img_3595

Observan como trabajan unos obreros en el río y piensan en la suerte que tienen de no estar ahí abajo.
Y lo que es más importante: ellos lo harían mejor.
Hay uno que tiembla de ansiedad para que un obrero lo mire y darle un consejo.
Si tuvieran alas los ociosos, estarían sentados en un cable eléctrico cagando aburridos.
Los obreros que soportan a los mirones piensan como yo: ¡Qué grises y tristes seres los ociosos mirones!
Mentira, los obreros no tienen semejante habilidad y diversidad en el lenguaje. Yo sí. En realidad pensamos: “¿Qué cojones miran esos idiotas toda la puta mañana? No tendrán huevos de bajar aquí a trabajar.
Lo de “grises y tristes” es retórica para lucir mi innata habilidad narrativa y dar un toque de dramatismo a la vulgaridad que por sí sola, no tiene ni pizca de gracia.
Aparte de esto, me gusta follar, quede claro que no me limito a mirar.
Benditos sean los hijos de p… hijos de los hombres en este convulso orbe (más lirismo).
Bye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s