13301268_10209802321835782_5014449038518971872_o

Hay cosas que compras con ilusión, porque son aterciopeladas, deberían ser dulces y refrescantes. Me gasto la pasta en algo precioso, con el que acariciar mi rostro delicado o bien para hincarles el diente con voracidad.
Pero… ¿Qué ocurre cuando sientes que se te encogen los maxilares, que los incisivos crecen tanto que crees que van a llegar al suelo?
La acidez de estos melocotones o duraznos es casi tóxica.
Cuando he conseguido que todos los huesos y tejidos de mi boca volvieran a tener su forma y sabor habitual, he sentido una profunda tristeza.
Otra vez me ha engañado el destino.
Tan inocentes y bonitos.. Son más agresivos que la puta que los parió.
Se podrían hacer en el culo el injerto de limón con melocotón.
Hijoputas… Qué mal rato he pasado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s