“Siento que mi espíritu se quiere salir” dice de repente y tristemente.
Y recibo un suave puñetazo desde dentro a fuera.
Y pierdo un latido en silencio.
Lo dice con tal sencillez, con tanta naturalidad; que pienso que es así de fácil que ocurra.
Y llevo la mano a la cabeza para sujetar mi espíritu que se escapa.
Soy tan sugestionable con las coloquiales genialidades…
Me gustaría un día decir algo así de importante con semejante serenidad.
Hermosas tristezas que te cubren quieras que no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s