¿Cómo rebasar una horda de decenas de ciclistas culones, adosados los unos a los otros como albóndigas en la olla, lentos como caracoles, chillones como titís y torpes como ellos mismos? Más horteras que cerdo con diente de oro.
Y lo peor es que no saben respirar con las piernas en movimiento y se paran cada dos o tres metros.
Si no vas armado con algún arma de fuego para hacer espacio en ruta y así poder despejar el camino de estorbos, solo te queda insultarlos.
Insultarlos y escupirlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s