666 relatos_01 def

-No naciste, nunca exististe.
-Solo eres unas horas de insomnio, una carne triste e inmaterial.
-Eres solo tiempo perdido entre fatiga y frustración.
-Mejor muerto que vivo. Mejor la sangre fuera que dentro.
-Morirás. Lo que sea que queda de ti, morirá triste e ignominiosamente en el Vertedero de los Nadie.
-Una bolsa de basura que roen las ratas.
-Acaba con esta mierda.
-Acaba contigo.
– ¡Acábate!
-Toma la navaja, bebe lejía, respira gas, quémate, lánzate a las vías… Pero acábalo.
-No hay quien aguante tu existencia, si así se le puede llamar a tu respirar.
-Ni tú mismo te soportas.
666 aspiró una profunda bocanada de su habano Cohiba y observó al hombre fijamente, esperando una reacción. La Dama Oscura abrazaba su brazo y observaba con ojos brillantes de expectación acariciando los seises escarificados en el antebrazo, eternamente sangrantes.
El mendigo, sucio, con una barba que negaba sus cuarenta años y le otorgaba los sesenta. Lloraba con una arrugada foto de un niño en su mano.
Los dedos de sus pies desnudos e infectados, estaban contraídos en un dolor constante.
Se encontraban bajo el puente de una autopista y se sobresaltaba cuando un camión provocaba un rugido grave y profundo en la estructura de hormigón y el aire. El alumbrado de la carretera, creaba penumbra amarillenta allá abajo.
El hombre y la mujer lo despertaron en plena madrugada, hace apenas unos minutos.
Y la maldad con un cuerpo más ancho que alto y vestida con pantalones caqui, camisa holgada y botas, hablaba como una serpiente sibilante preñada de veneno. De un odio viejo como la tierra misma.
Hipnóticas, cadenciosas eran sus palabras…
La mujer frotaba obscenamente sus pechos en el brazo que era más grande que sus musculado muslo.
-No puedo, no tengo fuerzas para matarme ni para vivir -le respondió con la voz rasposa. Hacía semanas que no pronunciaba palabra.
666 cambió repentinamente su tono para pasar a expresarse coloquialmente, como si no hubiera existido toda esa malicia susurrante.
– ¿Lo ves, mi Oscura? No sé quien inventó esa patraña de que yo podía convencer con engaños a los primates. Puedo invadirlos y obligar a su cuerpo que haga lo que yo quiera, desplazar su alma a un rincón de su mente; pero no puedo, no quiero, me aburre convencerlos. No soy tentación, alguien se equivocó miserablemente en las Sagradas Escrituras.
El mendigo notó la muerte como un escalofrío en la nuca.
-Sé que debo suicidarme, estoy a punto de hacerlo. Créame, señor.
-Ya es tarde, me he aburrido -respondió 666 con el puro en la boca, mordiéndolo.
Un hilo de baba manchó su camisa.
Como una bestia sedienta.
Llevó la mano por encima de hombro y sacó el puñal clavado en vertical en la carne de sus omoplatos.
– ¿Te lo distraigo? -le preguntó en un susurro al oído la Dama Oscura.
-Sí… Vamos a darle algo de morbo al mono. Que el primate muera sin entender.
La Dama Oscura avanzó hasta el mendigo sentado entre cartones que olían a orina. Se colocó frente a su rostro, con las piernas del hombre entre las suyas y levantó su pequeña falda para mostrarle su vagina brillante y húmeda.
– ¿Quieres lamerme?
Una mano estaba hurgando en la bragueta de sus pantalones rotos y la mujer avanzó su pelvis hasta hacer que sus labios rozaran el monte de Venus rasurado, perfecto, suave…
El hombre sintió algo cercano a la excitación; pero duró un segundo.
666 le cortó el pene con un tajo rápido, no le dio tiempo a reaccionar. La Dama Oscura se situó a la espalda del mendigo sujetando firmemente su cabeza con las manos aprisionando sus mejillas.
666 metió el pene en su boca y le acuchilló los ojos.
La Dama Oscura dejó escapar su orina en la espalda del mendigo que no podía gritar; pero era todo él una convulsión absoluta, casi ingobernable.
-Te he dado la oportunidad, mono de mierda. No deberías haber vacilado tanto – le decía cortando la nariz y las orejas.
-No soy una puta tentación, no tengo que convencer a nadie. Estoy aquí para mataros a todos, primates. Porque sois el error de ese dios maricón. Y al final, lo mataré a él y les pudriré el ano a sus ángeles con mi pene maldito. No quedará nada de lo que un día ese anormal creó.
La Dama Oscura ya no tenía que mantener al mendigo sujeto, se encontraba en estado de shock.
666 acabó el trabajo abriendo la pared intestinal del mendigo y sacando sus vísceras para colocarlas a un lado, perfectamente amontonadas.
Luego, clavó certeramente el puñal en el pecho partiendo el corazón.
-Estoy muy caliente, mi dios… -le dijo la Dama Oscura mostrándole en la penumbra su vagina empapada.
La tomó por su negra cabellera y la obligó a ponerse a cuatro patas, con las rodillas en el vientre abierto del primate. La penetró con fuerza y ella gritó como una hiena en la noche cuando el negro semen hizo regueros en la piel de sus muslos perfectos.
-No soy tentación, mi Dama Oscura. Soy directo, soy la verdad oculta. Soy un acto imparable, soy la decisión implacable. Soy una polla que mata, mata, mata, mata…
-Eres mi tentación -dijo ella arrodillada, acariciando su pene, besándolo, limpiando con la lengua el semen que aún escupía.
La Dama Oscura hizo una foto con el teléfono móvil al primate descuartizado.
-Es para instagram -dijo con voz traviesa, con la falda aún levantada.
Y ambos rieron.
666 conjuró cerrando sus puños con fuerza y volvieron al infierno.
A su oscura y húmeda cueva donde las almas aúllan de dolor desde la creación y jamás tendrán consuelo.
Siempre sangriento: 666.

ic666 firma
Iconoclasta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s