Sin un rostro no soy nada, no soy nadie. Solo un error genético.
Un espécimen que se extinguirá sin dejar rastro de su existencia.
Sin rostro hay una libertad salvaje, cruel y absoluta.
Sin cara no hay escrúpulos, ni vergüenzas, ni temor, no hay humanidad.
Follarte sin mirarte, penetrarte abominablemente y no amarte con todo el daño que conlleva. Hundir mi cabeza sin rostro entre tus muslos y estremecerme en tu coño como una abominación hambrienta en la oscuridad de mis instintos atávicos.
Incapaz de decir que te amo, mi puta.
No obedecer o sentir el peso de precepto o moral alguna. Eyacular en tu piel y que se deslice el semen derramándose en la tierra, sobre las bocas abiertas en los rostros sin carne de los muertos.
Muertos que tardan demasiado en serlo.
¿Sabes que hay muertos tan estúpidos que se lamentan de cierta dificultad para respirar? Dicen que sienten un asma.
Los muertos suelen tardar demasiado tiempo en serlo, y cuando lo son, están confundidos. Si tuviera rostro, se me escaparía una risa inconsolable.
Soy feroz.
Soy una bestia indescriptible, sin rostro soy invisible.
Nunca he soñado con buscar curas para enfermedades y dolores, para el hambre, la sed, la pobreza, la imbecilidad, la cobardía o la envidia.
Con rostro me parecía bien y ahora, perfecto que exista todo eso entre los humanos.
No quiero intervenir en nada, no quiero modificar ninguna miseria.
No espero salvación para mí, para nadie.
Me muevo con comodidad entre el sufrimiento, el dolor y la mortificación ajena.
Mientras mueren o sufren, solo pretendo amarte silenciosa y sigilosamente, sin rostro, sin miradas que delaten lo mierda que soy. Me basta sentirte como un aire fresco en mi piel.
No soy gracioso, no soy ingenioso, no soy risa, ni siquiera un llanto de hastío en un lugar solitario. Sin rostro soy nada y soy superior a todo lo que me rodea. Soy la complejidad indefinible, una angustia filosófica y teológica.
Soy la plena aceptación de la muerte y sus consecuencias y la decidida voluntad de sentir soberbia por ello.
Tal vez sea el primer paso de mi desintegración al fin.
Se borrará todo de mí con el paso de los días en una muerte inhumana y única.
Mientras eso ocurre y la humanidad sufre, solo quiero estar contigo, en algún rincón donde no te moleste. Y cuando lo necesites tomes mis manos que aún no han desaparecido y las lleves a tu coño, pidiéndome follarte tan desesperada como silenciosamente. Sobre los muertos y ante los humanos que sufren y mueren o ríen su imbecilidad.
Antes de que el amor se borre también, cielo.
Por favor…

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.

Anuncios
comentarios
  1. “Antes de que el amor se borre también” buenísimo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s