El papel vivo

Publicado: 26 septiembre, 2015 en Lecturas, Maldito romanticismo, Manuscritos, Reflexiones
Etiquetas:

El papel vivo

Cuando el papel queda escrito adquiere un sonido crujiente, un peso y un relieve que provocan adicción de acariciar su superficie y pasar las hojas sin leer siquiera. El pensamiento se ha hecho sólido. Se puede acariciar, rasgar y llevar al pecho o las labios.
Las palabras son la vida de la hoja de papel de un cuaderno tan usado…
La tinta es su sangre y la mano que escribe su corazón convulso.
Siempre convulso…
Luego un teclado y una edición evitará que esas hojas de papel nos dejen desnudos e indefensos.
Aunque no es fácil prostituir el papel una vez ha cobrado vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s