Donde los sueños viven

Publicado: 11 diciembre, 2016 en Maldito romanticismo, Reflexiones

Reflexiones redes 2 def

Solo si eres capaz de odiar y despreciar, y en sociedad parecer amable y sumiso a las normas; mantendrás tus sueños íntegros en la mente profunda.
Los sueños viven bajo la capa de mentiras protectoras que te mantienen a salvo de la mediocridad.
Porque los sueños viven en mi mente, no en la de los demás. Mis sueños no tienen nada que ver con la humanidad. En mis ilusiones no existe el género humano más que como caza.
Cuando sientas que compartes tus sueños con la gente, has fracasado. Estás muerto de ilusiones y relleno de adocenamiento, como los pavos que se devoran en navidad.
Es una pura cuestión de control. Si haces creer que aceptas normas, leyes y costumbres sociales, la humanidad se sentirá tranquila y no joderá tu tiempo para disfrutar tus ilusiones.
Hay que engañar, porque la verdad es una trampa para incautos.
La sinceridad solo te la pedirá quien quiera hacerte daño o imponerse por encima de tus ilusiones.
Regala sonrisas y saludos que escondan un: “ojalá te mueras ahora mismo”.
Y serás dueño y señor de tus deseos y tu tiempo para evadirte a tu mente absolutamente íntima y secreta.
Nunca seas sincero en nombre del amor, porque lo destruirías.
El amor quiere sueños, irrealidades y caricias.
La verdad lo pudre.
La verdad es la lepra de los amantes.
Si en algún momento exiges o te exigen sinceridad, no caigas en la trampa. Porque el amor estará muerto ¿y para qué molestarse?
No existe la resurrección del amor, ni la de cristo.
La verdad es solo para ti, tu herramienta de control secreta e incompartible.
Solo así tendrás un lugar y un tiempo paradisíacos donde los sueños viven y explotan dentro de ti, los que impiden que te suicides cada mañana al despertar.
Sueños que en nada se asemejan a lo que un día intentaron enseñarme.
La sinceridad mata la ilusión.
La mentira, regalar los oídos de los idiotas, es el condón que te da protección.
Esconde tu ferocidad y tu odio bajo una sonrisa y cuando estés solo, absolutamente aislado, busca tus ilusiones cavando un túnel entre toda esa hipocresía protectora. Y llora allá dentro si lo deseas.
Nunca, jamás se te ocurra ser sincero ante nadie.
Si deseas practicar sinceridad, te miras al espejo y dices: “Soy el más hermoso hijo de puta que hay en toda la capa de la tierra”. Y eso te recordará que lo que realmente importa, son tus sueños, los que están en lo más profundo de ti. Que lo superficial es solo una hipocresía metódicamente construida.
Eres un hijoputa sobreviviendo en un mundo de envidias endogámicas.
No dejes de dar los buenos días a quien deseas ver muerto o lejos de ti.
Mantén la mentira constante, tan natural, tan repetida, que se convierta en verdad a lo que es ajeno a ti.
Protege el territorio donde los sueños viven, cuídalo.
Es lo único real que me permite respirar.
ic666-firma
Iconoclasta

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s