Serio como el filo de una navaja

Publicado: 29 agosto, 2015 en Amor cabrón, Conclusiones, Lecturas, Maldito romanticismo, Reflexiones
Etiquetas:

Reflexiones redes 0 def

Te tengo en la punta de la lengua.
Podría ser mucho más obsceno si fuera sincero del todo.
Acabo de serlo ¿verdad?
¿Cómo se pueden decir estas cosas con el rostro tan grave? No puedo ser un mentiroso desenfadado y relajado. Amarte, decir tu nombre y encontrarte en la dureza de mi miembro es metafísica aplicada al ánimo y a cada nervio que recorre mi cuerpo.
Es un colapso generalizado de la razón.
No me río, no tiene nada de gracioso amarte.
No es una broma, mi amor.
Tengo un te quiero que se me escapa por las puntas de… la lengua.
Dios… Cómo te necesito…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s