El amor es para los pobres, hacen de él un tesoro a falta de liquidez monetaria; y también de la paranoica y neurótica fijación por los hijos y su exaltación como seres divinos (sobrevalorados, seamos sinceros).
Musulmanes ricos y millonarios de cualquier ralea tienen otros tesoros en qué pensar.
Prefiero la relajada vida emocional de los millonarios.
La felicidad con dinero se compra.
Y las putas más limpias.
Además cuida la salud mental, es el curalotodo más eficaz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s