El suave invierno

Se colapsan los sentidos y se me escapa por la boca el mismo aliento que como un velo nos cubre a mí y al mundo.
La soledad tan fría y tan cautivadora…
No quiero volver a casa.
Un silencio y quietud que bien podría ser una muerte serena.
Quién lo diría, un incrédulo atónito ante un sagrado velo de sutil hielo.
Se pierde un latido del corazón por el frío y el siguiente por el silencio que flota como un halo, que roba con dulzura el calor de la vida.
Es tentador morir un rato.
Es lógico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s