Leproso del alma

Publicado: 24 octubre, 2015 en Conclusiones, Lecturas, Maldito romanticismo, Reflexiones
Etiquetas:

Reflexiones redes 0 def

Hay tristezas pulsantes en la temperatura y en la luz que se perciben a través de la piel.
Son los virus del alma (si la tuviera, si no la hubiera vendido) que entran por los poros.
Melancoagónicas mordidas, deliciosamente tóxicas. Añoranzas indefinibles, indefinidas de otros tiempos imposibles, impensables.
Y retienes ese virus como el tesoro que da testimonio de que vibra la vida en los vellos de la piel.
Das gracias por enfermar, por padecer en la intimidad de ti mismo ese ataque de emociones a las que no puedes dar forma ni ubicar en el tiempo y el espacio.
Soy un leproso del alma que lleva la mano al corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s