Los buenos deseos

Publicado: 30 mayo, 2014 en Lecturas, Reflexiones
Etiquetas:, , ,

Siempre hay razones de peso para despreciar un momento, un lugar o una persona.
Aunque tampoco es necesario tener razones para ello, reconozcamos que simplemente basta con desearlo.
No es popular reconocerlo, pero si te has olvidado los cigarrillos en algún lugar que no recuerdas, o el café no tiene azúcar; es algo lógico despreciar por nada en especial, aleatoriamente.
La filantropía y los buenos deseos, son cosa de navidad, cuando esperas que te inviten a comer y que te regalen algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s