Es el fetichismo de las estampas de penitentes y Jesucristo en calzones según Mel Gibson. Ello unido a la gran producción hormonal y el instinto de apareamiento, los convierte en unos feroces masturbadores y potencialmente papás y mamás de urgencia.
En definitiva, sexo desatado.
Es un asco saberlo todo, lo sé.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s