Te brindo mi vida

Publicado: 18 septiembre, 2015 en Amor cabrón
Etiquetas:, ,

Te brindo mi vida

Te amo, pero no es algo que me haga sonreír.

Amarte no tiene ninguna gracia, no hay un ápice de banalidad porque te entrego mi vida cada vez que pienso en ti.

Deja que me explique, mi amor, no es culpa tuya, ni se trata de un drama rebuscado y romántico.

No quiero hacer tragedia de amar, pero el corazón se detiene durante unos segundos al evocarte, al oírte o mirarte largo tiempo. Y muero.

Desearte acelera mi muerte.
Soy feliz de tenerte, sonrío por dentro; pero no puedo evitar demostrar lo importante, lo vital que es amarte.

¿Sabes? Mi rostro no expresa ira o hartazgo. Aunque miro a la vida de forma hostil, no tengo un buen perder.

Pensarte es olvidar mis funciones vitales, descuidar mi vida. Es mi culpa, carezco de habilidad para desearte y conservar mi vida. Mi cerebro no es multicanal, por decirlo de algún modo que no me humille demasiado.

Por eso te digo que te entrego mi vida al amarte. No es mi voluntad, es una consecuencia inevitable.

Es preocupación lo que hay en mi rostro, miedo a morir demasiado pronto, porque son muchos latidos los que pierdo. A menudo hago cuentas de los que he perdido y que representan en el mejor de los casos un coste de tres segundos de vida.

El total es desesperanzador ante lo que se aproxima, cielo.

Me consumo literalmente de amor por ti.

Y morir es estar sin ti, es lo preocupante.

Desesperante…

Estoy perdido cielo, no encuentro una solución.

Antes de amarte no tenía peso la consideración de la muerte.

Estoy maravillosamente atrapado en ti, mi amor. Te amo muriendo.

Si te perdiera estando vivo, es muy posible que me convirtiera en un elemento fisionable, entrara en combustión espontánea, o mi pecho se rasgara para dejar caer mi corazón carbonizado al suelo.

Amarte acorta mi vida, así que perdona si te dejo demasiado pronto, si no pudiéramos tener una vida de largos años juntos. Es por eso que me devano los sesos pensando en soluciones que no encuentro.

No sé amar de otro modo.

Espera que te abrace y verás mi sonrisa tremenda y atómica.

Sonríe, eres toda una mujer, mi vida ha sido plena contigo, he gozado más que sufrido. Esto solo un testamento de amor para cuando mi tiempo se haya agotado, un testimonio de que amarte fue lo más serio de mi vida.

Mi cuenta atrás empezó con el primer te quiero susurrado en tu oído.

Solo puedo concluir que te he brindado mi vida con una sonrisa, aunque no lo parezca. Es lo más amable que se me ocurre para combatir la tristeza de lo acontecido.

Te amo.

f4b59-ic6662bfirma

Iconoclasta

Anuncios
comentarios
  1. Hannah dice:

    Precioso, sí señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s