Posts etiquetados ‘humor’

Muerto a veces

Publicado: 28 marzo, 2015 en Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

muerto a veces

Una vez muerto, tengo planes, y no está entre ellos quedarme entre vosotros para ver más de lo mismo. ¿Qué gracia tendría entonces morir?
Tengo mis aficiones.
Al fin y al cabo, ya estoy muerto para alguien, para algunos. Unos pocos. Muy pocos, no soy habitual en fiestas y reuniones.
Si puedo ser un vapor flotando, ya no tendré que fatigarme arrastrando estos kilos de carne y hueso por calles y carreteras buscando un lugar dónde esconder a los curiosos mi ambiguo cadáver.
Es como estar muerto a medias. Muerto a veces.
Es asombroso lo que escribo para intentar dar algo de interés a una vida tan anodina.
Cuando muera completamente echaré de menos papel y tinta.

Una confesión

Publicado: 27 marzo, 2015 en Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

Pablo reflexiones

No quiero comer el cuerpo de Cristo, se me pega al paladar. Y su sangre me da náuseas, prefiero la cocacola y un cigarro.
¿Cómo puede obtener perdón y comprensión un ser como yo? Contésteme padre. Suélteme alguna teología al uso, algo suave para que acabemos con esto rápidamente. O simplemente decláreme inocente y olvidamos esta embarazosa confesión.
Ella es católica y a mí me la suda todo esto; pero es necesario este trámite para follarla.
Usted entiende, padre. Ella es un tanto susceptible con estas cosas; pero usted y yo tenemos cierta experiencia. Mejor no nos complicamos: “Perdóneme, padre, porque he pecado”, y me hace el dibujo de la cruz en el aire y yo me voy a follar con mi novia con cara de santo y no perdemos el tiempo ni la paciencia.
Gracias… ¿No me va a decir un “ego te absolvo”, siempre me ha gustado eso en las películas.

Mariah Carey

En Telegramas de Iconoclasta.

Muerto

Publicado: 26 marzo, 2015 en Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

Pablo reflexiones

Está muerto todo.
Todo lo que valía la pena.
No hay noches en penumbra de cuentos de miedo y fantasía. A lo sumo, un malestar por hallar el control para cambiar esa mierda de canal.
El sueño y la magia son cadáveres encuadernados, secos y tatuados en papel.
Qué pena.

Consejo para suicidas

Publicado: 26 marzo, 2015 en Citas, Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

Pablo reflexiones

(del libro, Historia del mundo sin los trozos aburridos, pág.: 360)

Kostas Karyotakis (1896-1928) fue un modesto funcionario en la Grecia desgarrada por las guerras de principios del siglo XX. Su olvidada vida interior se intuye en el título de sus dos principales libros de poesía: El dolor del hombre y Remedios de los males. Las últimas horas de la vida de Kayotsakis son un poema en sí mismo, un poema moderno…
Tarde del 20 de Julio de 1928. Un hombre de treinta y dos años se arroja a las mismas aguas que surcaron Ulises y Agamenón. Al cabo de varias horas, la corriente devuelve su cuerpo a la orilla. Se levanta y regresa a su casa.
Duerme, desayuna, se viste con su mejor traje, compra una pistola, se sienta en la terraza de un bar llamado El Jardín Celestial, pide un café, fuma un cigarrillo tras otro, escribe una nota, la guarda en sus bolsillos, paga la consumición, da un paseo por la playa, se tiende al pie de un eucalipto… Encuentran su cuerpo con una bala en el corazón. La nota decía:
“Aconsejo a cuantos sepan nadar que no intenten jamás suicidarse tirándose al mar. Durante diez horas me estuve peleando con las olas. Tragué una enorme cantidad de agua y, sin saber como, de vez en cuando subía a la superficie. Seguramente alguna vez, cuando tenga oportunidad, escribiré las impresiones de un ahogado.”

Ojalá lo hubiera conocido, le hubiera dicho que valía la pena suicidarse; pero antes tenías que escribir tus impresiones de ahogado y hacerme reír, mi querido y admirado poeta muerto.

Epigrama

Publicado: 25 marzo, 2015 en Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

Pablo reflexiones

¡Hostia puta qué daño!
La puta puerta…
(Adoro la filología que no aporta más beneficio que el desahogo culto y elegante)

Pablo reflexiones

He comprado unos guantes y un diccionario. Y caminando he pensado, porque es un mal inevitable pensar.
Y he imaginado morir aplastado por un camión.
Y lo que la gente se preguntaría al ver mis restos: ¿para qué quería usar guantes con el diccionario?
Y yo les respondería desde el otro mundo, que mis pensamientos se forman con palabras y muchas son sucias. Son todo lo sucias que puedo encontrar. Porque hay quien escribe de lo bello y a mí me ha tocado ser el carroñero.
Que está bien así, hay demasiados poetas. Prefiero la minoría aunque me joda, por eso me había comprado unos guantes, idiotas.
Y no por el frío.
Para no envenenarme al fumar con mi propia suciedad. ¿Mejor así?
A veces, imaginar morir es una sorprendente sonrisa.

Una cruz en la cabeza

Publicado: 24 marzo, 2015 en Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

Pablo reflexiones

Hay una cruz clavada en mi cerebro, y la sangre escurre sobre las cejas creando una roja cortina en mis párpados. La cruz es solo una aleatoriedad, una rama de árbol con esa caprichosa forma, pero se le puede dar el simbolismo que a cada cual le salga de sus genitales.
Es un forma de morir como otra cualquiera. Yo me quedo con la más correcta: sin quejarse, sin perder demasiado tiempo.
Sin embargo, insultar está bien. Porque de lo contrario se corre el riesgo de morir y ser beatificado. Y sinceramente (nunca soy sincero, solo hijoputa), que te crean bueno y santo es humillante. Por eso la cruz que sangra en mi cráneo, la cruz es muerte y escarnio.
Y alardear de muerte es una forma de valentía como otra cualquiera.
Es una paranoia como el respeto a los demás. Nadie respeta a nadie, solo se soportan en el mejor de los casos, luego viene el desprecio, el hartazgo, el insulto y por fin una guerra.
Si nos soportan no nos respetan, solo son amables. Yo también se hacer eso, que nadie se crea demasiado sagaz y hábil. Los seres más básicos dominamos ciertas artes, es algo que va con la vida, con la supervivencia del día día.
Mejor dejaré el respeto solo para unos pocos. Muy pocos. Para alguno.
Necesaria y liberadora es la guerra, que en un planeta de moral hipócrita, es la única forma de matar sin ser juzgado, sin que se considere delito.
¿Alguien quería simbolismo? Tengo más, tengo la picha dura; podría concluirse que es un rigor mortis erectus, una forma de penetrar en la tierra como en vida hice en los coños. Hay partes del cuerpo más susceptibles con esto de la muerte.
Y con más ansia de protagonismo.
Pudiera ser que la cruz fuera un fetiche, una indecencia revestida de fútiles bondades.
De hecho, la cruz es la tolerancia al abuso y el amén a la mierda que come la peña.
He soñado que habían ratas bajo mi cama y cuando les arrancaba la cabeza, eran personas. La cortina de sangre en mis ojos hacía interferencias de televisión y sus manitas en miniatura pedían piedad ya sin cabeza. Aún así, no sentía tristeza, solo una insoportable repulsión.
Y un Cristo ríe crucificado allá arriba, por encima de mis cejas, lo noto porque sus risas mueven la cruz y me mortifica.
Yo también me río, me parto. Esto es divertido de cojones.
Hay cosas que no deberían ser escritas… Y una mierda.
Todo se escribe si te conoces y te desprecias más profundamente de lo que cualquiera soñara poder hacer.
Esa mierda de cruz me irrita allá arriba, me la voy a fumar.
Clic… ¿Alguien me copia?
Corto y cierro.

Una tortuosa decoración

Publicado: 23 marzo, 2015 en Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

WIN_20150323_163054

Siempre está la muerte para consolarme de una decoración banal e intrascendentemente barata. Tengo unas ganas de esconderlo detrás del inodoro…

El calor y el frío

Publicado: 22 marzo, 2015 en Humor, Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:,

Un clima puede ser bueno o malo para la salud anímica; pero si aún se es fuerte no hay que pensar en ello. Sobrevivo donde sea y como sea.
Lo que importa es el momento de escribir, el lugar adecuado para expresar lo que se desarrolla en este cerebro. Las temperaturas son importantes como lo son para los aparatos electrónicos de precisión.
Yo soy pura precisión quirúrgica, las emociones son cadáveres que destripar.
La sordidez de un paseo en la que el sol te aplasta o la maravillosa frescura que te lleva a caminar con más premura…
Con calor es fácil escribir sentado al aire libre en la sombra de un edificio o un árbol. Con el frío se es más telegráfico, se necesita ser rápido escribiendo todos los errores del planeta para que no se entumezcan las manos y le reste claridad a la escritura.
Con el calor se dulcifican las palabras, con el frío se endurecen y templan. La sintaxis varía en función de los grados de temperatura, como varía en función de la velocidad del viento que provoca y arrastra las lágrimas de esperanzas y desesperanzas que hacen brillantes mis hermosos ojos verdes.
Mierda… Empiezo a divagar de nuevo.
Todo tiene sus desventajas e incomodidades. Porque claras ventajas, no las hay, para ello el planeta debería estar casi vacío de humanos que interfieren.
Lo bueno de ser malo, es que estás a salvo de hipocresías.

Y hace frío… Me tendré que arrancar las lágrimas con una navaja, como me arranco las emociones.