guerra-y-paz

No entiendo porque los hay que desean la paz en el mundo (aunque solo es una frase hecha, los hay que padecen; pero no por los que sufren, sino por otra razón que ya explicaré), si ellos no viven una guerra ni de lejos; al contrario, se lo pasan de miedo con sus teléfonos fabricando o copiando mensajes como “bienaventurado hasta el más hijo puta porque tiene derecho a no ser decapitado”.
Deberían meterse en sus asuntos y atender sexualmente a sus esposas y maridos.
Pero como pasa con todos los cobardes, se preocupan más por lo que tiene el vecino y por lo que pueda pasar, que por lo que está pasando. Y cuando ven países en guerra, se cagan por la pata abajo divagando y temiendo lo que ocurriría si ellos se vieran envueltos en una guerra: se tendrían que meter su teléfono de la bienaventuranza y mensajes edificantes por el culo.
La chusma, el pueblo no tiene buen corazón, solo miedo. De ahí ese espantoso refrán paradigma de cobardía e injerencia ajena: Cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar.
Lo único mojado que me gusta, son los coños.
No deseo que hayan guerras; pero si las hay y no me atañen, no me importan.
Las guerras, al fin y al cabo son la única forma efectiva de planificación familiar. Amén de los beneficios sociales que aportan.
Sin guerras, habrían muchas menos ONGs para poder facilitar pasaje y alojamiento gratis a muchos estudiantes ociosos en época de vacaciones.
Gracias a las guerras, se crea trabajo en la sanidad y en la industria metalúrgica.
Y eso no es todo: socialmente, los más desfavorecidos por la genética, los que padecen una deficiencia mental o incapacidad intelectual, encuentran ocupación. Han habido retrasados mentales que han conseguido trabajo y notoriedad mundial como: Franco, Pinochet, Hitler, Stalin, Mussolini…
Son todo ventajas.
Qué manía de ponerse la túnica de José o María (los padres bastardos del hipotético Cristo) para disfrazar la cobardía y la sensiblería cívica o institucional, de bondad y solidaridad de mierda.
Con los esmarfones deberían regalar un rosario para el sexo anal.
Eso de meterse una bolita y luego otra y otra y otra…
La gran mayoría de los que piden la paz en grandes concentraciones ganaderas, serán los que se follarán a un niña violándola en tiempos de guerra.
Bajo el disfraz de buenas personas hay buenos cerdos.
Bosnia es una buena granja como muestra, por lo contemporánea.
Cualquiera que haya vivido una dictadura sabe de estas cosas.
Cuántos murieron fusilados o torturados por envidia y por capricho de los colaboracionistas (gente de bajo nivel cultural y económico sobre todo) que le comían la polla al cabo rural del ejército dictador.
Pues eso; si hay guerra no seré yo quien se queje.
Porque no es cierto esa falacia ambigua que os decían para demostrar gran juicio y sensatez: “En una guerra no hay malos ni buenos”.
Y una puta mierda: en una guerra los hay menos malos y auténticos puercos dando y obedeciendo órdenes, que en la vida cotidiana y laboral son incapaces de leer con soltura el rótulo de un comercio.
Claro que los hay que merecen morir.
Y cuando un malo muere, se demuestra y se ejercita la justicia.
Porque la injusticia existe sin guerras, te la regalan al nacer.
Me importa el rabo de la vaca la paz en el mundo.
Conque no me toquen los cojones, me basta.
Porque la guerra y la paz, me las busco yo solo.
ic666-firma
Iconoclasta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s