montanas-y-nubes-iphone-oct-2016

Yo le digo que solo un poco más, solo hay dos kilómetros hasta donde las nubes hacen obscenas caricias a las montañas.
Y el tumor se revuelve en la tibia y me dice que si quiero pornografía, en internet hay a patadas.
Solo un poco más…
Y la rodilla parece flaquear ante la lejanía que enfoco. Clavo el bastón con determinación en el suelo y la rodilla de goma, intenta hacerse rígida preparándose para el paseo.
Ha valido la pena caminar. Al final, mi amigo el cáncer y mi querida y quejumbrosa rodilla, se han relajado entre las nubes y la fina lluvia que serenaba dolores en una soledad inmensa.
Después, ya en casa, nos hemos dado un festín de ibuprofeno y un poquito de dulce morfina para deleitarnos.
Ver la belleza, rodearse de ella, siempre exige un pago en dolor.
Hubo un tiempo que no hubiera tenido que pagar; pero me jodo y sonrío derrotado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s