El clima y la chusma. Junio 2017. Tel Samsung

Existen dos climas para que la chusma se quede en casa o vaya por la calle lamentándose en alto con gran pesar. Como si tuvieran un cáncer en el culo que los irritara continuamente: el de “mucho calor” y el de “mucho frío”.
Como si tuvieran un termómetro insertado en la polla o el coño, sus biorritmos y movimientos se rigen por esos dos parámetros que los inmoviliza o aletarga como gusanos que son.
Y como tienen un cerebro más básico que una pelota, dedicado casi en exclusiva a gobernar las tareas excrementicias, carecen de memoria a medio plazo y dicen siempre lo mismo: “este tiempo no es normal”.
Y esto es bueno para mí porque la chusma que se mueve poco o nada, deja mucho espacio libre. Puedo mear con tranquilidad en cualquier parte sin que aparezca nadie para mirarme la polla.
Si tuviera el termostato del planeta, primero los abrasaría y luego congelaría los restos para evitar hedores nauseabundos.
Prefiero morir de insolación o congelación que de asco al seguir sus hábitos climáticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s