El dolor del agua

¿Le duele al agua romperse?
¿Le duele como a mí no metértela?
Si el agua es vida debería tener alguna fibra nerviosa que le diera dolor cuando se fragmenta contra las piedras.
Igual que a mí me duele caminar.
Siento pena por ella como la siento por mí. Porque nos rompemos buscando el mar y yo buscándote a ti.
Y hasta que ella llega al mar y yo a ti, nos hemos descompuesto tantas veces…
Pero el agua es mucha y yo soy poca cantidad.
Nací para perder esta batalla. No es fatalismo, es la auténtica realidad de la experiencia del dolor de amar.
Es una acuosa tragedia.
No hay esperanza ya. Lo siento en todas las moléculas de mi masa. No te podré follar, aferrar rudamente tu coño y sentir pulsar tu placer en mis dedos crispados de afán obsceno. O decirte que te amo acariciando con reverencia tu rostro, besándote los labios.
Me evaporaré antes de llegar, seré nada.
Estoy sometido a las leyes de de la dinámica de fluidos.
El agua del río no tendrá siempre un compañero de dolor. Soy limitado, soy poca cosa para tantas piedras, recodos, torbellinos y desbordamientos.
Apenas puedo sentir que soy algo que corre veloz, que se transporta lo poco que queda de sí mismo hacia tu piel.
Hay estatuas de sal, yo soy agua que merma.
Mierda, mi amor, lo siento.
Lo siento y me duele…
Así, mi amor, si llueve eleva las manos al cielo y que se mojen. Refresca con ella tus labios y la cara más íntima de tus muslos, por si alguna doliente partícula de mí fuera parte de esa lluvia.
El planeta y sus leyes no tienen piedad conmigo. Y un dolor cubre otro dolor en cada recodo, en cada rápido, en cada salto. Soy un estrato de la puta pena.
Del puto deseo imposible.
Si lloviera, deja que de alguna forma llegue y entre en ti; es mi único sueño y tu única esperanza de sentir el amor más profundo y extraño que una cosa o ser te pueda ofrecer.
Hay tanto río y yo soy tan poca agua…
Es descorazonador, cielo.
Ojalá Dios fuera agua y se rompiera millones y trillones de veces. Que rugiera de divino dolor.
No quisiera que ese creador de infamias quedara impune. Quiero que Dios muera como yo.
No llegar a ti me hace agua venenosa, un agua preñada de una ira asesina.
Quiero devolver daño a Dios y al planeta por lo que nos hacen, por el final que han dispuesto. Mi evaporación será digna en hostilidad, rencor y amor.
El viento me ha robado un jirón de vapor de amor.
Que llegue a ti.
Por favor…

 

f4b59-ic6662bfirma
Iconoclasta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s