Posts etiquetados ‘molécula’

El amor es la partícula más pequeña del universo.
Tiene que serlo…
El amor penetra en el corazón, el cerebro, el estómago…
Y en el vientre, porque al sentirlo te doblas.
Es una partícula microscópica que se filtra por los intersticios epidérmicos y viaja hacia el corazón, el cerebro y el aparato digestivo.
Y se enquista en el pensamiento, en el ritmo cardíaco y en las entrañas provocando un vértigo. Se aloja en los pulmones, por ello suspiran los amantes, pareciendo que están cansados, derrotados.
A la fuerza tiene que ser muy pequeño el amor. Solo puede ser atómico o molecular para llegar a lo más profundo.
Escribiría “te amo” en lo más íntimo de tus muslos con letra microscópica para que las palabras entren en tu sangre. Escribiendo cerca de tu coño para mortificarte, alargando la escritura hasta que mojes y emborrones las nano palabras de amor y deseo.
Una gota infinitesimal de tinta cae en el papel en el que te busco y te pienso, como una lágrima negra inevitable. Y un semen que muere enfriándose en las sábanas que no tienen tu forma ni calor en mis amaneceres.
Así es la metástasis del amor.
Es tonto decirlo; pero lo que no amabas no dolía, no duele.
Sin ti hay dolor, y eres la radiación que necesito.
He mutado, ahora soy un simbionte de ti.
No sé dónde empiezo yo y dónde tú dentro de mí.

Iconoclasta