En el mundo laboral, para cargos bajos o intermedios, al igual que en el ejército; se promociona a la peña en función de:
Son baratos.
Tienen escasas luces.
Se adoctrinan con facilidad: con dos sardinas aprenden a dar palmadas.
Normalmente la gente con valía realiza el trabajo.
Todos sabemos que podría ser mucho generalizar; pero a mí me la pela. Yo siempre he sido generalizado junto con mi nómina de mierda.
Y no pasa nada, ahí sigue el mundo incesante; uno trabajando y quince planificándolo.
Esto se debe a esa ley cósmica que dice: que todo cuerpo que no hace absolutamente nada en el universo, acaba siendo astro principal por aburrimiento. Algo así como la virginidad por cicatrización.

Iconoclasta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s