Amo las pequeñas flores del bosque porque son tu metáfora.
En mi pensamiento a veces hostil, a veces negro; eres el color y el calor que me hace humano. Flotas hermosa en mi enmarañado pensamiento, elevándote sobre todas las cosas vivas y muertas que lo habitan.
Con toda esa fuerza… Tan pequeña y tan brava.
Irreductible.
Es la metáfora de tu belleza y la pasión de vivir.
A pesar de la hojarasca…
A pesar de los cuervos que graznan malhumorados mi existencia.
Extiendes tu color ante mí, un paño húmedo en la sudorosa frente del enfermo.
Indecentemente ingrávida esplendes como una diosa, hipnótica, deseable.
Y frágil.
Me da miedo pensarte tanto y que te pueda doler una pétalo.
Los pétalos de tu coño hambriento, cubierto de rocío espeso…
Y yo libándolo…
No eres la obra de un tumor, mis labios guardan el calor de los tuyos.
No puedo regalarte una flor, porque me quedaría vacío entre la hojarasca. Solo tengo una, solo te tengo a ti…
Es absurdo; pero ¿qué puedo hacer yo para entender la metafísica del amor?
Eres la más hermosa contradicción: esa aparente sutilidad y tu atómico amor.
Y los muslos que tiemblan, impacientes por abrirse, que se cierran en contracciones que marcan los jadeos… Que te traicionan dejándote indefensa a mis toscos dedos pringados de viscoso deseo.
¿Cómo puede una flor tan pequeña pesar tanto en mi vida?
¿Cómo puede un animal como yo, poseer ese fulgor de amor constante en su pensamiento hosco?

Iconoclasta

Foto de Iconoclasta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s