Desde mi celda

Publicado: 24 abril, 2019 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , ,

Tras esta santa semana que he estado recluido en una celda de un monasterio, pagando una buena pasta por un catre frío y duro y unas comidas misérrimas; he reflexionado con la calma de la contrición: ¿Es Dios hermafrodita? ¿Satisface así a machos, hembras y a las ambigüedades de género por igual?
Pero… ¿Cómo gestionar y comprender eso tan raro que es la Virgen: mujer, madre con un himen inmaculado, perdidamente pobre y que en algún lugar de la biblia perdió misteriosamente a José su marido, para mortificarse por su hijo con una parafilia sospechosamente fetichista? Pobre mujer… Es algo que no da sosiego. No da paz alguna, a menos que estés realmente enfermo.
Bueno, al final, tuve que dejar mi celda en el monasterio porque tras tres larguísimas y claustrofóbicas (nunca mejor dicho) horas, ya estaba curado de todo mi estrés si lo hubiera tenido. Lástima que pagué por adelantado cuatro días de pensión completa.
Soy tan inquieto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s