si crees estar enamorado, reza. Y si no crees, inventa un dios que te proteja.
Observa los condones destripados entre mierda de perro y papeles ignominiosos.
Dale la espalda al mundo, que se joda quien con cada qué.
Un beso negro en mi ano, proponles.
Que no interfieran, que callen, que mueran.
Que una noche oscura se cierna sobre todos para siempre y dejen de oírse los lamentos y las euforias de ellos, todos.
Injerencias aciagas, voces de mierda…
Deja el dinero encima de la mesita, paga a la puta y cierra la puerta de la habitación, que nada enturbie la mamada. Y si la amas, déjale más dinero, que su voz no se sume a las otras, no dejes que sea una voz más, una mediocridad más.
En un mundo de héroes de amor, el follar por dinero nos hace singulares.
Con eso me conformo.
Y que callen, sobre todo que callen de una puta vez.
Voces aciagas, condones destripados…
Precioso.

f4b59-ic6662bfirma
Iconoclasta

Anuncios
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s