Iconoclasta paciente

Si tienes a quien matar, es importante; tanto como amar.
Porque ambas cosas son actos pasionales.
Con la salvedad de que matar, según quien lo haga, incurrirá en delito y si no eres un elegido, irás a la cárcel.
Amar no afecta a la corrupción y a la riqueza y por ello nunca se considera delito el amor. Tampoco se puede dar el amor entre el estercolero que es la corrupción y la legalidad.
En una sociedad formada por leyes puercas, el amor, aunque sumamente escaso, no está sometido a la mezquina legalidad.
La pobreza es por ello, un estiércol para el amor.
El asesinato sin penalizaciones es el privilegio de unos pocos ricos y sus perros.
Paciencia, porque la mierda nunca se limpiará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s