Y una polla.
¿Y para cuándo libres de borrachos y sus botellas?
Porque el tabaco es lo menos preocupante.
Los borrachuzos y alegres ciudadanos de mierda con sus botellones y verbenas crean miles de toneladas de desperdicio. Orines y excrementos incluidos.
La hipocresía y el ansia recaudatoria de los ayuntamientos es propia de los fariseos de la biblia. Y es que no tienen cojones, ovarios, ni medios para penalizar el consumo de alcohol de tantos que son los putos borrachos.
Por otra parte el analfabetismo de la ciudadanía borracha y ciega, es lo más oportuno y sostenible para los gobiernos de la basura mental.
Hoy más que nunca es necesaria una catástrofe natural, nuclear o químico-biológica que limpie el estigma de la imbecilidad de la población.
Playas libres de puercos sería lo correcto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s